Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views :
El Mundo del Yoga

Que el eterno Sol te ilumine

Cómo vivir más conscientemente con esta rutina matutina de 4 pasos

/
/
/
197 Views
img

Para reflexionar: Aquí hay cuatro pasos para crear una rutina matutina para una vida más consciente.

¿Qué significa ser un “yogui”? Me he sentado con esta pregunta por muchos años. ¿Es alguien que puede hacer un parado de manos? ¿Es un yogui cualquiera que practica asana? ¿O el título está reservado solo para aquellos que han renunciado a la vida mundana y han dedicado toda su existencia a la meditación? ¿Y es que no es propio de un yogui para mí hacer estas preguntas?

Por desgracia, he decidido que ser yogui significa luchar por un mayor nivel de conciencia en todos los aspectos de la vida. Podría, en parte, tener lugar en un tapete de yoga, pero ser un yogui es realmente una forma de vida que abarca la vida cotidiana. Es un filtro a través del cual abordamos todo lo que hacemos; reconociendo y honrando que somos seres divinos, como lo son todos los seres a nuestro alrededor.

Ser un yogui no comienza en el momento en que desenrollamos nuestro tapete, como creo que muchos de nosotros creemos incorrectamente. Comienza en el momento en que nos despertamos. Con cada momento de vigilia, tenemos la opción de incorporar un estilo de vida más consciente. Así es como nos volvemos más yoguis. No hay mejor momento que la quietud de la mañana para abrazar nuestra yogi-nidad interior, cuando la atmósfera se presta a una mente más sáttvica.

Redirigir los primeros pensamientos

Incluso antes de abrir los ojos por la mañana, podemos sintonizarnos con la vida consciente eligiendo cuidadosamente nuestro primer pensamiento del día. Podemos pensar: “Oh, no, tengo tanto trabajo que hacer hoy”, o algo más positivo como: “Hoy será un día hermoso”. Nuestro primer pensamiento marca la pauta para toda nuestra mañana e incluso todo el día.  Saldremos de la cama con temor o flotaremos con los brazos abiertos, listos para lo que sea que traiga el día. La vida consciente se trata mucho de la actitud que adoptamos.

Nuestra declaración de apertura al Universo puede ser una de gratitud, una oración o una afirmación para nuestro propio crecimiento personal. Cualquiera de estas afirmaciones puede convertirse en mantras de despertar matutino:

    “Hoy aprenderé”.
    “Hoy voy a crecer”.
    “Me amo y amo a todos”.
    “Gracias por otro día de vida”.

Conectando con la Tierra

Después de establecer el tono del día con una reflexión positiva, tenemos un par de opciones. Podemos agarrar nuestros teléfonos y revisar nuestros mensajes de texto y correos electrónicos, como sé que muchos de nosotros lo hacemos, o recordar conscientemente nuestra conexión con la Madre Tierra. Mientras que el primero comienza nuestro día con estrés y ansiedad, este último nos sintoniza con el pensamiento consciente. La Madre Tierra es la Conciencia universal en forma física y muy digna de nuestra atención consciente. Ella nos proporciona todo lo que necesitamos para vivir y prosperar.

Me gusta conectarme con la Madre Tierra al enraizar los pies en el suelo durante unos segundos justo cuando me levanto de la cama cada mañana. El piso del dormitorio no es lo mismo que estar descalzo en la naturaleza, pero la acción de poner las plantas de los pies en la tierra es un gesto simbólico similar.

Realizando Autocuidado con una rutina de Dinacharya

(Lee qué significa Dinacharya dando click aquí)

El cuidado del cuerpo es una gran forma de conciencia. El cuerpo es un templo para el alma; un recipiente a través del cual podemos trascender lo físico para alcanzar niveles más elevados de conciencia. Tratar el cuerpo con amor y atención es un medio de honrar al alma. Y al igual que la elección de una primera idea positiva del día, el autocuidado matutino establece el tono de cómo nos sentimos a diario.

El yoga establece el movimiento de la mañana y las prácticas de respiración que nos hacen sentir despiertos y ágiles después de una noche de sueño completo, mientras que Ayurveda presenta las prácticas que nos limpian en un nivel más literal. Gran parte de esta rutina diaria, o dinacharya, tiene lugar a primera hora de la mañana. Las prácticas de Dinacharya eliminan los residuos acumulados desde el día anterior. Estos incluyen los tres desechos principales, que son heces, orina y sudor; y desechos secundarios, que se acumulan en los órganos de los sentidos.

Aquí hay una muestra del horario de autocuidado de dinacharya.ç

Raspado de la lengua

Después de levantarse por la mañana, atender las necesidades naturales, luego viene cepillarse los dientes y raspar la lengua. Un raspador de lengua es una herramienta en forma de “V” de acero inoxidable hecha especialmente para este propósito. Mantenga ambos extremos y coloque la “V” en la parte posterior de la lengua. Raspe de atrás hacia adelante de cinco a 10 veces, lo que demora solo unos segundos.

El raspado de la lengua elimina las toxinas acumuladas de la actividad digestiva de ayer, que se puede ver en la lengua como una fina capa blanca. ¡Te sorprenderá la escoria que se raspa! El raspado de la lengua elimina estos desechos, estimula la digestión y refresca el aliento. Puede parecer un poco extraño al principio, pero prometo que una vez que comience a raspar la lengua regularmente, se sentirá tan imperativo para su rutina de higiene oral como cepillarse los dientes.

Buches de aceite

Después de raspar la lengua viene la rutina de aceite, conocido en Ayurveda como kavala o gandusha. Esta es la práctica de usar una cucharadita de aceite de sésamo alrededor de la boca por un par de minutos. Sabrás cuándo es el momento de escupirlo; comenzará a sentirse espeso y espumoso. Esta práctica lubrica las encías y fortalece la mandíbula y los dientes.

Abhyanga

La práctica más rejuvenecedora de dinacharya es abhyanga, o automasaje. No hay práctica que promueva mejor el amor propio. Con aceite de sésamo o de coco caliente, concédase un amoroso masaje desde la cabeza hasta los dedos de los pies. Use movimientos largos suaves y rítmicos en los huesos, como los brazos y las piernas. Use trazos circulares en las articulaciones y círculos en el sentido de las agujas del reloj sobre el vientre. Deje que el aceite repose en su cuerpo de 10 a 20 minutos y luego lávelo en la ducha; o si tienes poco tiempo, puedes ducharte de inmediato.

Esta práctica nutre la piel, calma el sistema nervioso, aumenta la inmunidad, lubrica las articulaciones, elimina los productos de desecho y mejora la circulación. Es increíblemente nutritivo y básico, y recomiendo encarecidamente que todos lo hagan al menos una vez a la semana.

Cálida taza de agua

Después de bañarte, toma una taza de agua tibia o caliente. El agua es lo primero que debe entrar en el tracto digestivo por la mañana, ya que ayuda a eliminar las toxinas y avivar el fuego digestivo.

Añadiendo Meditación

No hace falta decir que el yoga y la meditación son parte de una rutina consciente de la mañana de la vida. Y la madrugada es realmente el mejor momento para practicar: aquí es cuando la atmósfera y la naturaleza son tranquilas y pacíficas; ideal para las prácticas espirituales. Los rishis llamaron a esta hora del día brahma muhurta, que significa “el tiempo de la conciencia de Dios”. Se presta a una mente tranquila y es increíblemente estimulante estar despierto cada mañana cuando sale el sol.

El despertar temprano para las prácticas espirituales es un hábito que yo le llamo ultracuración a nivel físico, mental y espiritual, y el que recomiendo más a cualquiera que se esfuerce por un estilo de vida más consciente.

Siente el cambio

Una rutina consciente de la mañana te recuerda tu conexión con la Conciencia universal mayor, haciéndote sentir más completo y lleno de un propósito superior, como un verdadero yogui. Cuando combinas todas estas prácticas, indudablemente sentirás un cambio positivo en tu conciencia que impregnará toda tu vida.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar