Aquí y ahora

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

 Un primer paso para desarrollar más atención plena en tu vida diaria es aprender nuevas formas de prestar atención y conectarse con experiencias en el momento. Una manera fácil de llevar tu conciencia al momento presente es desarrollar una práctica de respiración consistente.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_video link=”https://youtu.be/l4LixQAnR0o” video_title=”1″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Para comenzar, programa horarios específicos en el día en el que puedas detenerte, tómate un tiempo para respirar y observa cómo funciona esto para ti. Idealmente, practica la respiración atentamente por 3-5 minutos al día.

  • Siéntate en una posición cómoda. Permita que ambas plantas de tus pies se conecten al piso.
  • Descansa las manos sobre los muslos y deja caer los hombros.         
  • Cierra suavemente los ojos o busca un punto de referencia en algún lugar del piso donde puedas enfocar tus ojos cuando se distraigan.         
  • Respira y deja que tu espina dorsal crezca alta y noble como el tronco de un árbol alto. 
  • Tómate un momento para darte cuenta de cómo se siente tu cuerpo mientras diriges tu atención al flujo de tu respiración. No necesitas respirar de una manera especial. Tu cuerpo sabe cómo respirar.         
  • Simplemente observa cada respiración que ingresa al cuerpo con una inhalación y dejando al cuerpo exhalando.         
  • Si notas que su mente está atrapada en pensamientos, preocupaciones, emociones o sensaciones corporales, no te preocupes que esto es normal.         
  • Nota lo que lo distrae y suavemente déjelo ir sin juzgar, redireccionando tu atención a la respiración.         
  • Sigue enfocando tu atención a la experiencia de respirar.         
  • Cuando estés listo, devuelve lentamente tu atención a tu entorno y deja que lo que sientes ahora lo guíe.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]