Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
El Mundo del Yoga

Que el eterno Sol te ilumine

18 excelentes consejos de yoga para principiantes

/
/
/
502 Views
img

Comenzar a practicar yoga puede parecer una tarea abrumadora y los desafíos que enfrentan los principiantes pueden ser abrumadores. ¿Cómo empiezas una práctica de ejercicios cuando estás fuera de forma y no estás segura de tener tiempo para comprometerte con una rutina diaria? La buena noticia es que hay muchas formas en las que puede hacer que tu práctica de yoga funcione para ti, incluso si solo tienes unos minutos cada día para dedicarle al yoga. Queremos que tengas éxito desde el principio, por eso he recopilado mis mejores consejos para principiantes de yoga.

Consejos de yoga para principiantes

El hecho de que estés interesada en comenzar una clase de yoga es un paso en la dirección correcta. Utiliza estos consejos para principiantes de yoga como punto de partida para comenzar. No es necesario que los utilices todos; permite que tu práctica de yoga crezca y se desarrolle de forma natural con el tiempo.

Encuentra un profesor de calidad

Un instructor de yoga experimentado puede brindarte una gran cantidad de conocimientos y orientación mientras practicas. Un profesor de yoga calificado puede responder tus preguntas durante tu clase, así como ayudarte a lograr la postura adecuada para cada pose con señales individualizadas y ajustes prácticos. Un gran maestro debe tener conocimientos pero ser amable, amigable y compasivo.

Aprenda algunas poses antes de tiempo

Muchas de las asanas o poses pueden parecer complicadas, especialmente al principio. Afortunadamente, puedes antes de tu primera clase aprender algunas poses báscias para acostumbrarte a las posturas que puedes esperar realizar, como Postura de montaña, Niño, Guerrero 1, Saludos al sol, etc. Al aprender algunas de estas posturas para principiantes, te sentirás más segura y lista para participar en su clase.

Usa ropa cómoda

La ropa adecuada puede marcar una gran diferencia en la clase. Idealmente, querrás seleccionar una blusa de apoyo y pantalones de yoga hechos de materiales transpirables con características que absorben la humedad. Para un clima más fresco, es posible que desees invertir en equipo atlético térmico que puedas usar fácilmente para mantenerte abrigada.

Usa un  tapete antideslizante

Un tapete de yoga te permite trabajar en tu rutina sin preocuparte por deslizarte en las posturas. También proporciona acolchado para las articulaciones, especialmente las muñecas y las rodillas. Asegúrete de elegir un tapete con suficiente adherencia o agarre para mantener las manos y los pies en su lugar. Además, limpia tu tapete con regularidad para mantener su tracción y evitar olores desagradables.

Ajusta tu práctica a lo que tu cuerpo te dice y sus necesidades

Particularmente al principio, será difícil lograr todas las posturas cubiertas en tu clase. Si descubres que tiene problemas, tu instructor puede ayudarte a encontrar formas de hacerlo más fácil para tu cuerpo. No tengas miedo de usar bloques, correas o mantas para facilitar la práctica a tu cuerpo.

Empiece donde estás

El yoga es un viaje transformador destinado a llevarte hacia algún tipo de objetivo, ya sea que ese objetivo sea menos estrés, mejor salud o paz interior. Saber dónde te encuentra puede ayudarte a saber por dónde empezar y dar los primeros pasos hacia tu objetivo. Considera comunicarte con un estudio local para obtener recomendaciones y orientación sobre tu nivel de experiencia y estado físico.

Evite hacer comparaciones

Debido a que el yoga es tu propio viaje, no tiene sentido comprobar el progreso de otra persona por el simple hecho de compararte y juzgarte con esa persona. Puedes obtener motivación, aprecio e inspiración de las capacidades de sus cuerpos; sin embargo, no te castigues si aún no has llegado a ese punto. La práctica regular te ayudará a lograrlo.

Ve lento

No te apresures en cada pose o en la clase. El yoga tiene un propósito, es consciente y fluido. Si te mueves lentamente, puedes continuar logrando un progreso sostenible a medida que practicas. Además, puede ayudarte a prevenir lesiones, aumentar tu atención plena y mejorar tu concentración general.

Concéntrate en tu base

Al igual que los cimientos de un edificio, tus manos y pies forman la base de tu cuerpo. Tu cuerpo depende de tener una base sólida y estable para mantener las posturas de manera adecuada. Presta atención a la posición de tus manos y pies y extiende las yemas de los dedos y los pies para construir una base firme de apoyo.

Mantente hidratado

La hidratación es fundamental, independientemente de la forma de ejercicio que hayas elegido. Si bien no se recomienda beber durante el yoga, existen algunas formas de mantenerte hidratado durante la práctica. Aproximadamente una hora antes de la clase, por ejemplo, comienza a beber una botella de agua de 500 ml. Beba otras 500 ml después de que hayas terminado tu clase de yoga para reponer los líquidos.

Elimina las distracciones

Las preocupaciones, las listas de tareas pendientes y las notificaciones de teléfonos inteligentes deben dejarse de lado para una sesión exitosa. Escribe tu lista de cosas por hacer antes de tu práctica y apaga tu teléfono. Cambia tu enfoque lejos de las preocupaciones y en su lugar concéntrate en tu respiración, cuerpo e intenciones mientras practicas.

Establece una intención

Establecer intenciones para tus clases de yoga puede ayudarte a sentirte motivada para trabajar hacia tus objetivos. Una intención es un propósito para tu práctica, que puede cambiar para cada sesión si lo prefieres. Tu intención es una herramienta para enfocar tu mente lejos de pensamientos y distracciones, hacia sentimientos de paz, amabilidad, aceptación o cualquier otra cosa que sientas que es necesaria en tu vida.

Respirar

El flujo de tu respiración es fundamental en las clases de yoga. Al respirar lenta y profundamente a lo largo de tu rutina habitual, aumentas la circulación y reduces el estrés mientras estimulas tu mente y cuerpo. La respiración yóguica ayuda a reducir el riesgo de lesiones, lo que permite que tu cuerpo se relaje mientras te mueves a través de diferentes poses.

Comer conscientemente

Ten en cuenta tus hábitos alimenticios, especialmente si prefieres comer antes de la clase de yoga. Si tienes hambre, un refrigerio ligero puede ayudarte a recargar energías para tu clase. Mucha gente prefiere picar pequeñas porciones de almendras, frutas llenas de fibra o barras deportivas. Evita los alimentos grasosos o con ajo antes de tu clase. Trate de no comer nada 2 horas antes de la clase, de lo contrario sentirás cierta incomodidad en las posturas que ejercen presión sobre tu vientre.

Respeta los límites de tu cuerpo

Descubrir y conocer tus límites físicos y mentales es vital para tener éxito en el yoga. Escucha a tu cuerpo mientras te estiras, te mueves y respiras. Si tienes problemas para respirar o sientes dolor, ajusta la postura hasta que puedas hacerlo sin luchar. Además, ten en cuenta que algunas posturas no deben intentarse para personas con ciertas afecciones, como lesiones, embarazo y enfermedades crónicas.

Cultivar el sentido del humor

Tener un sentido del humor saludable puede ayudarte a navegar los momentos en los que te sientas incómoda, enojada o incluso avergonzada al probar nuevas posturas de yoga. Ten en cuenta que no hay presión para ser perfecto a medida que te mueves a través de diferentes posturas. De hecho, sonreír y reír internamente durante las clases de yoga puede ayudarte a permanecer relajada y tranquila, lo que fomentará el éxito y evitará sufrimientos innecesarios.

Saborea Shavasana

Shavasana, la pose de relajación final, podría ser la postura más difícil de la clase. Muchos de nosotros estamos acostumbrados a estar constantemente activos y ocupados, y permanecer quietos con nuestros pensamientos y sentimientos puede ser una experiencia desafiante. Practica cambiar tu atención a las sensaciones de tu cuerpo relajándote y trabaja conscientemente para liberar el estrés y la tensión durante la postura.

Mantener una práctica regular de yoga

Las prácticas cortas frecuentes serán más efectivas que unas pocas más largas. Unas pocas poses durante 15 a 30 minutos al día pueden tener un impacto muy beneficioso en tu bienestar físico, emocional y mental. Puedes lograr muchos más beneficios de una disciplina diaria y también impulsarás tu aprendizaje y dominio de la práctica.

En conclusión

Ahora que tienes una buena idea de por dónde empezar, el yoga puedes convertirse en parte de tu vida. Es una manera maravillosa de aumentar la flexibilidad y la fuerza, reducir el estrés y volverte más equilibrado en todos los aspectos de tu vida. Como cualquier ejercicio, la práctica de yoga presenta algunos desafíos que pueden evitar que los principiantes entren en el ritmo de las cosas. Con suerte, esta lista de sugerencias y consejos te ayudará a incorporarte a la rutina y mejorar tu éxito sin importar el estilo de yoga que sigas. Para obtener más ayuda para comenzar, consulta nuestra serie de 40 clases de Yoga para principiantes.

  • Facebook
  • Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar