Aprender a decir no

“La costumbre de decir si me
parece peligrosa y resbaladiza”
Cicerón

Una premisa indispensable para preservar la energía y la paciencia es saber decir no. Es muy positivo dedicar tiempo y atenciones a los demás, pero cuando la buena disposición se vuelve esclavitud, entonces ha llegado el momento de replantearse la situación.

Imagen de la página El observador de la actualidad

A todo el mundo le ha sucedido. Uno ayuda de buena fe a una persona determinada y a un favor le sigue otro. Llega un momento en el que ésta carga sobre ti todos sus problemas y da por sentado que estás a su servicio. Estas personas -sin tener necesariamente mala intención- olvidan que tú también tienes vida y muchas cuestiones que resolver. Más pronto que tarde, acabamos estallando y nos negamos a sus pretensiones. Lo habitual es, entonces, que aquel que se ha servido de nosotros nos considere prácticamente una mala persona y empiece a criticarnos a nuestra espalda. Si encuentra a alguien que le escuche, éste será el próximo que caerá en la trampa.

Para evitar que estas situaciones se produzcan lo más sencillo es decir no de entrada. Si observas que alguien empieza a abusar de tu confianza, lo mejor es poner freno antes de que las cosas se tuerzan. Probablemente, al principio se enoje contigo, pero a la larga acabará valorándote más. Mal que nos pese, en la sociedad disfrutan de más prestigio las personas que se hacen respetar que aquellas que están siempre supeditadas a los demás. Si uno da siempre, el gesto se da por supuesto y no se le concede valor.

La administración de la generosidad corresponde al que la ofrece y no a su receptor.

Tres señales de alarma:
1.- Los favores a esta persona se suceden uno tras otro.
2.- Se toma sin pedirlo lo que una vez le ofrecimos.
3.- Censura a terceras personas que no le han ayudado.


Para saber más

* Bertolt Brecht. Historia del seño Keuner. Alianza, 1991.
* Gil Friedman. Cómo llegar a ser totalmente infeliz y desdichado. Sirio, 1999.

No podía evitar, conforme escribía la entrada de hoy, acordarme de lo que me había contado una persona sobre una amiga a la que comenzó a echarle una mano, continuaron juntas y después la amiga consideró que estaba “a su disposición”. También recordaba alguna situación de antaño pensando en si tal vez tendría cierta similitud, mientras resonaba en mi cabeza “si encuentra a alguien que le escuche, éste será el próximo que caerá en la trampa“…

Supongo que más o menos todos hemos pasado alguna vez por una situación semejante y no dejo de pensar que la mayoría de las veces no dejan de ser más que meros malentendidos que pueden llegar muy lejos y hacer mucho daño. Tal vez no nos dimos cuenta a tiempo de por donde andaban los derroteros, o tal vez no quisimos ver… puesto que a veces nos negamos a nosotros mismos la realidad que para otros es más que evidente (pare esto las madres si que tienen un buen radar, porque recuerdo perfectamente a mi madre avisándome sobre alguna de mis “amistades”).

¡Qué duro cuando después te das cuenta de que esa persona sólo tenía interés! y además llega a tus oídos que habla sobre tí a unos y otros. Desde luego, nada como la honestidad con uno/a mismo/a para quitarnos el velo que nosotros mismos nos ponemos y ver la situación tal cual es. Nada como comenzar a plantarse y dejar las cosas claras con un No rotundo para que una situación pare y no vaya más allá, haciéndose cada vez más grande como una bola de nieve que, finalmente, nos engulla.

Y tú, ¿sabes decir No?.

¡Feliz Día!.

Namaste ☼

Fuente: Yogayser

La relajación, técnicas para disfrutarla

LA TENSIÓN

Las respuestas fisiológicas iniciales que conducen a la tensión son útiles y necesarias: el cuerpo ha de reaccionar con rapidez y energía frente a una crisis.Pero luego ha de cesar la activación física para regresar a un estado relajado. Cuando esto no sucede la activación fisiológica se convierte en tensión crónica.

EFECTOS NEGATIVOS

Aumento de posibilidades de enfermar.
Merma de energía.
Aceleración del envejecimiento.
Memoria menos eficiente.
Percepción estrecha y desenfocada de nuestra realidad.

LA RELAJACIÓN

Se podría definir como un estado de total ausencia de tensión muscular, equilibrio del sistema nervioso, preponderancia de emociones positivas, mente concentrada y abierta al presente y conexión con nuestro yo interior. Es situarse en una posición de centramiento y de plena consciencia.
Además tiene unas cualidades determinadas:

-Es una habilidad aprendida.

-Es una habilidad autodirigida conscientemente.

-Es necesaria una intención clara y al mismo tiempo permitir que suceda por sí sola.

-Es de naturaleza individual.

-Los efectos son acumulativos e interdimensionales.

PUNTOS BÁSICOS

-Postura. Tumbarse sobre la espalda en un suelo blando, simetría y total comodidad.

-Espacio tranquilo

-Período sin interrupciones

-Prendas sueltas y cómodas (manta).

-Regularidad.

TENSIÓN MUSCULAR

CAUSAS

-Defectos posturales prolongados (sentado, tecleando, movimiento repetitivo).

-Prisa continua (agotamiento muscular).

-Emociones negativas mantenidas (miedo, ira, tristeza) y no expresadas.

EFECTOS

-Colapso de las fibras musculares (acumulo de toxinas y no recepción de nutrientes) que deviene en dolor.

-Limitación de movimientos y flexibilidad.

-Ineficacia y sobreesfuerzo en cada acción muscular.

EJERCICIOS DE RELAJACIÓN MUSCULAR

TENSAR Y AFLOJAR

Contraer cada parte (unos 5 seg.) y soltar gradualmente (de 5 a 10 seg.) opcional inhalar al contraer y exhalar al soltar.

Lado derecho: dedos pie, empeine, talón, muslo, (rodilla al abdomen).

Lado izquierdo: dedos pie, empeine, talón, muslo, (rodilla al abdomen).

Glúteos, abdomen, parte inferior de la espalda.

Lado derecho: puño, antebrazo (flexión y extensión), tríceps, bíceps.
Lado izquierdo: puño, antebrazo (flexión y extensión), tríceps, bíceps.

Hombros hacia delante, hombros hacia cabeza, hombros hacia atrás, repetir dos veces.

Levantar cabeza y girar (2 veces), abrir boca (2 veces), labios hacia nariz (2 veces), apretar dientes (2 veces), mirar entrecejo (2 veces), frente.

Sentir el conjunto del cuerpo y eliminar cualquier residuo de tensión.

Concluir cuando apetezca.

RECORRER EL CUERPO

Dirigir la atención a músculos o partes específicas e inducir conscientemente relajación y aflojamiento en ellos.

Lado derecho: pie, tobillo, pantorrilla-espinilla, rodilla, muslo.

Lado izquierdo: pie, tobillo, pantorrilla-espinilla, rodilla, muslo.

Pelvis, nalgas, caderas, genitales, abdomen, pecho, zona lumbar, toda la espalda, omóplatos.

Lado derecho: mano, antebrazo, brazo.

Lado izquierdo: mano, antebrazo, brazo.

Hombros, cuello, mandíbula, labios, mejillas, pómulos, ojos, frente.

Sentir el conjunto del cuerpo y eliminar cualquier residuo de tensión.

Llevar la conciencia a la respiración unos minutos.

Concluir cuando apetezca.

SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO

El sistema nervioso autónomo tiene dos ramales: el simpático, que activa el cuerpo para luchar o huir, y el parasimpático, que sitúa al cuerpo en un estado de descanso y regeneración.

Todos los cambios físicos relacionados con esos dos estados se producen de forma involuntaria (autónoma).

TENSIÓN AUTÓNOMA

En el ritmo de vida moderno muchas personas activan una respuesta de lucha o huida continua. De manera que el sistema nervioso no regresa al estado de equilibrio. Así, permanece el latido cardiaco acelerado, la tensión alta y aparecen problemas digestivos, estreñimiento, insomnio y fatiga.
REGULACIÓN AUTÓNOMA

Respirar de forma lenta………………………………… activación parasimpática.

Respirar rápida y superficialmente………………..…………activación simpática.

La inspiración…………………………………………………activación simpática.

La espiración……………………………………………..activación parasimpática.

Respirar torácicamente………………………………………. activación simpática.

Respirar abdominalmente………..……………………… activación parasimpática.

EJERCICIOS DE RELAJACIÓN AUTÓNOMA

RELAJACIÓN AUTÓGENA

Repetir tres veces cada frase:

Me pesa la pierna derecha.

Me pesa la pierna izquierda.

Me pesan ambas piernas.

Me pesa el brazo derecho.

Me pesa el brazo izquierdo.

Me pesan ambos brazos.

Mi pierna derecha está caliente.

Mi pierna izquierda está caliente.

Ambas piernas están calientes.

Mi brazo derecho está caliente.

Mi brazo izquierdo está caliente.

Ambos brazos están calientes.

Mis piernas y brazos son pesados y están calientes.

Mi ritmo cardiaco es sosegado y regular.

Mis pulmones respiran sin esfuerzo.

Mi plexo solar está caliente.

Mi frente está fría.

RECORRIDO A TRAVÉS DEL CUERPO

Conciencia en el entrecejo, punta de nariz, barbilla, garganta, hombro derecho, codo, muñeca, pulgar, índice, medio, anular, meñique, muñeca, codo, hombro derecho, garganta, hombro izquierdo, codo, muñeca, pulgar, índice, medio, anular, meñique, muñeca, codo, hombro izquierdo, de nuevo a la garganta, centro del pecho, ombligo, pubis, cadera derecha, rodilla, tobillo, dedo gordo, segundo dedo, tercero, cuarto, dedo pequeño, tobillo, rodilla, cadera derecha, pubis, cadera izquierda, rodilla, tobillo, dedo gordo, segundo dedo, tercero, cuarto, dedo pequeño, tobillo, rodilla, cadera izquierda, pubis, ombligo, centro del pecho, garganta, entrecejo.

Conciencia de la respiración. Concluir cuando apetezca.

RESPIRACIÓN ABDOMINAL REGULAR Y TRANQUILA

Énfasis en espirar. Mantener un ritmo. Igualar el tiempo inspiración-espiración.

Por último disminuir el ritmo. 10 minutos.
EXHALAR EL DOBLE.

La exhalación debe ser el doble que la inhalación. Esta técnica induce a una respuesta de relajación, calmando el ritmo cardiaco y disminuyendo la presión sanguínea. 10 minutos.

RESPIRAR CONSCIENTEMENTE

Significa observar la respiración para descubrir cualquier patrón de desequilibrio vinculado al estrés autónomo. 10 minutos.

EMOCIONES Y TENSIÓN EMOCIONAL

Las emociones desempeñan un papel central en la manera en que experimentamos cada momento de la vida. Condicionan nuestros pensamientos, forman nuestro comportamiento y desencadenan reacciones en todo el cuerpo. No obstante pueden debilitarnos de tal manera que la vida cotidiana se convierta en una lucha.

La tensión emocional tiene lugar cuando emociones negativas como cólera, tristeza, miedo, vergüenza o depresión persisten, tanto de forma abierta como suprimidas. Las emociones negativas tienden a auto-perpetuarse.

DESENCADENANTES DE EMOCIONES NEGATIVAS

La causa más común es que suceda algo contrario a nuestros deseos y preferencias. También se desencadenan debido a acontecimientos graves, como enfermedades, problemas económicos o relacionales, cambios de trabajo o la muerte de un ser querido.

Una respuesta emocional intensa frente a ese tipo de situaciones es algo normal. Pero nuestra tendencia a mantener y exacerbar las emociones negativas convierte unas saludables respuestas emocionales en tensión emocional.

EFECTOS DE LA TENSIÓN EMOCIONAL

Puede causar muchos síntomas físicos, como dolor de cabeza, dolor de espalda, problemas digestivos, hipertensión y enfermedades cardíacas. Disminuye la vitalidad de nuestro sistema inmunitario y agota nuestras reservas energéticas.

Cuando sentimos miedo de forma persistente, percibimos peligros en todo. Presas de continua ansiedad buscamos constantemente cosas que puedan estar mal. Inmersos en tristeza y desesperación constantes, vemos limitaciones y barreras por todas partes. Si contamos con un patrón colérico, no nos cuesta mucho ver cosas que nos irritan y provocan.

La tensión emocional restringe nuestra espontaneidad emocional natural. En garras de cólera y ansiedad tenaces, se nos hace muy difícil responder a las alegrías sencillas que nos rodean. Nos cegamos ante la belleza de la naturaleza. Somos incapaces de aceptar la bondad y el amor de los demás. Y finalmente nos impide mostrarnos irritados o tristes, de una forma espontánea y natural.

También afecta a nuestras relaciones y a nuestra capacidad de autodesarrollo.

NATURALEZA DE LA RELAJACIÓN EMOCIONAL

La relajación emocional significa soltar las emociones negativas, que surgen como respuesta a un hecho y nos suministran la energía para responder, pero luego han de regresar a un estado más equilibrado.
Además la relajación emocional significa alentar y realzar el espectro de emociones positivas como contento, serenidad, calma, placer, alegría, simpatía, aceptación y amor.

La tensión emocional nos encierra en el pasado y el futuro. Nos preocupamos por lo que ya ha sucedido o por lo que pueda pasar.

Cuando soltamos las emociones negativas nuestra conciencia se traslada al presente. Nos abrimos más y somos más concientes de lo que sucede, y percibimos las posibilidades y oportunidades disponibles. Somos capaces de vivir de forma más completa, de trabajar creativamente, y de amar de una manera  natural y saludable.

TÉCNICAS DE RELAJACIÓN EMOCIONAL

CORREGIR LOS MONÓLOGOS INTERIORES

Algunas de las emociones negativas más persistentes están vinculadas de forma inseparable a patrones de pensamiento, que llamaremos monólogos interiores:

–    Demandas

Son demandas formuladas con palabras como “tendría, debería ser”. Mi mujer tendría que ser comprensiva y paciente. Mis amigos deberían ser justos y respetarme. El tráfico tendría que ser fluido. Mis esfuerzos deberían ser reconocidos.

Justificamos estas demandas haciendo referencia a “lo que está bien” y “lo que yo haría”, y juzgando a otras personas según nuestras reglas. En realidad nuestras demandas no son más que nuestros deseos.

Es más razonable repetir: “me gustaría que mi esposa fuera comprensiva”, “preferiría que mis amigos me respetasen”, “me gusta cuando el tráfico es fluido”.

Cuando pensamos en nuestros deseos como necesidades o preferencias en lugar de rígidas demandas, creamos más flexibilidad en nuestra respuesta emocional. Reconocemos que no podemos conseguir todo lo que queremos.

–    Negación

Significa negar la realidad de un suceso: “No me lo puedo creer”, o “No puedo creer que hiciese eso”. También se refiere a falta de visión en relación con un suceso: “Cómo se puede llegar a hacer eso”, o “No lo entiendo”. De esta manera nos sentimos cada vez más perplejos ansiosos e irritados. Por tanto se impone afirmar la realidad reconociendo que eso ocurrió realmente y luego seguir adelante. Cualquier suceso tiene causas múltiples. Necesitamos tiempo, esfuerzo y una perspectiva correcta para ver las causas desencadenantes del comportamiento de los demás o de nosotros mismos.

–    Reacción exagerada

Es cuando nos repetimos a nosotros mismos que ese suceso es horrible y espantoso y que no podemos soportarlo. Cuanto más lo repetimos más nos irritamos. Podemos irritarnos por no encontrar las llaves del coche, o tener que pagar por aparcar. Pero cuando reaccionamos con este monólogo interior creamos emociones negativas muy intensas. Y cuando nos enfrentamos a una crisis importante, como perder el empleo, acabar una relación o la muerte de un ser querido, nuestra pauta habitual de reacción exagerada evitará que aceptemos y nos ajustemos a ese trauma.
Lo más importante es que podamos comprender que nada es inherentemente horrible o terrible. Es nuestra interpretación de los acontecimientos lo que los convierte en horribles o espantosos.

Frente a una crisis pregúntate a ti mismo como te sentirás al respecto dentro de cinco años. Y si eso te parece bien pregúntate que te parecerá en cinco meses. Cuando eso te haga sentir mejor, pregúntate en cinco semanas, cinco días, cinco horas, e incluso en cinco minutos.

Algo puede parecer terrible cuando sucede pero podemos llegar a discernir un lado positivo.

–    Pensar que “siempre” y que “nunca”

Nos decimos a nosotros mismos que siempre lo haremos mal, que siempre lo acabamos estropeándolo todo, que siempre lo elegimos mal; o que nunca alcanzaremos el éxito, que nunca desarrollaremos nuestro potencial, que nunca haremos nada bien. Para el sistema nervioso y muscular es una contradicción. Por un lado nos decimos que hay algo que está muy mal, lo que conduce a la activación. Y al mismo tiempo que no se puede hacer nada, lo que lleva a la inhibición. Es como apretar el acelerador y el freno a la vez.

Los sentimientos negativos van desapareciendo a menos que sean reforzados por monólogos interiores contraproducentes. De manera que podemos pensar que estos sentimientos pasarán, las cosas pueden cambiar, o que pueden pasar muchas cosas. Lo que hoy cae dentro de la categoría de “nunca”, puede muy bien ser posible a la semana siguiente.

–    Pensar que todo o nada

Si metemos la pata en el trabajo nos decimos que somos unos incompetentes. Si nos miente otra persona o nos manipula de alguna manera, pensamos que es desconsiderada y despreciable.

Pensando así nos vemos atrapados en la falacia de que un solo tipo de comportamiento describe a la persona completa y que un acontecimiento representa una situación en su totalidad. No podemos hallar soluciones, opciones o posibilidades. Somos incapaces de reconocer los aspectos positivos de nosotros mismos o de los demás.

Para corregir este monólogo necesitamos alcanzar una perspectiva más amplia y aceptar el error. Entonces podremos perdonarnos a nosotros mismos, aprender de ello y comprometernos a actuar de manera distinta en el futuro. También hay que encontrar aspectos positivos en uno mismo y en los demás.

–    Leer el pensamiento

Tiene lugar cuando creemos que nuestra tensión, ansiedades, defectos físicos y defectos aparentes resultan ostensibles para los demás.

Los demás casi nunca perciben nuestro estado interior y no les preocupa.

Siempre que nos encontremos atrapados en emociones negativas podemos darnos cuenta de los monólogos interiores que causan y mantienen nuestro desasosiego y empezar a modificarlos.

CONCIENCIA Y ATENCIÓN

El elemento clave de la toma de conciencia es observar. Detenernos para observar nuestra realidad interior sin juzgar lo que observamos.

Tomarse unos cinco minutos diarios, sentarse cómodamente, respirar de manera regular y observar las emociones presentes. Podemos clasificarlas y definirlas para entender mejor como nos sentimos.

RESPIRACIÓN ABDOMINAL

Nuestro patrón de respiración condiciona directamente nuestro estado emocional. Establecer una respiración abdominal tranquila y regular crea un estado emocional más equilibrado y sosegado.

Aquí tenemos un ejemplo claro de donde hay que tener intención clara y dejar que suceda por sí sola.

Este tipo de respiración se puede mejorar con la “respiración sonriente”. Una vez establecido en la respiración abdominal tranquila afloja toda la tensión de los músculos faciales y permite que en tu rostro se asiente un principio de sonrisa.

Todos los enfoques de la relajación emocional están basados en la autoconciencia.

TENSIÓN MENTAL

La tensión mental crea dos condiciones distintas: una mente atascada y preocupada que repite una y otra vez los mismos pensamientos; y una mente dispersa, distraída y descentrada en la que los pensamientos pasan de un tema a otro aceleradamente y que se distrae con cualquier cosa.

También afecta a la memoria, al razonamiento y a la búsqueda de soluciones.

RELAJACIÓN MENTAL

Una mente relajada está centrada, permanece abierta a las percepciones internas y a las externas, no enjuicia, puede observar sin reaccionar y está totalmente en el presente. Mejora nuestra capacidad de razonar y tomar decisiones.

TÉCNICAS

CONSCIENCIA DE LAS PERCEPCIONES SENSORIALES

Nos centraremos en el sentido del oído.

Soltarse y relajarse físicamente, acomodarse en una respiración abdominal tranquila y rítmica.

Escucha globalmente todos los sonidos que puedas percibir, permaneciendo como un mero espectador, sin enjuiciar, sin analizar sus cualidades, origen, etc… simplemente escuchando, sin reaccionar, sin identificarse.

ATENCIÓN-CONCENTRACIÓN

Significa dirigir la atención a un único objeto. Al principio hay que ir poco a poco y no forzarse para no crear más estrés mental.

Comenzar con una breve relajación muscular y a continuación enfocarse en el proceso respiratorio. Concentra la mente en la inhalación y en la exhalación, en las sensaciones que el aire produce a penetrar por las fosas, su temperatura, densidad, etc.… Si surge alguna distracción, no hay ningún problema, cuando te des cuenta de ello simplemente retoma la atención de la respiración.

MEDITACIÓN

La meditación es un esfuerzo consciente para concentrar la mente de una forma no analítica y para alejarse del pensar en cosas.

La meditación es el desarrollo consciente de la actitud de observar sin juzgar, analizar o comparar lo observado. Es percibir, sentir, sin añadir ningún pensamiento al respecto. Es captar la vivencia en sí misma sin enredarse en hacer evaluaciones o valoraciones.

Es necesario estar diestro en las prácticas anteriores antes de acometer esta.

TENSIÓN ESPIRITUAL

Tiene que ver con la sensación de desconexión, vacío, aislamiento y separatividad. La vida tiene poco sentido y no hay nada que esperar con ilusión, se ha convertido en una cuestión de pasar el tiempo.

RELAJACIÓN ESPIRITUAL

Radica en la aceptación de uno mismo a todos los niveles, la conciencia de nuestro potencial único y del propósito de la vida, para alcanzar un sentimiento de Unidad con todo.

“Que tu vida sea una experiencia de constante alegría, continua creación, interminable expansión y total realización en cada momento”.

Fuente: Yogaartstudio

Así como respiras, así vives

La respiración es la vida, nos acompaña desde que nacemos hasta que desencarnamos. Es lo primero y lo último que hacemos.

El proceso respiratorio ocurre en la envoltura energética del ser humano (pranomaya kosha). La respiración afecta y es afectada por todo cuanto experimentamos, es afectada por el mundo exterior de estímulos y acciones y por el mundo interior de emociones y pensamientos.

Todas las funciones vitales, mentales y espirituales son moduladas, reguladas y tamizadas por la cualidad, cantidad, profundidad y belleza de la respiración.

SABER RESPIRAR ES SABER VIVIR

Es un regalo que la “gasolina” que lo alimenta todo, que una función tan esencial, pueda ser regulada y modulada por la Consciencia. Podemos expandir, relajar, alargar, detener…la respiración, afectando así a todas y cada una de las funciones vitales del ser humano (física, mental y espiritual).

Aprender a respirar bien pasa por recuperar la respiración natural. Los yoguis afirman que todo el conocimiento está en nuestro interior. Esta verdad también se aplica a la respiración natural. Así, el método para recuperarla es desarrollar una observación, cuidada y tranquila…dejando que “sea”.

Comprender la naturaleza, forma y estructura de los pulmones, como se implican el diafragma y los músculos respiratorios, favorecerá enormemente el descubrimiento.

El sistema respiratorio está normalmente, bloqueado, contraído y adormecido. Saber respirar es aliviar dichos bloqueos psico-físicos y así LIBERAR LA RESPIRACIÓN con todo lo que ello implica.

La respiración siempre será el interlocutor entre la mente y el cuerpo. La respiración representa el AHORA, EL PRESENTE el vehículo de la consciencia.

¿Te das cuenta de que esta respiración nunca jamás volverá a repetirse? ¿eres consciente de que cada respiración es única? RESPÍRALA.

Saber respirar pasa por comprender y sobre todo sentir la naturaleza y efectos de la inhalación, la naturaleza y efectos de la exhalación.

Son muy diferentes, potenciar una u otra cambiará nuestra experiencia del presente.

La inhalación estimula el S.N. Simpático, la exhalación estimula el S.N. Parasimpático…con todo lo que ello implica.

¡Así la experiencia de relajación pasa necesariamente por exhalarrrrr!

De los diferentes tipos de respiración nacen los diferentes estados mentales y emocionales, por eso los yoguis desarrollaron unos ejercicios respiratorios para potenciar el poder de la respiración sobre el equilibrio cuerpo-mente, lo que indudablemente pasa por el desarrollo de una salud radiante.

Estos ejercicios respiratorios son los Pranayamas, que me gusta traducir como modulación y armonización del prana, o energía vital movilizada desde la respiración.

Hay pranayamas para estimular el metabolismo, la actividad del sistema nervioso parasimpático, la vitalidad y fuerza interior. Hay pranayamas para equilibrar dichas funciones y así emociones, pensamientos. Hay pranayamas que generan una experiencia de relajación total que lo empapa todo.

Es a través de la respiración en los pranayamas que creamos las condiciones propicias para que se dé, el estado naturalmente meditativo y cuando la mente se calma y se silencia queda irremediablemente reflejado en la respiración; esta tiende a desaparecer.

La respiración siempre reflejara nuestro estado.

ASÍ COMO RESPIRAS, ASÍ VIVES.

Hay un poder increíble en la respiración. DESCÚBRELO!!!

Fuente:yogaartstudio

Por qué el silencio es tan importante para nuestro cerebro

Florence Nightingale, una mujer extraordinaria considerada precursora de la enfermería moderna, afirmó: “El ruido innecesario es la falta de atención más cruel que se le puede infligir a una persona, ya esté sana o enferma”. Casi dos siglos más tarde, la ciencia ha confirmado que nuestro cerebro necesita el silencio casi tanto como nuestros pulmones el oxígeno.

El silencio contribuye a regenerar el cerebro

Nada fortifica tanto las almas como el silencio. Jacinto Benavente

Hasta hace poco se pensaba que las neuronas no podían regenerarse y que nuestro cerebro estaba condenado a un declive progresivo e inexorable. Sin embargo, con el descubrimiento de la neurogénesis todo ha cambiado, ahora los neurocientíficos se centran en descubrir qué puede promover la regeneración neuronal.

En este sentido, un grupo de investigadores alemanes del Research Center for Regenerative Therapies Dresden han descubierto que el silencio tiene un impacto enorme en el cerebro. Estos científicos comprobaron que en el cerebro de los ratones que se quedaban en silencio durante dos horas cada día crecían nuevas células en el hipocampo, la región del cerebro relacionada con la memoria, las emociones y el aprendizaje.

Además, constataron que esas nuevas células eran capaces de diferenciarse e integrarse en el sistema nervioso central para cumplir diferentes funciones. Por tanto, reservar algunos minutos al día para estar en completo silencio podría ser muy beneficioso para nuestro cerebro, ayudándonos a conservar la memoria y a ser más flexibles ante los cambios.

El silencio permite que el cerebro le dé sentido a la información

Nuestro cerebro tiene una “red por defecto” que se activa cuando estamos descansando. Esa red se encarga de evaluar las situaciones e información a la que nos hemos expuesto a lo largo del día y las integra en nuestra memoria o las descarta si son irrelevantes.

Básicamente, esa red funciona reclutando una serie de regiones del cerebro, que son las encargadas de seguir trabajando por debajo del nivel de la conciencia. También es la principal responsable de los destellos de genialidad ya que se encarga de ir atando cabos y buscar soluciones a los problemas.

Recientemente, investigadores de la Universidad de Harvard descubrieron que esa red se activa de forma especial cuando reflexionamos sobre nosotros mismos, por lo que sería esencial para reafirmar nuestra identidad. Estos investigadores también apreciaron que la red por defecto se activa cuando estamos en silencio y con los ojos cerrados ya que cualquier estímulo del medio que nos distraiga la “apagaría”.

El silencio es el elemento en el que se forman todas las cosas grandes. Thomas Carlyle

El silencio es el mejor antídoto contra el estrés

Las ondas del sonido provocan vibraciones en los pequeños huesos del oído, los cuales transmiten el movimiento a la cóclea, donde esas vibraciones se convierten en señales eléctricas que llegan hasta el cerebro. El problema radica en que nuestro cuerpo está programado para reaccionar de manera inmediata ante esas señales, incluso en medio de un sueño profundo. Por eso, el ruido provoca una activación de la amígdala, la cual responde estimulando la producción de hormonas como la adrenalina y el cortisol, que incrementan nuestro nivel de estrés.

Por eso, no es extraño que un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cornell haya descubierto que los niños que viven en zonas cercanas a los aeropuertos, donde hay mucho ruido, son más vulnerables al estrés. De hecho, estos niños tenían una presión arterial más alta y niveles más elevados de cortisol.
Afortunadamente, el silencio tiene el efecto opuesto en nuestro cerebro. Mientras el ruido causa tensión y estrés, el silencio tiene un efecto sanador y relajante. Así lo comprobaron investigadores de la Universidad de Pavia, quienes descubrieron que:tan solo dos minutos en silencio absoluto son más beneficiosos que escuchar música relajante y provocan una mayor disminución de la presión sanguínea.

Por tanto, ahora ya lo sabes: disfruta del silencio. Tu cerebro, tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Hemos compartido este artículo contigo, con el deseo de que te resulte tan interesante como nos has parecido a nosotros.

Artículo publicado por Autoconocimiento Integral

Cinco Practicas Efectivas Para Aumentar tu Energía Vital

¿Te sientes desganado a media tarde cuando tu suministro de energía se termina y tu tanque está vacío?¿ La actividad del día ha comenzado a menguar, junto con tu entusiasmo, vitalidad, y empuje?

Muchas veces, la forma más rápida y sencilla de contrarrestar esta disminución de energía es un tentempié cargado de azúcar o cafeína. Un dulce o un café expreso te dan suficiente energía para ayudarte a terminar tu día. Sin embargo, este método muchas veces hace que los niveles de azúcar en la sangre aumenten demasiado (para luego disminuir repentinamente), ocasiona un breve y desequilibrado pico de energía, o inestabilidad ocasionada por la estimulación excesiva del sistema nervioso.

 

 

La buena noticia es que puedes obtener los mismos resultados recurriendo a un sistema mente-cuerpo más holístico. Mucho antes de que la sociedad estuviera motivada principalmente por la practicidad, las culturas de sabiduría tradicional practicaron métodos para crear, aprovechar, y mantener la energía vital dentro del cuerpo al usar remedios naturales y sencillos.

Estas prácticas hacen uso de un profundo entendimiento de lo que el cuerpo necesita para mantenerse en un estado de salud y equilibrio óptimos. Por suerte, estos métodos son sencillos, efectivos, y tan relevantes hoy en día como hace cientos o miles de años. Vamos a explorar algunas de estas prácticas y a ver cómo incorporarlas en nuestra rutina diaria.

 

1. Mueve tu cuerpo

 

 

Tu cuerpo está diseñado para moverse y estar activo. Estás hecho para caminar, correr, inclinarte, voltearte, estirarte, alcanzar cosas, brincar, y agacharte. La gente se ha vuelto cada vez más sedentaria desde hace muy poco tiempo. Pasar una buena parte del día sentado no sólo contribuye a desarrollar problemas de salud importantes, sino que además te roba energía.

Una de las maneras más rápidas y seguras de aumentar tu energía es tan sencilla como levantarte y moverte. Sin importar qué actividad elijas (caminar, movimientos ligeros o calistenia, ejercicios con peso corporal, trotar, o mover el cuerpo con una secuencia de yoga) tus niveles de energía aumentarán incluso con la menor actividad física.

 

 

Cuando te levantas y te mueves, tu corazón late más fuerte y rápido, haciendo que circule la sangre que estaba estancada en tus piernas. Esto te ayuda a que circule más oxígeno por tu sistema y a tu cerebro, para que tengas mayor conciencia y energía.

El movimiento de tus brazos y piernas también aumenta la circulación de las linfas, las hormonas, y los neurotransmisores por todo tu cuerpo, lo que regula y equilibra tu sistema mente-cuerpo y mejora aún más tu rendimiento energético.

Si quieres hacer una serie de posturas de yoga rápida y excelente que te ayudará a nutrir y llenar de energía todo tu organismo, puedes probar el saludo al sol o Surya Namaskar.

 

2. Respira profundo

 

 

La próxima vez que sientas que se te acaba la energía, observa tu respiración. Es probable que tu respiración sea lenta y superficial. Esto se debe al hecho de que consumes menos oxígeno a medida que tu mente y tu cuerpo se sienten cansados y desganados. Pero así como el estado de tu mente y cuerpo puede influir en tu respiración, tu respiración puede igualmente influir en el estado de tu mente y cuerpo. Por lo tanto, si la respiración lenta y superficial es resultado de una baja energía mente-cuerpo, la respiración rápida y profunda puede darle un giro en la dirección opuesta a tu medidor de energía.

 

 

Cuando respiras profundamente, inflas tus pulmones hasta su máxima capacidad, con lo que inhalas aproximadamente 5,000 mililitros de aire con cada respiración. En cambio, cuando respiras de manera superficial, sólo obtienes 500 mililitros. Ese aire adicional no sólo contiene oxígeno, sino también Prana, el término en Sánscrito que describe la fuerza de la vida que anima a todos los seres vivos.

Un arte antiguo en sí mismo, el Pranayama, o el control y dominio de la fuerza de la vida a través de la respiración, es una herramienta extremadamente poderosa para optimizar la energía mente-cuerpo.

No tienes que ser un yogui entrenado para obtener sus beneficios. Basta con respirar larga y profundamente siempre que te sientas con poca energía, para observar cómo incluso unos cuantos minutos de esta práctica te ayudarán a sentirte más despierto. Para que tu práctica de Pranayama logre aumentar tu energía, intenta la Respriación Bhastrika.

 

3. Sal al aire libre

 

 

Para muchos, el trabajo es un entorno muy controlado, encerrado, y artificial. La luz fluorescente, el aire acondicionado, los cubículos estrechos, y los colores sobrios pueden hacer que la oficina sea un lugar sombrío y pesado. Estas condiciones no sólo afectan tu estado de ánimo, sino que además pueden reducir por completo tus reservas de energía.

Las tradiciones de sabiduría antigua sabían poco de este estilo de vida. Nuestros ancestros, o incluso unas cuantas generaciones atrás, pasaban una gran parte de su tiempo al aire libre, rodeados por la naturaleza.

 

 

Salir al aire libre puede tener un efecto casi instantáneo en tu humor y vitalidad de varias maneras importantes. Primero, te expone a la energía ilimitada del mundo natural. No hay escases de energía en la naturaleza. Sentir el sol sobre tu rostro es sólo una forma sentir la energía vital que proviene de tu entorno. También te da la oportunidad de recibir con los brazos abiertos los ricos colores y texturas de la naturaleza. En especial, con los rojos, azules, y verdes más intensos del mundo natural puedes absorber una parte de la energía visual que irradia hacia todas direcciones.

Por último, el entorno natural constituye un maravilloso escenario para practicar las sugerencias antes mencionadas a fin de mover tu cuerpo y respirar profundamente. Incluso una rápida caminata de 5 a 7 y minutos, estiramientos o una sesión de Pranayama, los beneficios en tu energía serán diez veces mejores si los haces al aire libre y en un entorno natural.

 

4. Date un masaje

 

 

Tu piel, en lugar de ser una barrera estática entre tus mundos interno y externo, es un sensor (dinámico, bidireccional y rico en terminaciones nerviosas) del entorno. Tu piel envía mensajes todo el tiempo sobre las condiciones que te rodean, en forma de temperatura, textura y presión.

Además de ser una puerta hacia el mundo exterior, la piel también sirve como un portal hacia una farmacia interna que, cuando se activa, puede liberar depósitos ocultos de energía y vitalidad. Es posible despertar esta energía dándote un masaje, que se conoce en Ayurveda como Abhyanga. Tradicionalmente, este masaje se lleva a cabo con aceite de hierbas, pero a fin de poder hacerlo en tu lugar de trabajo, puedes olvidarte del aceite y darte un masaje seco en áreas como la cabeza, el cuero cabelludo, el rostro, el cuello, los hombros, los brazos y las piernas.

 

 

Al masajear tu cuerpo, la piel libera químicos que promueven la salud, mejoran la circulación, y te hacen estar más alerta. Sin olvidar que además se siente bien. La liberación de estos químicos sanadores ayuda a contrarrestar el efecto de estar sentado sin moverte y ayuda a llenar de energía todo tu sistema.

La próxima vez que sientas que tu energía ha disminuido, tómate unos 4 o 5 minutos y date un mini masaje vigoroso. El aumento de energía seguramente hará que el masaje se vuelva parte habitual de tu día.

 

5. Escucha música que te estimule o sonidos primordiales

 

 

No importa dónde estés, todo el tiempo estás recibiendo energía vibracional en forma de sonido. Estos sonidos, dependiendo de su frecuencia, tempo, y ritmo pueden relajarte y tranquilizar tu mente-cuerpo o animarte y llenarte de energía. Imagina la forma en la que tu mente y cuerpo reaccionan al sonido de olas que rompen suavemente en una playa tranquila. Compara esa sensación con la manera en la que respondes a la cadencia de una banda de marcha durante el medio tiempo de un juego de fútbol americano.

Puedes sacar provecho del poder del sonido para darte el impulso necesario siempre que sientas que tienes poca energía. Por ejemplo, si cuentas con audífonos o auriculares a la mano, aprovecha la música grabada o en línea para escuchar sonidos tonificantes que te levantarán el ánimo. Elige música animada con un ritmo contagioso que sea fácil de seguir y déjate llevar por la música. Si te sientes con ánimos, déjate llevar, tocando una guitarra o batería imaginaria y moviéndote al compás de la música.

 

 

Además, puedes utilizar el poder vibracional de los sonidos primordiales para avivar tu energía. Un sonido en especial, “UU-AH-EE-MM” crea una vibración que da energía y despierta el cuerpo y la mente. Practica cantando en silencio o en voz alta y toma conciencia de cómo tu cuerpo responde a la vibración.

La próxima vez que te encuentres ante un déficit de energía mente-cuerpo, prueba con uno o todos estos remedios fáciles y naturales. Con suerte te darán el impulso que estás buscando.