Los 10 secretos para eliminar el karma negativo:

Para hacer una metáfora, esta montaña es tu karma negativo. En la parte final te daremos algunas formas de disminuir tu karma.

La vida es como escalar una montaña, todos tenemos una. Esta montaña toca muy empinada a unos y a otros con suaves pendientes, pero montaña al fin.

Además que a todos nos toca una montaña, venimos implementados con una mochila sobre nuestras espaldas. Tu dices quiero vivir con menos carga, pero la carga puede ser muy pesada.

Esta mochila no sólo está cargada con nuestros problemas, sino también con problemas ajenos. Estos problemas pueden ser descargados en cuanto los identifiquemos. A menudo son como los parásitos, que no sabemos que los tenemos portando.

Por ello, para vivir mejor, es necesario que identifiques tus principales problemas, aquellos que no dejan que subas tu montaña y alcances la cima. Aquellos que te hacen sufrir para escalar y andar los caminos de tu montaña, que muchas veces pueden ser pedregosos y llenos de maleza.

El karma, trabajo, acción, pruebas o cargas de tu vida, puede ser disminuído o eliminado ya sea por la elevación espiritual por medio de la meditación y el poder mental, que te llevan a darte cuenta de los sufrimientos vanos de tu vida.

El karma muchas veces parasita y no te das cuenta. Es como cuando haces un análisis de las heces y descubres que hay pruebas de los parásitos.

Qué es el karma

Existen muchos conceptos del karma, desde aspectos fatalistas, aspectos de las vidas pasadas, hasta la suerte que puedas tener o no.

Inclusive, muchas personas le atribuyen todo al karma, llegando a pensar que todo está escrito y que no debes hacer nada por evitarlo.

Lo cierto, es que el karma es una energía, como todo lo que existe. El karma no debe ser una creencia, si no que forma parte de una ley de acción y reacción, a veces simple y otras compleja.

El karma realmente es: La Vida.

Todo lo que tiene acción y movimiento es vida. Lo inerte no tiene vida, pero puede originar vida, como la tierra por ejemplo. Todo lo que origine acción es karma.

Karma en el lenguaje sanscrito significa acción. Proviene de la raiz kri que significa hacer y el sustantivo karman deriva en acción.

Muchas cosas que tu haces se pueden enmendar y corregir, otras es imposible. El célebre Oscar Wilde decía: “No hay hombre bastante rico para comprar su pasado”.

Pero, siempre existe la posibilidad de corregir el resultado. Probablemente no los hechos, pero si en lo que terminó.

El karma, es todo lo que te lleve a la acción , la energía de la acción que te puede llevar a sufrir o a ser feliz. El mismo hecho, puede hacer sufrir a una persona o alegrarla.

Los sabios, siempre dicen: “Todo lo que ocurre, conviene”. La vida conviene.

1.-Aprende a guardar silencio en los momentos de mayores turbulencias.

2.-Evita juzgar a las demás personas.

3.-Enfoca tu atención sobre las cosas que más te agradan.

4.-Mantente quieto, es en vano luchar (recuerda que sólo es una prueba).

5.-Ten esperanza, lo que parece real es sólo un mal pensamiento producto de tu imaginación. ¡Cámbialo!

6.-Perdona, suelta, y libera.

7.-Habla siempre en positivo.

8.-Medita por lo menos dos veces al día. (5 minutos sería muy buen comienzo).

9.-Visualiza situaciones agradables para ti y todos tus seres queridos.

10.-Otorga Amor sin importar lo que recibas.

Ejercico de limpieza kármica:

Un ejercicio que puedes hacer para hacer una limpieza kármica es hacer una pequeña meditación.

Te pones en un lugar cómodo, con la columna vertebral recta, sentado o acostado y después de hacer unas cuantas respiraciones profundas, lentas y pausadas.

Imaginas que una luz de color violeta (transmutación) entra por tu cabeza y recorre todo tu cuerpo lentamente, llenándolo de luz por completo. Ahora puedes hacer una limpieza pasando esta luz por cada uno de tus chakras comenzando por el base y siguiendo un movimiento lento y ascendente hasta llegar al de la coronilla.

Imagínate envuelto en una burbuja de luz de color violeta, sintiendo cómo lo negativo se va transformando en la más pura luz. Eres esa luz, eres la transformación. Ahora tu cuerpo físico, tus canales energéticos y tu aura están limpios.

Puedes quedarte un ratito disfrutando de tu luz y de tu limpieza.

¡AYUDA A ALGUIEN COMPARTIENDO ESTE ARTÍCULO!

Si no se te ocurre nadie a quien le pueda servir, compartiendo siempre me ayudarás a mi ?

20 formas de elevar tu energía

Si lo que pretendemos es llevar una vida armónica, feliz, conectada con nuestra esencia y con la esencia universal es fundamental alcanzar un buen nivel de vibración, y es algo muy sencillo, además de placentero. En este post te mostramos 20 formas de elevar tu energía espiritual.

1) Conecta con tu propósito.

Cuando haces aquello que te apasiona o entusiasma tu energía fluye y retroalimenta con tus acciones; cuanto más te aproximes a tu pasión más energía experimentarás.

¿Qué te apasiona? ¿Qué te mueve?

2) Enfócate en el resultado a conseguir.

No saber tu rumbo te desgasta. La acción y dirección sin propósito es pérdida de energía. Todo comienza con tener clara la visión del resultado a lograr. Cuando te orientas hacia tus metas y sientes que tu día a día te acerca a ellas, tu energía crece. Te sientes en control de tu vida y tu auto-estima se fortalece.

¿Qué quieres lograr? ¿Cuáles son tus metas? ¿Cuál es tu visión?

3) Encuentra tus “yo puedo”.

Siempre puedes. Es posible que no puedas hacer lo que quieres en el momento que lo estás deseando. Pero siempre puedes hacer algo.

Si no puedes hacer grandes cambios en este momento, ¿qué pequeñas transformaciones sí están en tu poder?.

¿En qué te enfocas usualmente? ¿En lo que no puedes o en lo que sí puedes? Conéctate con tus “yo puedo” y estarás alimentando tu energía.

4) Encuentra la fe en ti.

La fe es junto a la pasión, quizá, una de las más poderosas fuerzas a las que el ser humano puede conectarse. Es un recurso interior que te permite ir más allá. Es al conectarte con la fe cuando puedes construir lo que hoy es desconocido. La fe es la gasolina suprema. Conéctate con ella, decide creer en algo más allá de lo visible y sentirás una energía que te acompañará hasta el logro de tu visión.

5) Muévete de forma distinta.

Obviamente necesitamos energía para producir movimiento. A la vez, el movimiento por sí mismo es un generador de energía. ¿No te quedas a veces esperando a que surja esa sensación de vitalidad para ponerte en acción?. En la práctica lo que necesitas es ponerte en movimiento, en acción física, para movilizar tu energía y hacerla subir.

¿Escaseas en energía? Significa que te falta movimiento. No esperes a tenerla para ponerte en acción, ¡hazlo!.

¿Quieres transformar tu energía?. Haz en este instante ese movimiento y exclama “¡¡Sí!!”.

6) Cambia tu expresión facial.

Los músculos de tu rostro funcionan como torniquetes, facilitando o disminuyendo el paso de la sangre hacia la zona frontal de tu cerebro. Si tus tensiones, frustraciones o amarguras se ven reflejadas en la rigidez de tu rostro, el flujo sanguíneo y el nivel de oxígeno que le llega a tu cerebro se ve reducido.

Al sonreír, los 32 músculos de tu cara bombean un mayor nivel de oxígeno a los lóbulos centrales. Esto estimula la secreción de endorfinas, hormonas neuronales que inducen estados de placer los cuales comienzan a contrarrestar patrones de depresión, tristeza, apatía, rabia.

7) Respira distinto.

Una de las primeras respuestas fisiológicas que cambia cuando tu emocionalidad se transforma es la respiración.

Cuando necesites inyectarte energía instantánea, emplea el principio de cambiar el cuerpo para influir sobre tu emocionalidad al respirar diferente de manera deliberada.

¿Cómo respiras cuando estás lleno de energía y vitalidad? ¿Cómo respiras cuando estás en tus mejores momentos? Si inhalas y exhalas como cuando te encuentras en esos estados, comenzarás a sentir esa energía.

8) Medita.

La meditación es una excelente manera de cuidar y potenciar tu energía. La meditación nos recarga y en muchos casos ayuda a liberarnos de aquello que está bloqueando nuestra energía; existen muchos tipos de meditación.

9) Hazte preguntas que te potencien.

¿Qué cosas te inspiran y qué hace vibrar tu alma?. ¿Qué enciende tu pasión?, ¿qué aspectos sí se encuentran bajo tu control?, ¿qué puedes hacer hoy – por pequeña que sea-, para mejorar tu vida?. ¿Cómo vas a aumentar tu capacidad para avanzar hacia tus metas?, ¿a quién amas?, ¿quién te ama?.

Recuerda, es muy simple: tu preguntas frecuentes determinan tu enfoque; aquello con lo que te conectas, impacta tu energía. Diseña tus propias preguntas potenciadoras.

10) Conecta con emociones que te inspiren.

Hay películas, libros, biografías e historias que nos muestran el poder de la fe, la determinación, el amor, la esperanza; nos inspiran a través de lo que otros seres humanos que han soñado y vencido.

Recuerda esas escenas emotivas y utilízalas como inspiración para lo que tienes que hacer, superar y lograr.

11) Toma alimentos que aporten energía en vez de quitártela.

Cuando ingieres alimentos y se dispara el proceso digestivo, tu cuerpo necesita dedicar gran parte de su energía al procesamiento y transformación de lo ingerido.

Si la comida no es particularmente “amigable” para tu cuerpo esa energía es enorme. Tanto así que te da sueño, te sientes pesado y te provoca no hacer nada durante un buen rato.

12) Ejercítate.

El ejercicio favorece el fortalecer tus órganos y a mantener tus sistemas internos en óptimo funcionamiento. Si haces ejercicios adecuadamente, tras hacerlos, te sentirás con más energía.

13) Descansa con calidad.

Para tener más energía, a veces lo que necesitas es parar un rato. Es lógico: al descansar te recuperas de la energía perdida.

Cuida que tu sueño sea reparador. Si no lo es, busca hacer cambios en tu ambiente que te ayuden a lograrlo.

14) Estimula tus sentidos.

Luz y colores… música… agua… olor a canela… brisa tocando tu piel. Estimular tus sentidos incrementa tu energía. Puede ser tan simple como prender una luz; o mejor aun, salir para permitir que el reflejo de la luz solar estimule tus ojos.

En definitiva, cosas tan sencillas para despertar tus sentidos como echarte agua fría en la cara, pueden hacer una gran diferencia en un momento en el cual sientes que tu energía va en picada.

15) ¡Hidrátate!.

Cuando tu cerebro dispara la sensación de sed es tarde: tu cuerpo está en proceso de deshidratación.

Y cuando esto sucede, tu energía cae. No esperes a la señal de sed para ingerir agua.

Más bien desarrolla el hábito de ingerir este líquido continuamente durante el día.

16) Conéctate a la naturaleza.

Contempla la majestuosidad de la naturaleza, deja que proyecte una magia que penetra en ti, estimulando tus sentidos y llevándote a pensamientos con altas dosis de inspiración.

Las olas rompiendo en la costa; las bandadas de pájaros surcando el atardecer; el rozar de la brisa fresca en tu piel; el aroma de las flores; el canto de los grillos; el hermoso color de las nubes en el atardecer…

¿Cuándo fue la última vez que realmente te conectaste con la naturaleza?. ¿A qué esperas para repetirlo?.

17) Tómate tu tiempo para estar solo.

En ocasiones necesitas recuperar tu centro, ¿verdad?.

Me refiero a regalarte un momento para estar solo, asentando tu mente y emociones. Para reflexionar, dejarte sentir y reconectarte con lo que es más importante. O simplemente, para encontrar respuesta a preguntas acuciantes en la sabiduría del silencio. A realmente estar contigo, no con el televisor, ni tan siquiera con un libro.

18) Conéctate con la energía de otros.

Hay personas que son como un “desagüe”, mientras otras son como fuentes.

Desagüe son quienes al entrar en contacto contigo te restan energía. Son personas demandantes, negativas, cínicas. ¿Conoces a alguien así?.

Fuente son quienes te aportan nuevas energías. Por lo general positivos y entusiastas quienes, además, muestran un genuino interés por ti. Cuando sales de estar en su compañía, te sientes como con las pilas recargadas.

Las personas con quienes te rodeas impactan tu energía.

19) Logra una meta, cierra un ciclo.

Cada vez que logro una de mis metas siento que mi energía aumenta. Es raro, pero el mero hecho de completarla parece disparar un chorro de endorfinas en el cerebro.

20) Libérate de algo.

Tu energía puede ser consumida por personas, situaciones o metas no alineadas con tu visión de vida. Metas del tipo “yo debería”, asuntos o conversaciones pendientes, eso que aun no has resuelto pero lo cual continúa saltando a tu memoria. Situaciones que no son como quieres pero has estado tolerando, a costa de tu propio bienestar. Puede ser una memoria, un ciclo que permanece abierto, la idea para la cena de la próxima semana o lo que no te gusta de otro. Todo esto consume energía.

¡AYUDA A ALGUIEN COMPARTIENDO ESTE ARTÍCULO!

Si no se te ocurre nadie a quien le pueda servir, compartiendo siempre me ayudarás a mi ?

 

Fuente:Sincrodestino

Dar una mano y socorrer un alma

Pocas personas entienden la diferencia entre dar una mano y socorrer un alma

Ciertamente la bondad abunda en el mundo, las demostraciones de quienes obran bien se perciben con frecuencia, también es cierto que las acciones cargadas de negatividad están presentes, pero como diría nuestro amigo Facundo Cabral:

Una explosión hace más ruido que una caricia, lo cual se interpreta que la maldad es más ruidosa, pero no tiene más presencia que la bondad.

Sin embargo, la bondad va por escalas, las buenas acciones tienen un alcance determinado sobre los beneficiados y ciertamente hay quienes nos dan una mano en una situación particular y otras capaces de socorrer nuestra alma, en esos momento donde no podemos sostenernos por nuestros propios medios, donde las fuerzas son escasas, cuando sentimos deseos de renunciar a todo y nada de lo que normalmente podría rescatarnos del abismo parece tener sentido.

Podemos pensar que hay seres con misiones especiales, que se encargan de tocar nuestras almas en momentos determinados, que se encargan de darnos el refugio y el calor necesario, desde donde todo parece recobrar el sentido. Estas personas no es que sean mejores que otras, sino que para nosotros representan exactamente eso que necesitamos para cargarnos de luz y de energía.

Todos en algún momento de la vida, transitamos por caminos complicados, todos nos caemos de tanto en tanto, todos perdemos el norte y no nos encontramos ni a nosotros mismos, y algunos contamos con la fortuna de tener cerca a esa persona especial que viene cual lumbrera a rescatarnos, a mostrarnos el camino, a cargarnos sobre sus espaldas durante el tiempo que sea necesario hasta que nosotros podamos sentir que hemos retomado el control.

Lo cumbre del asunto es que muchas veces en medio de nuestro maremágnum de emociones, de sentimientos de derrota, de la sensación de no querer dar un paso más, podemos ser sacados a la superficie desde lo más profundo y no entender, ni saber cómo es que finalmente estamos a flote. Es como si hubiésemos tenido un accidente, donde hemos sido socorridos, casi morimos en él, nos intervinieron, nos atendieron, cuidaron y un día despertamos de un coma y no entendemos sino al tiempo lo mal que estuvimos y lo mucho que le debemos a las personas que nos asistieron.

A veces en necesario que volvamos a nuestro centro, inclusive que el tiempo pase, para poder finalmente darnos cuenta y agradecer lo que representó una persona en nuestras vidas en un momento determinado. Si hemos contado con alguno de estos “ángeles”, demos gracias por su presencia y valoremos cada una de sus acciones, no todos tenemos la fortuna de contar con alguien que realmente nos pueda socorrer cuando la vida misma se nos cae.

¡AYUDA A ALGUIEN COMPARTIENDO ESTE ARTÍCULO!

Si no se te ocurre nadie a quien le pueda servir, compartiendo siempre me ayudarás a mi ?

Guía para afrontar la soledad

1. ¿La soledad es, simplemente, hallarse solo?
Debemos diferenciar soledad física y sentimiento de soledad. Generalmente, cuando pensamos en soledad, imaginamos la falta de compañía y sobre todo entre aquellos mayores que viven solos, sin familia o lejos, pero lo más preocupante es el sentimiento de soledad. Muchas veces se produce en compañía, porque la relación que vivimos no es satisfactoria. En el caso de las personas mayores, está la que se ve y también mucha soledad acompañada que va por dentro, difícil de detectar y que hace mucho daño.

2. ¿Puede provocar una enfermedad física?
El sentimiento de soledad es el primer paso para una depresión. Mantenido a lo largo del tiempo es perjudicial para la salud, rebaja las defensas y puede provocar problemas de corazón o reforzar el deterioro cognitivo, es decir, es capaz de generar consecuencias físicas. Aquí estamos empezando los estudios al respecto, pero hay análisis rigurosos al respecto en Holanda y Norteamérica.

3. ¿Es, fundamentalmente, un problema de las personas mayores?
Resulta un tópico asociar soledad y personas mayores. Se puede producir en cualquier etapa de la vida pero se vive de manera diferente. Cuando se produce en la juventud hay más posibilidades de superarla, hacer terapia y revaluar sus expectativas, y es más complicado a edad avanzada.

4. ¿Qué colectivos están especialmente afectados?
Hay varios. Los cuidadores de dependientes, por su grado de implicación, no tienen tiempo para comunicarse, y el vínculo con esa persona con deterioro no resulta satisfactorio, pierde calidad. La soledad de los divorciados se comprende, pero no la de los separados ya que, aparentemente, han experimentado una liberación, y, sin embargo, existe un gran vacío tras truncarse un proyecto de vida y hacer frente al traslado de vivienda y la separación de amigos comunes. También es el caso de los deportistas de elite, porque muchos famosos, desconfían del interés de la gente que está a su alrededor. Los inmigrantes cuentan con el rechazo social, las dificultades económicas, la barrera de la cultura y el idioma.

5. ¿Por qué lo padecen los más jóvenes?
Hay varios. Los cuidadores de dependientes, por su grado de implicación, no tienen tiempo para comunicarse, y el vínculo con esa persona con deterioro no resulta satisfactorio, pierde calidad. La soledad de los divorciados se comprende, pero no la de los separados ya que, aparentemente, han experimentado una liberación, y, sin embargo, existe un gran vacío tras truncarse un proyecto de vida y hacer frente al traslado de vivienda y la separación de amigos comunes. También es el caso de los deportistas de elite, porque muchos famosos, desconfían del interés de la gente que está a su alrededor. Los inmigrantes cuentan con el rechazo social, las dificultades económicas, la barrera de la cultura y el idioma.

6. ¿No saber gestionar la frustración es otro factor de riesgo?
La sobreprotección es un lastre para madurar. Tenemos que asumir que no todo el mundo que conozcamos nos va a querer y que eso no debe desalentar ni aislarnos.
7. ¿Qué factores inciden en la soledad de la Tercera Edad?
Hay una lista enorme de causas. La pérdida de pareja genera vacío, y también la desaparición de las amistades, porque fallecen o alejamiento debido a la dificultad para salir. Muchos llevan años sin hablar con nadie de su edad. Otro factor de riesgo es la jubilación, perder una relación diaria con personas con las que se ha compartido mucho. Se habla de ello como algo estupendo, pero para muchos hombres, sobre todo, supone un golpe tremendo. Los problemas de salud, caso de la sordera, también afectan la capacidad de movimiento y relación.

8. ¿Influye la relación con los hijos?
No se nos ocurre pensar que un niño pequeño pueda estar solo con sus padres y con los ancianos lo hacemos, y ellos también tienen necesidad de relacionarse con gente diferente. A veces, tenemos menos tiempo y paciencia y los atendemos poco cuando lo cierto es que hay mayor necesidad. Son personas que exigen mucho, porque pensaban que les cuidarían a ellos, como ellos hicieron con sus padres. Tenían tal expectativa y no se cumple, y en esa decepción se produce lo que ellos consideran un abandono.

9. ¿qué debe hacer quien padece soledad, independientemente de su edad y condición?
Yo puedo expresarlo y pedir ayuda, no dejar que la gente adivine mi situación.
Siempre cabe hacer algo, muchos se bloquean, qué puedo hacer yo, se preguntan, y piensan que debe ser el de al lado quien lo descubra. También hay que quitar el miedo al psicólogo, que proporciona una vía para clarificar por qué estoy en esta situación y qué pido a los demás, ver cómo utilizo mis habilidades, cuáles me faltan, qué he hecho y qué puedo hacer en mi vida. No ha de ser forzosamente un camino largo.
Se pueden buscar actividades de grupo, puesto que un interés común puede dar lugar a otro tipo de relaciones. Ampliar los intereses siempre ayuda a relacionarte con los demás.

10. ¿Cómo se puede ayudar a quién la sufre?
Es difícil porque a la gente le cuesta reconocer que se encuentra sola, únicamente se reconoce en la intimidad. Implica confesar cierto fracaso, sobre todo para los hombres, a las mujeres se nos permite echar alguna lágrima.
En el caso de los mayores existe el miedo a herir a cuidadores. Además, si tú intervienes, los familiares pueden pensar que no lo están haciendo bien.

¡AYUDA A ALGUIEN COMPARTIENDO ESTE ARTÍCULO!

Si no se te ocurre nadie a quien le pueda servir, compartiendo siempre me ayudarás a mi ?

Los beneficios de empezar el día con meditación

Empezar el día haciendo meditación es una forma maravillosa de desprender buena energía desde primera hora.

Te sueles levantar corriendo, con el tiempo justo para salir pitando, estresada desde el minuto uno.

¿Así es como quieres empezar el día?

Corre que te corre de un lado para otro, por no darle a las primera horas de la mañana la importancia que se merecen.

En artículos anteriores ya hablamos de la importancia de los primeros momentos del día .

Partimos de la base de que es muy necesario que dejes todo preparado la noche anterior, para no sentirte agobiada nada más abrir los ojos.

Como te decía, organizarte antes de meterte en la cama no sólo te permite acostarte más despreocupada, sino despertarte más tranquila.

Deja preparada la ropa que te vas a poner, haz una lista de las cosas que tienes que hacer al día siguiente y vete a la cama lo más relajada posible.

Te levantas dispuesta y con iniciativa.

¡Ya puedes empezar a correr!

Nooooo por favor.

¿Sabes la cantidad de beneficios que tendrá para ti que hagas unos minutos de meditación antes de salir de casa?

Suena complicado, pero por meditación podemos entender también la práctica de la respiración consciente.

El truco que te propongo es que te pares unos minutos a meditar, o simplemente a escuchar tu respiración.

Te explico cómo…

Has puesto el despertador con el tiempo suficiente para ello.

Te has bajado de la cama con calma y alegría.

Ahora, busca un sitio tranquilo de la casa.

Si es posible que no sea la habitación donde duermes, mejor. El lugar de descanso debería usarse sólo para eso, para descansar.

Si es posible que sea al aire libre, genial.

Pero si no es posible, tampoco pasa nada.

Siempre es mejor hacer las cosas imperfectas que no hacerlas.  

¡Recuerda esto!

Seleccionado el lugar más apropiado, te vas a sentar en una posición cómoda que no te incite volverte a dormir, que ya nos vamos conociendo.

Programa una alarma de 5 minutos, para empezar.

Puedes ir aumentando el tiempo que dedicas a respirar según vayas avanzando en la práctica.

Al principio, 5 minutos son suficientes y te ayudarán a conseguir tu propósito.

Con los ojos cerrados para evitar distracciones, observa tu respiración.  

No la controles, no la dirijas, sólo observa.

Todas tus acciones, todos tus pensamientos, todo tu energía va dirigida a respirar.

Siente cómo el aire entra por tu cuerpo y lo llena, para después salir muy despacio y llevarse todo lo que no te sirve.

Inspiramos siempre por la nariz, así el aire entrará más caliente y más limpio.

Para soltar el aire, usa la nariz o la boca según compruebes lo que te sienta mejor.

Que la respiración te resulte placentera.

¿Cuál es la mejor manera de respirar?

Lo ideal sería que con la inspiración se empezase a llenar de aire el abdomen, después el tórax y seguidamente la zona clavicular.

Al soltar el aire, lo haríamos en el orden inverso.

Pero vas a encontrar consejos de todo tipo.

Te recomiendo que utilices la forma de respirar que te resulte más completa y agradable.

Cada vez que percibas que tus pensamientos te están distrayendo, no les des importancia y vuelve a disfrutar de la respiración.

No hagas nada más, sólo respira.

Disfruta de esa sensación que oxigena tu cuerpo y prepara tu mente pare este nuevo día.

El aire va entrando muy despacio por tu nariz, recorriendo todo tu cuerpo y haciéndote estar presente.

Al salir, ese aire se lleva todas las cosas que no necesitas como la pereza,  el estrés, el desánimo…

Poco a poco, con la observación de la respiración, te irás dando cuenta de ciertos hábitos adquiridos que no te benefician.

Sería muy normal que notases que respiras con los hombros.

De repente te das cuenta de que al tomar el aire los hombros se te juntan con las orejas.

De este modo, al soltar el aire tienes una necesidad imperiosa de empujar los hombros hacia abajo, con suerte.

Si al soltar el aire tus hombros siguen quedándose arriba, observa bien ese hecho porque puede deberse a que estés alcanzando unos niveles de agarrotamiento preocupantes.

La vida acelerada que llevamos afecta muchísimo a nuestros hábitos posturales.

Quizá observes también que respiras únicamente con el pecho.

Intenta hacer una respiración lo más completa posible. 

El diafragma suele estar muy bloqueado.

Al respirar de una forma completa, le irás dando movilidad y conseguirás que se vaya relajando.

El simple hecho de mantenerte quieta disfrutando de tu respiración, te hace sentir genial.  

Si estás acostumbrada a meditar, esto te resultará un ejercicio muy sencillo que puedes sustituir por tus meditaciones normales.

Si no estás acostumbrada a meditar ni a hacer ejercicios de este tipo, al principio te resultará complicado. 

Incluso puede aparecer más ansiedad.

Conozco muchísima gente incapaz de pararse a hacer cualquier ejercicio de relajación.

El hecho de ponerse cómodas, aparcar las obligaciones por unos instantes y concentrarse en algo tan natural como su respiración, les provoca tal estado de ansiedad que dejan de intentarlo.

Cuando debería ser precisamente lo contrario.

Esas personas son las que más necesitan de estos ejercicios.

Con un poco más de perseverancia y verdadero compromiso con su salud, conseguirían maravillosos resultados.  

Si este es tu caso,

¡no te rindas!, ¡no claudiques!

Nadie ha dicho que sea fácil,  pero si muy beneficioso, eso te lo garantizo.

Nada más empezar a intentar mantenerte concentrada en tu respiración, millones de pensamientos te vendrán a la mente (a ti y a cualquiera, no pienses que eres peor que nadie):

“Voy a llegar tarde, esto es una tontería, tengo que comprar patatas, parece que llueve, ayer no hice aquello, mañana haré lo otro…”, etc, etc, etc.

Los pensamientos se agolparán en tu cabeza, al mismo tiempo que luchas por no reclinarte y volverte a dormir.

Es normal, no te vengas abajo, sigue intentándolo.  

Todo lo que hacemos en la vida requiere práctica para que llegue a funcionar.

Trabajar para incorporar hábitos saludables a tu día a día ¡merece muchísimo la pena!

Cada vez que seas consciente de que esos pensamientos te están alejando de tu respiración, vuelve a ella.

Mantente despierta, consciente y cada vez que te des cuenta de que no estás comprometida con tu respiración, lo vuelves a intentar con tranquilidad hasta que suene la alarma de 5 minutos que has programado.

No necesitas hacer nada más que respirar.

Sin irritarte, sin enfadarte contigo misma, sin perder la ilusión en lo que estás haciendo.

Simplemente vuelve a intentarlo tanta veces como sea necesario.

Así, irás educando a tu mente a cumplir con lo que le estás pidiendo.

Recuerda: no quieres hacerlo perfecto, sólo quieres hacerlo.  

Intenta mantener la postura más cómoda posible. Cuando deje de ser cómoda, la cambias.

No se trata de que te conviertas en una estatua en busca de la iluminación, sino de que seas tú misma intentando disfrutar de tu respiración.

Aparecerán distracciones a cada momento.

Probablemente, al principio tendrás que luchar con ellas durante todo el rato que dure el ejercicio.

Pero poco a poco te irás dando cuenta, según avances en tu práctica, que cada vez las distracciones son menos y eres capaz de pasar mucho más tiempo disfrutando de tu respiración. 

Es un gusto poder sentarse a respirar por el mero hecho de respirar, de forma consciente y elegida por ti.

¡Tú controlas tu vida! 

Durante 5 minutos no estarás respirando mecánicamente y eso te dará poder para el resto del día.

El ejercicio que te estoy proponiendo, no sirve únicamente para empezar el día.

Este ejercicio puedes incorporarlo a tu rutina en el momento que quieras o necesites.

En un rato muerto en la oficina, en la cola del súper, picando piedra en la mina, o donde te de la gana.

Cualquier momento es bueno para pararte a escuchar tu respiración y dedicar unos minutos a mimarte.

¡EMPIEZA A PRACTICARLO CUANTO ANTES!

Lo ideal sería que desde el momento en que decidas practicarlo, no fallases ni un día.

Sean 5 minutos, 2 y medio o 48, este ejercicios te ayudará a centrar tu atención en el momento presente y a vivirlo con más plenitud.

¡AYUDA A ALGUIEN COMPARTIENDO ESTE ARTÍCULO!

Si no se te ocurre nadie a quien le pueda servir, compartiendo siempre me ayudarás a mi ?