Las 10 lecciones de vida que nos ha enseñado el Dalai Lama

Pocas personas tienen tan buena energía y tan bonito impacto en el mundo como lo tiene el Dalai Lama, el líder espiritual del mundo budista. Su sonrisa sincera y su mirada amorosa son testimonio no sólo de sus creencias, sino de su sabiduría, su deseo de hacer el bien y sus incontables aprendizajes.

Es imposible hacer una lista de todas las cosas valiosas que nos ha mostrado el Dalai Lama… nos ha enseñado tantas! Descubre las 10 lecciones de vida más importantes que nos ha enseñado y aplícalas todos los días para ser más feliz, vivir mejor y empezar a cambiar el mundo para bien:

1. Comprométete con tu felicidad

Tu felicidad es 100% responsabilidad tuya, no de nadie más. Por eso, para ser más feliz y vivir bien, tú debes comprometerte con tu felicidad y hacerte cargo de ella en vez de ponerla en manos de alguien más.
Ten siempre presente lo que te hace feliz y ten claro lo que te aleja de tu felicidad. Luego, haz más de lo que te alegra la vida y reduce al máximo lo que te quita tu bienestar.
Responsabilízate de tu felicidad: tú eres el único que puede hacerlo!

2. Sé bueno y compasivo con los demás

La filosofía del vida del Dalai Lama se basa en tres pilares: el respeto, el perdón y la bondad con todos los seres. Si todos respetáramos a las personas, las perdonáramos y las tratáramos con bondad todo el tiempo, no habría ni la mitad de los conflictos que hay en el mundo.
Recuerda que todos somos uno: lo que le haces a los demás te lo haces a ti mismo… así que procura hacerles el bien!
Trata a las personas como te gustaría que te trataran a ti. Sé amable y generoso con todos, así no las conozcas. Llena tu vida de bondad y te convertirás en la mejor versión de ti mismo.

3. Busca la paz interior

Llena tu vida de paz y bienestar conectándote con el Universo y contigo mismo. Medita al menos una vez a la semana y haz afirmaciones de bienestar siempre que te sientas bajo de energía, estresado o aburrido.

4. Ponte en los zapatos de los demás

Cuando estés hablando o tratando con alguien, no sólo lo hagas desde tu punto de vista: ponte en los zapatos de los demás para aprender a mirar las cosas desde su perspectiva. Cuando haces esto.

5. Nunca le hagas daño a nadie ni a nada

No le hagas daño a ningún ser vivo: ni a las personas, ni a los animales, ni a las plantas, ni a la Tierra…
No les hagas daño ni con tus pensamientos, ni con tus palabras, ni con tus acciones.

6. Cultiva tus amistades

La amistad es alegría. Haz más amigos y sé un mejor amigo para los amigos que ya tienes: Busca a tus amigos más a menudo; cuando tus amigos te busquen, responde; pasa más tiempo con ellos, frente a frente; ábrete ante ellos y muéstrate como eres; sé amoroso y sincero.

7. No dejes que la tecnología se convierta en tu vida

Las conexiones más importantes que tenemos en la vida no son la conexión a Internet, la conexión del cargador de tu computador o tu celular, la conexión a Facebook o a Instagram.
Las conexiones más importantes que tenemos en la vida son nuestra conexión con nosotros mismos, con el Universo, y con los demás.
Recuerda la importancia de conectarte con otros seres humanos: de hablar cara a cara con alguien mirándolo a los ojos, de darle un beso a tu pareja, un abrazo a un amigo, una sonrisa a un familiar, un saludo cortés a un desconocido.
No vivas la vida con la mirada clavada en tu computador o en tu celular: levanta tu mirada y sorpréndete con la belleza, el amor, y la alegría que te rodean.

8. Negocia en vez de entrar en conflicto o pelear

No te obsesiones con la idea de que todo debe hacerse a tu manera: los demás también tienen el deseo y el derecho a que las cosas se hagan a su manera. Recuerda que no eres la única persona involucrada, que tu punto de vista no es el único, y que los demás tienen derecho a tener sus puntos de vista.
Cuando haya una diferencia de opiniones, no pelees ni entres en conflicto: más bien, busca el punto intermedio entre tu deseo o punto de vista y el de los demás. Negocia con ellos para encontrar una situación con la que los dos se sientan cómodos.
En tu día a día, esfuérzate por llevarte mejor con todas las personas que conozcas, evitando a toda costa entrar en choque con ellas. Si alguien está siendo difícil contigo, detente un momento y respira profundo y lentamente: no dejes que se te suba la rabia, que se te nuble el pensamiento o que te saque de tu centro. No dejes que esa persona te desbalancee: no vale la pena perder tu tranquilidad!
Siempre que estés hablando con alguien, habla respetuosa, deliberada y tranquilamente, sin acelerarte, sin subir la voz, sin burlas y sin brusquedad. Nunca insultes a nadie, y si te insultan, no te ofendas: recuerda que la persona sólo está hablando desde su rabia, no desde la verdad. Si alguien te habla de forma brusca, dile que quizás ese no es el momento y la forma de hablar, que hablen de forma civilizada cuando ambos estén más serenos.
Nunca lo olvides: tener amor, amigos y compañía es mejor que tener la razón.

9. Cuida la tierra

Recuerda que aunque eres el centro de tu Universo, tú no eres la única persona que vive en el mundo. No desperdicies el agua, los alimentos y el espacio. No contamines en la medida que sea posible.

10. Sé más agradecido y no te quejes

No te quejes: quejarse es la manera más rápido de alejar a las personas de ti y de llenarte de mala energía.
Siempre que te quejes, sé consciente de ello. Admítete a ti mismo que cuando te quejas, no estás dando lo mejor de ti. Cuando tomas conciencia de que te estás quejando, muy pronto empezarás a darte cuenta antes de hacerlo, y podrás evitarlo.
Cambia tus quejas por agradecimiento: siempre que te vayas a quejar, detente. Luego, agradécele al Universo por algo bueno que tienes en tu vida. Así podrás empezar a reducir la mala energía que trae quejarte, y empezar a llenarte de la buena energía que te trae ser más agradecido.
Recuerda: la vida es un regalo: enamórate de ella!

Seguir el ejemplo del Dalai Lama y empezar a cambiar el mundo sí es posible: no sólo alegrarás las vidas de los demás, sino que transformarás la tuya por completo! Da lo mejor de ti y el mundo te dará lo mejor de la vida.

Comentarios cerrados.