5 lecciones de vida que aprendes al permanecer en silencio

Para reflexionar: Cuando se trata de meditación y paz, el silencio es su propio lenguaje especial.

Puede parecer un poco antinatural para mí escribir sobre la ausencia de palabras: el silencio. Sin embargo, el silencio no solo es beneficioso e incluso agradable a veces, sino que también es absolutamente necesario para alcanzar la iluminación espiritual que todos buscamos con entusiasmo. Aquí hay cinco maneras en que decir menos te ayudará a crecer más.

Di menos, entiende más

El silencio ayuda a la introspección, creando así una mejor comprensión del yo y la sociedad. El silencio ayuda a descubrir tu verdadero Ser a medida que tu enfoque cambia de las palabras a los pensamientos internos que quizás nunca haya sabido que existían. Cuando has practicado el arte de estar en silencio, la cuestión de resistir la tentación de responder no surge porque, en primer lugar, no sientes la necesidad. Tu mente está sintonizada para permanecer enfocada. En la mayoría de los casos, la comunicación instantánea no representa sentimientos verdaderos. Cuando tu mente está relajada, la necesidad de una respuesta inmediata no surge. Cuando te das tiempo para analizar una situación antes de responder, te das el espacio para proporcionar una respuesta reflexiva. El silencio puede convertir una negación instantánea en una oferta abierta o al revés. Cuando las palabras no se entregan inmediatamente, el nivel de apego emocional disminuye, haciéndote mirar profundamente y salir con las palabras de tu mente.

Escucha tu voz interior

Además de reducir el estrés y mejorar tu estado de ánimo, el silencio refresca tu alma y te hace sentir conectado. Hablar requiere energía. Al observar el silencio, te limitas a hablar cuando es importante y cuando tienes una valiosa contribución que hacer. Además, cuando dejas de hablar, es más probable que escuches tu voz interior.

Ganar autocontrol

Es genial que estés en silencio cuando no tienes nada que decir, pero es absolutamente gratificante cuando mantienes silencio cuando tienes algo que decir, porque es cuando aprendes lo que el silencio te enseña. El silencio te ayuda a dominar el arte del autocontrol. Ayuda a lograr el equilibrio emocional, estudiar una situación sin sentirte abrumado sentimentalmente y tomar decisiones que hagan avanzar tu vida de forma apresurada.

Conviértete en un mejor oyente

El silencio mejora tus habilidades de escucha. Intenta decir menos y escucha más. Tu silencio se volverá productivo cuando tu mente se enfoque en lo que escuchas. Cuando practicas el silencio, tu mente debe centrarse en escuchar, lo que mejora tu comprensión y mejora tus relaciones. Contrariamente a la creencia popular de que el silencio puede matar su relación (al suponer que obstaculiza la comunicación), el silencio realmente puede mejorar tus habilidades de comunicación. Al dejar que otros hablen, obtienes una mejor comprensión, lo que hace que tu comunicación esté más centrada, resuelta y por lo tanto, efectiva.

Mejora tu práctica de meditación

Observar el silencio puede hacer maravillas para tu práctica de meditación. Así es como ayuda el silencio:

  1. Te ayuda a establecer contacto directo con la mente.
  2. Contemplas de manera más fácil cual es el verdadero flujo de tus sentimientos y emociones.
  3. Aumenta la fuerza de voluntad, que es esencial para la práctica.
  4. Alivia el estrés y la tensión,  calma la mente, ayudando así a la meditación ininterrumpida.
  5. Relaja el sistema nervioso y calma el cerebro.
  6. Mejora tu enfoque y evita que la mente divague, lo cual es esencial mientras meditas.
  7. Conservas la energía, lo que ayuda a centrarse en la meditación.

Shhhhhh

A menudo pensamos en el silencio como la ausencia de algo. De hecho, el silencio es su propia lección, con  muchas cosas para enseñar. Gracias maestro silencio!