GUÍA PARA MEDITAR CON TODA LA FAMILIA

Si estás leyendo este artículo es porque de seguro meditas hace un tiempo y te gustaría inculcar esta práctica en tus hijos e incluir a toda tu familia en las meditaciones.

La meta principal a la hora de incluir a toda tu familia es crear una actividad que sea una experiencia positiva y que los anime a seguir meditando, ojalá por el resto de su vida. Pero, no debes obligarlos ni forzar la experiencia, de lo contrario lo verán como una tarea más o una obligación, cuando es todo lo contrario.

Si tienes hijos, lo primero que debes saber a la hora de incluir a tus hijos en las meditaciones es que ellos van a seguir tu ejemplo. Si tu practicas regularmente la meditación, lo más probable es que ellos ya te han visto practicando o te han escuchado hablar de ello y están abiertos a la posibilidad de intentarlo.

Si te gustaría incluir a tu pareja, invítalo a unirse contigo en una meditación de respiración o con un mantra. Explícale la importancia de la meditación no sólo a nivel físico, sino también mental y espiritual y comparte con él la razón por la cuál te gusta a ti meditar. Invítalo a la práctica y no te aferres a su respuesta a la invitación, si él está de acuerdo, ent0nces maravilloso. Si te dice que no, está bien también, el camino espiritual de cada uno es personal.

 

¿Por qué es bueno incluir a toda la familia en la meditación?

  • Es una actividad que pueden realizar todos juntos al mismo tiempo
  • Disminuye los niveles de estrés y ansiedad en cada uno
  • Ayuda a encontrar más paz y balance
  • Ayuda a cada uno a conectarse con su ser interior, su espíritu

Para los niños los beneficios de meditar son muchos también:

  • Aumenta la concentración y reduce la hiperactividad
  • Mejora la relación con sus padres
  • Aumenta la auto-estima
  • Mejora la salud

 

Pasos para meditar en familia con tus hijos:

  1. Comienza lento y sencillo, en general se recomienda un minuto por edad del niño. Necesitarás solamente unos minutos al día para ello, lo importante es la constancia y volverlo un ritual diario.
  2. Prepara el espacio: Busca un espacio callado, sin distracciones tecnológicas o ruidos extremos. Puedes poner música de fondo, candelas o aceites esenciales (a los niños les encantan!).
  3. Pide que todos se sienten cómodamente en el suelo o acostados sobre una superficie cómoda (por ejemplo un mat de yoga) y que cierren los ojos.
  4. Comienza con cualquiera de las meditaciones que voy a compartir contigo aquí abajo:

 

mother-and-daughter-meditating

MEDITACIÓN NO. 1:

Respiración profunda

La respiración está conectada con la energía vital y oxigena todo el cuerpo. Para hacer esta meditación pide a todos que se sienten con los ojos cerrados y que pongan las manos en su abdomen. Luego, pídeles que comiencen a respirar lentamente. Tú puedes ir guiando la respiración repitiendo “Inhala profundo por la nariz” y luego “exhala profundo por la boca”. Pídeles que sientan cómo su abdomen crece cuando inhalan y luego se vacia cuando exhalan. Puedes hacer esto por unas 5 respiraciones y luego pedirles que mantengan los ojos cerrados y respiren normalmente unos segundos más. Cierra la meditación dándo las gracias por esta práctica.

 

MEDITACIÓN NO. 2:

Visualización

Esta meditación es divina y puede ser muy divertida para tus hijos. Pídeles que se acuesten cómodamente sobre un mat o una superficie suave y que cierren sus ojos. Puedes poner música de fondo si quieres y aceites esenciales. Luego, comienza la visualización pidiéndole a tus hijos que se imaginen que al frente de ellos hay un recipiente de pintura. Lentamente guialos hacia la pintura. Cuando llegan al frente del balde se dan cuenta que adentro hay pintura con brillos de luz dorada, como si fuera escarcha. Pídeles que tomen un pincel o una brocha y que la unten con esta pintura dorada. Luego, que se imaginen que se están llenando enteros de esa luz dorada. El pincel puede estar encima de ellos y deja caer la escarcha dorada encima o bien pueden ir pintando sus caras y su cuerpo con escarcha y luz dorada. Si deseas, puedes ir guiando a tus hijos para que se imaginen que la escarcha les cae encima poco a poco sobre cada parte de su cuerpo. Cierra esta meditación dando las gracias por la práctica.

Fuente: mujer Holística

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contáctanos

¿Tienes alguna duda? Estaré encantada de ayudarte.

Enviando

©[2016] Mundo del Yoga  derechos reservados.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?