errores al practicar yoga

5 errores a evitar a la hora de practicar yoga

Algunos de nosotros podríamos haber practicado yoga por un tiempo, pero ¿cómo sabemos si realmente nos estamos beneficiando de ello? Cuando ponemos nuestra práctica de yoga en piloto automático, con frecuencia tendemos a pasar por alto nuestros errores o caer en malos hábitos. Continuar cometiendo los mismos errores de yoga, en lugar de corregirlos, puede dañar nuestra forma y nivel de conciencia, por no mencionar aumentar el riesgo de lesiones.

Sin embargo, practicado yoga conscientemente es algo que podemos mejorar constantemente y disfrutar. Podemos beneficiarnos al ajustar continuamente nuestros esfuerzos y mantener una comprensión saludable de cómo nuestras acciones nos ayudan o nos detienen. Dicho esto, aquí hay algunos errores comunes de yoga para evitar y para mejorar los beneficios del yoga y reducir el riesgo de lesiones.

1. Mente no enfocada

Cuando hacemos yoga, nuestro enfoque debe estar completamente en los movimientos que estamos realizando. Cuando se hace de forma consciente, existe una coordinación completa entre el cuerpo y la mente, que es imprescindible para obtener los máximos beneficios del yoga. Sin atención plena, simplemente estamos estirando los músculos sin un gran beneficio. Es importante sumergirnos en el momento presente y enfocarnos en cada movimiento individual del cuerpo.

2. Inconsistencia

El yoga es una práctica que debe practicarse de manera consistente para obtener resultados óptimos. Los “resultados” no deberían ser el objetivo principal en la práctica, pero al ser inconsistentes en la práctica del yoga. La inconsistencia es un gran error en el yoga a evitar, por eso incluso unos pocos minutos de yoga al día pueden mantener nuestros cuerpos y mentes en movimiento en la dirección correcta. Mi experiencia con el  yoga me dice que la constancia es imprescindible para beneficiarse del yoga y que cada sesión se basa en la anterior. Intenta visitar tu tapete todos los días.

3. No respetar tu cuerpo

Cuando se trata del yoga, a veces menos es más. Es cierto que ayuda a superar las incomodidades leves, pero no a riesgo de ignorar lo que nuestros cuerpos nos dicen. Si presionamos demasiado e ignoramos las señales de advertencia de nuestro cuerpo, corremos el riesgo de lastimarnos. Es importante sentir las sensaciones internas y respetar tu cuerpo para evitar lesiones innecesarias. En lugar de presionar siempre, debemos enfocarnos en evaluar como nuestro cuerpo reacciona ante cada postura y responder a nuestra conciencia acrecentada.

4. Compararte

El hecho de que un amigo superflexible pueda realizar cualquier asana de manera impresionante, no significa que tu debas mantener el mismo ritmo, todos somos diferentes. Las comparaciones con los compañeros son con mucho, uno de los mayores errores en el yoga que las personas cometen. Recuerda, es una práctica personal porque, bueno, es personal. La medida en que nos extendemos y nos extendemos depende de nuestros cuerpos individuales y nuestras limitaciones físicas. El yoga se trata de enfocarte en tu cuerpo individual, no en el de tu amigo.

5. Practicar Yoga con un estómago lleno

Es cierto que algunas posturas de yoga ayudan a la digestión, pero eso no significa que sea una buena idea presentarse a una clase de yoga con el estómago lleno. La comida es combustible, pero solo si se come en los momentos adecuados. Yo suguiero a mis estudiantes coman al menos una hora antes de ir a la clase de yoga. Un estómago lleno hace que sea incómodo practicar diferentes poses mientras se canaliza el suministro de sangre al estómago, dejando los músculos con poca energía para realizar asanas de yoga exitosas. El yoga no es tan divertido con demasiada comida en el.

Al mantener estos cinco consejos en mente, estaremos en camino de disfrutar los maravillosos beneficios que el yoga puede ofrecernos.