Técnica para anclar en la mente pensamientos positivos

El anclaje mental. Esta es la técnica básica para implantar pensamientos positivos en la mente subconsciente:

Escriba el pensamiento positivo que quiere grabar en la mitad izquierda de una hoja. Repítalo muchas veces, unas 20, durante varios días. Cada vez que escriba el injerto, respire y escriba la primera reacción al mismo (son las resistencias) en la parte derecha de la hoja. Después, proceda como en el ejercicio de clarificación nº 1.

Pequeñas cosas que puedes hacer para irradiar y atraer vibraciones positivas

El problema

Seleccione un problema que desee suprimir. Escríbalo de la forma más sencilla posible. Ahora, haga una introspección, y escriba: “La razón por la que creé este problema es… ” y empiece a escribir todas las asociaciones que revele su mente.

Cuando le parezca que ha dado con la verdadera causa, la sentirá en su cuerpo. Entonces, haga dos cosas:

– primeramente, haga un injerto positivo (con columna de resistencias).

– Trace un plan de acción adecuado en el universo físico y prográmelo en su calendario.

Echar fuera lo negativo

Apunte todos sus pensamientos negativos sobre el amor, la vida, su cuerpo, las relaciones, el dinero… Haga asociaciones libres de ideas, y rellene cuantas páginas sean necesarias. Cuando sienta que se ha descargado por completo, tírelas.

Liberación de los esquemas negativos

Técnica muy importante, basada en que mantenemos una creencia negativa autolimitante porque, de alguna manera que se nos escapa, conseguimos con ella unos beneficios secundarios; porque optamos por ella una vez en el pasado y no hemos sido capaces de actualizar esa opción pasada; y porque tenemos miedo a cambiar, aferrándonos a lo negativo simplemente porque nos es conocido. Siga estos pasos:

– Tome conciencia del esquema negativo, viéndolo como una opción que su mente subconsciente eligió para conseguir algo en el pasado.

– Pregúntese qué beneficios saca usted con esa creencia.

– Deje marchar el pasado, perdone.

– Observe su miedo a cambiar, posiblemente por las nuevas responsabilidades que el cambio traería consigo, obligándole a hacerse cargo de su propia vida.

– Vaya resueltamente a por lo que quiere, y no espere a completar el pasado. Perseguir el éxito en la vida es el camino más rápido para completar el pasado.

Cómo Utilizar La Energía Vibratoria Para Atraer Lo Que Quieras A Tú Vida!

Desprenderse del pasado

Haga una lista de todas las cosas del pasado que quiere soltar. ¿Está realmente dispuesto a hacerlo? Fíjese en sus reacciones. ¿Qué tendrá que hacer para desprenderse de esas cosas? ¿Qué nivel alcanza su resistencia a cambiar? Después, relájese y dígase: “Estoy dispuesto a desprenderme. Aflojo mis resistencias, aflojo toda tensión. Renuncio a todo miedo, a todo resentimiento. Me libero de toda culpa, de toda tristeza… Renuncio a las viejas limitaciones. Me desprendo de todo esto y estoy en paz: en paz conmigo mismo, en paz con la vida y el Universo. Estoy a salvo y seguro”.

Los cambios

Haga una lista de las cosas que no le gusten de usted o de su vida actual. Luego, deles la vuelta, expresándolas en forma de afirmaciones positivas. Ejemplo: “Quiero mudarme de casa” se traduciría por: “Tengo una vivienda perfecta”.

Buscar siempre lo bueno de cada ser

Si sabemos que atraemos las vibraciones que emanamos, hay que estar atentos a nuestras vibraciones.

Cambiar a tiempo nuestras vibraciones, no continuar conversaciones con vibraciones bajas.

Buscar siempre lo positivo de cada situación, de cada persona.

Si por el momento no puedes ver lo positivo de la situación, relájate y confía en que ya mejorará.

La esperanza te hace elevar tus vibraciones, el miedo te mantiene bajo.

La práctica de no juzgar y sus efectos en nuestra salud.


Muchas veces no podemos elegir las personas con quien estamos, especialmente en los trabajos. Por eso es allí donde debemos descubrir nuestro gran potencial, donde nosotros manejamos las situaciones. Ante situaciones negativas descubrir lo positivo, movernos hacia lo positivo con nuestras acciones. No agregando situaciones negativas con miedos y críticas.

Muchas veces las crisis aparecen por querer mantenernos en una misma situación o lugar. Nos mantenemos inmovilizados por un tiempo sin hacer nada diferente. Nos mantenemos cómodos y sin darnos cuenta cada vez estamos peor porque todo avanza y mejora y nosotros seguimos en el mismo lugar.

Hacemos actividades que no disfrutamos, y por eso nuestro cuerpo se enferma y en vez de buscar cómo cambiar esa situación. Nos dedicamos a hablar de nuestras enfermedades o lo malo de nuestro trabajo. Así atraemos a gente negativa sin esperanza.

Tratemos de vibrar en el amor, el amor nos eleva, busquemos ese amor incondicional que no busca nada a cambio. Siempre puedes amar y elevarte. Amar a todo lo que te rodea.

Nutrirte de la naturaleza, de los bosques, ríos, montañas y mar.

La ciudad, los ruidos muchas veces nos contaminan.

Los pensamientos son importantes, debemos tener pensamientos felices, liberarnos de pensamientos negativos. Cuando vemos que estamos pensando en algo negativo, en el mismo momento debemos cambiarlo por algo feliz, por lo que queremos y si no lo podemos hacer. Piensa cuando estas tranquilo algo que hayas vivido o te gustaría vivir, ten una foto de un momento feliz y sácalo en momentos críticos y disfruta de ese momento que viviste.

No permitas que te invada vibraciones negativas, tú tienes el poder para cambiar tu vida.

Cómo encontrar la paz interior. Manual rápido.


Busca siempre como mejorar cada día. No te desanimes si tus pasos son más pequeños que el de los otros.

Piensa que música te gusta, esa música que te entusiasma para ponerte en acción, esa música que te llene de esperanza y fe.

Descarta la música melancólica, triste que cuenta historias de fracasos o pérdidas.

Lee historias de triunfadores, de motivación, aquellas que te enseñan a mejorar.

Suprime horas y horas de noticias de actualidad que se dedican a ver todo lo malo que existe y como cada día es peor que el otro.

Agradece todos los días lo que tienes, todos tenemos para agradecer, valorar lo que tienes, muchas veces caemos en la costumbre que lo que tenemos es lo natural, nos olvidamos de lo afortunado que somos de tener ojos para ver, oídos para escuchar, piernas para caminar, voz para expresar lo que sentimos, vida para vivirla.

Consejos para mejorar tu karma y tu dharma


¿Tú manejas tus vibraciones o ellas se apoderan de ti?

4 plantas que eliminarán tus miedos

Miedo y remedios naturales, ambos tan antiguos como la propia historia de la humanidad. En este post descubrirás las 4 plantas, que tomadas en sus formas de aceites esenciales,  ayudan a eliminar tus miedos más específicos.

Todos sentimos, o hemos sentido, infinidad de miedos: Miedo a la
oscuridad, a los insectos, al abandono, a las alturas, a la soledad, a
no ser amado…

Forma parte de nuestro código genético emocional. Pero como todas las
emociones, en ocasiones es adaptativo y en otras todo lo contrario.

El miedo trae consigo tres tipos de respuesta: Paralización, Huída y Ataque.

Pero no debemos olvidar que es una emoción que pretende mantenernos
vivos, con lo cual sólo es adaptativa ante los peligros que realmente
atañen a nuestra supervivencia.

Haz tus propios aceites con plantas aromáticas


En este post buscamos deshacernos de los que nos paralizan cuando
debemos seguir avanzando, de los que nos hacen huir sin permitirnos
elegir la mejor alternativa, de los que nos hacen atacar de forma
preventiva incluso a aquellos a los que amamos.

En definitiva, buscamos eliminar los miedos que nos impiden ser libres de elegir nuestras respuestas.

Y de la misma manera que la Naturaleza nos ha otorgado esta
herramienta de supervivencia, nos otorga plantas adecuadas para superar,
de forma específica, nuestros distintos miedos.

1. Mímulo (Mimulus)

Es el remedio más común para las personas que tienen miedos conocidos, específicos y definidos.

Esta clase de miedo a veces queda como resultado de una vivencia
traumática. Es perfecto para las fobias, por ejemplo: miedo a viajar en
avión, miedo a los perros, miedo a los exámenes, miedo a engordar, etc.

Es una flor que aporta coraje a quien la toma. Sirve para vencer la timidez. Ideal para superar cualquier clase de fobia.

También puede acompañarse la flor de Mímulo de otras para eliminar miedos específicos.

Por ejemplo, si existe miedo a perder la razón, a perder el control
y/o a hacer cosas terribles puede combinarse con la flor de Cerasifera.

Plantas Protectoras del Hogar


2. Álamo temblón (Aspen)

Este remedio es el indicado para los miedos relacionados con lo sobrenatural, la oscuridad. Hay una sensación de sobrecogimiento y desamparo.

El Álamo Temblón se recomienda para el miedo que se basa en un mal presentimiento “corazonada” pero sin saber a qué en concreto.

Sirve para eliminar el miedo de los niños pequeños a dormir solos, a
que se apague la luz, a que algo les pase cuando se queden dormidos.

También se le llama la flor de los médium, ya que aumenta las
capacidades psíquicas en aquellos que las presentan. Es difícil
distinguir cuando una persona está paranoica y cree que ve cosas que “no
existen” y cuando una persona en realidad tiene cualidades especiales y
puede percibir por ejemplo seres desencarnados, en este caso el Álamo
Temblón ayudará a tranquilizar en el primer caso y a potenciar la
habilidad en el segundo.

3. Heliantemo (Rock Rose)

Esta es la flor adecuada para el miedo paralizante que se acompaña de reacciones físicas
como palpitaciones, sudoración, mareo, dificultades para respirar,
deseos de ir al baño, etc. Es ideal para los ataques de pánico.

Para la persona que queda en shock al enfrentar el objeto o situación que causa el miedo, no se puede mover, está aterrada.

Heliantemo sería la indicada para los niños que despiertan gritando y llorando al tener pesadillas (terrores nocturnos).

Como es indicada para el miedo extremo es muy efectiva en momentos de
crisis como accidentes, shocks, traumas, pérdida de seres amados.
Cuando una persona se desmaya de miedo pueden humedecerse sus labios con
esta esencia floral. El Heliantemo aporta calma en situaciones
críticas.

Plantas en el hogar … Los mejores suplementos de salud


4. Castaño Rojo (Red Chestnut)

Es la flor para quienes sufren por el temor a que a sus seres amados les ocurra algo malo.
Es el remedio para las madres que temen que a sus hijos les pase algo y
los sobreprotegen. Sienten que al dejar solos a sus seres amados puede
ocurrirles lo peor (accidentes, raptos, secuestros, violaciones).

El Castaño Rojo es la flor para los que creen que quienes aman están
protegidos sólo en su presencia, a su lado y por eso se aferran a ellos.
Para quienes tienen excesivo miedo a perder a los otros y a que les
suceda algo malo.

Útil para las madres que no pueden dormir pues pasan la noche
vigilando la cuna de su bebé. Para quienes genuinamente sin interés
alguno se preocupan más por los demás que por sí mismos. En este caso
existe una excesiva preocupación a que le ocurra una desgracia a alguien
que ama.

15 Pasos para perdonar

El Perdón se nos muestra desde la filosofía y la psicología como la
mejor medicina tanto para el alma como para la mente, sabemos que no
siempre resulta sencillo por eso os traemos 15 pasos para perdonar a
quién nos hirió.

1- Deja ir el resentimiento. Si de verdad quieres
perdonar a la persona que te hizo daño, debes despojarte de esos
sentimientos de rencor y amargura. Deja atrás esa parte de ti que odia a
dicha persona o solo le desea el mal. Si te aferras a estos
sentimientos negativos, echarán a perder tu propia vida e impedirán que
seas feliz.

2- Considera el contexto de las cosas. En el
momento, podrías sentir que esa persona arruinó tu vida por completo o
que te hizo sentir muy miserable.  Aunque te hayan herido, lo más
probable es que no sea el fin del mundo.

3- Trata de ver si puedes aprender una lección de ello.
Considérate como un aprendiz en vez de una víctima. Cuando alguien te
ha herido lo más práctico y seguro es verte como una víctima. Pero en
vez de ello, trata de ver el lado positivo de la situación y ve si
realmente puedes aprender algo de dicha experiencia.

Si no perdonas por amor, perdona por egoísmo, por tu propio bienestar” (Dalai Lama)


Si aceptas que hay una lección que aprender, serás menos propenso a culpar a dicha persona por lastimarte.

4- Ponte en el lugar de la otra persona. Trata de ver la situación desde su perspectiva.

Recuerda que siempre hay dos lados de la historia. Es posible que te
sientas como la única víctima, pero tú también podrías haber herido a
dicha persona.

Tal vez te parezca tonto sentir pena por alguien que te causó dolor.
Pero piensa en las veces que heriste a otros y realmente lamentaste tus
acciones. Es probable que esa persona se sienta aún peor que tú.

5- Piensa en todas las cosas buenas que hizo por ti. Es
posible que quieras dramatizar la situación y pensar que la relación
fue un gran error y que cada interacción con la persona que te lastimó
solo te ha traído dolor, pero raras veces se da el caso.

Trata de ser más amable hacia ella recordando todas las veces en que
fue un buen amigo, un excelente apoyo o un hombro sobre el cual llorar.

¿Y qué tal si me perdono?


6- Considera si alguna vez lastimaste a dicha persona. Mira la otra cara de la moneda. Es muy probable que también hayas herido a otros en el pasado y estos hayan logrado superarlo.

Recuérdate cómo te sentiste después de lastimar a dicha persona y lo mucho que deseabas que te perdonaran.

7- Debes saber que el perdón alivia el estrés.
Diversos estudios han demostrado que no perdonar e insistir en las
injusticias que cometieron contigo en realidad puede aumentar tu presión
arterial, acelerar tu ritmo cardíaco, hacer tus músculos más tensos y
provocarte mucho más estrés que si intentarás perdonar a esa persona.

Mientras más tiempo te aferres a tus sentimientos de cólera, peor se sentirá tu cuerpo y mente. ¿Y por qué causarte ese daño?

8- Date tiempo para calmarte. Incluso si tomas la
decisión de empezar a perdonar desde hoy, eso no significa que debes
llamar de inmediato a la persona que te lastimó para hablar de ello.

Si aún estás tan enojado, herido, triste o decepcionado que apenas
puedes pensar con claridad o que no te sientes en tu estado normal, es
correcto tomarse algo de tiempo para pensarlo.

Esta persona podría tener prisa por hablar contigo y arreglar las
cosas, pero explícale con calma que estás de acuerdo en discutirlo pero
que necesitas un poco más de tiempo para asimilar todo.

9- Acepta sus disculpas. Háblale y asegúrate de que
realmente lo sienta y que sus sentimientos sean genuinos. Establece
contacto visual con esta persona y mira si verdaderamente es sincera y
siente verdadero remordimiento por lo sucedido.

Deja que hable y analiza sus palabras y si consideras que es hora de aceptar sus disculpas, entonces díselo.
Recuerda que hay una diferencia entre aceptar sus disculpas y perdonarlo
por completo y al instante. Puedes aceptar sus disculpas y luego darte
más tiempo para superarlo.

Visualización – Yo perdono


10- Hazle saber cómo te sientes. Háblale sobre lo
mal que te hizo sentir. Comparte tu pena, sentimientos y dudas. Hazle
ver lo mucho que te afectaron sus acciones y lo mucho que meditaste en
ello. Si solo aceptas sus disculpas y no hablas sobre lo sucedido, lo
más probable es que prolongues tu enojo y amargura.

11- Si es necesario, aléjate de esa persona.  Si
necesitas tomarte una semana, un mes o incluso más tiempo para alejarte
de dicha persona, háblale con honestidad. Dile algo como “Realmente
quiero reconstruir nuestra relación, pero voy a necesitar algo de tiempo
para asimilar lo sucedido”. No es malo ir a tu propio ritmo.

12- Muestra compasión. Es posible que no sientas
mucha compasión por una persona que te ha hecho daño. Pero si quieres
reconstruir tu relación más rápido y hacer que ambos se sientan mejor,
debes mostrar compasión ante los sentimientos de esa persona. Piensa en
lo mal que debe sentirse por haberte herido y reconoce que nadie es
perfecto.

13- Recupera la confianza. Debes ir poco a poco con
esta persona y esforzarte por reparar la relación.  Toma las cosas con
calma y reúnete con ella en situaciones poco tensas mientras se dan
espacio para estar solos.

14- Acepta si no puedes olvidar la pena. Sin
importar lo que hagas, no puedes evitar pensar en tu dolor, estar
enojado con ella y dudar que puedas volver a confiar plenamente en ella.
Aunque esto es desagradable, es muy natural y si no puedes superarlo,
es mejor admitirlo que insistir en negar tus sentimientos.

Si realmente no puedes superarlo, no tiene sentido esforzarte en algo que no tiene razón de ser.

15- Avanza en vez de mirar hacia atrás. Concéntrate
en el futuro y en todo lo que este tiene reservado para ti, sin importar
que dicha persona esté o no incluida en ello. Sé agradecido por todas
las personas que cuentan en tu vida y todas las oportunidades que tienes
y piensa en todas las cosas maravillosas que te esperan.

Fuente Wikihow

¿Qué significa estar consciente?

Lo primero que debes comprender es qué significa la conciencia.

Vas andando. Eres consciente de muchas cosas: de las tiendas, de la gente que pasa a tu lado, del tráfico, de todo.

Eres consciente de muchas cosas, y eres inconsciente de una sola cosa… y esa cosa eres tú. No eres consciente de ti mismo.

Gurdjieff dice: «Constantemente, estés donde estés, recuérdate a ti mismo.»

Si estás escuchando, si estás hablando, sé consciente de ti mismo. Cuando estés irritado, sé consciente de que estás irritado. En el momento mismo en que aparezca la ira, sé consciente de que estás irritado.
Este constante acordarse de uno mismo crea en ti una energía muy sutil. Empiezas a ser un ser cristalizado.

Normalmente, no hay cristalización, no hay verdadero centro.

La conciencia es lo que te convierte en jefe, y cuando digo jefe no me refiero a un controlador, me refiero a una presencia… una presencia continua.

Hagas lo que hagas, y aunque no hagas nada, una cosa debe estar constantemente en tu conciencia: que tú eres.

Esta simple sensación de ser uno mismo, de que uno es, crea un centro, un centro de quietud, un centro de silencio, un centro de dominio interior. Es una potencia interior.
Por eso los budas hablan del «fuego de la conciencia». Es un fuego.

Si empiezas a hacerte consciente, empiezas a sentir en ti una nueva energía, un nuevo fuego, una nueva vida. Y gracias a esta nueva vida, nuevo poder, nueva energía, muchas cosas que te estaban dominando se disuelven. Ya no tienes que luchar con ellas.

Respiración Consciente


En cuanto empiezas a ser más fuerte por dentro, con una sensación de presencia interior cuando sientes que eres, tus energías se van concentrando, cristalizan en un punto único y nace un “Yo”. No un ego, sino un “Yo”, una presencia.

Este centro se crea estando continuamente consciente.

Sé consciente de que estás haciendo algo; de que estás sentado, de que te vas a dormir, de que te está llegando el sueño, de que estás cayendo. Intenta ser consciente en todo momento, y entonces empezarás a sentir que en tu interior nace un centro.

A veces nos sentimos centrados, pero son momentos en los que una situación nos hace conscientes.

Si de pronto se produce una situación muy peligrosa, empezarás a sentir un centro dentro de ti, porque cuando estás en peligro te vuelves consciente.

Si alguien va a matarte, en ese momento no puedes pensar; en ese momento no puedes seguir inconsciente, Toda tu energía está centrada, y ese momento se vuelve sólido. No puedes moverte hacia el pasado, no puedes moverte hacia el futuro… ese momento concreto se convierte en todo. Y entonces no solo eres consciente del asesino, sino que te haces consciente de ti mismo, el que va a ser asesinado. En ese sutil momento empiezas a sentir un centro en tu interior.

Cómo vivir más conscientemente con esta rutina matutina de 4 pasos


Por eso los deportes peligrosos tienen su atractivo.

Vas conduciendo un coche, cada vez a más velocidad, hasta que la velocidad se convierte en peligrosa. Entonces no puedes pensar; los pensamientos cesan. Entonces no puedes soñar. Entonces no puedes imaginar. Entonces el presente se vuelve sólido.

En ese momento peligroso, cuando la muerte es posible a cada instante, te haces súbitamente consciente de un centro en tu interior. Te sientes centrado.

Cuando la muerte se convierte en una realidad, la vida se vuelve intensa. Cuando la muerte anda cerca, la vida se vuelve intensa y tú estás centrado. Te haces consciente de ti mismo.
Así pues, procura estar consciente en toda actividad. Cuando estés sentado en tu butaca: sé consciente del que está sentado. No solo de la butaca, no solo de la habitación, de la atmósfera que te rodea, sé consciente del que está sentado. Cierra los ojos y siéntete.

Osho