Kintsugi

Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Ellos creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso. El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado luego con polvo de oro, se llama Kintsugi.
El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte
que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas,
estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido
en la parte más fuerte de la pieza.
 
Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar 
con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto 
es más bello por haber estado roto.
Llevemos esta imagen al terreno de lo humano, al mundo del contacto con los seres que amamos y que, a veces, lastimamos o nos lastiman.
¡Cuán importante resulta el enmendar!.
Cuánto, también, el entender que los vínculos lastimados y nuestro corazon maltrecho, pueden repararse con los hilos dorados del amor, y volverse más fuertes.
La idea es que cuando algo valioso se quiebra, una gran estrategia a seguir es no ocultar su fragilidad ni su imperfección, y repararlo con algo que haga las veces de oro:
fortaleza, servicio, virtud…
La prueba de la imperfección y la fragilidad, pero también de la resiliencia.
 —la capacidad de recuperarse— son dignas de llevarse en alto.

Secretos Anti-vejez de los Asiáticos

A mi abuela se le confunde a menudo con mi madre, y mi madre es a menudo confundida con mi hermana. Como china-americana de nacimiento, sé que no estoy sola. Las mujeres asiáticas tienen fama de lucir años (a veces incluso décadas) más jóvenes que su edad real. El secreto para envejecer con gracia y permanecer delgada radica en el estilo de vida y la dieta asiática.
Aquí te doy 8 consejos para que te inspiren :
1 . Bebemos toneladas de té verde. El té verde es una fuente de poderosos beneficios para la salud. Repleto de antioxidantes y propiedades, aumenta el metabolismo, y ayuda a quemar grasa – es básico para una dieta sana.
2 . La soya es una parte importante de nuestra dieta. Las proteínas  a base de plantas están de moda en este momento, pero  en Asia se ha consumido proteína de soya durante milenios. Miso, tofu, frijoles de soya y salsa de soya … todo delicioso y una saludable alternativa para darle vida a tu mesa.
3 . Nos ponemos en la marcha. En las ciudades metropolitanas y concurridas como Hong Kong, el transporte público es muy eficiente y a menudo supera el conducir un coche. Esto significa que diariamente se pasa mucho más tiempo caminando, subiendo y bajando gradas, que es definitivamente un hábito saludable y mantiene esa cintura delgada!
4 . El sol no es nuestro amigo. Admito, algunas de nosotros somos bastante extremas con este tema de permanecer fuera del sol: Llevamos sombrillas, usamos sombreros y nos cubrimos (literalmente) la cara con protección UV en los días soleados. Aunque esto puede ser un poco exagerado para algunas, la moraleja es que somos absolutamente enfáticas sobre cuidado de la piel y la protección solar. El sol en todo su esplendor es por desgracia el culpable de el envejecimiento y el cáncer de piel si no se toman medidas, así que a untarse protección!
5 . Nuestro postre es por lo general sólo fruta fresca. Contrariamente a nuestras contrapartes occidentales, el postre para nosotros consiste por lo general de frutas frescas. La mayoría de los postres de Asia son las frutas, frutos secos o con base de soya. Esto reduce radicalmente nuestro consumo de ázucar responsable del envejecimiento celular, aunque claro entendemos que un pedazo de la torta es divino en la moderación!
6 . Nos encanta el jengibre. En salteados, en sopas , en té – amamos nuestro jengibre. Estimula la circulación, mejora el sistema inmunológico y es un afrodisíaco.
7 . Nuestro consumo de lácteos es mínimo. La presencia de la leche es mínima en la dieta estándar asiática. Hay un montón de razones por las que debemos deshacernos de los lácteos, una de las más obvias es que la leche convierte un bebé becerro de 100 libras a una vaca adulta de media tonelada. Ahora, yo no sé ustedes , pero esto es muy revelador para mí!
8 . La Medicina china nos enseña a sanar desde adentro. Mientras que la medicina occidental típica por lo general proporciona una cura inmediata con medicamentos farmacéuticos, la medicina china ha arraigado en nosotros que la salud necesita tratarse desde la raíz. En lugar de proporcionar los medicamentos que pueden  ocultar el problema al instante y desaparecer los síntomas, nosotras nos inclinamos por sopas de sanación interna  y la medicina a largo plazo. Esta mentalidad es un factor muy importante en nuestra salud, de esta manera escuchamos y nos centramos en nuestros cuerpos.

Sanar Nuestro Hogar

Es necesario cuidar nuestra casa para evitar que se enferme.
El feng shui dice que el lugar donde vivimos es comparable con una planta a la que debemos cuidar, así como nosotros somos como árboles que dependemos del lugar en el que nos encontramos plantados.
Para mantenerse sana y bien, nuestra casa depende de nuestros cuidados y a su vez nosotros dependemos de ella para estar bien. El ser humano como todo en la naturaleza, esta inmerso en el medio y se encuentra influenciado por él. Nosotros, tenemos la posibilidad, a diferencia de los animales, de modificar nuestro entorno y elegir los resultados que queremos conseguir.

 

Las dificultades surgen cuando no somos consientes o no somos capaces de ver que las cosas andan mal, que nuestra casa se queja no logrando percibir sus avisos. Suele ocurrir que la casa nos este avisando, mediante señales que no tienen por que ser voces misteriosas, ni puertas que se abren solas, sino con repetidas averías, como roturas de bombitas de luz, desperfectos en los electrodomésticos, etc., que están determinando que en nuestra casa la energía no fluye de manera armónica.
La carencia o el exceso de energía Chi, hace que en determinados lugares de la casa se produzcan determinadas repeticiones de sucesos que hacen pensar que las cosas no están yendo como deberían. La casa actúa como una planta, cuando dejamos de atenderla, ésta comienza a secarse hasta que termina muriendo. Cabe señalar que cuando decimos que la casa esta muerta, es cuando en ella las actividades no rinden fruto. 
Por lo general en esa casa donde las energías se han escapado, las personas que la habitan se encuentran desganadas, sin proyectos, sin fuerzas y hasta con repetidas enfermedades. Podemos buscar la razón en la falta de energía Chi, la que renovada alimenta todos los lugares de la casa. Esta energía es como el aire que respiramos se encuentra en todo lugar y en todo momento.
Y así como el aire que respiramos a veces es tan denso que parece que nos ahogáramos, cuando la energía Chi se hace insuficiente, no fluye, la casa se empieza a quejar. Para tomar debida conciencia, debemos prestar atención a todos los objetos, los que sobran y aún los que faltan. Los objetos que sobran son los que empiezan a robar nuestra energía. De modo inconciente los objetos que nos rodean y que están relacionados con nuestros recuerdos, influyen en esa energía.
 
Es muy difícil llevar adelante nuestra vida diaria si nuestra casa esta rodeado de objetos que pertenecen a un desagradable pasado. 
Es posible que si nos rodeamos de cosas rotas, o en desuso o bien que ya no nos gustan, suframos de un permanente cansancio y hasta de determinadas enfermedades. El acumular cosas que no nos sirven, es malo y nos quita energía, parte de la fuerza propia. Todos aquellos objetos que sobran, o que nos mantienen atados a un tiempo que ya fue, a determinadas personas o incluso a nosotros mismos, son negativos. Los objetos que están cargados de energía negativa son todos aquellos que mantienen vivos momentos de tristeza, de soledad, de muerte, épocas de crisis, de abandono.
Se debe evitar que las fotos de nuestros muertos ocupen lugares centrales, ni mantener velas encendidas en su memoria. No debemos transformar nuestra casa en altares de luto permanente, ni tampoco mantener la habitación tal y como la dejó la persona que se fue, ya que la energía quedará estancada, y se manifestará en forma de depresión, fatiga, tristeza.
Todos estos objetos no son recomendables y debemos eliminarlos, pues son, los que no nos permiten seguir adelante, ni llevar a cabo nuevos proyectos y nos robarán la energía para progresar.
La solución es eliminar o regalar todos aquellos objetos que encierren malos recuerdos.
Es necesario mantener solamente aquellos objetos que nos aportan energía Chi de crecimiento, y son los que nos traen buenos recuerdos de un pasado agradable, los que están relacionados con proyectos futuros. Pueden ser recuerdos de viajes felices, fotos de nuestros hijos, de nuestro amor, de amigos, de nietos, regalos recibidos de gente a la que queremos, objetos de nuestra infancia en la que fuimos felices, etc. lo que nos aporta energía Chi creativa son todos aquellos objetos que nos alegra el corazón o que nos hace esbozar una sonrisa.
Para recargar la casa de energía y devolverle la vida podemos utilizar acuarios, que al igual que las fuentes de interior expanden su vida a todo alrededor, alejan la tristeza, los malos recuerdos y permiten que la energía fluya constantemente.
Los cuadros con paisajes o póster con perspectiva, otorgan sensación de serenidad y renuevan la energía, otorgando una brisa de aire fresco.
El dormitorio es el lugar que requiere especial cuidado, ya que en él reponemos nuestra energía para comenzar cada día. Por eso este lugar debe estar rodeado de objetos que nos traigan solo buenos recuerdos o que simplemente sean de nuestro agrado. Debemos prestar atención a todo lo que nos rodea en nuestro dormitorio, si todo lo que vemos es de nuestro agrado y nos trae recuerdos positivos y armónicos, todo este bien. Si encuentras objetos relacionados con conflictos, problemas o temas sin resolver, debemos eliminarlos de la habitación y reemplazarlos por objetos positivos. A veces la casa está atascada de objetos negativos y necesita una profunda limpieza, para ello existen formas sencillas que permiten renovar la energía Chi, sin necesidad de grandes ceremonias.
Tan solo con unos pequeños cambios y con mucho amor se puede curar una casa enferma. Las flores y las plantas frescas son muy beneficiosas para aportar vida, renovar toda la casa, limpiarla de malas vibraciones y eliminar la electricidad estática.
Recomendaciones: 
Una bonita pantalla con una cálida luz, una lámpara de sal o cuarzo,
 limpian el ambiente y eliminan también la energía estática.
Otra manera de limpiar la atmósfera de las habitaciones
es la utilización de objetos que suenen de manera armónica, 
como campanas, cuernos de cuarzo o de metal o gongs.
Quemar varitas de incienso, velas con esencias naturales,
son los más efectivos y tradicionales.
Si tenemos en cuenta todos estos consejos nuestra casa
dejará de estar sin vida y enferma y se transformará en un lugar
que nos cargará de energía ni bien entremos en ella. 

 

Tu Oxitocina

Como si fuera una píldora mágica, esta hormona da placer, felicidad, 
quita malestares físicos y mentales, promueve la unión y la generosidad.
¿qué más puede hacer por ti?.
El cuerpo humano es un bio-radar que capta todas las señales de su entorno. Cuando siente alguna amenaza, el cerebro alerta a toda la estructura corporal por si hay que actuar o mantenerse en estado preventivo.
El complejo mecanismo con el que la mente funciona aún es indescifrable, y aun sabiendo el funcionamiento de las hormonas que excreta el cerebro, la misteriosa conexión mente-cuerpo continuará asombrando a científicos.
Una nueva investigación sugiere que la oxitocina juega un papel crucial en la vida social de los humanos, no sólo forja y estrecha nuestras relaciones, sino que ayuda a evitar problemas psicológicos y fisiológicos. En años recientes se ha demostrado que esta hormona es una parte medular en nuestra faceta sentimental, y aquí hay 10 razones por las que la oxitocina es uno de los mejores recursos que posee nuestra mente para salvaguardar nuestra cordura.

Es fácil de conseguir
Una de las cosas más interesantes de esta hormona es que puede hacer uso de ella en cualquier momento. Para ello, lo único que se necesita es abrazar o estrecharle la mano a una persona. El contacto corporal hará que tu cerebro libere bajas dosis de oxitocina, haciendo que ésta fortalezca los vínculos afectivos.

Estimula el lado materno
Una vez que una mujer comienza a percatarse de que es madre, la hormona comienza a invadir su cerebro; incluso a la hora de parir, algunas mujeres son medicadas con oxitocina, ya que esta estimula las contracciones uterinas. Por si esto fuese poco, los bebés son alimentados con altas dosis de la hormona a través de la leche materna, haciendo que la relación madre-hijo sea inquebrantable y perpetua.

Paradójicamente, inhibe la timidez.
Dada sus capacidades de mejorar la autoestima, de fortalecer la auto confianza y aumentar el optimismo, la oxitocina ayuda a debilitar la timidez. Los psiquiatras medican la hormona a aquellas personas que sufren de ansiedad, estrés postraumático y trastornos de humor. Otro uso que la ciencia comienza darle a la hormona, es en el tratamiento de personas con autismo.

Cura y alivia el dolor.
Estudios han demostrado que el aumento en niveles de oxitocina puede aliviar dolores de cabeza, calambres y malestares en general. El secreto está justo en el momento en que se experimenta un dolor, pedirle a nuestra pareja un juego íntimo y sexual que ayude a eclipsar nuestras momentáneas afecciones.
Previene la obesidad.Algunos médicos la utilizan como método para contrarrestar la obesidad mórbida. Estudios demuestran que la falta de oxitocina puede culminar en un severo aumento de peso, ya que la deficiencia de la hormona se refleja en trastornos metabólicos.

Es un antidepresivo
Las madres que sufren depresión postparto, son medicadas con esta hormona. Diversos estudios han revelado que las personas que son afectadas por una severa depresión, sus niveles de oxitocina son nulos o, en el mejor de los casos, mínimos.

Minando el estrés
Posee propiedades tan potentes que combaten significativamente la depresión, entonces el estrés es una simple y vil tarea para la oxitocina. Gracias a sus compuestos, la hormona puede reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés.

Promueve la generosidad
Los biólogos evolucionistas concuerdan con que los altos niveles de esta hormona se reflejan en una sociedad más justa y empática. En un estudio, las personas que compartieron su dinero con gente desconocida, aumentaron su nivel de oxitocina.

Elíxir del amor
Los científicos la conocen como la “hormona del amor”, ya que es la encargada de químicamente establecer conexiones íntimas entre los amantes. Además, es aquella que provoca el deseo y la excitación sexual por la pareja. Para los hombres es un motor químico para una erección duradera, y tanto en hombre como en mujeres, en un orgasmo, la oxitocina inunda el cerebro de los lactantes.

Es lo que nos humaniza
Está claro que si juntamos todos los beneficios que ofrece esta hormona,serían las principales características que nos hacen seres humanos.Sin ella la sociedad y las familias serían sólo un grupo sin ganas

Uttanasana Para Desintoxicar

Uttanasana es una asana maravillosa, que se puede adaptar a cualquier situación. Tiene muchos beneficios, pero vamos a centrarnos en su potencialidad desintoxicante, pues mejora la digestión, estimula el hígado y los riñones, y recambia la energía del cuerpo.
Lo increíble de esta posición es que el efecto es inmediato y lo desafiante es que sólo lo es cuando la alineación tiende a ser exacta. Así es que, esta vez, vamos a poner el acento sobre el trabajo físico.
Hagamos la posición en frío una vez, suavemente.
Párate en Tadasana con las manos en las caderas; alíneate como ya has aprendido. Dobla el torso hacia adelante y, sin arquearlo, llévalo hacia abajo. Dirige el movimiento desde las caderas, no de la cintura. Apoya las manos a los costados de los pies.
Sal de la posición del mismo modo.
¿Cómo te fue?
Hay tres tips que son centrales:
Al mismo tiempo que el torso va bajando, estíralo, como si lo proyectaras desde las caderas hasta la punta de la cabeza; ánclate al piso mediante presionar los talones hacia abajo y abrir los dedos de los pies; a la vez, levanta hacia el techo los huesitos de la cola donde sueles sentarte.
Vamos a intentarlo de nuevo, pero a través de una secuencia que, del modo más simple posible, nos lleve a sentirnos cómodas en Uttanasana. Repítela por lo menos tres veces.
1.Párate cerca de una pared que funcione como tope al desplazamiento de tu cuerpo hacia atrás, pues es importante que mantengas en una línea tobillos, rodillas y caderas.
Separa los pies, dobla el torso hacia adelante y baja. Flexiona las rodillas y apoya todo el torso sobre las piernas. Mientras los brazos caen, contrae levemente los músculos de los hombros, para acompañar al cuerpo en su oscilación hacia adelante.
2.Deja que la cabeza cuelgue y siente cómo, como consecuencia de su peso, se van relajando la espalda y los omóplatos.
3.Dirige los huesitos donde te sientas hacia arriba.
4.Succiona la panza y pégala a la espalda; no la sueltes y expandas.
5.Relaja el entrecejo, los ojos, los oídos, la boca.
6.Estira las rodillas y contrae los cuádriceps levemente. Cruza los antebrazos y tómate de los codos con las manos (el dedo gordo apoya del lado interno y los otros cuatro dedos rodean el codo).
Usa la respiración Ujjayi.
Ya captaste el horizonte de alineación. Ahora, entrégate completamente a sentir la relajación y el estiramiento profundo en cada pedacito de tu cuerpo. Dirige la mirada al ombligo, aunque tus ojos estén cerrados. Lo único que te distrae es el sonido del aire al pasar por tu garganta; detente a escuchar.
Puedes practicar Uttanasana antes de irte a dormir, luego de estar sentada mucho tiempo frente a tu laptop o en un viaje, después de correr o caminar, cuando no puedes dejar de pasar por el mismo pensamiento recurrentemente, si te duele la panza o te sientes ofuscada mentalmente. Esto es porque Uttanasana nos trae automáticamente al presente y captura toda nuestra atención, sacándonos de lo que sea que esté molestando, cuando todavía no podemos siquiera nombrarlo y, fundamentalmente, despeja el organismo. Incorpórala a tu vida diaria y nos cuentas.
Namaste.