Yoga para el dolor de cuello

Los dolores cervicales y las molestias en las diferentes estructuras del cuello, surgen por diferentes motivos pero principalmente están ligados a situaciones de tensión, estrés, falta de actividad o malas posturas. La vida sedentaria combinada con épocas de estrés en el trabajo puede significar una combinación fatal para la salud de tus articulaciones.

El dolor de cuello es una de las molestias más comunes en la sociedad actual. En algunos casos, si se ignora el dolor, la dolencia puede volverse crónica y puede venir acompañada de dolores de cabeza, entumecimiento, hormigueo o debilitamiento de brazos y manos.

Para evitar que estas tensiones en la musculatura sean reiteradas o se acumulen, es importante adoptar posturas adecuadas, dormir correctamente y en colchones firmes, realizar actividad física y también movimientos que colaboren con la circulación y flexibilidad de los músculos. Desde Mundo Fitness te proponemos tres ejercicios de Yoga ideales para combatir el dolor de cuello.

¿Por qué practicar yoga puede ayudar a aliviar los dolores del cuello?

Es indudable que el Yoga es una actividad que aporta grandes beneficios terapéuticos para la salud. Además de ser una terapia excelente para rehabilitación, ayuda a perder peso y también a conseguir un mejor estado físico y mental. Practicar yoga con regularidad aporta flexibilidad, fortaleza, resistencia y energía, pero además permite y desarrolla una mejor concentración, estabilidad emocional y sintonía entre el cuerpo y la mente.

 Además, todos estos beneficios colaboran con la elongación y fortalecimiento de los músculos que conforman la espalda y el cuello y ayudan a aliviar la tensión y a procurar armonía. Algunas posiciones específicas del yoga son más efectivas a la hora de aliviar los síntomas del dolor cervical de manera natural, y es completamente factible practicarlos en cualquier espacio.

Posturas de yoga más recomendadas para el cuello: 

1- FLEXIÓN EN FORMA DE C

  1. Mantén una posición erguida con los pies separados y pivota con los talones hacia afuera levemente.
  2. Lleva los brazos detrás de la espalda, apretando los dedos y presionando las palmas de las manos. Mantén las manos unidas en un puño.
  3. Inclínate hacia adelante, manteniendo como eje tu cadera. Lleva la cabeza y las manos hacia el suelo y relaja los dedos de los pies tratando de poner todo el peso de la cadera hacia delante. Debes conseguir amortiguar con los dedos de los pies la caída del torso.
  4. Mantén esa posición durante cinco respiraciones profundas. Luego ejerce la fuerza desde los pies y abdomen, e inhala al levantarte.

yoga-postura-Prasarita padottanasana 1_680x4432- LA POSE DEL NIÑO

  1. Arrodíllate en una colchoneta con las rodillas separadas manteniendo la amplitud del ancho de la cadera.
  2. Inhala profundamente y luego, al exhalar, lleva el torso sobre los muslos. Intenta alargar el cuello y la columna vertebral al máximo procurando ampliar la distancia de tus extremidades (separa las costillas del coxis y la cabeza de los hombros).
  3. Descansa y relaja los brazos junto a las piernas, colocando las palmas hacia arriba, o tratando de extender los brazos hacia fuera, por encima de la cabeza. Mantén esa posición durante cinco respiraciones.

ecc4efa163320bdb6aa47704c8245b003- POSICIÓN GATO-VACA

  1. Comienza con las manos y las rodillas en el suelo. Asegúrate de que las rodillas están debajo de las caderas y las muñecas bajo los hombros. La primera posición requiere que la columna vertebral esté en posición neutral, con la espalda plana y los abdominales contraídos.
  2. Al inhalar, arquea la espalda. Deja que el vientre se relaje, y vaya suelto. Levanta la cabeza y el coxis hacia el cielo – sin imponer ninguna presión innecesaria en el cuello. Esta parte del ejercicio es la denominada “vaca”.
  3. Al exhalar, redondea la columna vertebral hacia el techo, e imagina que el ombligo tira hacia la columna vertebral. Para hacer este movimiento necesitas la ayuda de tus abdominales. Lleva la barbilla hacia el pecho. Esta posición es la conocida como “gato”.
  4. Alterna constantemente las posiciones “vaca” y “gato”, e intenta acompasar  las respiraciones a cada movimiento. ¿Cómo? inhalar durante la pose “vaca” y exhalar en posición “gato”.
  5. Repetir por lo menos 10 rondas, o hasta que la columna vertebral se caliente.

pose-gato-vaca-dolor-espaldaLas posturas de yoga pueden ser ideales para ayudar a aliviar esos molestos dolores de cuello producto de un mal día o una mala noche. Además ayudar a una mejor flexibilización de los músculos, requieren concentración y un importante control de la respiración, para poder disminuir la tensión y relajar el cuerpo.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contáctanos

¿Tienes alguna duda? Estaré encantada de ayudarte.

Enviando

©[2016] Mundo del Yoga  derechos reservados.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?