MEDITAR ¿Por donde empezar cuando se está perdido?

¡Maestro, cada vez que trato de meditar, imagino que un diablo me molesta!
-Pon también ese diablo a meditar.
Gurdijeff

¿Qué es Meditar?.

Meditar es liberarse unos cuantos minutos diarios. Cesar de ponerse temas, eliminar frases del cerebro y comenzar libremente a observarse, sin miedo, esto permite salir de la cárcel de lo racional y entrar, poco a poco, en la inmensidad que somos.

¿Por qué Meditar?.

La meditación es esencial y muchas veces no terminamos de comprender por qué. Mira, hasta un caballo de carreras si no para se destripa. Si nosotros no solemos parar, detenernos, dedicarnos unos minutos a nosotros mismos, nos iremos destripando psicológicamente, nos iremos estresando, nos iremos divorciando de nuestro ser interior. Meditar es volver a casa, meditar es recuperar nuestro centro y por eso se dice que la meditación es un adiestramiento, un entrenamiento, para precisamente ser aquel que nunca hemos dejado de ser. Te pongo un ejemplo: supón que un actor se ha identificado tanto con su papel que se cree que es el papel que representa y deja de ser él mismo, esto es lo que se llama un proceso de enajenación o alienamiento. Esto pasa constantemente en esta sociedad, estamos todos tan impregnados, tan imbuidos en el yo social, que perdemos de vista nuestro verdadero ser, nuestro núcleo ontológico, nuestro yo más real. La meditación nos enseña a estar a ser aquí, ahora, y sobretodo nos enseña a desconectarnos para conectar con nosotros mismos.

Dice El Proverbio Que Para Andar Un Kilómetro Primero Hay Que Dar Un Paso, Pero
¿Por Dónde Empezar Cuando Se Está Perdido?.

Lo primero es darnos cuenta y aceptar que estamos perdidos: humildad.
Lo segundo es decidirnos a creer que la meta buscada no está lejos sino , por el contrario, es el centro de nuestro interno ser: fe.
Y tercero, comprometernos a morir antes que abandonar esta búsqueda, aunque ella dure toda nuestra vida: voluntad.

Tres posibilidades:
1.- Leer, releer, volver a leer, estudiar sin cesar, meditar, orar, hasta encontrarnos.
2.- Por una milagrosa suerte, iluminarnos repentinamente.
3.- Aceptar que una persona caritativa, ya realizada, nos ayude.

Meditación Y Contemplación:

“En la meditación, te inmovilizas y dedicas tu atención a lo que sucede en tu interior, como si estuvieras sentado al borde de un río viendo pasar las cosas.

Y la contemplación es lo mismo pero nadando en ese río. Es decir, estás viendo lo que te sucede pero estás de pleno en la vida, actuando”.