Beneficios y como cocinar frijoles mungos.

Si alguna vez has comido los brotes blancos gruesos de soja localizados en la sección de productos vegetales de tu tienda de comestibles, has visto una forma de frijol mungo. En su forma más general y seca, los frijoles mungo son pequeños y redondos. Los granos sin pelar son de color marrón, mientras que los granos pelados pueden ser de color amarillo, verde o negro. En la cocina asiática, el frijol mungo es un componente esencial del curry, fideos de hilo de frijol y el plato tradicional de la India conocido como dal. Ningún tipo de frijol mungo requiere remojo previo, pero la forma más rápida de cocinar son los frijoles mungo divididos.

En la estufa

Pon los frijoles en un colador o tamiz. Lava los frijoles bajo agua corriente y fría. Retira y desecha todos los granos descoloridos, restos o trozos de piedra.

Pon los frijoles en una olla grande. Vierte 3 tazas de agua fría por cada 1 taza de frijoles mungo secos que vas a utilizar.

Lleva el agua a ebullición. Baja el fuego para permitir que la mezcla hierva a fuego lento y pon la tapa de la cacerola en su lugar. Cocina hasta que los granos hayan alcanzado el nivel deseado de suavidad, de unos 20 a 30 minutos.

Escurre los frijoles y utilízalos como lo desees.

En la olla de presión

Pon los frijoles mungo en un colador o tamiz. Enjuaga bajo agua corriente y fría. Retira y desecha todos los granos descoloridos, restos o trozos de piedra.

Pon los frijoles en una olla grande. Vierte 3 tazas de agua fría por cada 1 taza de frijoles mungo secos a utilizar. Añade una cucharada de aceite de canola.

Coloca la tapa de la olla en su lugar y llévala a alta presión con fuego alto. Baja a fuego medio y cocina los frijoles mungo de 6 a 8 minutos.

Deja que la presión disminuya a la normal antes de retirar la tapa de la olla y revisa si los frijoles están listos.

Retira la tapa de la olla, regresa a presión alta y cocina por dos minutos más si los frijoles no estuvieran tan suaves como quisieras.

Retira los frijoles mungo y utilízalos como desees.

Consejo

Por cada taza de frijoles mungo secos tendrás 3 tazas de frijoles cocidos. Si obtienes más frijoles cocidos de los que vas a utilizar, almacena el sobrante en un contenedor hermético cubierto con su líquido de cocción. Se mantendrán bien en refrigeración por cinco días o hasta seis meses en congelación.

Utiliza frijoles mungo cocidos en sofritos, como cubierta para bruschetta, en ensaladas de verduras mixtas o ensaladas de pastas o como ingrediente en hamburguesas vegetarianas de frijoles.

Sustituye con frijoles mungo divididos en cualquier receta que requiera lentejas o guisantes a la mitad.

Advertencias

Cuando utilices una olla a presión para preparar frijoles mungo, asegúrate de seguir cuidadosamente las instrucciones incluidas con tu marca específica de olla a presión.

1. Propiedades antienvejecimiento

Los frijoles mung son altamente ricos en cobre, convirtiéndolos en un aliado fabuloso para la lucha contra las arrugas y líneas de edad. Su uso regular puede quitarte hasta 10 años de encima y mejorar la apariencia de la piel y uñas de forma notable.

2. Buenos para la piel

El cobre es un elemento muy utilizado para hacer cremas y mascarillas, por lo que el consumo de frijoles mung añade brillo y luminosidad a la piel. Otra buena opción es utilizarlo como exfoliante casero una vez a la semana.

3. Regulador metabólico

Si se sufre continuamente de indigestión y acidez, la alta tasa de fibra en este producto ayuda a regular el proceso digestivo del cuerpo humano.

4. Controla el colesterol

La alta tasa de enfermedades del corazón vinculadas con sedentarios estilos de vida y malos hábitos alimenticios no son un secreto para nadie. La base para evitar estos problemas está en la dieta diaria y el consumo de frijoles mung no solo beneficia el proceso digestivo, sino que además disminuye la formación de colesterol en las paredes arteriales capilares.

5. Comida ligera

Es un alimento increíblemente fácil de digerir cuando se está atravesando por alguna enfermedad con dolores de estómago o diarreas, durante las cuales ingerir muchos tipos de alimento resulta imposible.

6. Huesos más fuertes

Es una excelente alternativa para ser utilizado como un suplemento de calcio natural.

7. Adelgazas comiendo

El contenido calórico de una porción de 100 gramos es de tan solo 330 calorías, lo que lo convierte en una comida muy nutritiva y una opción excelente para perder kilos.

8. Te ayuda a estar alerta

Son una excelente ayuda para personas que sufren de problemas de concentración y de memoria pobre.

9. Beneficia el sistema inmunológico

El hierro presente en las habas de mung refuerza el sistema inmunológico del cuerpo humano, que es el responsable de combatir enfermedades e infecciones.

10. Es anticanceroso

Debido a sus múltiples propiedades, es una excelente opción para mantener bajo control los radicales libres que interfieren en el crecimiento normal de las células, desencadenando con los años un posible cáncer.