Yoga para el estrés

En la actualidad, el yoga es uno de los ejercicios más efectivos para combatir el estrés. Tal vez por ello es que es muy popular entre muchas personas de todo el mundo. Es así que a continuación te presentamos 5 prácticas de yoga para combatir el estrés, las cuales son muy fáciles de poner en práctica. Por supuesto, este tipo de ejercicios se pueden llevar a cabo ocasionalmente aunque también vale la pena practicar yoga lo más seguido que se pueda.

1. Postura del niño

Postura del niño

También conocida como balasana, esta postura es perfecta para combatir el estrés ya que es utilizada en las clases de yoga para descansar. Por lo tanto, la postura del niño otorga descanso mental y se utiliza sobre todo para calmar la ansiedad y el estrés en general. Realizarla es muy fácil: tan solo basta con arrodillarse y colocar la parte superior del cuerpo sobre el piso con los brazos extendidos inhalando y exhalando.

2. Viparita karani

Viparika

Esta postura, que también recibe el nombre de piernas en la pared, es ideal para el estrés y para dolencias en la espalda. Esto se debe a que dicha posición disminuye y alivia la tensión en la parte baja de la columna y la cadera. Asimismo, esta postura es de gran ayuda para tratar otro tipo de dolores o padecimientos como la artritis, el insomnio, la depresión leve y los calambres en varias partes del cuerpo.

3. Savasana

Savasana

La postura savasana es una de las básicas para relajarse y, de esta manera, disminuir el estrés. A grandes rasgos, la postura del cadáver relaja el cuerpo, calma la mente y alivia el estrés y se utiliza para tratar la ansiedad, la presión alta, la depresión y los dolores de cabeza. Aunque esta postura parece sencilla, lo cierto es que no lo es tanto. Antes que nada se requiere estar completamente tranquilo y concentrado.

Primero se debe de colocar el cuerpo boca arriba, sobre el mat o tapete de yoga, con las piernas abiertas a la altura de la cadera y descansar los brazos a un lado con las palmas de las manos hacia arriba. Después se cierran los ojos y se respira profunda y lentamente, mientras se lleva toda la relajación al cuerpo en general. Concentrado, se debe de mantener esta postura por unos cinco o diez minutos.

4. Supina de ángulo cerrado

Supina

Esta postura ayuda sobre todo a controlar el estrés y tener una mejor calidad de vida, principalmente en su aspecto emocional. Es por ello que esta postura es muy efectiva para la ira y la angustia. La supina de ángulo cerrado se realiza de la siguiente manera: recostarse de espalda, colocando dos almohadas pequeñas al lado de cada muslo, los cuales deben de estar flexionados, colocando las palmas de los pies una frente a otra.

Las palmas de las manos deben de estar a un costado del cuerpo, viendo hacia arriba. La respiración debe de ser pausada y profunda durante uno o dos minutos. Las rodillas se deben de abrir y cerrar mientras se hace esta postura.

5. Kapalabhati Pranayama

Pranayama

Este tipo de postura es una de las más conocidas y más fáciles de llevar a cabo del yoga. Ayuda principalmente a la relajación del cuerpo y, de esta manera, disminuir el estrés y la ansiedad. En este caso basta con sentarse con las rodillas flexionadas y los brazos sobre las rodillas. Se realizan una serie de inspiraciones profundas y regulares con los ojos cerrados.

Fuente: Mejor con salud

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contáctanos

¿Tienes alguna duda? Estaré encantada de ayudarte.

Enviando

©[2016] Mundo del Yoga  derechos reservados.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?