Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
El Mundo del Yoga

Que el eterno Sol te ilumine

Algunas veces necesitamos aprender a decir: Esto se acabó

/
/
/
527 Views
img

Puede ser que para algunas personas dar por concluidas relaciones, en especial afectivas, resulte sencillo. Pero en otros casos, para muchos, el tomar una decisión de ruptura que implique el mantenimiento en el tiempo de un: “Esto se acabó”, puede resultar por demás complicado.

Los motivos por los cuales un cierre de ciclo puede resultar difícil cuando hablamos de relaciones pueden ser variados, sin embargo, algunos de los comunes que se suelen presentar los mencionaremos a continuación:

Presencia de sentimientos positivos hacia la otra persona:

Siempre esto será un gancho hacia las personas que se llevan en el corazón. El amor, el cariño, el respeto, la admiración, nos une a nuestras personas especiales y se coloca cualquiera de estos sentimientos del otro lado de la balanza cuando consideramos la opción de una separación.

Estado de comodidad o zona de confort:

Aun cuando estemos en una zona de confort, nada cómoda, el hecho de saber a qué atenernos, el no transitar por cambios, el no tener que correr mayores riesgos, nos puede hacer permanecer en una relación, aun cuando no nos sintamos bien en ella.

Interés de algún tipo diferente al afectivo:

Los temas económicos, de estatus, legales, laborales, etc., pueden representar un motivo para permanecer en una relación que se ha desgastado o que nos ha desgastado a un punto de considerar acabarla.

Esperanza en que las cosas mejores:

Esto es una bonita ilusión, a la cual las estadísticas no le hacen mucho honor. Puede pasar, obvio todo cambia, pero se requiere de muchos factores actuando en simultáneo para que las cosas mejores y esas mejoras se mantengan en el tiempo (hablando de relaciones en alto riesgo de acabarse).

Miedo a la soledad:

Uno de los principales motivos para ahogar un: “Esto se acabó”. Muchos ven la soledad como algo temible e inclusive como una especie de penitencia por no poder permanecer en pareja.

Miedo a que la otra persona rehaga su vida:

A veces el egoísmo toma poder y el ver a la otra persona feliz, en especial con alguien más, se convierte en una piedra de tranca para para optar por una separación. Recordemos en estos casos que lo que no nos hace bien, lo que se ha ido o se quiere ir, no lo necesitamos.

No desear romper con estructuras familiares:

En especial cuando se habla de familias que tienen hijos, resulta mucho más complicado, el romper con la relación de pareja, por las evidentes consecuencias que conlleva esa ruptura.

Costumbre:

Incluso a lo que daña nos acostumbramos y podemos verlo como algo normal. Alejando de nosotros en muchos casos el bienestar, la paz y el amor, en especial, el propio.

Como vemos los motivos para querer permanecer en una relación pueden ser muy variados, pero si esa relación de alguna manera nos está afectando negativamente, nos resta, nos lleva a menos, resultará sensato considerar un: “esto se acabó” como la mejor decisión.

Evidentemente las opciones para preservar una unión deben agotarse, sin embargo, en el fondo sabemos cuándo lo hemos dado todo, al menos desde nuestra perspectiva actual, lo cual no quiere decir que más adelante, no se nos ocurran otras acciones que hubiésemos podido tomar. Pero debemos considerar que en el momento presente tenemos una manera de ver las cosas y en especial de sentirlas y que todos estamos haciendo lo mejor que podemos con los recursos que tenemos.

Escuchemos a nuestro corazón, más allá del ego, que nos carga de miedos, de dudas, que nos hace considerar cosas que al final no serán importantes, está nuestro corazón, invitándonos a ser felices, a estar en paz, a relacionarnos desde el amor. Cuando nuestras relaciones se dan desde lo mejor de nosotros, incluso cuando terminen, nos harán crecer e ir formando nuestra mejor versión, aquella que terminará por atraer a nuestras vidas a esa persona a quien no pensemos jamás en decirle: Esto se acabó.

Via reencontrate.com

  • Facebook
  • Twitter

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar