Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
El Mundo del Yoga

Que el eterno Sol te ilumine

Permitiendo las emociones en nuestra vida

/
/
/
1109 Views
img

Al expresar nuestras emociones, revelamos quiénes y qué somos realmente. ¿Con qué frecuencia sofocamos una lágrima porque somos «débiles si lloramos»? La sociedad no siempre deja espacio para la emoción. Estamos condicionados a creer que debemos mantener un carácter fuerte, esconder nuestras emociones o empujar nuestros sentimientos bajo la alfombra solo para sobrevivir. Se nos dice que no estemos enojados, que no estemos tristes y que a veces no seamos felices, solo en caso de que todo se derrumbe.

¿Quiénes somos como seres humanos si no nos sentimos completos? En esa totalidad hay ira poderosa, tristeza profunda y alegría efervescente. Irónicamente, al sentir realmente todas nuestras emociones no solo sobrevivimos, sino que prosperamos.

¿Cuán diferente sería nuestra vida si nos permitiéramos experimentar nuestras emociones por completo? ¿Nos detenemos porque la sociedad y nuestros pares consideran las emociones como tabú?

Gran parte del tabú proviene de lo que percibimos como emoción negativa. Sin embargo, solo es negativo si le adjudicamos un juicio. Porque, ¿qué son las emociones sino una expresión pura y simple? Qué bien se siente, qué tan grande es esa sensación de liberación. Como niños expresamos todo el tiempo, sin las restricciones que la sociedad nos impone. Estuvimos todo el día cantando, gritando, llorando y riendo antes de que nos «ajustaran» a la forma correcta de ser.

Al expresar la emoción existe el potencial de dolor. Sin embargo, a menudo es por el dolor que crecemos (piensa en los dolores de crecimiento de un niño o en tu nacimiento). Permitiéndonos experimentar el dolor, podemos liberarnos de la influencia que el miedo nos tiene. El miedo que nos impedía estar completos.

Al permitirnos sentarnos dentro de esa emoción cuando llega, creamos conciencia a su alrededor. Cuando sientas el sabor salado de tus lágrimas, comienza preguntándote de dónde vienen. Cuando surgen los recuerdos, permite que la emoción simplemente sea lo que es, recuerdos. Al expresarnos a través de la emoción lo permitimos, de ahí el alivio que sentimos después.

La ironía es que pensamos que si no lo expresamos, no existe. Sin embargo, si la emoción permanece sin expresar, la llevamos con nosotros y dará color a nuestras vidas. Cuando no nos damos cuenta de su efecto, nos vemos privados de la idea de sentirlo en primer lugar. Cuando somos conscientes de estos sentimientos, comenzamos a darnos cuenta de sus influencias en nuestro comportamiento, nuestras oportunidades, entornos y cómo interactuamos con quienes nos rodean.

Si te sientes reprimido, podrías intentar desahogarte. Venting es simplemente otro término para dejar ir. Es una técnica en la que analizamos nuestras emociones y las dejamos salir con un grito primario desde el fondo de nuestro ser. La liberación de la emoción es increíble y a menudo te deja con una sonrisa irónica y una sensación de libertad infantil.

Cuando aparece la tristeza, deja que tus lágrimas corran libremente, liberando esos sentimientos atrapados. Te sentirás aliviado y mientras drenas el pozo de la tristeza, puedes encontrar el tesoro escondido. Incorporar la experiencia es en sí mismo liberador.

¿Con qué frecuencia te ríes? ¿Con qué frecuencia, como adultos, nos permitimos la risa dolorida? Del tipo que llena nuestros corazones de placer y nos abrasa con una vida vibrante. Recuerda lo que te hace reír, créelo y obtén el don de sentir emoción.

Abre tu alma como un niño, déjate libre para experimentar las emociones a medida que surgen. No reprimas nada y abraza todo. La sabiduría que viene con la incorporación de una variedad de sentimientos nos ayuda a crecer en plenitud. Cuanto más profundo sentimos nuestra tristeza, más genuina es nuestra alegría. Las emociones nos definen en todos los sentidos.

Restringirnos a nosotros mismos de las emociones es como cortar una parte de nuestro ser; limitamos nuestra observación y por lo tanto, limitamos la vida en la que nos encontramos. Es hora de dejar de permitir que la sociedad o los estigmas «emocionales» dicten cuánto nos emocionamos. Simplemente permitiéndonos sentir en el momento y abrazar cualquier emoción que ocurra nos da libertad absoluta para interactuar con toda la belleza de la vida.

  • Facebook
  • Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar