Yoga para principiantes clase 34

Si te gusto el contenido, ayúdame compartiéndolo

En esta clase veremos una de kriya para liberar el enojo interno.

(Ejercicio de respiración para calmar mente y cuerpo)

La mente

La mente tiene una forma de tomar el control. Los científicos la llaman a nuestra Amígdala, la región de nuestro cerebro que está a cargo de los sentimientos de ansiedad, miedo, ira y negatividad, nuestro “cerebro primitivo o reptiliano”. ¿Por qué cerebro de reptiliano? Porque esta área de nuestro cerebro evolucionó hace muchísimo tiempo, cuando nuestras preocupaciones primitivas eran mucho más frecuentes. Esta es la razón por la que nuestra respuesta al estrés biológico, por ejemplo, a una fecha límite inminente, sigue siendo tan dramática como cuando nos enfrentamos, por ejemplo, a un tigre que se avecina.

La amígdala, dos pequeños órganos en el cerebro, cada una del tamaño de una pequeña almendra, puedne sobreestimularse debido a los factores estresantes en curso y comenzar a hacer estragos en nuestras vidas. Cuanto más sentimos la respuesta al estrés, más se activa la amígdala. Mientras más activada esté la amígdala, más comenzamos a sentir que este estado es normal. El miedo, la ira y la negatividad se convierte en nuestro modus operandus principal. El cerebro reptiliano toma el control.

Hay una técnica la cual sirve para identificar nuestros sentimientos y pensamientos que ocasiona nuestro cerebro reptiliano. Trabajar con los pensamientos y etiquetarlos es una forma muy efectiva de contrarestarlos.

5 maneras de trabajar con tu cerebro reptiliano

  • Dale un nombre. Darle un nombre a tu cerebro reptiliano te ayuda a recordar que estos pensamientos vienen de un área de nuestro cerebro, no de todo nuestro ser. No son necesariamente “Verdades”.     
  • Trátalos con compasión. La compasión es la única forma de seguir adelante. La resistencia genera que los pensamientos se arraiguen. Tratar a nuestras pensamientos primitivos con amor y compasión te ayuda a sentir que puedes calmarte, trata de tomar un tiempo para ti lo suficientemente largo como para relajarte y que puedas hacer después lo que realmente deseas hacer.     
  • Presta atención a lo que tienen que decir. Desde un sentimiento de compasión, podemos ser testigos y escuchar lo que nuestros pensamientos internos tienen que decir.
  • Respira profundamente. Nuestra respiración es la mayor conexión que tenemos con nuestro sistema nervioso. Nuestra respiración es la manera más rápida, más rápida y científicamente probada de hacer que nuestro sistema nervioso regrese a un lugar de equilibrio; y ayudarnos a regresar a un lugar con menos estrés, ansiedad, enojo y negatividad, regresar a un estado neutro.   
  • Actúa. Actúa como si el miedo, la ira o la negatividad que cerebro reptiliano siente por lo que sea que este sucediendo nunca estuviera allí. No lo has ignorado. No estás pretendiendo que no lo sientes. Simplemente estás reconociendo su presencia y estas tomando decisiones y actuando de todos modos.