Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
El Mundo del Yoga

Que el eterno Sol te ilumine

Tu cuerpo es un templo sagrado

/
/
/
5109 Views
img

Todos queremos bienestar y una vida plena. Muchos queremos avanzar como hijos de Dios,  alcanzar mayores grados del despertar espiritual y para estar cada vez más consciente de su presencia en nuestras vidas.

En el camino que recorremos para alcanzar estos deseos necesitamos atender tanto nuestro cuerpo físico, como nuestra mente, emociones y todo lo que se podría englobar en el término de  alma y espíritu.

Reconozco y honro la naturaleza divina que hay en mi interior 🙏🏽En la práctica de yoga algunos instructores te piden…

Posted by El Mundo del Yoga on Thursday, April 5, 2018

Necesitamos un cuerpo sano y capaz de recibir energías de una vibración cada vez mayor.

¿Qué es tu cuerpo para ti? ¿Te identificas tanto con tu cuerpo que crees que tú eres tu cuerpo?  ¿Lo cuidas, o le exiges perfección según los estereotipos culturales?

Tu cuerpo está hecho con la energía divina y refleja tu estado mental, emocional y espiritual. Es como la parte física de una pila, una batería; necesita estar bien para recibir y transmitir crecientes cantidades y frecuencias de energías. Cada vez más estarás recibiendo energías, tanto de tus pensamientos y emociones (que vives a través de tu cuerpo) como de fuentes externas: la mente colectiva, la sociedad,  el planeta, los astros, etc.

Somos más que un cuerpo. Pero el cuerpo es el templo para tu alma en evolución y para tu Divinidad. En tu corazón físico está anclada la chispa divina, tu conciencia Crística. Como templo, debemos cuidarlo y atenderlo.

Cuando una persona está muy acostumbrada a gratificarse en los placeres del cuerpo (que puede incluir vicios como cigarrillo, drogas y alcohol), sin educarlo en la relajación consciente, sin escucharlo en sus dolencias y necesidades reales, ese mismo cuerpo, que podría ser instrumento de amor y elevación se le hace cada vez más pesado y un peso en el ala.

En la búsqueda del equilibrio, podríamos tomar algunas medidas para darle al cuerpo la elevación que necesitamos:

– Respiración consciente: Toma unos minutos para respirar. Pon un alarma en el celular tres veces al día, que te recordarán tomar unas tres respiraciones profundas.– Alimentación sana: que incluya zumos y jugos desintoxicantes y energizantes.

– Ejercicios: sobre todo los que incluyan un enfoque holístico e integral, que permita integración cuerpo-mente-espíritu; ejemplo: yoga, tai-chi.

– Pensamiento: Cuida lo que piensas de tu cuerpo, cuida tus palabras; sobre todo las que dices frente al espejo. Las células te oyen.

– Emoción: Las emociones se quedan en el cuerpo, tus células tienen memorias (positivas y dolorosas); libéralas con la relajación y con la conciencia. Dale amor a tu cuerpo, siéntelo.

– Risa: La risa te energiza y te recuerda que la alegría es sanadora y contagiosa.

– Terapias: Regálate terapias alternativas de sanación que te equilibren los centros energéticos llamados chacras y que depuren la envoltura de tu cuerpo, o sea, tu aura.

– Sol, disfruta del sol y de la naturaleza, con la conciencia de que tu cuerpo también es parte de esas maravillas del universo.

– Canto: Vocaliza mantras. La alta vibración de los mantras y cantos devocionales hacen de tu cuerpo un verdadero instrumento para la música celestial. Disfrútalo.

– Escucha: Practica el escuchar consciente, oye tu corazón, oye todo lo que te rodea. Escucha una música que te suba de vibración.

– Respeto: Respeta tu cuerpo, como creación de Dios, formado con energía divina. Respétalo como instrumento de dar y recibir amor.

Gratitud: Agradece que tienes un cuerpo y una vida. Al amanecer da las gracias con todo tu cuerpo, al anochecer da las gracias con todo tu cuerpo. Agradece cantando, riendo, danzando, dejando que el amor divino salga por tus ojos, tus manos, tu sonrisa y tus palabras.

– Relajación:  Toma unos 10 minutos para relajar cada parte de tu cuerpo.

– Visualización: Ve con los ojos de la mente, cómo tu cuerpo se va llenando de luz, siente cómo entra la luz con la respiración y llévala a cada parte de tu cuerpo.

– Meditación: La relajación y visualización son puertas de entrada a la meditación: ese estado en que flotas en la luz divina y te diluyes en el disfrute del amor, de estar/ser simplemente… al meditar subes la vibración de todo tu cuerpo.

  • Facebook
  • Twitter

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar