¿Que hay detrás de cada linea de la mano?

Interpretar el significado detrás de las líneas de la palma de la mano es una parte importante de la lectura de manos. En la lectura de las palmas es necesario comprender que existen líneas principales y secundarias. A continuación se detallan los pasos que hay que seguir:

PRIMERO: Elige la mano que vas a leer. En la quiromancia existe la noción de una mano activa y una mano pasiva. Tu mano activa es la mano dominante con la que escribes, dejando a tu otra mano como pasiva. En la mano pasiva se leen los rasgos heredados, en la mano activa se lee cualquier cambio hecho a las líneas pasivas de la mano no dominante.

SEGUNDO: Identifica las cuatro líneas principales. Estas son:

La línea del corazón.
La línea de la cabeza.
La línea de la vida.
La línea fatal (no todos tienen esta línea).

TERCERO: Interpreta la línea del corazón. Esta línea se puede leer en cualquier dirección (desde el dedo meñique al dedo índice, o viceversa), dependiendo de la tradición que se siga. Se cree que indica la estabilidad emocional, las perspectivas románticas, la depresión y la salud cardíaca. Los significados específicos son los siguientes:

Si empieza debajo del dedo índice, infelicidad en la vida amorosa.
Si empieza debajo del dedo medio, egoísmo cuando se trata de amor.
Si empieza en la mitad, te enamoras fácilmente.
Si es recta y corta, poco interés en el romance.
Si toca la línea de la vida, te rompen el corazón fácilmente.
Si es larga y curva, expresas las emociones y los sentimientos libremente.
Si es recta y paralela a la línea de la cabeza, buen manejo de las emociones.
Si es ondulada, muchas relaciones y amores, ausencia de relaciones serias.
Si hay un círculo sobre la línea, depresión.
Si está quebrada, trauma emocional.
Si la cruzan líneas pequeñas, trauma emocional.

CUARTO: Examina la línea de la cabeza. Esta línea representa el estilo de aprendizaje, estilo de comunicación, intelectualismo y la sed de conocimiento. Una línea curva está asociada con la creatividad y la espontaneidad, mientras que una línea recta está relacionada con el sentido práctico y un enfoque estructurado. Los significados específicos son los siguientes:

Si es una línea corta: prefieres los logros físicos sobre los mentales.
Si es curva e inclinada, creatividad.
Si está separada de línea de la vida, aventura, entusiasmo por la vida.
Si es ondulada, falta de atención.
Si es profunda y larga, el pensamiento es claro y centrado.
Si es recta, eres realista.
Si ves un círculo o cruz sobre la línea, crisis emocional.
Si está quebrada, inconsistencias en el pensamiento.
Si hay múltiples cruces sobre ella, decisiones trascendentales.

QUINTA: Evalúa la línea de la vida. Esta línea comienza cerca del pulgar y se desplaza en un arco hacia la muñeca. Refleja la salud física, el bienestar general y los cambios importantes de la vida (por ejemplo, los eventos catastróficos, lesiones físicas y las mudanzas). Su longitud no está relacionada con el largo de la vida. Los significados específicos son los siguientes:

Si está cerca de el dedo pulgar, cansancio frecuente.
Si es curva, lleno de energía.
Si es larga y profunda, vitalidad.
Si es corta y superficial, manipulado por otros.
Si baja alrededor de un semicírculo, fuerza y entusiasmo.
Si es recta y está cerca a la orilla de la palma, cauteloso cuando se trata de relaciones.
Si hay múltiples líneas de la vida, extra vitalidad.
Si hay un círculo sobre la línea, hospitalización o accidente.
Si se quiebra, cambio repentino en el estilo de vida.

SEXTO: Estudia la línea de la suerte. Es también conocida como la línea del destino e indica el grado en el que la vida de una persona se ve afectada por circunstancias externas que escapan a su control. Esta línea comienza en la base de la palma. Sus características principales son:

Si es profunda, fuertemente controlado por el destino.
Si tiene quiebres y cambios de dirección, propenso a muchos cambios en la vida debido a fuerzas externas.
Comienza unida a la línea de la vida, individuo artífice de su éxito; desarrolla aspiraciones tempranas.
Se une con la línea de la vida en algún lugar en medio, significa un punto en el que los intereses propios deben ser entregados a los de otros.
Empieza en la base del dedo pulgar y cruza la línea de la vida, apoyo ofrecido por la familia y amigos.

SÉPTIMO: Identificar otras líneas importantes, así como las secundarias.

Rutina matutina de los monjes taoístas para cuidar el cuerpo

Kim Tawm Chi Kung: Los ejercicios secretos de los monjes taoístas.
En este post vamos a describirte los 12 ejercicios secretos que practican los monjes taoistas como parte de su práctica diaria, al amanecer, orientados hacia el Este.

Ejercicio nº 1 “Crujir de dientes”
Sentado, con las piernas cruzadas y el tronco erguido. Espire profundamente por la boca, tres veces consecutivas, y luego procure encontrar el vacío mental. Chasque las mandíbulas treinta y seis veces, haciendo ruido. Enlace con el ejercicio 2.

Ejercicio nº 2 “Tragar la saliva”
Con la boca cerrada, remueva la lengua a derecha y a izquierda, hacia arriba y hacia abajo, para acumular saliva, emitiendo cierto sonido de gorgoteo. Divida la saliva en tres partes. Tráguese cada parte con fuerza y rápidamente, como si se tragara algo amargo. Enlace con el ejercicio 3.

Ejercicio nº 3 “Aseo en seco”

Siéntese con el cuerpo erguido.
Frótese las palmas de las manos una contra otra, hasta que las sienta muy calientes.
Aplique enseguida, y sucesivamente, las palmas sobre las partes siguientes:
– Sobre la frente, busque el contacto cubital de las manos; deslícelas hasta la parte trasera de la cabeza, volviendo a la posición de partida, para realizar el movimiento tres veces
consecutivas.
– Sobre los ojos, frótese hasta la parte posterior de la cabeza, tres veces.

– Sobre las mejillas, frótese hasta la parte posterior de la cabeza, tres veces.

– Sobre la nariz, frótese hacia la parte posterior de la cabeza, tres veces.

– Sobre la boca, frótese hasta la parte posterior de la cabeza, tres veces.

– Sobre el mentón, frótese hacia la parte posterior de la cabeza, tres veces.

– Sobre el cuello, frótese -por debajo de las orejas- hasta la parte posterior de la cabeza, tres veces.

– Sobre la nuca, frótese hacia la parte posterior de la cabeza, tres veces.

– Sobre las orejas, frótese hasta la parte posterior de la cabeza, tres veces.
Durante este ejercicio, hay que frotar las palmas de las manos cada vez que se enfríen.

Ejercicio nº 4 “Tamborilear”

Siga sentado con el cuerpo erguido. Tápese las orejas con las palmas de las manos, y los dedos dirigidos hacia el occipucio, con los extremos de los corazones uniéndose en la base del hueso
occipital. El índice de cada mano, doblado y apoyado firmemente sobre el dedo corazón. Acentúe la presión de los índices para hacer que resbalen, con el propósito de que golpeen simultánea y
secamente en la base del occipucio.

Repita treinta y seis veces este movimiento.

Ejercicio nº 5 “Masaje en la médula espinal”

Con la palma de la mano izquierda frótese la zona alta y media del cuello, treinta y seis veces. La mano se ha de desplazar lateralmente, efectuando un movimiento de vaivén.

Repita el ejercicio con la mano derecha.

Ejercicio nº 6 “Rotación del tronco celeste”

Siéntese con las piernas cruzadas y el tronco erguido. Ponga la mano izquierda sobre el hombro derecho; la mano derecha sobre el hombro izquierdo.

Lentamente, gire el tronco hacia la izquierda, después hacia la derecha, siete veces hacia cada lado.

Ejercicio nº 7 “Sostener el cielo”

De pie, con el cuerpo derecho, levante los brazos verticalmente, con los puños cerrados. Inspire por la nariz, inclinando simultáneamente la cabeza y el tronco hacia atrás. Cuando llegue al final de la inspiración, espire soltando rápidamente hacia adelante el cuerpo y los brazos, cogiendo las rodillas con las manos.

Repita este ejercicio tres veces.

Ejercicio nº 8 “Tensar el arco”

Siéntese con las piernas cruzadas y el tronco erguido. Extienda ambos brazos, paralelamente hacia adelante, los puños cerrados y los índices levantados hacia el cielo.

Gire el tronco hacia la izquierda, los brazos extendidos seguirán el movimiento. Fije la mirada en el índice izquierdo. Lleve la mano derecha (puño cerrado, pulgar hacia arriba) en dirección a la derecha, como cuando se tensa la cuerda de un arco para tirar una flecha. Durante todo el movimiento, la cabeza mirará siempre hacia el índice izquierdo.

Vuelva a la posición inicial y ejecute de nuevo el movimiento hacia el lado opuesto.
Haga el ejercicio siete veces hacia cada lado.

Ejercicio nº 9 “Masaje en el ombligo”

De pie con el cuerpo derecho, coloque su mano izquierda sobre los genitales. La mano derecha dará masaje al abdomen, describiendo un movimiento circular alrededor del ombligo, treinta y seis veces.

Invierta la posición de las manos, y dé masaje de nuevo, treinta y seis veces.

Ejercicio nº 10 “Masaje en los riñones”

Siéntese y mantenga el tronco erguido. Frote las palmas de sus manos hasta que estén calientes.
Aplique las manos sobre los riñones, dando masaje enérgico treinta y seis veces, de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba.

Ejercicio nº 11 “Masaje de Iong-Tsiuann”

Siga sentado y con el tronco derecho. Con la mano izquierda sujetará el pie izquierdo. Con la mano derecha dará enérgico masaje en la parte anterior de la planta del pie, treinta y seis veces, donde se encuentra el punto de acupuntura “iong-tsiuann”, primer punto en el meridiano de los riñones.

Ejecute el mismo masaje en la planta del otro pie, treinta y seis veces.

Ejercicio nº 12 “Masaje en la columna vertebral”
Con el tronco erguido, seguirá sentado. Frote las palmas de sus manos, una contra otra, hasta que estén muy calientes. Únalas en la columna vertebral, dando enérgico masaje, treinta y seis veces, desde la cintura hasta el cócix.

Usar la escritura 
como medio de sanación

La escritura es un proceso interesante que, al ser tan común en la actualidad, no analizamos con mucha atención. Sin embargo, una simple reflexión sobre ello puede ser, como mínimo, interesante.

¿Cómo puede ayudarte el escribir?

Escribir puede ofrecernos beneficios para nuestro bienestar, tanto físico como mental.

Pero… ¿Y si sólo escribimos por gusto? ¿También nos beneficia?

Sí, incluso más. No olvidemos que somos seres comunicativos, sociales. Nos gusta relacionarnos y estar en contacto con otras personas. Nos encanta que nos cuenten historias, experiencias; es más, disfrutamos cuando somos nosotros quienes las contamos. Una parte importante de esta necesidad de conocer y darnos a conocer es la comunicación escrita.

Desde tiempos remotos, el ser humano ha disfrutado de los relatos y, durante mucho tiempo, aprendimos y nos formaron con ellos. Luego, una vez se extendió la escritura, se convirtió en una necesidad (para mantener relaciones sociales), en un entretenimiento (las lecturas eran casi obligatorias) e, incluso, llegó a ser un medio vital, para el desarrollo y defensa de las naciones (enviar mensajes y datos).

Escribir es un proceso interesante que, al ser tan común en la actualidad, no analizamos con mucha atención. Sin embargo, una simple reflexión sobre ello puede ser, como mínimo, interesante.

Hace ya tres años, tuve el privilegio de experimentar personalmente con esta parte «saludable» y curiosa de la escritura. Y fue, gracias a la PNL (Programación Neuro Lingüística).

Soy una apasionada sin remedio de la lectura; sin embargo, y como sueño muy oculto y lejano, anhelaba escribir. Hasta entonces, no había sido consciente de esta ilusión, pues daba por hecho que no me había preparado, ni lo había pensado, ni siquiera le había permitido salir a la superficie de mi consciencia como algo deseado. Y cuando trabajé con la PNl, y pude trabajar sobre mis creencias, valores, deseos, habilidades y potenciales, salió a flote de golpe.

Así que, mientras realizaba los estudios de PNL, estaba, a su vez, comenzando a escribir mi primera novela. A través de los ejercicios y prácticas, observé que me estaban ayudando a ser más espontánea y trabajar con fluidez. ¡Captó por completo mi curiosidad! ¿Cómo, herramientas que se utilizaban para la vida, el trabajo, las relaciones, el desarrollo personal… podía también afectar a la acción de escribir?

Estuve todo el curso indagando y utilizando estas herramientas para mi «sueño personal», y en la tesis final del curso, me propuse explorar aún más. El resultado fue, para mi sorpresa, que PNL ayuda, impulsa y desinhibe también para este proceso creativo. Sus poderosas herramientas y sus prácticas técnicas, no sólo aumentan tu capacidad de comunicación con los demás: te ayudan a desbloquearte, a eliminar las dudas iniciales de cómo empezar, te ofrece esquemas de trabajo en las que sólo tienes que «rellenar» con tu relato, te aporta motivación, impulso, seguridad, te abre todo un campo de elección en la creatividad, te conecta con tu «musa interior» (ese niño juguetón y espontáneo que llevamos dentro), te proporciona las vías para conectar con tu subconsciente –fuente de tu imaginación y poderosa base de datos–, y lo mejor de todo, aumenta tu percepción y la captación de emociones; algo realmente útil para quien desea escribir.

¡Fue toda una sorpresa! Y aún mejor, fue darme cuenta, en muy poco tiempo, de que ayudaba a otras tantas personas, diferentes en edades, perspectivas y objetivos, que tenían la misma ilusión. Este fue el nacimiento de mi libro «Creatividad para Comenzar a Escribir» y del Seminario práctico que lo acompaña.

Hablábamos respecto a plantearnos escribir como un medio saludable de mejorar.

¿Cuales son los beneficios que nos puede proporcionar?

Evidentemente, cada persona recibirá aquello que necesita más. Sin embargo, hay algunos beneficios que suelen ser comunes. Te expongo alguno de ellos.

Supongamos que tenemos una idea abstracta, un pensamiento que queremos transmitir. Si queremos comunicarla por escrito, nuestra mente debe cifrarlo en un tipo de código específico –letras, espacios, palabras y oraciones coherentes–, para que la persona que lo reciba, lo comprenda. Ahí, está trabajando nuestro hemisferio analítico: el izquierdo.

Cuando estamos en el proceso de escribir, físicamente hablando, nuestro cuerpo reacciona. Al ser un acto kinestésico nos conecta con las sensaciones que, en su momento, pudimos sentir en ocasiones similares a las que estamos describiendo. Ahí trabaja nuestro hemisferio emocional: el derecho.

Así que, el simple hecho de escribir, ya es un ejercicio que pone en movimiento los dos hemisferios; algo estupendo para la salud de nuestra mente.

Siguiendo la línea de la reacción física que, el escribir, produce en nuestro cuerpo, el segundo beneficio que nos aporta, es el equilibrio de nuestras emociones. Es conocida la faceta terapéutica: escribir sobre alguna situación que está excesivamente cargada de emoción, ayuda a liberar parte de ella, o, sencillamente, encontrar una forma de enfrentarse a esa situación concreta.

De forma más popular y menos drástica, la escritura también ayuda en la «carga», el «impulso» o la «explosión» de nuestras emociones. Al escribir sobre ellas, ese fuego inicial cuando somos impetuosos, disminuye. Al verlo escrito, es como si lo proyectáramos fuera de nosotros, con lo cual, aún sin pretenderlo, podemos observarlo desde lejos. Esto hace que –de forma inconsciente y aunque sigamos sintiendo esa emoción–, disminuya la intensidad y la fuerza del impulso.

Un ejemplo sobre esto: imagínate escribiendo una novela. Ya sabemos que en un relato, hay muchas y diversas escenas de todo tipo: lucha, romántica, diálogo, amistad, pasión, furia, tristeza, defensa, traición…

Una vez, hacía unas horas, que había discutido con alguien de la familia. Por la noche, cuando pude sentarme a escribir con tranquilidad, se me apetecía trabajar una escena que trataba sobre una dura discusión. La escena salió casi de un tirón, pues a medida que iba escribiendo cada frase, ya mi mente me lanzaba la siguiente como respuesta.

Llevada por la emoción de enfado, no sólo me fue fácil describir esa actitud en mi novela, sino que cuando la acabé, yo me sentí mejor, más aliviada, aunque seguía enfadada.

Lo bueno de esta experiencia fue cuando tuve la oportunidad de volver a hablar con esta persona: Pude defender, con total calma, mi versión. Escuché su opinión (escuchar; no oír), y logramos llegar aun punto intermedio.

Tal vez, hubiera hecho lo mismo en otro momento. Pero, sin duda, hubiera tardado más. Lo mismo ocurre con otras emociones.

Un tercer beneficio que la escritura nos aporta es la fluidez de pensamientos y los reflejos. La persona que escribe, suele ser rápida en respuestas a situaciones diversas. El ejercicio mental del que hablábamos al principio, en cierto modo te ayuda a pensar bajo otra perspectiva. Eres capaz de ver más allá, de lo que visualmente se te presenta, escuchar más de lo que oyes y leer «entre líneas». Prácticamente, se convierte en un juego, bastante entretenido por cierto.

El cuarto beneficio: cuando escribes de forma mas o menos habitual, se desarrollan tus percepciones y sistemas representativos; tus cinco sentidos. Todo lo que ves a tu alrededor, parece diferente, más interesante. De pronto, puedes observar una situación en la calle y pensar en «¿Y qué pasaría…?» dejando abierta tu imaginación; puede que encuentres ese elemento que te faltaba para ultimar tu escena; o, tal vez, recibas una información importante que te completa tu escrito; incluso, puede ofrecerte un ejemplo a seguir y tener en cuenta.

Y, por último, hay otro aspecto que, a mí, personalmente, me apasiona. Escribir, sobre todo si lo haces por gusto o hobby: te permite entrar en un mundo propio, íntimo y protegido. Un espacio donde eres tú, y sólo tú, con tus defectos, virtudes, valores y habilidades quien domina la situación. En esos momentos, vives todo de una forma intensa y única. Cada escena, cada emoción, cada vivencia o situación, un diálogo… se convierte en una «chispa de vida», con todo su cromatismo de color.

En nuestro día a día, tenemos muy pocas ocasiones de vivir momentos o situaciones tan intensas. Así que poderlo hacer desde la escritura, se convierte en un regalo. Tanto si escribes para tu uso personal e íntimo, como para informar, entretener o publicar, te absorbe y te hace disfrutar de cada instante. Es como si duplicaras la intensidad de tus experiencias y como si vivieras varias vidas diferentes, como si fueras un actor. Eres todo y no eres nada de lo que escribes.

Esta, es la sensación que intento transmitir a mis alumnos en los talleres, porque para mí, es la más real, la más importante y sincera que puede ofrecerte el comenzar a escribir. Desde mi experiencia en la escritura, puedes escribir más o menos, con más habilidad o con menos, con más fluidez o no… pero siempre tendrás la oportunidad de vivir esa sensación.

Agradecer las desgracias para el cambio

Regalos especiales: Todo comienza a modificarse a través de la vía de la gratitud. ¿Qué pasaría si comenzáramos a agradecer las desgracias, las personas que llegan y nos lastiman y las cosas que no obtenemos?

Bienvenidos sean los desafíos, pues de ellos saldrán las semillas de un árbol frondoso y fuerte. Si analizamos nuestras malas rachas nos daremos cuenta de la maravillosa oportunidad que tuvimos para aprender, modificar patrones, ser más fuertes y crecer. Todas esas vivencias, sin excepción alguna, han sido empujones energéticos para realizar el salto cuántico tan necesario.

Yo me pregunto ¿por qué le tenemos tanto miedo a los golpes de la vida, a los tropezones, a los baches? Creo que deberíamos de ver que son las hermosas oportunidades que Dios, el Universo o el Cosmos nos dan para avanzar y para ser cada vez más puros y honestos con nosotros mismos y por ende con los demás.Desde pequeños nos han enseñado, en inicio, a temer, cuando en realidad el miedo es algo fabricado por el hombre para tener control y en segundo a creer que las cosas “negativas“nos harán daño.

Todo comienza a modificarse a través de la vía de la gratitud. El problema es que solo agradecemos las cosas bellas, las llegadas luminosas, los logros, los amores hermosos, pero ¿qué pasaría si comenzáramos a agradecer las desgracias, las personas que llegan y nos lastiman y las cosas que no obtenemos?

En principio le dejaríamos bien claro al Universo que somos capaces de dejar de ser egoístas, niños caprichosos que sólo son felices cuando las cosas salen como ellos quieren. Después le quitaríamos a los sucesos el falso valor de “malo“abriendo la posibilidad de ver el aprendizaje que guardan para nosotros en lo más profundo de su ser.

¿Qué pasaría si empezamos a tomar todo esto como enormes regalos que llegan a nosotros en una fea envoltura? Si los peláramos como capas de cebolla, descubriríamos pepitas de oro.Hagan un recuento de todos esos obsequios mal envueltos que han llegado a su vida y vean todo lo bueno que les trajeron, a final de cuentas. El verdadero obsequio está en la esencia y ésta a veces se disfraza de catástrofe. Transitemos en las oscuridades pues en ellas se encuentran las semillas de la luz.