Yoga para principiantes clase 20

En esta clase veremos una kriya para fortalecer neustro cuerpo y resistir las enfermedades.

(Lee más sobre el arte de no enfermar)

El objetivo del yoga va en función del propio practicante y de sus expectativas. Hay quien lo practica para conseguir un mejor estado físico o corregir posturas viciadas; otros para relajarse, desconectar y descansar; otros para desarrollar la mente y aumentar la capacidad de concentración; y otros, muchos, para conocerse mejor a sí mismos y ganar autoestima. Pero lo que es indiscutible son los beneficios que aporta su práctica.

La práctica del yoga ayuda a retrasar y evitar enfermedades e incapacidades relacionadas con el envejecimiento del cuerpo. Proporciona flexibilidad muscular, elasticidad a las articulaciones y fortalece los huesos corrigiendo problemas posturales y liberando ciertos dolores. Mediante las técnicas de control de la respiración, aumenta la ventilación y la capacidad pulmonar ayudando en la mejora de las enfermedades respiratorias.

Además, reactiva la circulación de la sangre, ayudando a conseguir una mejor irrigación de los órganos. Gracias a la relajación, se eliminan las tensiones físicas y mentales previniendo trastornos como las depresiones, fobias o inseguridades. También aumenta los niveles de concentración y ayuda a controlar y equilibrar las emociones y los sentimientos.

Practicando yoga

Su propio cuerpo será quien le indicará hasta dónde puede llegar con las posturas y los movimientos. No debe forzar nunca la máquina. Las asanas (posturas) se practicarán siempre de forma suave y con movimientos lentos y, cuando el cuerpo se empiece a quejarse (dolor o malestar), se debe parar.

Una de las principales limitaciones de las personas mayores es la insuficiencia respiratoria. Por ello, si practicáis yoga es muy importante el control de la respiración. Los pranayama (técnicas de respiración) se ejecutarán con mucho cuidado, expulsando totalmente el aire y vaciando los pulmones de forma lenta y en una postura que permita que los pulmones se expandan sin apenas esfuerzo.

Aprender las técnicas de relajación es difícil para quien nunca las ha practicadas, sobre todo para la gente mayor a la que cuesta relajarse y dejar la mente tranquila. Por eso hay que aprender lentamente, poco a poco y aumentando el tiempo de dedicación así que os vayáis sintiendo más cómodos. Si siente frío, haga uso de una manta para taparse y sentirse confortables y ayudarle en la relajación. Esta disciplina sólo pide constancia. Será suficiente con 2 horas semanales para encontrar el equilibrio que proporciona. El yoga no pide creer en nada, sólo en lo que encuentre por vosotros mismos.

Yoga para principiantes clase 19

En esta kriya trabajaremos una kriya para liberar estrés y tensión en nuestro cuerpo.

( Aprende a liberar el estrés con técnicas curativas de yoga)

Para reflexionar: La conciencia, la respiración y la yoga asana son todas maneras en que podemos manejar el estrés crónico atrapado en nuestro cuerpo. Aprovecha los beneficios de liberar el estrés con estas prácticas de curación.

La mayoría de nosotros tiene movimientos habituales y patrones de movimiento en nuestro cuerpo que se activan cuando experimentamos estrés. Para algunas personas, sus hombros están tensos o su mandíbula se tensa. Otros se hacen nudos en el estómago o aprietan su espalda. El estrés se manifiesta físicamente de diferentes maneras para diferentes personas. En sí mismo, no hay un problema real con eso; de hecho, es una respuesta natural. Nuestros cuerpos están diseñados para experimentar el estrés y la estimulación, reaccionar ante él y finalmente, recuperarse de él.

El estrés crónico ocurre cuando nuestros cuerpos no tienen la oportunidad de recuperarse. Esto sucede cuando el estrés que experimentamos es tan frecuente que nuestros cuerpos se bloquean en patrones reactivos y nuestros músculos no se relajan. Después de un tiempo, el estrés queda atrapado en nuestro cuerpo.

El impacto a largo plazo del estrés y la tensión crónica puede ser grave. Entre otras cosas, puede conducir a una respuesta inmune baja, insomnio y un sistema digestivo comprometido. Es muy desagradable experimentar los dolores y molestias que acompañan a la tensión muscular crónica.

Yoga para principiantes clase 18

En esta clase veremos una kriya para nuestra espalda y el manejo de enrgía.

( Di adíos al dolor de espalda con estas posturas de yoga)

 

Una columna flexible se traduce en un cuerpo joven.  Mantener tu columna elástica, alargada, alineada, firme, te brinda una maravillosa sensación de bienestar. Una columna fuerte te brinda una postura apropiada, el pecho y la espalda alta se abren, lo que permite recuperar el espacio suficiente para que tus pulmones funcionen de manera óptima y poder respirar profunda y correctamente, si lo haces, absorbes  mayor cantidad de oxígeno, nuestro principal alimento!  Más oxígeno llega a tus células, tejidos, órganos, músculos, cerebro. Tus funciones y procesos se benefician.

undefined

Te explico cómo: Comienza apoyando rodillas y frente en el piso (Balasana) y respira profundo dos o tres ciclos. Te colocas en cuatro alineando muñecas con hombros y rodillas con cadera, inhala profundo y haz un arco con tu espalda, saca la barba, saca el coxis, exhala y redondea tu espalda, mete coxis y barba. Repite de nuevo, inhala en arco, exhala y redondea. Puedes realizar varias repeticiones, lo que tu cuerpo necesite en ese momento y al terminar regresa a la postura original y descansa respirando con calma, observa cómo se siente tu cuerpo.  ¡Namasté!

Yoga para principiantes clase 17

En esta clase veremos una clase para vigorizar y llenar de energía nuestro cuerpo.

( Aprende 3 consejos fáciles y naturales para cargar tu cuerpo de enrgía)

Dedicar unos minutos diarios a activar el cuerpo puede hacer una gran diferencia. Ya sea que estés luchando con la fatiga, o te cueste arrancar en las mañanas, o sientas esa imbatible modorra del atardecer, las cinco posturas de yoga que te presentaremos te ayudarán a sentirte revitalizado y listo para encarar el resto del día con energía.

La energía vital

“Cuando la respiración se dispersa la mente está inestable, pero cuando la respiración es rítmica, entonces la mente está estable”(Hatha Yoga Pradipika)

La respiración – energía vital para el cuerpo y la mente

La respiración es la vida. Podríamos sobrevivir días si agua ni alimento. Pero sin oxígeno moriríamos en tan sólo unos minutos. Es realmente increíble la poca atención que ponemos en tener una respiración adecuada a lo largo del día.

Yoga – deja que la energía fluya

La esencia de todos los ejercicios de yoga es el flujo de energía vital, llamada en sánscrito prana. Prana es la energía sutil que revitaliza el cuerpo y la mente. Los diferentes tipos de Pranayamas (ejercicios de respiración) consiguen que el prana fluya y por lo tanto revitalizan todo el sistema nervioso.

Yoga – control sobre la respiración y la mente

Los ejercicios de respiración yóguica nos enseñan a controlar la respiración – y con ella la mente -. Las dos están siempre interconectadas, como muestra el siguiente ejemplo: cuando tienes miedo o estás enfadado tu respiración es entrecortada, rápida e irregular, pero cuando estás relajado o concentrado, tu respiración se hace más lenta. Así, regulando tu respiración, aumentamos la cantidad de oxígeno y energía vital (prana) en nuestro organismo y mejora nuestra capacidad de concentración. La concentración es un prerrequisito para la Meditación, la práctica que lleva a encontrar la paz interior.

Yoga para principiantes clase 16

En esta clase veremos una kriya enfocada en aliviar el dolor de columna y manter una buena salud en ella.

(Lee más acerca de las emociones causantes de los dolores de espalda)

El dolor de espalda se ha convertido en una de las molestias más comunes de todas las personas, ya que el uso de dispositivos tecnológicos y el estrés se son causas potenciales de su continua aparición.

Lo más normal es que el dolor desaparezca con un poco de descanso y el consumo de algún analgésico; sin embargo, en ocasiones puede permanecer por más tiempo de lo normal requiriendo otro tipo de tratamiento.

Aunque a simple vista no parece apropiado, la práctica de algunas posturas de yoga puede servir como terapia para mejorar este síntoma.

A través de esta se estimula la circulación y se alivia la tensión muscular que impide que la dolencia se calme rápidamente.