Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
El Mundo del Yoga

Que el eterno Sol te ilumine

La Ley de Reciprocidad

/
/
/
922 Views
img

¿Qué es la Ley de Reciprocidad Espiritual? Recibir para dar y dar para recibir; esta es la ley cósmica de la reciprocidad espiritual.

¿Cómo funciona la ley de reciprocidad espiritual?

Si has recibido, entonces el Gran Espíritu te pondrá en una posición en la que debes dar a los demás. Y si das, entonces el mismo, se asegurará de que recibas, incluso contra todo pronóstico y sin ningún esfuerzo de tu parte.

La reciprocidad actúa como la base de lo que podemos llamar valores «espirituales». Como dice el refrán: «Quién siembra vientos, cosechará tempestades.» La ley de reciprocidad es la base de la «Regla de oro» de la espiritualidad. «no existe bien o mal, solo consecuencias a tus actos». También sustenta la tradición del ‘Karma’ (también conocida como ‘la ley de causa y efecto’) que se encuentra en las enseñanzas de los 7 principios universales del Kybalion.

La reciprocidad era un principio presente en las sociedades nativas de America. Se expresaba a través del intercambio y el comercio de alimentos y herramientas, a través de las relaciones sociales y familiares, los principios espirituales y totémicos y el clima político de la sociedad indígena. El punto central en la reciprocidad para la sociedad indígena es la intemporalidad, el espíritu existe tanto ahora como antes, la creación es un acontecimiento histórico y actual, y la ley es tanto ahora como siempre, en resumen, la interconexión de todas las cosas.

Podemos entender esta enseñanza también desde una perspectiva de FE: La vida se vive en términos de vida con sufrimiento y alegría, el vivir en sí mismo es una expresión de profunda espiritualidad y debe celebrarse.

Hay muchas maneras diferentes que podemos usar la Ley de Reciprocidad con los demás.

Algunas personas siguen el camino exterior de los roles públicos como maestros, consejeros, médicos o trabajadores humanitarios. Otros trabajan en el lado interior, derramando energía para promover el plan divino. Otros más recorren el mundo como pequeños faros, dando silenciosamente su vitalidad espiritual a la persona con quien entran en contacto. Estos “faros” pueden no tener conocimiento consciente de lo que están haciendo. Es posible que ni siquiera se consideren espirituales o religiosos, pero el trabajo de dar y recibir energías continuará de manera invisible de todos modos.

Debemos recordar que nosotros como humanos somos parte fundamental del sistema de la Ley de Reciprocidad universal.

  • Facebook
  • Twitter

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar