Recapitulación Tolteca

La recapitulación Tolteca es un preciso sistema de respiración intensiva
que induce a estados expandidos de conciencia, de amplia difusión en ambientes chamánicos mexicanos. 
Principalmente, según la Tradición, la técnica respiratoria se ha utilizado para la limpieza del pasado,  está demostrado que si limpiamos nuestra mente y deshacemos los nudos que atenazan nuestras emociones conseguiremos desbloquear procesos físicos.
Así con la recapitulación podremos liberarnos de enfermedades que tienen su origen en fuertes golpes emocionales y que se fueron instaurando en el cuerpo a base de no expresarlos. Aunque como digo el principal objetivo (y característica) de la recapitulación tolteca es la sanación profunda de los lazos que nos unieron a determinadas personas a base de restablecer el equilibrio energético entre ambas.
Los Toltecas fueron una de las primeras etnias que poblaron lo que hoy se conoce como México. Anteriores a los aztecas y los mayas, se cree fueron descendientes de los atlantes, por lo que es posible que esta técnica de respiración tenga un origen que se pierde en el tiempo. Según esta tradición, las personas nacemos con una cantidad determinada de energía, pero con el paso del tiempo buena parte de ella la vamos a intercambiar de manera involuntaria, en una gran cantidad de situaciones y con un gran número de personas.
Desde la boca del estómago (tercer chakra) salen hilos de energía que nos unen a los demás. Depende del lazo que nos una el intercambio será más o menos grande. Toda la energía que cedemos en el intercambio es energía que perdemos, pues la que obtenemos a cambio es una que no nos pertenece y por tanto no podemos utilizar. Además, si es negativa (es decir si en el intercambio han prevalecido los miedos, celos, envidia, ira…) nos cargaremos con ciertas notas de un carácter que no nos corresponde.
Como puedess imaginar los mayores intercambios energéticos se dan con las personas más allegadas. Padres, parejas y ex-parejas, hijos, y en diferente medida las personas con las que hayamos tenido más o menos trato. También situaciones muy traumáticas como accidentes hacen que nos invada el miedo y generan en nosotros una huella que se plasma en una falta evidente de energía para afrontar una situación parecida.
Según una visión tradicional en boca de Victor Sanchez, el cuerpo está protegido por un “huevo de luz” el cual puede desgastarse e incluso romper su velo en determinadas zonas. Es por ahí por donde entraría lo que se conoce como enfermedad. La respiración tolteca consigue rehacer el cuerpo luminoso, algo muy complicado con otro tipo de técnicas”.
La Respiración de Recapitulación Tolteca consigue volver a vivir las situaciones concretas en las que se produjo el intercambio y recuperar así una energía que nos pertenece. No es tanto una vivencia mental, como tratar de evocar las emociones, sensaciones, olores, sonidos que se dieron cita en un determinado momento de nuestra vida, “la práctica de la recapitulación implica conectar los dos cerebros, el recuerdo visual y la sensación profunda, para desconectar así todos los lazos con ese determinado momento del pasado que estamos reviviendo”.
Por eso movemos la cabeza al respirar, fusionando en el intento ambos hemisferios (izq.-masculino-racional/derch.-femenino-mágico). De esta manera habremos cruzado el umbral del tiempo volviendo a colocar nuestra realidad en una disposición no-lineal, más abierta a ser-estar en el presente continuo. En ese momento estamos listos para que se produzca el mágico intercambio de energías, recuperando la que una vez cedimos en la experiencia, devolviendo la que no es nuestra a quien corresponda. El fin último es el restablecimiento de nuestra integridad luminosa, recuperar nuestro poder personal, volver a “Ser” disponiendo plenamente de nuestra LUZ.
El proceso de recapitulación se fundamenta por tanto en el Amor, ya que el intercambio ocurrió sobre todo a nivel energético-emocional, generalmente por el lazo afectivo que nos unió entre las personas cercanas. Los intercambios energéticos ocurren aunque no seamos conscientes de ellos.
Otra cualidad que hace muy especial a este trabajo sería la cuestión de la doble sanación, ya que la persona sobre la que mantenga centrada mi atención durante la respiración se verá igualmente beneficiada del intercambio.
Esto es especialmente bonito en el caso de trabajarnos frente a personas que de otra manera no se hubieran beneficiado de procesos de sanación pongamos por caso una persona que está lejos y con la que no tenemos contacto, o unos padres demasiado mayores. Cada padre/madre le entrega a su hijo/ a un par de años de su vida (en Amor-energía), así que si quieres hacerle un buen regalo a tus padres, puedes recapitularlos y devolverles esos dos años que seguro les apetece seguir disfrutando contigo.
Esto se hace especialmente importante en el caso de enfermedades graves, ya que les estas devolviendo energía “limpia” con la que seguir viviendo.
Utilizamos la lista de recapitulación en la que anotamos los sucesos más importantes sobre los que vamos a trabajar, empezando por los momentos especialmente traumáticos, relaciones parentales, sentimentales y enfermedades.
Una vez solucionados los niveles emociones-cuerpo-mente nos dejamos caer en procesos trans-personales navegando por el inconsciente en un camino hacia los archivos akásikos de nuestra existencia.
Para los que busquen una explicación más tangible, a nivel cerebral lo que ocurre es que el exceso de oxígeno provocado por el ritmo respiratorio genera cierto “emborrachamiento” en el llamado neo-cortex, colapsando sus funciones.
Esta es la parte más superficial de nuestro encéfalo, y el lugar donde están ubicadas la mayor parte de las funciones evolucionadas de nuestro cerebro (el razonamiento lógico, las diferentes habilidades, lectura, escritura, capacidad de cálculo,…) Al ocurrir esto adquieren mas entidad los otros dos “cerebros”.
En concreto al sistema límbico, o cerebro emocional “pues ahí se instalan los focos de la emotividad, donde se procesan las distintas respuestas afectivas y donde se registran penurias, angustias o alegrías” .
Es ahí donde incide el trabajo de recapitulación, pues el recuerdo tenemos que “vivirlo”, o sea recuperarlo a nivel emocional, para poder limpiarlo. Por tanto lo primero es conectar emocionalmente con la situación que se quiere trabajar, y una vez allí respirarla, que es cuando verdaderamente se establece el intercambio.
Usar música ayuda a obtener el conocido poder terapéutico del sonido como soporte para viajar, potencia la experiencia favoreciendo la interiorización y convirtiéndose en el diseño del barco desde donde se navega.

Las Quejas son un Veneno Para tu Cerebro

¿Por qué las personas se quejan? 
Sin duda, no es para torturar a los demás con su negatividad, 
como muchos podrían pensar. 
La mayoría de las personas se quejan porque al exteriorizar sus emociones y pensamientos se sienten mejor, o al menos eso creen. 
Sin embargo, la ciencia señala que en realidad andan desencaminadas. Quejarnos no nos hace bien, expresar esa negatividad puede hacer que nos sintamos peor. Ventilar las emociones puede parecer una buena idea pero a la larga no lo es, tanto para la persona que se queja como para quien le escucha.
El problema se encuentra en el cerebro. Quejarse altera nuestras redes neuronales y puede tener serias repercusiones para nuestra salud mental. De hecho, algunos neurocientíficos han llegado a afirmar que las quejas pueden matarnos, literalmente.

Las quejas consolidan las sinapsis de la negatividad.

Ahora mismo en nuestro cerebro se están produciendo muchísimas sinapsis. Cuando pensamos en algo, una neurona libera una serie de neurotransmisores, a través de los cuales se comunica con otra neurona y establece una especie de puente a través del cual pasa una señal eléctrica. De esta forma se transmite la información en el cerebro.
Lo interesante es que cada vez que se produce una sinapsis, ese camino se consolida. De esta forma se crean auténticas autopistas neuronales en nuestro cerebro, las cuales nos permiten, por ejemplo, conducir de manera automática o caminar sin tener que pensar en cómo movemos los pies.
Estos circuitos no son estáticos, en función de la práctica pueden cambiar, debilitarse o consolidarse. Obviamente, mientras más sólida sea esa conexión, más rápido se transmitirá la información y más eficientes seremos realizando esa actividad.
El problema es que cuando nos quejamos y nos llenamos de pensamientos negativos, estaremos potenciando precisamente esas redes neuronales, alimentando la negatividad que da lugar a la depresión. Mientras más nos quejemos, más negro veremos el mundo, porque son precisamente esos caminos neuronales los que estamos potenciando, en detrimento de otros, mucho más positivos y beneficiosos para nuestra salud emocional.
De hecho, investigadores de la Universidad de Yale han apreciado que en las personas sometidas a un gran estrés o que padecen depresión, ocurre una desregulación de las sinapsis y se produce una atrofia neuronal. En el cerebro de estas personas aumenta la producción de un factor de transcripción denominado GATA1, que disminuye el tamaño, las proyecciones y la complejidad de las dendritas, las cuales son esenciales para transmitir los mensajes de una neurona a otra.

Eres el reflejo de quienes te rodean.

 
Las quejas no solo afectan las conexiones neuronales de la persona que se lamenta sino también de quienes están a su alrededor. De hecho, es probable que después de haber escuchado a un amigo quejarse durante varias horas, te sientas como si te hubiesen drenado, como si te hubieran robado la energía. Es probable que en ese momento también tengas una visión un poco más pesimista del mundo.
Esto se debe a que nuestro cerebro está programado para la empatía. Las neuronas espejo se encargan de que podamos experimentar las mismas sensaciones que la persona que tenemos delante, ya sea alegría, tristeza o ira. Nuestro cerebro intenta imaginar qué siente y piensa esa persona, para poder actuar en consecuencia y modular nuestro comportamiento.
En esos casos, la empatía se convierte en un arma de doble filo que blandimos contra nosotros mismos ya que cuando escuchamos a una persona lamentarse, en nuestro cerebro se liberarán los mismos neurotransmisores que en el suyo. De esta forma, terminamos siendo prisioneros de sus quejas. 

El cerebro, un puesto de mando que controla el cuerpo. 

Las quejas consolidan las sinapsis “negativas” en el cerebro y estas tienen un gran impacto en nuestra salud. Cuando alimentamos la tristeza, el resentimiento, la rabia, el odio y la ira, todas esas emociones se reflejan en nuestro cuerpo. De hecho, hace poco un grupo de investigadores de la Universidad de Aalto realizaron un mapa corporal de las emociones, en el cual se puede apreciar cómo estas se reflejan en zonas específicas.
Además, no debemos olvidar que detrás de esos sentimientos y emociones negativas suele esconderse el cortisol, un neurotransmisor que también actúa como hormona cuyos niveles elevados se han vinculado con un sistema inmunitario deprimido, el aumento de la presión arterial y un mayor riesgo de desarrollar enfermedades como el cáncer y los trastornos cardiovasculares. El cortisol también daña la memoria, aumenta el riesgo de sufrir depresión y ansiedad y, por supuesto, acorta la esperanza de vida.

No hay leones vegetarianos.

Vale aclarar que no se trata de que no podamos quejarnos ni de que tengamos que reprimir nuestras emociones y sentimientos. De hecho, en algunas ocasiones quejarse puede ser extremadamente liberador. Sin embargo, debemos asegurarnos de que no se convierta en un hábito y, sobre todo, de que a las palabras le sigan las acciones.
Por eso, la próxima vez que acuda una queja a tu mente, recuerda que “los leones no son vegetarianos”. Esto significa que, por mucho que te quejes, no van a cambiar su dieta. Si quieres cambiar algo y no convertirte en su cena, será mejor que busques otras estrategias.
En otras palabras: el universo es caótico, a veces pasan cosas malas e impredecibles sobre las que no tenemos ningún control. Podemos sentarnos a lamentarnos o, al contrario, podemos asumir una actitud proactiva y preguntarnos qué podemos hacer para lidiar de la mejor manera posible con los problemas y, de ser posible, aprender de ellos. La decisión está en nuestras manos. 

Aprende a Confiar en lo Que Está Ocurriendo

“Aprende a confiar en lo que está ocurriendo.
Si hay silencio, déjalo aumentar, algo surgirá.
Si hay tormenta, déjala rugir, se calmará.”
El Tao._

Es un pensamiento hermoso sobre todo practicarlo, creo que es el secreto de la Paz y de la dicha Aquí y Ahora.

Aprender a confiar en lo que está ocurriendo, esto en si mismo es glorioso y mágico. Confiar en lo que está sucediendo es realmente hermoso, poderlo practicar es sumergirnos completamente en lo que ES.

El instante santo, el eterno presente, el no hacer, tener, tan sólo SER…

El maravilloso arte de la NO resistencia para simplemente fluir con lo que este aconteciendo en nuestras vidas, soltarnos, entregarnos, dejar de luchar y fluir. Sumergirnos Profunda y totalmente en el silencio de la noche, hacernos Uno con la Totalidad, perdernos en la nada, dejarnos traspasar por lo que ES.

No Pensar
No Hacer
Sólo Estar …sólo eso… Estar
Confiar en la vida … en su proceso.
Saber que todo está bien.

¿Es que acaso existe mayor estado de Gracia que este?. Esto en si mismo experimentarlo es un milagro, una dicha, un regalo del cielo, esa es la Paz de la que hablan las sagradas escrituras que va más allá de la comprensión humana.

Cuando nos entregamos a lo que Es sin oponer resistencias, los eventos cual olas de la mar pasan, alcanzan un pico y luego se disuelven para ir a descansar en la arena y diluirse en la nada.

Cuando somos Testigos Silenciosos de lo que está Ocurriendo fuera o dentro de nosotros mismos, esto nos permitirá desapegarnos y observar el proceso, su nacimiento, crecimiento, clímax, desenlace y vuelta a la nada.

La vida es un ciclo eterno, un ir y venir, una diástole y una sístole palpitante, inspiración, exhalación, existe un ritmo perfectamente sincronizado con el latir de la existencia sólo hay que rendirse y saber esperar …

No nos inquietemos por el rugir de la Tormenta…
No nos inquietemos por el Silencio Sepulcral… porque todo pasará.
A la tempestad le sigue la calma Al silencio la intimidad.

Confía en lo que está Sucediendo porque es un regalo, permitele desenvolverse ante tus ojos y se despliegue sin resistencias.

Tu tan sólo confía.

La Función Energética de los Perros

Estos seres maravillosos que en verdad parecen ser el “mejor amigo del humano”, no sólo son animales que sirven para cuidar o acompañar,
 su existencia tiene un sentido más profundo, como cada cosa en cuanto existe.

Antes de decir su función, vamos a hablar de su origen y otros detalles. Se dice que los perros provienen de los lobos, en efecto comparten similaridades genéticas, pero la variación tan distinta entre los canes, nos lleva a pensar que hay algo más allá de una simple “domesticación”.

Algunos mencionan que los perros son seres que fueron enviados de las estrellas para ayudar al ser humano en su aprendizaje sobre el amor incondicional. Esto no es imposible, considerando el hecho de que un “simple” metal como el oro, según estudios recientes, fue traído por meteoritos a la Tierra hace millones de años. En efecto, el cuerpo del perro ha nacido en esta dimensión física, sin embargo, la energía que corre en él, no necesariamente es de aquí. Podríamos pensar que el perro es un ser menos evolucionado, sin embargo, esto es una ilusión de nuestro juicio. La evolución no es proporcional al intelecto, ni a la funcionalidad social; la evolución es un tema del alma y el espíritu. ¿Cuántos humanos aman como el perro lo hace con su prójimo?, eso, es evolución, aunque no haya una complejidad intelectual. Con esto no se quiere decir que el humano sea menos involucionado, pero, el perro es maestro del humano en lo que al amor incondicional respecta.

De acuerdo al sistema energético de los perros (chakras), el plexo solar y el corazón son la zona más amplia en ellos. Son seres receptores de energía. Ellos vienen a proteger energéticamente a su compañer@ human@. Por eso es tan común que súbitamente un perro se enferme, o que si su amigo humano esté en riesgo lo presienta, o que tras la muerte del humano, él se deje morir. Porque vienen con una misión y aunque creamos que uno es quien encuentra al perro, es al revés; estos llegan en los momentos indicados, se nos aparecen en la calle y buscan quedarse con nosotros (si es el caso), o simplemente a través de la sincronía llegan a nuestras vidas. El humano puede creer que “escoge” al perrito, pero él a través de su mirada nos “reconoce” y eso hace que cerebralmente se active la “zona de empatía” y decidamos “quedarnos” con él.

Los perros vienen a enseñar el amor incondicional, no juzgan, no critican, no se ofenden, no almacenan rencor, resentimiento, molestia o tonterías así. El perro perdona, ama, juega. Si lo abandonamos o maltratamos, comienza a aflorar más la parte genética de su estructura primitiva de “lobo”, se hacen agresivos, desconfiados, etc, pero el cariño y el cuidado (aunque lleve tiempo) los regresa nuevamente a su vibración natural de amor incondicional.

En el plano de la energía, como ya se dijo, son receptores. Ellos gozan de extra-sensorialidad, perciben no solamente si alguien quiere físicamente dañar a su compañero humano, sino energéticamente, así que reciben la energía primero para que no nos afecte a los humanos. Cuando el humano tiene patrones emocionales o hábitos malsanos, el perro comenzará a trabajar con esa energía, y no solamente con el miembro más apegado de la familia, sino con toda la familia. Por eso es importante darles mucha agua, para que transmuten la energía, o llevarlos a reiki, para liberarlos de cargas energéticas innecesarias.

El ser humano cuando duerme, entra en otras frecuencias, al igual el perro. Tenemos desdoblamientos o viajes, (astrales o etéricos). El perro más que nada es un guardián en el plano astral, y puede ser diferente a como es en este plano físico. Probablemente asumirá alguna forma que nuestra mente reconozca para que no temamos y nos sintamos seguros, o simplemente estará como “observador”, cuidando nuestro campo energético. Existen casos documentados en los que en casas cargadas muy negativamente, el perro no quiere entrar, y si entra, muchas veces muere porque recibe todo el impacto energético. (Este ejemplo lo podemos ver en la película “El conjuro”).

Su constante jadeo, recicla la energía alrededor, absorbe y depura (de hecho, es su manera de transpirar; no olvidemos que el sudor es una manera en como el cuerpo saca toxinas). Obviamente este ejemplo hace referencia al jadeo cuando no es por cansancio, sed o ansiedad.

El continuo movimiento de su cola, activa y potencia sus primeros chakras (base y sacro), aumentando el campo vibratorio de la persona. En estos chakras es donde reside la fuerza vital y la percepción extra sensorial (no confundir con “tercer ojo”). Un perro siempre va a elevar la frecuencia emocional del ser humano.

Los perros viven en promedio 8 veces menos que el humano, esto es porque como ya se dijo, vienen a una misión determinada. Nuestro cuerpo se regenera en ciclos de 7 a 10 años, muy similar al promedio de vida de un perro. Nos acompañan, nos ayudan a elevar la frecuencia emocional, a comprender el amor incondicional, a transmutar la información celular, a sanar, etc.

La razón energética del aullido del perro es porque su sensibilidad logra detectar vibraciones “negativas”, “densas” y entonces da aviso de ello (inclusive puede percibir sucesos en otras partes del mundo, o eventos que a penas van a ocurrir). Es común que muchas personas digan que antes de grandes sismos, por “coincidencia” sus perros aullaban constantemente y/o estaban intranquilos.

El perro goza de existencia multidimensional. No sólo el humano es multidimensional como lo mencionan algunos científicos estudiosos del campo de la energía, también el perro. Es por ello que sienten cuando algo le ha sucedido a su compañer@.

Por “estética” se les suele cortar la cola y las orejas, esto es equivalente a mutilarlos en el plano energético (aunque se recuperan), es totalmente innecesario hacerlo. En las orejas está el chakra coronario (encargado de la conexión cósmica), por eso son como sus “antenas”. Y en la cola, como ya dijimos, está la fuerza vital. De verdad, no hay que continuar con estas prácticas, no es necesario.

Adoptar un perrito es de las acciones más nobles que pueda haber, “comprarlo” es una manera de conectar con quienes están destinados a estar en nuestra vida, sin embargo, el vender seres tan maravillosos, colocarles un precio, los cosifica, se les compra y después se les menosprecia y abandona. Solo si vendieran en millones de dólares a los perros sería positivo, solo así se comprendería simbólicamente su verdadero valor. Esto no quiere decir que no haya criadores responsables, apasionados por los canes, que los amen y que su intención no sea lucrar, sin embargo, estamos hablando de un porcentaje muy bajo. Lo mejor es adoptar. Tal vez alguien podría pensar que si los perros recogen energía negativa, pudiera ser esta la causa del por qué en algunas zonas se acumulan tantos callejeritos, y en efecto, están en lo cierto, pero darle una vida mejor a estos perros, es un acto que por ser desde el amor, genera un campo de alta frecuencia en el lugar en el que se les recoge, y esa “semilla de amor” sigue ahí vibrando, como una serie de ondas generadas cuando cae una piedra en el agua.

Por último, hay que mencionar que cuando el perro se “va” de su cuerpo, sigue aquí, en una dimensión más sutil, pero siempre acompañará a su compañero humano. No solo son leales en vida, sino después de cumplir su misión en la Tierra. Esto se ha comprobado mucho en sesiones de reiki, mientras la persona está en la camilla, algunos terapeutas han llegado a verlos cuidando a su compañero humano.

Los 5 Elementos en la Alimentación

En Medicina Tradicional China, la dieta y el ejercicio juegan un papel importante para mantener una buena salud ya que contribuyen al óptimo equilibrio en la energía vital denominada Qi (Chi). De hecho, la dieta es uno de los tres orígenes del Qi, junto con el medio y las características heredadas. Por lo tanto, los alimentos que comemos ejercen una influencia directa sobre los excesos y las deficiencias en el organismo de cada persona.
A diferencia de los principios occidentales que buscan un equilibrio entre proteínas, carbohidratos y grasas, el enfoque oriental se basa en la teoría del yin y el yang y de los 5 elementos. Cuando existe un desequilibrio energético aparece la enfermedad. Una vez que el médico detecta qué es lo que provoca la desarmonía en cada individuo indica una dieta personalizada para reestablecer la salud o prevenir trastornos según la tendencia energética de cada persona.

Los 5 elementos en la dieta.

La teoría de los cinco elementos se basa en la idea de que todos los fenómenos del universo son el resultado del movimiento y mutación de las cinco categorías: madera, fuego, tierra, metal y agua. Para gozar de buena salud, en la Medicina Tradicional China (MTC), estos elementos deben estar en armonía. Según esta teoría existen relaciones entre los sabores, los elementos y la fisiología y psicología en el ser humano. A cada órgano le corresponde un sabor, un olor, una textura y una emoción.
El término “sabor” hace referencia a la naturaleza curativa de un alimento o planta y no necesariamente a su sabor tal y como se entiende en Occidente. Por ejemplo, entre los alimentos picantes se encuentran el ajo, el jengibre y las cebolletas; los limones, las manzanas y los kiwis se consideran agrios; el café, el té y las almendras se consideran amargos; los dátiles, el arroz y el pollo son dulces, y el cerdo, los mejillones y la sal sin refinar son salados. Cada sabor se asocia con una categoría yin o yang: los alimentos agrios, amargos y salados son yin, mientras que los picantes y los dulces son yang. Cada sabor se asocia también a un movimiento específico del Qi y a un órgano vital, de forma que los alimentos con un sabor determinado se emplean para tratar disfunciones sufridas por el órgano correspondiente. Veamos la siguiente descripción:

 

  • Picante: corresponde al elemento Metal y al órgano pulmón. Los alimentos de este grupo estimulan las glándulas y ayudan a digerir ciertos nutrientes, también dispersan todas las mucosidades. Se caracteriza por realizar una estimulación de la circulación energética y de la sangre, también es responsable de un aumento de la sudoración, de la apertura de los poros y del esfínter, y, por tanto, de la eliminación de líquidos al exterior. India y Méjico hacen un gran uso de este sabor evitando el letargo producido por el exceso de calor. Según nuestra constitución habrá que tener cuidado de no abusar de lo picante.  Lo encontramos en los rábanos, cebollas, guindillas y pimientos picantes.
  • Salado: corresponde al elemento Agua y al órgano riñón. Se caracteriza por retener agua y aportar electrolitos, con lo que el hígado puede realizar mejor sus funciones metabólicas. La sal de mesa común no es la más adecuada, se recomienda la sal marina con mayores nutrientes. Hay productos como el miso que ya contiene gran cantidad de sal. Un exceso de sal puede acarrear hipertensión arterial, inflamaciones de la piel y exceso de calor.
  • Ácido: corresponde al elemento Madera y al órgano hígado. Favorece también las funciones de la vesícula biliar. Todas las sustancias que son ácidas aportan protones necesarios para el buen funcionamiento del corazón. El alcaucil está en este grupo, es bueno para la desintoxicación y actúa como drenante. El sabor ácido en exceso puede agriar el carácter acentuando la envidia y el resentimiento, pero en su justa medida estimula nuestro ingenio y el intelecto. En el plano físico, su abuso agrava las úlceras e irrita las mucosas.
  • Amargo: corresponde al elemento Fuego y al órgano corazón, se caracteriza por estimular el paladar y las secreciones gástricas,  ayuda en las digestiones lentas, tonifica los tejidos y colabora con la eliminación de tóxicos. Los alimentos amargos son digestivos. De hecho, los aperitivos son bebidas amargantes. Encontramos este sabor en todas las verduras amargas como son las endibias, escarolas, pepinos. La corteza de los limones y verduras de hoja verde.
  • Dulce: corresponde al elemento Tierra y a los órganos bazo y páncreas. Con el sabor dulce se tonifica el cuerpo, se hidrata y suaviza la garganta, mejora la ventilación pulmonar. El exceso de preocupación y reflexión afectaría al bazo, por ejemplo, en épocas de estudio se puede ver sobreexigido, por lo que los alimentos dulces especialmente aquellos que se asimilan lentamente como cereales integrales, mijo, arroz integral, calabazas, nos ayudarán a reequilibrar este órgano. En lo psicológico, calma el humor excitado e inquieto.

Los Alimentos en relación a los Cinco Elementos

Alimento Madera Fuego Tierra Metal Agua
Verduras Hojas finas Hojas anchas Redondas Raíces picantes Raíz
Cereales Trigo Maíz Mijo Arroz Legumbres
Carnes Pollo Ovinos Vacunos Equinos Cerdo

La dieta equilibrante

Además de tener en cuenta los 5 elementos, una dieta tradicional china incluye una ingesta debidamente equilibrada de alimentos yin y yang, así como una gran proporción de alimentos neutros, tales como el arroz y la mayoría de cereales. Puesto que cada alimento compensa los excesos y las carencias del cuerpo de un modo específico –y puesto que cada individuo tiene sus propias necesidades-, ciertos alimentos se consideran perjudiciales para un individuo mientras que para otro son beneficiosos. El primer paso para adoptar una dieta china consiste en identificar la constitución del individuo. Una persona puede tener una constitución caliente (yang) o fría (yin). Veamos:

Tipos de constitución y alimentos recomendados por la dieta tradicional china

EXCESIVAMENTE YANG
Características
Personas corpulentas, de cara roja, suelen tener calor, transpiran mucho, tienden a ser hiperactivas, comen y beben en exceso.
Alimentos recomendados
Pescado blanco, pato, conejo, trigo, cuscús, cebada, mijo, porotos verdes, arvejas, soja, tofu, ensaladas, espinacas, remolacha, calabacines, limones peras, manzanas, mandarinas, sandía y uva.
Alimentos a evitar
Manteca, leche, todos los productos cárnicos, huevos duros, carnes curadas, quesos grasos, trigo sarraceno, pasta, ajo, cebollas, jengibre, apio, pimienta negra, curry y frutos secos.

 

EXCESIVAMENTE YIN
Características
Personas obesas, con escasa capacidad respiratoria, que tienen las extremidades frías, se mueven despacio, retienen líquidos y duermen mucho
Alimentos recomendados
Cebollas, ajo, jengibre, clavo, zanahorias, apio, hinojo, cordero, ternera, pollo, trigo sarraceno, mijo, castañas, frutos secos, cerezas, lichís e higos.
Alimentos a evitar
Ensaladas crudas, pepino, tomate, berro berenjenas, algas ruibarbo, manteca, leche, queso, cerdo, conejo, pato, trigo, cebada, avena, maníes, semillas y aceite de girasol, limones, naranjas, pomelo, sandía, melón, peras y mango.

 

POCO YANG
Características
Personas delgadas que suelen estar cansadas y pálidas, y tener frío, con voz suave y baja, y una tendencia a sufrir enfermedades crónicas poco importantes, sobre todo en invierno.
Alimentos recomendados
Ajo, cebollines, clavo, canela, cilantro, berenjenas, zanahorias, apio y col cocidos, calabaza, espinacas, puerro, papas, avena, maníes, trigo, maíz, arroz, soja, mijo, leche caliente, ganso, pollo, miel, marisco, castañas, frutos secos, cerezas, uvas, lichís e higos.
Alimentos a evitar
Ensaladas, zanahoria y col crudas, pepinos, tomates, leche de vaca fría, clara de huevo, judías, guisantes, naranjas, piña, pomelos y sandía.

 

POCO YIN
Características
Personas delgadas, de tez oscura, piel seca, cuerpo caliente y con tendencia a tener una temperatura corporal baja.
Alimentos recomendados
Berenjenas, remolacha, pepino, espinacas, ensaladas, champiñones, leche de vaca, huevos, pescados de río, cangrejos, gambas, codornices, pato, limones, higos, mandarinas, papayas, peras, manzanas, mangos, melones y pomelos.
Alimentos a evitar
Clavo, canela, pimienta, zanahorias, puerro, trigo sarraceno, damascos, castañas, uvas, huevos fritos, pavo, faisán, cordero, frutos secos, café, vino, alcohol y vinagre.