Los Mandálas

La palabra mandala proviene del sánscrito, y significa Círculo Sagrado. Es un símbolo sagrado de sanación, totalidad, unión, integración, el absoluto.

Un mandala es básicamente un círculo, es la forma perfecta, y por ello representa el símbolo del cosmos y de la eternidad. Representa la creación, el mundo, Dios, el ser humano, la vida. Podríamos decir que todo en nuestra vida posee las formas del círculo. Desde el universo (el sol, la luna, los planetas) hasta el esquema de toda nuestra naturaleza, los árboles, las flores, etc. Todos siguen una línea circular. ¿Y que decir del átomo o la célula?. Todo lo que nos rodea tiene la forma de círculo. Que al mismo tiempo representan los ciclos infinitos de la vida. Si observamos nuestro cuerpo, nos daremos cuenta que todas nuestras formas son redondeadas, esto nos recuerda que somos sistemas dentro de sistemas, pertenecemos al Absoluto y el Absoluto está en nosotros.

Los mandalas han sido usado por los grupos espirituales desde hace mucho tiempo atrás. Observar o dibujar mandalas puede ayudar a curar la fragmentación psíquica y espiritual, también nos ayuda a manifestar nuestra energía creativa y a reconectarnos con nuestro Ser.

Un mandala puede variar en color y diseño, pero básicamente se conforma de un centro y los cuatro puntos cardinales.

Psicológicamente, los mandalas representan la totalidad de nuestro ser. Dado que reflejan la psique humana. Cada persona responde a ellos instintivamente, más allá de su edad, género, raza, cultura, etc.

Cuando nosotros trabajamos con los mandalas, es decir, si los dibujamos, si los pintamos, si caminamos sobre ellos etc. esto puede ser cómo un viaje hacia nuestra esencia, iluminando zonas del camino que hasta entonces habían permanecido obscuras y hasta ese momento ocultas, permitiendo que brote la sabiduría de nuestro inconsciente.

El mandala es una puerta hacia la zona más íntima del ser humano. Representa la condensación ordenante del universo. Mediante su diseño, contemplación y meditación el ser humano toma contacto con lo espiritual y se hace parte del todo armonioso, trascendiendo sus limitaciones presentes y las ataduras a su mundo material y conceptual.

Meditar con un Mandala

Los mandalas son útiles para la concentración, la atención, activación de la energía positiva, energetización de lugares, meditación profunda para elevar el nivel de conciencia, expander la capacidad de la mente y la memoria.

Dentro de una casa mejora la captación de energía y crea un ambiente de armonía y balance, también nos sirve para transmutar la energía negativa en positiva.

Para la salud, nos protegerá de las energías negativas del entorno..

Los mandalas pueden ayudarte en el equilibrio de los chakras, en ese caso habrá que elegir el color adecuado dependiendo de la cualidad que se quiere trabajar. El mandala enviará impulsos a la mente interna llegando a los receptores del cerebro en donde se procesará y se obtendrá una reacción.

Nos ayuda a relajarnos y a encontrar la paz en medio de las dificultades, en un mundo tan complejo y conflictivo en el que muchas veces nos vemos instalados.

Mandala y meditación

En términos religiosos, el mandala representa el área sagrada dentro de la que pueden surgir experiencias espirituales. La experiencia de realizar un viaje espiritual en un lugar sagrado forma parte de una de las principales concepciones religiosas del budismo. Así el mandala es un símbolo de crecimiento espiritual cuyo punto central es la mente. La relación que se establece a través de la contemplación de la geometría del mandala incita a un estado de meditación que ayuda a explorar los rincones de la psique. Las mandales se describen como diagramas del cosmos en un sentido externo y en un sentido interno como guías hacia prácticas de meditación.

En los escritos sagrados del Tibet se dice que durante la meditación uno debe contemplarse a sí mismo y a todas las cosas como un mandala sagrado. La persona que está meditando tiene que situarse en el centro del mandala pensando que es como el buda y que se relaciona integralmente con el intrincado diseño del Universo. Se puede ver a estas imágenes como un diagrama cósmico que nos recuerda nuestra relación con el infinito, que el mundo se extiende más allá de nuestros cuerpos y mentes. Las cuatro puertas que rodean el mandala significan la habilidad de la espiritualidad para desplegarse desde el sitio sagrado hacia otros tiempos y espacios. Los mandalas simbolizan realidades materiales e inmateriales en todos los aspectos de la vida: los círculos celestiales que llamamos Tierra, Sol y Luna, así como círculos de amigos, familia y comunidad.

Significado de los Colores

Un mandala siempre va a ser positivo sea cual sea su color, pero resulta doblemente útil, cuando nosotros ya hemos localizado algún problema, y queremos atacarlo, entonces podríamos ayudarnos eligiendo algún color determinado, el cual actuaría de manera directa, acelerando el proceso.

A continuación te doy una lista de los puntos que toca cada color, estos mandalas también los puedes usar junto con el curso de chakras, dependiendo el chakra que quieras trabajar será el color del mandala que elijas.

Tabla de Colores

Rojo, Primer Chakra. Es el color del amor, la pasión, la sensualidad, la fuerza, resistencia, independencia, conquista, impulsividad, ira, y odio. Impulsa la fuerza vital a todo el cuerpo. Incrementa la confianza y seguridad en si mismo, permite controlar la agresividad y evitar querer dominar a los demás. En el aspecto físico proyecta energía la parte inferior del cuerpo, suministra fuerza a los órganos reproductores. Esencia de supervivencia.

Naranja, Segundo Chakra. Energía, optimismo, ambición, actividad, valor, confianza en si mismo, afán de prestigio, frivolidad. fomenta la tolerancia para socializar y proyectarse con toda la gente. Incrementa la autoestima, ayuda a enfrentar todos los retos para la evolución de la persona. Enseña a utilizar los éxitos o fracasos como experiencias y aprendizajes. Propicia energía positiva para llevar a cabo los proyectos o las metas. En el aspecto físico proyecta energía al intestino delgado y colon, todos los procesos metabólicos y los ganglios linfáticos inferiores.

Amarillo, Tercer Chakra. Es la luz, el sol, alegría entendimiento, liberación, crecimiento, sabiduría, fantasía, anhelo de libertad, envidia, superficialidad. Ayuda liberar los miedos internos. Permite manejar con balance el ego, las desiluciones, todo lo que afecta emocionalmente. Ayuda a canalizar mejor la intelectualidad. En el aspecto físico proyecta energía al aparato digestivo, hígado, vesícula, páncreas, bazo,y riñones.

Verde Cuarto Chakra. Equilibrio, crecimiento, esperanza, perseverancia, voluntad, curación, integridad, bienestar, tenacidad, prestigio. Falta de sinceridad, ambición, poder. Proyecta tranquilidad y balance en lo sentimental. Permite expresar los sentimientos más libremente. Expande el amor interno hacia uno mismo y los demás. Ayuda a liberarse del apego a las posesiones o las falsas excusas. Es el filtro del equilibrio en todo el cuerpo. Ayuda a controlar el sentido de posesión y los celos. En el aspecto físico, proyecta energía vital al sistema circulatorio, cardiovascular, corazón.

Azul Quinto Chakra. Calma, paz, serenidad, seguridad, aburrimiento, paralización ingenuidad, vacío. Ayuda a exteriorizar lo que se lleva por dentro, permitiendo evolucionar a medida que se van dando cambios en la vida de la persona. Evita la frustración y la resistencia para comunicarse la gente, permite tener tolerancia a los pensamientos de los demás. En el aspecto físico proyecta energía a los pulmones, garganta, traquea, ganglios linfáticos superiores y ayuda a evitar las alérgicas y padecimientos de la piel.

Indigo Sexto Chakra. Ayuda a comunicarse con el ser interno, abriendo la intuición. Permite aprender a dejar fluir los mensajes del cerebro, conectando directamente a la inteligencia de la conciencia cósmica. Fomenta el control mental y expande los canales de recepción para percibir la verdad en cualquier cosa o nivel de vida. Estimula la confianza en ser guiado por su propio sentido interior. En el aspecto físico, proyecta energía vital al cerebro, sistema nervioso, sistema muscular y óseo.

Violeta Séptimo Chakra. Mística, magia, espiritualidad, transformación, inspiración. Pena, renuncia, melancolía. Proyecta el contacto del espíritu con la conciencia profunda del cosmos. Expande al poder creativo desde cualquier ángulo, música, pintura, poesía, arte, permitiendo a la persona expresar su visión de la realidad y su contacto con la fuente primordial, el creador del universo. Ayuda a no ser extremista o absolutista, con el fin de expanderse explorando las dimensiones de la imaginación y el conocimiento.

Rosa. Amistad, sociabilidad, comunicación, imaginación, humor, encanto, egoísmo, necesidad de reconocimiento. Envía estímulos de equilibrio total en todos los niveles. Amor universal, bondad. Paz interna, autovaloración. Equilibra las emociones, ayuda a liberar los resentimientos, el enojo, la culpa, los celos.

Si lo combinas con el verde o el azul, te ayudará a equilibrar el extremo feminismo y la cursilería. En el aspecto físico, proyecta energía al corazón y te ofrece una curación completa en todos los niveles a través del rayo rosa.

Como dibujar un mandala

Si nosotros queremos construir un mandala, debemos tener en cuenta su esquema básico: Un círculo y cuatro puntos cardinales.
Obviamente esta no es una regla estricta que no se pueda romper, también puede ser que en lugar de que su base sea un círculo puede ser un triángulo, un cuadrado, o un octágono.

A partir de ahí podemos diseñar nuestro mandala y esto ¡es cuestión de creatividad! puedes decorarlo con imágenes místicas como el símbolo del ying-yang, una cruz, la estrella de David, lunas, estrellas, el sol, flores, aves, paisajes, nubes, figuras geométricas… en fin, busca los diseños que te proyecten paz y tranquilidad.

Como pintarlos:

Busca un lugar tranquilo, y observa detenidamente tu mandala, concéntrate en el, si después de observarlo por un largo rato notas que se mueve ¡es la energía que está en movimiento!.

Es conveniente empezar a pintarlo de afuera hacia adentro, esto nos representa el autoconocimiento de lo externo hacia nuestro centro, hacia nuestro interior.
Decide la dirección en vas a pintarlo y trata de mantenerla.

Al elegir los colores puedes hacerlo de manera intuitiva ¡no importa que no combinen! de esta manera podrá descifrar tu estado de ánimo. También podrás hacerlo eligiendo los colores y trata de cambiar tu estado de ánimo de ésta manera.

Tal vez te de sueño en el proceso, si estabas tenso, el mandala está cumpliendo con la relajación, es normal, en este caso es preferible dejarlo ¡y disponte a dormir!.
Si no terminaste el mandala en ese momento, déjalo así, la próxima vez que quieras pintar uno, elige uno nuevo, con colores que vayan más acorde con tu estado de ánimo en ese momento.

Si quieres que el mandala te guíe para el auto-conocimiento, no pienses en formas ni colores, deja que solo te vaya guiando, haciendo lo que en ese momento de manera intuitiva te nazca.

Cuando la mente no para: Ejercicio del Portero

Cuando la mente no para… es imposible escuchar nuestras voces internas, reencontrarnos, descansar en el Ser y en la seguridad que nos da la Esencia. Un tiempo atrás leíamos en Caminos al Ser el artículo que dice “El Amor no es un sentimiento” de Omraam Mikhaël Aïvanhov, y hay un párrafo en el que se habla de las personas que trabajan por la paz del mundo, y sin embargo siguen batallando al luchar contra una cosa u otra: “De esta forma, ¿qué paz pueden aportar? En primer lugar, el hombre debe instalar la paz en sí mismo, en sus actos, sus sentimientos, sus pensamientos. Sólo entonces trabaja verdaderamente por la paz.” Más allá de lo valioso del artículo y de la enseñanza que transmite, me detengo en: “el hombre debe instalar la paz en sí mismo.” ¿Cómo?. Apaciguando la mente. Parece algo muy simple, pero… ¿cuánto se escribe, se habla en este sentido y sin embargo, es tan difícil lograrlo? Tampoco se trata de demonizar la mente, porque caemos en la polaridad, y en definitiva somos unidad, un complemento armonioso que en su estado natural está preparado para funcionar al unísono, sólo hay que recordarlo.

Pero volviendo a “apaciguar la mente”, también este es un deseo de la propia mente, y con ella, lo logramos. Y los caminos, métodos y enseñanzas para ello pueden ser varios. Un ejercicio muy valioso y que deja ser a los pensamientos para verles el sentido, es el llamado “El Ejercicio del Portero”. Anselm Grün se refiere a él tomando la idea del monje y asceta cristiano Evagrio Póntico, llamado El Solitario (pensador, escritor y orador, 345 – 399 dc). Evagrio, en una de sus cartas a un monje, le dice: “Sé el portero de tu corazón y no dejes que entre ningún pensamiento sin someterlo a escrutinio. Interroga a cada uno de los pensamientos por separado, preguntándole: ¿eres uno de los nuestros, o te cuentas entre los enemigos?”. Sin dividir a los pensamientos en amigos y enemigos, como lo marca Póntico, muy propio de aquella época, Grün sugiere realizar el ejercicio de la siguiente manera:

El Ejercicio del Portero, por Anselm Grün

En concreto, el ejercicio puede transcurrir de la siguiente manera: me siento media hora en mi cuarto, sin orar, sin meditar, sin leer, sin reflexionar. Esto no es en modo alguno tan sencillo. La única condición, sin embargo, es permanecer así media hora. Poco a poco irán aflorando en mí todos los pensamientos posibles. A cada pensamiento le pregunto: “¿Qué quieres decirme? ¿Qué anhelo late en ti?” Por regla general, constataré que todos los pensamientos y sentimientos tienen un sentido. Cuando le pregunto a mi enojo qué es lo que quiere decirme, probablemente me llamará la atención sobre lo siguiente: “Marca mejor tus límites. No les concedas tanto poder a los demás. Resuelve el problema en vez de enfadarte por ello”. Entonces, la irritación se convierte en un impulso positivo.

Cuando los celos llaman a mi puerta, puedo preguntarles qué anhelo se oculta en ellos. Probablemente me harán caer en la cuenta de que siento la necesidad de que alguien me ame sólo a mí, de ser yo para mi pareja o mi amigo el único amado. Cuando me confieso esta necesidad, me percato de cuan exagerada es. Pero no me juzgo por tener semejante necesidad. En la medida en que la reconozco, estoy en condiciones de relativizarla. De modo análogo, puedo interrogar al miedo o a la depresión, y, de esa suerte, familiarizarme con tales sentimientos. Y de golpe cobro consciencia de que, en el fondo, quieren decirme algo positivo. El miedo desea indicarme la medida adecuada, la medida en aquello de lo que me creo capaz, pero también la medida justa en relación con las expectativas que deposito en la imagen que me hago de mí mismo. […]

Es interesante ver qué experiencias vive la gente con este ejercicio. Una participante en uno de mis cursos tenía problemas con su hija; todo lo hablado hasta entonces en el marco de una psicoterapia y de un acompañamiento espiritual no le había ayudado en lo más mínimo. Tenía miedo de seguir dando vueltas a los mismos pensamientos al realizar el ejercicio del portero. Pero ya solo la pregunta dirigida a los sentimientos: “¿Qué anhelo late en ti?”, le trajo paz interior en medio de tales sentimientos. Algunas personas cuentan que, cuando permiten aflorar a todos los pensamientos y sentimientos, ya no los perciben con tanta intensidad. El miedo a verse inundado por los pensamientos suele carecer de fundamento. Cuando se les permite ser, los sentimientos ya no tienen que pedir la palabra con violencia. Así, muchas personas viven esta media hora como tranquilizadora. De repente, notan una profunda paz interior. Ya no consumen más energía en sofocar y reprimir pensamientos desagradables. A todo se le permite ser, pues todo tiene un sentido: todo puede, en último término, conducirnos a nosotros mismos, a nuestro centro, a nuestra verdad. Y solo la verdad nos hace libres.

Confrontarse con la propia verdad requiere coraje. Pero el solo hecho de permitir ser a todos los sentimientos y pensamientos, les priva ya de su poder. También es útil la idea de que los sentimientos, lejos de inundarme, son interrogados por mí. Así pues, adopto un punto de vista desde el que puedo dirigir mi atención a las emociones. El rol de portero me infunde seguridad y claridad para abordar los pensamientos y sentimientos de tal modo que me sean provechosos y dejen de determinarme. El resultado del ejercicio del portero es, por regla general, una gran paz y una intensa calma.

Adaptando el Ejercicio del Portero a nuestro día a día

Grün sugiere que este ejercicio sea realizado sólo cuando nos sentimos profundamente inquietos. Sin embargo, más allá de hacerlo de esta manera puntual por media hora, también puede ser muy valioso aplicarlo diariamente de una forma más liviana y simple: en cualquier momento del día, o cuando me voy a dormir, o cuando me propongo a meditar o a realizar cualquier otra actividad, solo preguntarle a cada pensamiento o sentimiento que aparece: “¿Qué quieres decirme? ¿Qué anhelo late en ti?”, y desde un lugar de receptividad amorosa ver qué surge o qué me dice, y si me distrae o me aleja de mi propósito de ese momento, lo reconozco como algo mío y luego lo dejo partir. Por ejemplo, puede pasar que me dispongo a dormir y de pronto un pensamiento que me recuerda que ese día esperaba una llamada que no llegó puede inquietarme y entonces lo escucho, lo reconozco como una parte mía que tiende a tener expectativas con respecto a los demás, lo dejo partir y vuelve la calma. Y así pueden ser muchos los momentos en los que puedo aplicar el ejercicio. Hasta en la comunicación habitual, cuando siento que una idea me distrae y percibo que puedo dejar de escuchar al otro, vuelvo inmediatamente después de una rápida interrogación a ese pensamiento o sentimiento distractor. Si lo incorporamos y lo hacemos nuestro, el ejercicio se hace tan rápido y natural que pasa a ser un hábito simple y con resultados muy positivos. Recordemos que desde lo cotidiano y lo pequeño vamos llegando a los objetivos más grandes, como el de apaciguar la mente y conectarnos con nuestra Esencia.

Fuente: Una visión personal de “Apaciguar los días” de Ansel Grün,

68 Segundos

“Alinea tu energía tan frecuentemente como puedas, si por lo menos dos o tres veces
 al día te detienes a pensar y buscar 68 segundos de pensamiento puro 
acerca de cualquier cosa , entonces,
 ¡Habrás hecho suficiente para que tu día sea productivo! 
¿Porqué 17 segundos?
Abraham dice que un pensamiento alcanza el combustible suficiente en un lapso de 17 segundos en los cuales centras tu atención (17 segundos de concentración pura).
Ese pensamiento traerá consigo a otro que exponencialmente será mas poderoso y al final de otros 17 segundos o sea 34 segundos en total y por efectos de la ley de la atracción el pensamiento evoluciona a un nivel de energía mas poderoso.
Después si agregas otros 17 segundos, que harían un total de 51, continuaría el proceso y si finalmente puedes continuar el proceso hasta llegar a un total de 68 segundos en cualquier aspecto de tu vida que desees, entonces habrás hecho un gran trabajo, y ese deseo está en camino a su realización
La clave es enfoque positivo, puro, energía positiva y pura sin resistencia en lo absoluto y sin permitir que durante este lapso de 68 segundos cruce por tu mente un pensamiento de carencia ni negatividad de ningún tipo.
Abraham dice que la persona promedio rara vez finaliza una afirmación (o la formulación de un deseo) sin ofrecer energía contradictoria (pensamiento contrario a lo que se desea o pensamiento de duda) por ejemplo : Quiero un carro nuevo, pero son muy caros, además no creo tener el dinero suficiente etc.
Así que la mayoría de nosotros nunca hemos experimentado este proceso de 68 segundos puros de energía no contradictoria.
17+17+17+17=68 segundos Abraham nos da la siguiente información al respecto:
17 segundos equivalen a 2,000 horas-hombre (casi un año de 40 horas de trabajo a la semana )
34 segundos equivalen a 20,000 horas-hombre (o casi diez años de trabajo)
51 segundos equivalen a 200,000 horas-hombre (o 100 años de trabajo!)
68 segundos equivalen a 2,000,000 dos millones!! de horas-hombre u horas-mujer (o casi 1000 años de trabajo)
Si aprendiéramos a utilizar este proceso de pensamiento puro no contradictorio durante tan solo 68 segundos, entonces las horas de trabajo o la acción se volverían irrelevantes.
Aquí hay una historia de una persona que utilizó esta técnica de los 68 segundos.
Tuve una demostración de como crear/manifestar cuando iba de vacaciones a Nuevo México, hace algún tiempo, iba conduciendo desde el tramo de Sandia y me di cuenta de que había una cosa que me faltaba por hacer en Albuquerque y era ver un corre-caminos.
Nunca en mi vida había visto a uno y aunque ya me había divertido lo suficiente durante toda esa semana, observando toda clase de pájaros animales que nunca antes había visto , águilas búhos etcétera., pero lo que aún no había podido observar era un corre-caminos.
Así que iba manejando por la carretera con mi amiga Kate hablamos durante 68 segundos acerca de lo maravilloso de los correcaminos, lo gracioso que son, lo mucho que nos gustaría poder encontrarnos con uno de ellos y lo bien que nos habíamos pasado esos días en Nuevo México.
Después de esto, viramos en una curva, desde donde se podía observar una pequeña cerca y adivinen que….. un corre-caminos!! Kate dio vuelta en U y pasamos unos diez minutos, apreciando esta maravillosa experiencia , el o ella, se quedó limpiándose en la cerca por un rato e inclusive tuvimos oportunidad de tomarle unas fotografías de frente y de perfil, entonces brincó y corrió para alcanzar a una lagartija que se le atravesó, después regresó a la cerca y aleteó un poco en un movimiento que parecía como de apareamiento y desapareció.
Toda la experiencia fue muy satisfactoria, 68 segundos de diversión y pensamiento puro.
Obviamente si mi madre hubiera ido conmigo, nunca hubiéramos visto al animal, ya que tal vez me hubiera dicho que no hay suficientes correcaminos! o que las posibilidades de encontrar uno eran casi nulas.
¿Como lograr 17 segundos de pensamiento puro?
Lograr 17 segundos de concentración en un pensamiento puro es mas difícil para mi que hacerlo por escrito o dicho, encontré un método que me ayuda a mantenerme concentrada y ese es escribiendo.
Si voy a hacerlo por escrito, normalmente lo hago en forma de carta, dirigida a algún amigo, y en sentido figurado, o sea suponiendo que esto que estoy deseando ya hubiera sucedido en la realidad.
Entonces describo mis sentimientos con todo detalle y me sumerjo tanto en la descripción que me parece como si de verdad lo estuviera viviendo.
Otra forma de hacerlo es reunir un grupo de gente y hablar entre nosotros sobre algo que deseamos a futuro, por ejemplo yo quiero tener una boda hermosa, así que en la semana que me tocó hacer este ejercicio con mis amigos; todos hicimos juntos este ejercicio de imaginarnos esta gran boda y platicamos de lo mucho que nos gustó la recepción, la música el pastel, la decoración, etcétera., nuestro ejercicio de los 68 segundos por lo regular dura de 5 a 20 minutos!!
Recomiendo comenzar a hacer este ejercicio, con cosas que no sean tan importantes para ti, así con el tiempo ganarás la suficiente destreza de concentración (y bajarás tu nivel de duda).
68 segundos son lo equivalente a 2 millones de horas-hombre, ¿crees esto? si no lo crees, entonces te estás perdiendo la oportunidad de utilizar toda esta sabiduría en tu beneficio.

Los pensamientos y como nos afectan

Los Egregores son pensamientos fuertemente proyectados, 
están regidos por la Ley del Mentalismo.
Estos egregores emanan una corriente magnética como un rayo de luz.

La importancia de vigilar lo que Pensamos

Los Pensamientos son energías que se acumulan en nuestros cuerpos y otra parte de ellos se expande y sale a la atmósfera. Son cuerpo, tienen masa y al salir de nuestro cuerpo mental adquieren vida, personalidad, son una entidad que entra a funcionar según la dirección que les hemos dado, nuestro cuerpo humano no esta capacitado para ver a simple vista estas energías, sin embargo, si las sentimos y nos afectan, ya sea de forma positiva o negativa.
Existen dos tipos de Pensamientos:  Negativos y Positivos.
Los Pensamientos negativos son opacos, de bajas sobras tonalidades, afectan adversamente al pensador y a todos aquellos a quienes van dirigidos, rodean al individuo que los emitió en una atmósfera siniestra, pesada, que entorpece su evolución ascensorial en todo orden, lo vuelven una persona desagradable, antipática, indeseable, da a su fisionomía una expresión amarga, lo afea, aleja de si los afectos, lo hace neurasténico crónico, así crea lo que llamamos Egregor negativo, sembrándole cada vez nuevos pensamientos depresivos que lo van envenenado.
Por el contrario, los Pensamientos Positivos, siembran en nuestro subconsciente un semillero maravilloso, con vibraciones luminosas que salen de nuestro cuerpo mental estimulandolas en sentido positivo. Nos proporciona, salud, belleza, energia, etc.
Al descargar esta energía se convierte en materia.
Muy importante es saber que con la mente gobernamos las células de nuestro cuerpo. Lo que ocurre en nuestro cuerpo mental es un espejo: “tal como piensas, así eres”. Tanto el valor como el miedo son actitudes mentales.
LA MENTE CREA tiene el poder creador, vivimos en un Universo mental, creado por el Omnisciente, todo lo que el hombre va descubriendo y trayendo a realización ya existe en potencia en la Mente Divina.
La función de la mente es pensar, recibe la idea, esa mente estimula el campo emocional, nace el deseo de traerla a la manifestación, así el campo o cuerpo emocional, estimula a su vez al campo volutivo (voluntad) y lleva al cuerpo físico a la acción, para traer a realización la idea y plasmarla en algo tangible.
La mente gobierna 
las células de nuestro cuerpo 
y nada hay mas obediente que la materia.
Ejemplo clásico de un Egregor Negativo y cómo afecta: 
Alguien nos hizo, como se dice vulgarmente una canallada, cuando se recibe logicamente nos indignamos y nuestra mente comenzamos a emitir pensamientos de ira, de despecho, de venganza y hasta lo expresamos con palabras, en este momento sale de nuestro cuerpo mental una carga electrónica (en la ciencia existe el electroencefalograma: aparato que registra en una cinta que al pensar emitimos ondas eléctricas) esa carga electrónica fue de carácter negativo y salio hacia el espacio donde se encontró con otras cargas afines, es decir, con ondas electrónicas similares, pensamientos de odio, de tristeza, decepcionantes, etc. emitidos por otras personas y por simpatía se unió a ellas.
Estas fuerzas electrónicas negativas lanzadas al espacio inconscientemente, toma cuerpo y fabrica un ente de condición negativa, cargado de mala intención, de tristeza, de dolor, de odio, de todo orden negativo. Por correspondencia, este ente pertenece a quienes lo fabricaron y periodicamente regresa a ellos y les “recuerda” frecuentemente qué los hirió, acomplejo, etc., entonces se convierte en “un recuerdo” y se vuelve a sentir exactamente lo mismo que en un principio y hasta mas poderoso porque el Egregor se fortalece, crece a tu costa y cada vez te domina más, haciéndote tan fuerte que lleva al individuo hasta la locura o al suicidio, y este mismo mal lo esta recibiendo también miles de personas débiles quienes están bajo esta influencia de condiciones iguales, así se forma una CONCIENCIA COLECTIVA de tristeza, miedo, depresión y derrota.
De esta manera contribuimos con nuestra cuota mental al bien o al mal.
Por otro lado, esta influencia de Conciencia Colectiva Negativa, afecta de igual manera a Nuestra Madre Tierra, pues estas energías se concentran en su atmósfera y de alguna manera se manifiesta, en guerras, terremotos, desatres naturales, etc. Cuando pasa, no comprendemos que nosotros hemos contribuido a crear este tipo de fenómenos y luego preguntamos ¿porque? o echamos culpas a diestra y siniestra.
Otro efecto del egregor negativo es que vamos creando rencores y los vamos arrastrando en nuestro cuerpo etérico por centenares de vidas que a veces se manifiestan en enfermedades físicas y mentales.
Recomendación:
Aprende a aquietarte, a comprender las situaciones, a mejorarlas y a evolucionar espiritualmente, una herramienta poderosa es la Meditación.
Cuando la pongas en práctica constante y conscientemente te liberará, te perdonará, así como la(s) persona(s) que te agravió, ya no creas mas estos egregores negativos, y si vuelves a caer, concientizate inmediatamente de ello y transmútalo, hasta que llegues a dominar bien tus pensamientos y emociones.
Solo tu eres dueño/a de tu espacio interior.

Reconocer los milagros en nuestra vida

“Lo que la gente llama casuadad son milagros, la realidad si aprendes a verla es milagrosa”.

“Lo importante no es aprender a hacer milagros, sino aprender a verlos”.

***

¿Qué Son Los Milagros?

¿No le parece absurdo hablar de milagros en nuestro mundo racional ?

Según defiende Alejandro Jodorowsky, el mundo no es lógico ni racional, es mágico, y existe una estrecha unión de todos los acontecimientos. Por ese motivo llamó a su libro “La danza de la realidad”, porque todos los acontecimientos están ligados, unidos; el tiempo no es lineal, los efectos algunas veces se producen antes que las causas, hay misterios…

¿Existen los milagros?

Alejandro Jodorowsky: “Miles de milagros nos llegan cada día, aunque no los vemos. La realidad es milagrosa, es mágica. Obedece a principios que no son científicos. Los milagros son comparables a las piedras: están por todas partes ofreciendo su belleza y casi nadie les concede valor. Vivimos en una realidad donde abundan los prodigios, pero ellos son vistos solamente por quienes han desarrollado su percepción”

¿Quiere decir que los milagros suceden sin que a veces nos demos cuenta?

Sin esa sensibilidad todo se hace banal, al acontecimiento maravilloso se le llama casualidad, se avanza por el mundo sin esa llave que es la gratitud. Cuando sucede lo extraordinario se le ve como un fenómeno natural, del que, como parásitos, podemos usufructuar sin dar nada en cambio. Mas el milagro exige un intercambio: aquello que me es dado debo hacerlo fructificar para los otros. Si no se está unido no se capta el portento. Los milagros nadie los hace ni los provoca, se descubren.

¿Qué es la sincronicidad?

La sincronicidad es la relación simultánea entre una idea inconsciente y un hecho físico, de modo que uno no es causa del otro. El concepto de sincronicidad fue acuñado por Carl Jung que se basaba en el relativismo de los conceptos de espacio y tiempo en la mente inconsciente, especialmente en el inconsciente colectivo. En el inconsciente colectivo las nociones de espacio y tiempo desaparecen y los hechos pueden aparecer simultáneamente fuera de toda lógica racional. Pero Jung postuló además que la actividad de la mente inconsciente podía proyectarse en el mundo externo de los hechos, en aparentes coincidencias, y los hechos del mundo externo, del universo coincidir con los arquetipos del inconsciente colectivo.

¿Y donde dejamos el azar?

Alex Rovira escribió que decir que todo depende del azar es caer en la resignación, pero decir que todo está en nuestra mano es caer en un delirio narcisista que puede ser muy peligroso. Es el sentido de omnipotencia que tienen los pequeños psicópatas. El azar puede ser entendido como una función de parámetros desconocidos que tal vez algún día podremos explicar. Aquello que se nos escapa decimos que es azaroso, cuando desde otro paradigma no son hechos casuales, sino causales marcados por la sincronicidad”.

Pongamos un ejemplo sencillo de milagro o si lo prefiere de una sincronicidad…

Todo empezó cuando las tres hermanas Warrenton descubrieron que se habían quedado embarazadas a la vez. Pero la sorpresa se convirtió en perplejidad en San Luis, cuando las tres mujeres se pusieron de parto casi de manera simultánea.

Tras 72 horas de partos, Jamie, de 24 años, Trisha, de 31, y Tracey, de 28, hicieron

triplemente abuela a su madre, Sondra.

Los pequeños nacieron el 28, 29 y 30 de diciembre de 2005. “He asistido a hermanas que dieron a luz con pocos días de diferencia, pero nada como esto”, dijo la doctora Evelyne Schuetz a la agencia AP.

¿Qué sería lo contrario del milagro?

La antítesis del milagro es la catástrofe. La negación de la unión, del deseo egoísta de posesión, del querer ser dueño del acontecimiento. De convertir a la mente en fortaleza agresiva en lugar de templo abierto.

¿Conoce algún ejemplo en el que la realidad supere a la ficción?

La realidad siempre supera a la ficción, ya que esta última se inspira en lo real. Sin embargo hay historias curiosas como la que protagonizó en 1898 el escritor norteamericano Morgan Robertson. Este, publicó una novela sobre un gigantesco trasatlántico de nombre Titán que se hundía una fría noche de abril en el Atlántico, después de chocar con un iceberg en su primer viaje. Catorce años después, como todos conocemos, el Titánic se hundía una fría noche de abril en el Atlántico tras chocar con un iceberg en su primer viaje. Las coincidencias no terminaron allí. Ambos barcos tenían aproximadamente el mismo tonelaje y ambos desastres ocurrieron en el mismo sector del Atlántico. Además los dos eran considerados insumergibles y ninguno llevaba la cantidad suficiente de botes salvavidas.

Una verdadera catástrofe…¿Cómo podemos aprender a ver los milagros?

“Aprender, enseñar, compartir con otros lo que sabemos, ya seas guitarrista, médico, artesano… o cualquier don que se tenga, darlo a otros. Gratis. Es una forma de dedicación que crea una especie de milagro, puesto que el regalo desencadena una increíble reacción positiva en los demás. Es como si en un semáforo alguien limpia tu parabrisas a pesar de que tú gesticulas diciéndole que no. Y cuando bajas el cristal echando pestes para darle una moneda, en vez de cogerla él te tiende una rosa. Te quedarás desconcertado iluminado durante todo el día.”

¿Qué característica define a una persona capaz de conectarse con lo milagroso?

Para un ser iluminado todo es milagro. Sabe que tiene una mirada que depende de su Yo personal y otra que depende de su Yo esencial. Sabe que ve más de lo que ve, que oye más de lo que oye, dispone de unos sentidos que podríamos definir como “surreales”.

Cada uno de nosotros es un mago que se ignora. No hay que pedir milagros, hay que aceptarlos cuando vienen, en realidad todo es un milagro. Cuando aceptamos nuestra verdadera naturaleza, que siempre está en resonancia con el cosmos, y confiamos en ella el milagro se produce. Al milagro lo llamamos casualidad, ya que si aceptamos la posibilidad del milagro, nuestro mundo “real” se derrumbaría.

Continúemos con las preguntas a Alejandro Jodorowsky: ¿Qué otras cosas puede decirnos
al respecto de los milagros?

“He conocido pequeños milagros telepáticos que cada día son un poco mayores. Pero no llego a las cosas que se cuentan en las leyendas: «El maestro ve a una persona, y conoce su nombre y fecha de nacimiento». No llego a eso, pero llego a otras cosas. La telepatía existe, lo sé.”

Eso suena a ciencia ficción

“Tenemos mil millones de neuronas, pero solo utilizamos 10. Si usáramos una red que las uniera a todas, seríamos telépatas, podríamos volar, haríamos los milagros que hacen los santos. Hablo de la panconciencia. Los científicos dicen que las neuronas funcionan por energía eléctrica. ¿Pero es eléctrica? Yo le llamo energía divina. El 70 por ciento de la energía del universo no se sabe qué es. Esa energía misteriosa que sostiene el universo nos habita a nosotros. Usted puede tratar de entenderla, o simplemente sentirla, como hago yo. Todo es un milagro, solo un tonto no lo ve”

Frases sobre lo milagroso:

“No sabré hacerlo, no ha producido jamás buen resultado. Probaré a hacerlo, ha obrado

casi siempre maravillas. Lo haré, ha conseguido milagros” Anónimo

“Lo importante no es “aprender a hacer milagros, sino aprender a verlos. La vida es

un milagro continuo”. Alejandro Jodorowsky

“Es un milagro que la curiosidad sobreviva a la educación reglada.” Albert Einstein

“Cuando aquel que se creía ciego se quita los anteojos oscuros, ve la luz. Esta oscuridad es la cárcel racional” Alejandro Jodorowsky

“Si no hay azar, todo tiene sentido. En la vida que es un milagro continuo, ¿cómo podemos hablar de azar?” Alejandro Jodorowsky

“El mundo es una trama de líneas infinitas. Todo resuena, como en una orquesta. Es lo que llamo sincronicidad, algo que está por debajo de la lógica y une las cosas”.

Alejandro Jodorowsky.