Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
El Mundo del Yoga

Que el eterno Sol te ilumine

Cómo Liberar Las Emociones Atascadas Y Dejar Ir El Dolor

/
/
/
2137 Views
img

La mente humana posee un proceso que emerge de las relaciones y que regula el flujo de energía e información, y posee la capacidad de crear los pensamientos, las emociones, la memoria, la voluntad y otras habilidades cognitivas.

Todos somos criaturas emocionales, y nacimos para expresar abiertamente emociones libres. Sin embargo, en algún punto del camino, muchos de nosotros aprendimos a reprimir emociones, especialmente las que consideramos emociones “negativas”, para encajar, ganar amor y ser aceptados. A continuación te voy a contar como fue mi experiencia.

Cuando no resolvemos nuestras emociones, éstas quedan atrapadas en nuestro cuerpo físico, donde forman un cúmulo infeccioso que atasca nuestra energía.

Aprendiendo a liberar las emociones atascadas:

Yo crecí en un hogar donde el lema era “Los niños deben ser vistos, no escuchados”, y había poca expresión emocional permitida, y mucho menos aceptada. Nadie estuvo allí para validar o ayudarnos a procesar las emociones de una manera saludable. La ira se encontró con la ira, el miedo no fue reconocido, y hubo mucha vergüenza.

Mis padres no nos enseñaron a cómo lidiar con las emociones difíciles, ya que ellos mismos luchaban con eso. Cuando esas emociones aparecían, a menudo me sentía abrumada e inadecuada, avergonzada de mi fracaso para ser una “buena chica”.

Aprendí a enterrar mi dolor en lo profundo, sintiéndome invisible, avergonzada, enojada, sola e incapaz de pedir lo que necesitaba. Tratando de ocultar de los demás el dolor y ocultarlo de mí misma, construí muros, me puse máscaras. Para bien o para mal.

Mi dolor fue enterrado tan profundamente, que no me di cuenta de que estaba allí hasta que tuve mis propios hijos. La maternidad abrió viejas heridas, la casa de naipes se desmoronó y comencé a desentrañar.

En mis treinta años, enfrentándome a la creciente angustia y la creciente depresión, y motivada para ser una mejor madre para mis hijos, comencé a lidiar con los recuerdos reprimidos y los viejos residuos emocionales que me han dejado padeciendo diversos dolores en mi cuerpo.

De niña, me escondí del dolor emocional al profundizar en el mundo de los libros, la música y los estudios académicos. Como adulta, me di cuenta de que era lo suficientemente fuerte como para enfrentarlo. Ya no era una niña pequeña; no tenía que esconderme. Ahora era más madura y tenía los recursos que necesitaba para enfrentar finalmente el dolor que solía abrumar a mi cerebro joven y comenzar a curarlo.

La verdad es que de vez en cuando, todos escondemos nuestras emociones. “También pretendemos, evitamos y negamos emociones incómodas en un esfuerzo de autoconservación, como mecanismo de defensa”.

Esto lo hacemos con más frecuencia con emociones difíciles como la vergüenza, el miedo o la ira. Y cuando experimentamos eventos que nos abruman emocionalmente y no somos capaces de procesar lo que está sucediendo, no aceptamos nuestras emociones y mucho menos las expresamos a través de nuestro cuerpo y mente.

Al contrario las escondemos en lo profundo de nosotros, donde otros no pueden verlas. Y terminamos escondiéndolas también de nosotros mismos. Sin embargo, todavía están allí.

Todas las emociones que no están resueltas, quedan atrapadas en nuestro cuerpo donde se acumulan y se infectan, drenando nuestra energía, lo que lleva al agotamiento, al desequilibrio emocional y, finalmente, a la enfermedad. Cuando reprimimos crónicamente las emociones, creamos toxicidad en nuestro cuerpo, mente y corazón.

Esta energía emocional no procesada se almacena en nuestros órganos, músculos y tejidos. Conduce a la inflamación y a los problemas de salud crónicos, y socava nuestro bienestar general.

Tres pasos para procesar la energía emocional atascada en tu cuerpo:

Sabes que lo opuesto a la represión es la expresión. Para procesar tu angustia emocional y moverla fuera de tu cuerpo, para que no se quede allí atascada, debes aprender a expresar tus emociones de manera saludable, en cuerpo y en mente. Pero primero, debes aprender a reconocer y aceptar tus sentimientos a medida que van y vienen.

Paso uno: Reconocer (autoconciencia):

El reto es reconocer la emoción y sentirla en tu cuerpo. Aquí es donde entra la atención plena. El objetivo es darte cuenta de lo que sucede dentro de tu cuerpo, aceptarlo y sentirlo plenamente, sin juzgarlo.

Si alguna vez te has topado con las enseñanzas sobre la aceptación radical, la práctica de la “lluvia” debería sonar familiar. Lluvia significa reconocer, permitir, investigar y nutrir (con autocompasión), y “condiciona directamente las formas habituales en que tú te resistes a tu experiencia, momento a momento”.

Las enseñanzas budistas, nos dicen que el sufrimiento humano es causado por la aversión y la resistencia a lo que te está sucediendo. La aceptación es liberadora, y la práctica de la lluvia te enseña a aceptar tu experiencia momento a momento en lugar de huir de ella. Te enseña también a enfrentar cualquier dificultad, con autocompasión y la comprensión de que eventualmente pasará.

Pero debes sentirlo en el cuerpo; este es el punto crítico. “Si el proceso de incluir emociones difíciles en la conciencia se detiene en el nivel de la comprensión cognitiva sin una experiencia plenamente incorporada, la aceptación genuina, la percepción y la libertad interior que son la esencia de la verdadera curación no serán completas”, según Tara Brach, profesor de la meditación budista.

Practica la atención plena para mejorar el reconocimiento de tus sentimientos y observa tus sensaciones corporales relacionadas con esos sentimientos a medida que van y vienen durante el día. La autocompasión a medida que atraviesas emociones más difíciles, es algo que te puedes ofrecer.

Ejercicio práctico:

Siéntate por unos minutos con los ojos cerrados. Escucha a tu cuerpo y ponte curioso.
¿Cómo se siente tu cuerpo ahora mismo? ¿Hay alguna presión u hormigueo? ¿Dónde? ¿Te sientes pesado, caliente, contraído, cálido o frío? ¿Cuál es la textura, el peso y la forma de las sensaciones que notas en tu cuerpo? ¿A qué emociones están conectadas esas sensaciones? ¿Puedes respirar en las partes que llaman tu atención? ¿Qué quieren decirte esas partes de tu cuerpo? ¿Que quieren ellos?

También te puede interesar

Paso dos: Responder (autoexpresión):

Tus emociones deben ser expresadas para ser procesadas. El objetivo es mover la energía de la emoción a través del cuerpo para que puedas dejarlo ir.

Esta autoexpresión debe ser auténtica y encarnada. Recuerda, la verdadera curación, ocurre, cuando el cuerpo y la mente se integran, por lo tanto, se expresa la emoción en el nivel corporal ante todo.

Todavía sentado, pregúntate: ¿Qué necesita de ti, esta emoción que acabas de conectar? ¿Qué se siente bien en este momento? ¿Que necesitas?

Tal vez sientes la necesidad de llorar , gritar en una almohada, ir a nadar, caminar o correr, bailar, sacar un puñetazo, hacer jardinería, hacer yoga, pintar tus sentimientos o simplemente respirar profundamente mientras te enfrentas al sol, lo que sea productivo en ese momento, hazlo.

Liberarás las emociones venenosas que llevas dentro de ti y te liberarás de sus cadenas.

Liberado las emociones venenosas

Sigue este pasó como una de las mejores formas de curación emocional, llevar un diario. Escribir te puede servir como una experiencia muy terapéutica de autodescubrimiento, al reconectarte con tu verdadero ser y procesar tus sentimientos y emociones más profundas.

Sabes, cuando escribes, le das una voz a tu mundo interno. Procesas y das sentido a lo que está sucediendo dentro de ti y alrededor de ti, y ganas perspectiva. Al escribir sobre tus miedos y dolores, puedes mirarlos desde la distancia, separarte de sus garras y, finalmente, dejarlos ir. Esa liberación puede ser verdaderamente curativa.

Practica llevar un diario todos los días para ayudarte a expresar y procesar tus sentimientos.

No te censures, ni te juzgues a ti misma, déjalo todo fuera, sin filtrar. Con el tiempo, tu diario se convertirá en un espacio seguro para que te libere, te despegues y avances.

A menudo no tenemos el tiempo y el espacio para procesar las emociones en el momento, así que asegúrate de permitirte el espacio para sentir las emociones que has tenido a lo largo del día y un diario sobre ellas al final de cada día.

Ejercicio de Escritura:  Escribe ¿Qué está sucediendo en tu vida ahora mismo que desearías poder cambiar? ¿Cuál es tu mayor fuente de frustración? Mientras escribes, nota las sensaciones de tu cuerpo. Sintoniza las partes que están adormecidas, con dolor o congeladas. ¿Qué están tratando de decirte? ¿Qué necesita curación, atención o cambio?

Paso tres: Restablecerte (autocuidado):

Habitualmente has descuidado tu cuerpo e ignorado tus emociones, tienes que volver a dedicarte al auto cuidado del cuerpo y la mente, y disfrutar de hábitos de curación que te traerán la sensación de bienestar.

El objetivo es encontrarte de nuevo con tu ser auténtico, volver a un estado relajado, abierto y recuperar el bienestar y el equilibrio.

Tómate el tiempo para desacelerar y estar sola, sal a la naturaleza, haz arte, escucha música mientras preparas tu cena favorita, medita para limpiar tu mente y relaja tu cuerpo, toma un baño de burbujas o una siesta para restaurar.

Cuídate bien, para despertar a la alegría de la vida y los placeres simples que alimentarán tu cuerpo, mente y alma.

 

Mi propio viaje de sanación:

Cuando decidí hacerme cargo de mi propia curación, no tenía idea de por dónde empezar. Comencé a leer un libro que tenia de toda la vida, al cual no le había prestado atención, y en él rápidamente descubrí que la escritura era terapéutica. Se convirtió en mi refugio, un lugar donde podía conectarme con mi mundo interior de una manera auténtica.

La escritura se convirtió en mi forma más confiable de procesar emociones que ni siquiera sabía que abrigaba desde mi infancia. Descubrí la vergüenza, la ira, el miedo, el dolor y, finalmente, la autocompasión.

Con atención plena, aprendí a permitir que mi dolor saliera a la superficie, aunque solo fuera por un breve momento, luego lo envolví con un tierno amor y cuidado. Mi dolor era parte de mí y había terminado de huir de él y ya era hora de que lo enfrentara.mis emociones sanas

Comencé a sentir en mi cuerpo, poco a poco, que la ansiedad de reconectarme con mis sensaciones físicas era muy poderosa. Pero me di cuenta de que la única salida era a través de mi cuerpo, así que para mover todas las emociones atrapadas, que tenían un fuerte control sobre mí, durante décadas tuve que permitirlas y aceptarlas, tuve que sentir la ira, la vergüenza, el dolor.

Poco a poco, aprendí a darle a mi niña interior el apoyo que ella nunca recibió. Escuché y validé su dolor, y la ayudé a dejarlo. Aprendí a amarla y aceptarla, y finalmente aprendí a amarme y aceptarme.

La curación es un proceso gravoso. Recuerda que tienes que darte todo el cuidado y la compasión que le darías a un amigo, que realiza este arduo trabajo. Ofrécete comprensión, amor y cuidado. Este es un trabajo duro, estás haciendo lo mejor y puedes con lo que tienes.

Las emociones que tienes atrapadas, se interponen en tu camino. Sabotean tus esfuerzos para crear la vida que quieres y te hacen miserable en el camino. Así que “liberar las emociones atascadas en tu cuerpo y dejar ir el dolor” es una manera de cambiar tu vida y te lo mereces!

Te invito a conocer Manipura (El Tercer Chakra), armoniza tu energía y toma el control sobre tus emociones!

  • Facebook
  • Twitter

2 Comments

  1. Es espectacular, simplemente, lo he encontrado en un momento de mi vida q es todo cuanto necesito.Gracias, gracias, gracias por la oportunidad de enseñarme a cuidar de mi cosa q nadie hará por mi GRACIAS.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar