¿Qué es Meditación ?

Descartando algunas ideas erroneas sobre meditar en que se confunde con una técnica de relajación, o poner la mente en blanco, o un estado de trance, podemos diferenciar 3 aspectos de lo que se entiende por meditación, en las tradiciones místicas:
1.- La Meditación es una Práctica o Disciplina, cuyos 2 componentes esenciales son: 
 
La Atención Consciente, practicar la capacidad de estar atento al momento presente, mediante una alerta relajada, permaneciendo voluntaria e intencionadamente en la observación de las experiencias o contenidos de la conciencia: eventos externos, sensaciones corporales y toda la gama de actividades mentales.
Y la Actitud de Desapego, permanecer con la experiencia tal como es, sin juicio, sin reaccionar, con sensibilidad, vulnerabilidad y apertura a todo lo que aparece. 
 

“La meditación es un medio, un método, una disciplina que nos permite
 cultivar, profundizar y perfeccionar nuestra capacidad de prestar atención 
y morar en la conciencia del momento presente” 
J. Kabat Zinn. 
 

2.- La Meditación es una Actitud (hoy se le llama Mindfulness), es decir un estado de atención al momento presente, sin juicio ni reactividad emocional. Se contrapone al estado de “piloto automático”: el habitual automatismo de la mente, con poca atención al momento presente. En este sentido realizar cualquier actividad con atención plena al momento presente es meditativo (lavarse los dientes, tomar una ducha, comer, manejar el auto, etc.)

“Cualquier cosa que hagas si las haces con profunda conciencia, entonces, 
inclusive las cosas pequeñas se transforman en sagradas. 
Cocinar o limpiar se transforma en algo sagrado. 
No se trata de qué es lo que haces, sino de cómo lo haces.” 
 Osho.
3.- La Meditación es la Cualidad Natural de nuestra Conciencia, en su estado puro. La mente en su estado original, también llamada no-mente o mente Rigpa (en el budismo tibetano). Una presencia silenciosa, inteligente y compasiva, que está más allá del pensamiento y el lenguaje, la cual habitualmente se encuentra oculta en nuestro estado de conciencia ordinario y puede irse revelando en la medida que desarrollamos la práctica y la actitud meditativa.
“La meditación no es un logro, es un estado natural que hemos perdido, 
es tu naturaleza intrínseca. 
No es necesario adquirirla, sólo es preciso reconocerla. 
No tiene nada que ver con tus acciones, no puede ser poseída, pues no es una cosa. 
 Eres tú mismo. Es tu ser.”

Osho.