Alivio de la Ciática

Algunos consejos naturales que pueden aliviar el dolor de la ciática.
– Cocer 4 patatas y machar hasta conseguir un puré. Extender el puré sobre un paño amplio y limpio, a modo de emplasto y colocar sobre la región lumbar. Fijar con la ayuda de una camiseta. Mantener así hasta que pierda el calor. Repetir un par de veces al día.

– Cortar una cebolla por la mitad y con la parte interna de una de las mitades masajear, mediante suaves círculos, la zona afectada por 10 minutos. Repetir la operación, en caso de ser necesario, a la hora y media o dos horas.

– Aplicar bien calientes varias hojas de col sobre la zona afectada. Dejar puesto hasta que pierda el calor.

– Preparar una cataplasma de lúpulo. Para ello, hervir la hierba durante diez minutos y luego envolverla en una gasa. Aplicar sobre el área todo lo caliente que la pueda resistir (sin quemarse) y cubrir con un paño de lana para que conserve mejor el calor. Guardar el agua de esta preparación para humedecer de nuevo la hierba cuando ésta se enfríe.

– Masajear la zona con una mezcla de jengibre molido y aceite de sésamo.

– Masajear en área, mediante suaves movimientos circulares, con aceite de semilla de linaza.

– Tomar una infusión de valeriana, pasionaria (pasiflora) o kava kava para fomentar la relajación muscular si la ciática es causada por contracciones musculares que presionan al nervio.

– Cortar finamente 50 g. de raíz de rábano fresco, lavada perosin pelar, y añadirla a un litro de vino blanco. Tapar, dejar reposar tres semanas, filtrar y beber un vaso 2 veces al día, antes de las comidas.

– Verter una taza de agua hirviendo sobre dos pizcas de mejorana,dos de anís, dos de menta y dos de romero. Dejar reposar la preparación durante cinco minutos. Beber una taza antes de dormir.

– Hervir, durante 15 minutos, en medio litro de agua una pequeña corteza de sauce. Colar para eliminar posibles sedimientos y tomar una taza cada ocho horas. Su contenido en salicina ayudará a calmar el dolor.

– Colocar una cucharada de tomillo, orégano y ortiga verde por cada litro de agua. Dejar hervir durante 15 minutos. Después apagar el fuego, dejar reposar otros 5 minutos y colar la preparación. Tomar dos veces al día.

– Frotar la parte afectada con hojas de ortiga.

– Hervir un puñado de romero en medio litro de agua durante 5 minutos. Retirar del fuego y exponer un paño a sus vapores. Después empapar el paño en vinagre y frotar en las áreas adoloridas.

– Verter 1 puñado de hiedra y otro de salvado en 300 ml de agua y batir con fuerza. Después, calentarlo a fuego lento durante 8 minutos. Aplicar la mezcla con un paño de algodón sobre la zona afectada y dejar actuar por espacio de una hora.

– Mezclar 1 de cucharadita de polvos de alcanfor, 1 de mostaza en polvo en tres partes de trementina pura, de aceite de girasol y de alcohol para masaje. Aplicar en la zona adolorida.

Hay ejercicios de estiramiento que tonifican el nervio ciático (Foto arriba).

Para tratar la Lumbalgia.