¿Qué es el Zen?

Si te gusto el contenido, ayúdame compartiéndolo

Tratar de explicar o definir el Zen en un simple artículo es prácticamente imposible.

El Zen (禅) es una práctica budista que implica vivir plena y auténticamente en el momento presente, haciendo que cada instante de nuestra vida sea una experiencia única y maravillosa.

Con el Zen cada momento está lleno de una profunda paz y claridad. Cada momento se percibe con una profundidad infinita y significación, cargado de magia y misterio, infinitamente preciosa. El Zen nos pone cara a cara con nuestra verdadera naturaleza original, sin contaminarnos por el condicionamiento cultural y las tendencias de pensamiento dolorosas.

La información que ofrecemos aquí no puede, por tanto, abarcar todo lo es el Zen, pero es un punto de partida para enterderlo.

 

¿En qué consiste el Zen?

El Zen es algo que se encuentra en el corazón de la cultura japonesa, en una escuela de budismo mahayana. El Zen es una práctica que fue transmitida ininterrumpidamente de maestro a discípulodesde hace más de 2.000 años, y se remonta al despertar de Siddhartha Gautama Buda en la India.

Definir el Zen es muy difícil. Definirlo significa limitarlo, es hacer un análisis conceptual que se abstrae del conjunto y ofrece sólo una parte de toda su imagen. El Zen está arraigado en nuestro flujo de vida más profunda y se ocupa de los hechos de la experiencia sin restricciones.

La naturaleza no conceptual del Zen es evidente en las frases que se hicieron populares en China del Sung. Los aprendices de Zen las tomaron como su señal de expresión:

Sin dependencia de palabras y letras;
una transmisión especial fuera de las enseñanzas;
apuntando directamente a la mente del hombre; y
viendo cómo la mente se convierte en Buda.

El Zen básicamente elude la sistematización que tiene el budismo y no se apoya en enseñanzas clasificadas a través de las letras y las palabras. Se basa en la introducción a la naturaleza inherente del hombre, y a esto se llama convertirse en Buda.

Por supuesto, el Zen no prescinde totalmente de las palabras. Se trata simplemente de no ser esclavizado por ellos. Esta experiencia no se presta a largos discursos, por lo las expresiones Zen son generalmente poéticas.

Uno de los dichos más famosos es: Cada día es un buen día.

Hoen dijo: Cuando uno coge agua, la luna se refleja en las manos. Cuando uno se encarga de las flores, el aroma penetra en el cuerpo.

Desde el principio el Zen hizo hincapié en la dignidad humana. Esta es la dignidad que no se basa en el ego, sino en la “cara natural” que todos tenemos. Ganamos una libertad de vital importancia, tomando conciencia de esta “cara natural” y vivir en función de ella. Técnicamente, esto hace que el Zen una religión del interior, con una acción perdura en el interior, cuando tiene su fin dentro del mismo ser. Se opone por lo tanto a trascendencia.

Lo importante de todo es la verdadera vivencia de Zen. Tal experiencia podría contribuir significativamente a disipar las inquietudes del hombre moderno, acosado como está con el impacto de la comunicación de masas y la vida mecánica.

En tiempos antiguos, algunos maestros Zen respondieron a la pregunta de qué es el Zen con: Zen es Zen. Si bien esta definición casi no ofrece ningún tipo de ayuda a los solicitantes modernos de comprensión Zen, debemos pensar que el Zen es una práctica que ayuda al hombre a penetrar a través de su verdadero yo, sentado con las piernas cruzadas (zazen) y visualizando este yo en la vida diaria.

Esta definición, por supuesto, no explica verdaderamente todo el concepto de Zen. Pero incluye los elementos importantes. Los tres puntos básicos en la definición son:

La práctica de Zazen,
Penetrar en el verdadero ser, y
energizar el verdadero Yo en la vida diaria.

¿Qué significa la palabra Zen?

La palabra ‘Zen’ en sí es la variante de Japón de la pronunciación de la palabra china ‘Chan’, que a su vez es el intento chino de la pronunciación de la palabra en sánscrito Dhyana, que se traduce como ‘pensar, meditar’.

De hecho, la palabra Zen evoca una imagen de los monjes budistas inmóviles perdidos en una meditación profunda. Esta imagen misteriosa se vuelve menos misteriosa cuando nos damos cuenta que los monjes son personas practicando simplemente estar aquí y ahora. Incluso los gatos con frecuencia practican eso.

Los científicos cognitivos dicen que se tarda alrededor de un tercio de segundo para que nuestro cerebro empiece a pensar en una experiencia sensorial. Pero un tercio de un segundo es un vasto abismo que separa un “momento” de otro. Un maestro Zen, una vez proclamó:

Pasan los destellos, ¡las chispas vuelan!
En un abrir y cerrar de ojos,
usted se ha perdido ver.

La meditación Zazen

El Zazen surgió, como en Zen, en la antigua India. Para escapar del calor sofocante, los pensadores indios entraron en los bosques y las colinas. En esos lugares meditaban bajo los enormes árboles. Si se paraban, cansados, muchas veces se dormían. Por este motivo adoptaron el método de sentarse con las piernas cruzadas y la espalda recta.

La práctica de la meditación Zen o Zazen significa meditar sentado, y es el núcleo del Budismo Zen: sin meditación, no existe el Zen. La meditación Zen, es una forma de vigilancia y autodescubrimiento que se practica mientras se está sentado en un cojín de meditación. Es la experiencia de vivir de instante en instante, en el aquí y ahora. Es a través de la práctica de Zazen que Gautama alcanzó la iluminación y se convirtió en el Buda.

Zazen es una actitud de despertar espiritual, que cuando se practica habitualmente, puede convertirse en la fuente de todas nuestras acciones de flujo de la vida cotidiana como comer, dormir, respirar, caminar, trabajar, hablar, pensar, y así sucesivamente.

Budismo Zen no es una teoría, una idea o un conocimiento. Tampoco es una creencia o una religión; sino que se trata de una experiencia práctica. No podemos captar intelectualmente Zen, porque se trata de algo individual y completamente espiritual.

El Zen no es una enseñanza moral, no tiene dogmas, motivo por el cual no requiere creer en nada. Un verdadero camino espiritual no le dice a la gente en qué creer; más bien se les muestra cómo pensar; o, en el caso de Zen, lo que no pensar.

Budismo Zen no está interesado en las teorías metafísicas ni rituales, por eso se centra exclusivamente en la práctica consciente de Zazen. El Zen en realidad es muy simple. Esta extrema simplicidad le hace a su vez difícil de entender.

Siéntate en silencio, deja de moverte y dejar ir tus pensamientos. Céntrate sólo en tu postura de Zazen y tu respiración. Mantén tu espalda recta. Deja que tu ego y tu mente inconsciente se disipen, que se fusionen con el universo.