Pasos para una Vida Equilibrada

Cuando nos preocupamos por la situación en que se encuentra el mundo natural, instintivamente surgen en nosotros determinadas preguntas: « ¿Qué puedo hacer? ¿Cómo puedo introducir cambios? ¿Cómo puedo llevar una vida sátvica?».

Resulta fácil sentirse impotente al vivir a la sombra de los intereses políticos, consumistas y empresariales que ejercen semejante poder rajásico* sobre nuestras vidas y sobre el entorno. Cuando nos preocupamos por la situación en que se encuentra el mundo natural, instintivamente surgen en nosotros determinadas preguntas: « ¿Qué puedo hacer? ¿Cómo puedo introducir cambios? ¿Cómo conseguir que se escuche mi voz? ¿Cómo puedo llevar una vida sátvica*?».

La respuesta de Mahatma Gandhi fue muy sencilla y directa: «Sé el cambio que quieres ver en el mundo». Si no existe un cambio personal, la transformación política y empresarial seguirá siendo superficial e inadecuada. Está claro que sin que medie la acción individual esos cambios mayores nunca tendrán lugar. El cambio político sólo llegará cuando haya un gran número de personas que empiecen a practicar lo que creen. Cuando haya un mar de fondo de opinión lo bastante grande, cuando en el fundamento de todas las cosas haya muchas personas que actúen, los gobiernos se verán obligados a promulgar nuevas leyes y a forzar transformaciones de arriba abajo.

Todos podemos dar esos pocos pasos sencillos para combatir los valores rajásicos* del consumismo, abordar el problema del calentamiento global y empezar a vivir una vida llena de alegría.

Cambiar nuestra actitud
Nuestra cultura industrial se centra en el ser humano y es utilitaria. Valoramos la naturaleza por la utilidad que tiene para nosotros. Si queremos tener un futuro sostenible, hemos de cambiar este punto de vista. Hemos de admitir que toda vida tiene un valor intrínseco. Sin cambiar nuestra actitud personal hacia el mundo natural no podremos obtener un estilo de vida sátvico*. En lugar del cálculo utilitario, necesitamos un paradigma del mundo reverente, respetuoso. Entonces destruiremos, envenenaremos y mataremos menos, y protegeremos, respetaremos y celebraremos más.

Vivir con sencillez
El alto estándar de vida -medido por el dinero y la adquisición económica- se ha convertido en el todo y en el fin de la sociedad moderna. Para llevar una vida respetuosa con el medio hemos de buscar la calidad de vida. Dicho de una forma más directa: hemos de empezar a vivir con mayor sencillez, de modo que otros puedan, sencillamente, vivir. Cualquier necio puede complicarse la vida; hace falta inteligencia para simplificarla.

Consumir menos
Hace cincuenta años la población mundial era de tres mil millones de personas. Ahora se ha duplicado, y los seres humanos, según su índice de consumo actual, exceden la capacidad de la tierra, algo por lo que tendremos que asumir una responsabilidad personal. Alguien que viva en occidente consume cincuenta veces más que una persona del Tercer Mundo; esto, en la práctica, significa que la población occidental se multiplica por cincuenta. Por tanto, debes vivir con más sobriedad, tomando de la naturaleza sólo lo que haga falta, de modo que dejes una huella menos profunda en el mundo. «En el mundo hay suficiente para las necesidades de todos, pero no para la codicia de todos», dijo Mahatma Gandhi.

No malgastar
El hecho de malgastar es un pecado contra la naturaleza, una maldición de la vida moderna y una cualidad tamásica* de primer orden. Cada día se arrojan al mundo natural millones de toneladas de desperdicios, algo que el mundo no puede asimilar. La montaña de encimeras, lavadoras, refrigeradores, computadores y televisores crece seis millones de toneladas al año, un índice que se espera que se duplique en 2011; la mayor parte acaba enterrado, desperdiciando recursos y creando riesgos para la salud y para el medio ambiente. Millones de botellas y de bolsas de plástico atascan y asfixian el sistema, contaminando ríos y océanos. Por tanto, usar objetos de segunda mano, reparar y reciclar deben considerarse grandes virtudes sátvicas*. Un paso muy sencillo consiste en reutilizar las bolsas de plástico, o coger una bolsa de tela cuando vamos de compras. Otro es redescubrir la vieja máxima «arréglatelas y arregla», resistiéndose a la tentación de reemplazar los utensilios (encimeras y aparatos viejos) y los muebles cuando los viejos aún puedan ser de utilidad. Al hacerlo, asestaremos un golpe al consumismo.

No usar productos perjudiciales
Cuando limpiemos la casa y lavemos la ropa, usemos productos orgánicos, que no contaminen el medio ambiente. Al edificar, elaborar prendas de vestir y muebles, demos preferencia a los materiales naturales y locales.

Caminar
Nuestras vidas han llegado a depender de los automoviles, incluso para cubrir distancias cortas. Esta falta de ejercicio favorece la obesidad y la mala salud. Vivimos en casas, nos desplazamos en autos y trabajamos en oficinas; apenas entramos en contacto con el mundo natural. Pero si no conocemos, no vemos y no experimentamos la naturaleza, ¿cómo podremos amarla? Y si no amamos la naturaleza, ¿cómo podremos protegerla? Por tanto, pasear en la naturaleza, dedicar unas vacaciones al senderismo o ir caminando al trabajo pueden ser una vía de acceso real a la vida sátvica*.

Hacer el pan
Gandhi defendía la elaboración en casa de las prendas de vestir, hilando y tejiendo, como una forma de desafiar al consumismo, entroncarnos en la tradición y proclamar las virtudes de la simplicidad. Para nosotros, hacer nuestro propio pan puede cumplir el mismo propósito.

Meditar

Nuestras vidas son demasiado ajetreadas y estresantes. La presión del trabajo, la búsqueda del éxito, el intento de mejorar, de asimilar el exceso de información. . . todo esto aumenta nuestro nivel de estrés. Para recuperar el equilibrio, hemos de tomarnos algún tiempo durante el día para renovarnos, para desarrollar nuestra alma, para reflexionar, para dedicarlo a la creatividad y para mantener una relación correcta con el mundo natural, de modo que podamos desarrollarnos y crecer. Cada día, durante al menos media hora, necesitamos estar solos, en calma y en silencio, para que el resto del día se fundamente en la tranquilidad sátvica*.

Trabajar menos
A pesar de la producción en masa, la industrialización, la automatización y la mecanización, padecemos un exceso de trabajo y a menudo estamos agotados. Con demasiada frecuencia, cuando la gente vuelve a casa del trabajo no tiene fuerzas más que para sentarse delante del televisor. A pesar de nuestra salud y de nuestro crecimiento económico sin precedentes, nuestro trabajo nos esclaviza. Para gozar de un futuro sostenible hemos de trabajar menos, hacer menos, gastar menos y ser más. Reduzcamos el ritmo y vayamos más lejos. Del mero hecho de existir nacerán relaciones personales, celebraciones y alegría. La vida sostenible es una vida gozosa. El sistema actual de deudas, pago de dividendos y otras obligaciones nos lleva a trabajar más, pero si fuéramos conscientes, podríamos rediseñar nuestras vidas para crear un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida. ¡Querer es poder!

Estar informados
Nadie puede trazar un plano para llevar una vida sátvica*; cada uno de nosotros debe desarrollar sus propias ideas. Pero hemos de edificar sobre todos los nuevos pensamientos en este campo. Hay libros, revistas y cursos que pueden ayudarnos. Hemos de encontrar un momento para estudiar.

Organizarse

Los intereses creados siempre encontrarán un modo de engañar a las personas y de buscar unos beneficios y un poder que perjudiquen al mundo. Por tanto, hemos de estar despiertos y alertas, y denunciar los actos explotadores de los poderosos: ¡digamos la verdad a quien ostenta el poder! Pero esas protestas no pueden ser individuales; hemos de solidarizarnos con las organizaciones que luchan por un futuro sostenible. Elige una organización que encaje con tu forma de ser, y colabora con tu comunidad local. Forma un grupo local e interésate en la política local, organiza, expresa y comparte tus inquietudes con otros.

*Sattva es inteligencia y mantiene el equilibrio. Rajas es energía y produce desequilibrio. Tamas es sustancia y crea inercia.

Satish Kumar es director de la revista Resurgence y fundador-director de los programas de estudios ecológicos del Schumacher College. Su más notable logro es la “caminata por la paz” hacia las cuatro capitales de las naciones con más armas nucleares en el mundo: Washington, Londres, París y Moscú, lo que le tomó casi 13.000 km. Kumar enfatiza que el amor por la naturaleza debe estar en el corazón todo debate político y social.

Cinco Pasos hacia la Armonía del Hogar

Primer Paso: Dar la Bienvenida a las Energías Positivas.

El acceso a una casa es la conexión entre el exterior y el interior y marca una transición de un estado de conciencia a otro. Venimos de un espacio Yang: la calle, el tránsito, el movimiento; entramos a un lugar Yin: privado, protegido, estable, personalizado: estamos en casa. El Feng Shui le asigna una gran importancia al acto de entrar y salir de nuestro hogar.

La salida de la casa representa una especie de “horóscopo” de día, algo así como empezar la jornada con el pie derecho. El retorno al hogar requiere, por otro lado, de una “desaceleración” adecuada. La costumbre oriental de quitarse los zapatos al entrar a una vivienda no es solamente una cuestión de higiene, es un pequeño ritual que implica dejar afuera, en el umbral del hogar, todos los problemas y tensiones del día. En el croquis te mostramos las características de un recibidor positivo según el Feng Shui.

¿Qué hacer cuándo la casa o el departamento no tienen un recibidor diferenciado?

En este caso, tratamos de reproducir, en una escala menor, los elementos descriptos. Por ejemplo, un felpudo de bienvenida aporta una nota Yin, un barrido de 90º es aceptable para la puerta, ubicamos a la derecha una pequeña consola o paragüero y también la “imagen positiva”.

Características Positivas en un Recibidor

Debe estar bien iluminado. Un recibidor sombrío nunca puede funcionar bien, somos atraídos y estimulados por la luz.

La puerta debe abrirse 180º, en un amplio gesto de bienvenida, sin obstáculos y sin ruido de bisagras.

Ubicar un lugar cercano a la derecha de la puerta en donde se pueden apoyar bolsos, carteras, paraguas y hasta los zapatos, si se desea. La tendencia natural de las personas diestras y aún, de algunas que no lo son, es buscar un punto de apoyo a su derecha al ingresar a un lugar, el hecho encontrar efectivamente un apoyo allí genera una sensación de bienvenida.

Como estamos tratando de crear un ambiente receptivo y relajado, es mejor que el mobiliario no presente aristas en ángulo recto que apunten hacia la puerta, sino que preferiremos los cantos redondeados.

Es importante salir de la casa con un ánimo óptimo. Elige una imagen positiva (por ejemplo, un paisaje preferido, retratos de los niños o personas queridas saludando etc.) que sea lo último que se vea antes de salir de casa.

Una carpeta aporta una nota Yin (receptiva) con respecto al piso duro (Yang) del exterior.

Segundo Paso: Activar el Corazón del Hogar

Ahora que hemos abierto nuestra casa a las energías positivas, armonizando la puerta de entrada y el recibidor, tenemos que empezar a conducir adecuadamente estas energías ¿Hacia dónde deben ir primero? Hacia el Corazón del Hogar.

Al igual que todo organismo vivo, toda casa necesita de un corazón, un centro de reunión que nutra y favorezca el intercambio social informal entre los miembros de la familia. Cualquier grupo humano que no se reúna periódicamente en un espacio físico termina desintegrándose.

El corazón de la casa se sitúa idealmente en un área Yin-Yang que como vimos puede ser la sala de estar, un estar íntimo, un comedor o comedor diario. La clave de este sector es la comunicación. Casi todas las casas tienen un “living” o un espacio para estar, pero no basta la presencia de los muebles para lograr que ese lugar funcione como el corazón. Hay que crear condiciones que favorezcan la comunicación, el Tao entre los integrantes de la familia.

Estas condiciones son:

Asientos formando ángulos de 90º: La posición en ángulo es la ideal para favorecer la comunicación en el nivel afectivo y es mucho mejor que sentarse uno al lado de otro o enfrentados. La peor disposición para sentarse es al estilo de “Los Simpson”: todos se sientan en línea y enfrentan al televisor.

Hacer resaltar el centro: Nada, ni la más cuidada ambientación, puede impedir que se genere una cierta sensación de desolación cuando el centro de una habitación se encuentra vacío. El centro puede estar definido por flores de la estación, arreglos de velas, una alfombra, una mesita baja con utensilios y adornos, una iluminación dirigida, o varios de estos elementos en combinación.

Variedad de asientos: Con frecuencia, las exigencias sociales nos obligan a renunciar a nuestra individualidad y a adaptarnos a modelos más o menos estereotipados. En nuestro hogar, en cambio, podemos celebrar nuestra individualidad y nuestras peculiaridades. Una cierta variedad de asientos: mecedoras, puffs, sillones etc., permiten que cada uno pueda encontrar su preferido o que pueda elegir el que mejor se adapta a un estado de ánimo particular.

Actividades para todos: Para que el corazón de la casa funcione, es preciso que haya un motivo para estar allí (además de ver televisión). Libros, revistas, música, un hogar, una pecera o simplemente una ventana al exterior pueden ser motivos de interés y de atracción.

Flujo del Chi: El flujo del Chi dentro de la sala de estar debe seguir la pauta que esbozamos en la Figura. Si todos los asientos se agrupan contra las paredes y el centro queda vacío, se produce una situación de “Chi rápido”. Si no se advierten lugares despejados de circulación, se produce un bloqueo del Chi. El mobiliario y el equipamiento deben disponerse de manera de generar un Chi correcto. Recuerda: El Chi sigue el mismo camino que tu atención. En la Figura mostramos esquemáticamente cómo se conduce al Chi a través de una sala de estar, mediante colores, luz y movimiento.

La energía o Chi que atraemos hacia nuestro hogar es neutra en sí misma. Una de las formas más poderosas de darle un propósito particular a esta energía es el color. Los colores no tienen un propósito simplemente decorativo, sino que producen efectos psicológicos y fisiológicos bien definidos. Utilizando el color, podemos crear en cada ambiente la atmósfera que deseamos, ya sea estimulante, sosegada, creativa, relajada etc.

Colores Yin

COLORES NATURALES:

Los colores naturales (madera, habano, crudo, maíz, beige etc.) nos recuerda a la tierra, nos estabilizan, nos hacen sentir firmes y consolidados. Sin embargo, cuando se presentan en exceso y sin otros toques de color pueden resultar aburridos, opresivos y apáticos.

SI: Son adecuados para la sala de estar y el dormitorio, ya que conducen a la pasividad y al descanso. También son adecuados para lugares donde habitan personas inestables físicamente (por ejemplo, ancianos) o personas muy excitables, ya que transmiten una sensación de apoyo firme y de quietud.

NO: No son aptos para lugares donde se trata de generar ideas nuevas o trabajos creativos.

AZULES: El azul ocupa grandes extensiones de nuestro planeta: el cielo y el mar, frente a los cuales solemos adoptar una actitud contemplativa, seria. En exceso conduce a la soledad, la introversión, y la frialdad.

SI: dormitorios con luz natural intensa o climas cálidos, oficinas. Comedores de personas obesas o que deseen adelgazar (el azul inhibe el apetito).

NO: lugares donde viven personas depresivas, teatros, climas fríos, cocinas y comedores.

NEGRO: El negro es la ausencia total del color. Utilizado con acierto evoca un aire de misterio, receptividad, profundidad y sofisticación. Mal utilizado lo asociamos a la muerte y la insania.

SI: para evocar un aire de misterio y sensualidad,
NO:

habitaciones con niños, cocinas, espacios relacionados con la salud y lugares donde se quiera establecer una comunicación fluida entre las personas.
ROSA:

Ciertos tonos de rosa se encuentran entre los colores que producen el máximo efecto relajante. Asociado tradicionalmente a la femineidad, el romanticismo y la sensibilidad, para algunas personas resulta afectado y cursi.

SI: Utiliza el rosa en los lugares destinados a la relajación y el descanso.
NO:

Lugares de trabajo o estudio

Colores Yang:

ROJO: Es el color que transmite la máxima energía. Lo asociamos al calor, la pasión y la energía vital. También al ceremonial. El rojo llama nuestra atención e indica alerta y peligro.

SI: El rojo puede utilizarse para atraer la atención o dirigir el flujo del Chi hacia donde se quiera, por ejemplo, hacia un rincón oscuro El rojo puro debe utilizarse con moderación, siempre en objetos pequeños y nunca en superficies grandes. Las personas depresivas pueden beneficiarse utilizando objetos rojos (por ejemplo, un despertador o un velador rojo en la mesita de luz).

NO: Debe evitarse el exceso de rojo en lugares de trabajo (distrae), en los lugares de descanso (excepto en el caso de personas depresivas), y en los lugares públicos o donde concurre mucha gente (incita a la violencia).
NARANJAS:

El color de la túnica de los monjes budistas, expresa unión con el Universo. Los tonos derivados del naranja (durazno, salmón) son excelentes para generar una sensación de unidad, fraternidad e igualdad.

SI: salas de estar, habitaciones de huéspedes.

NO: lugares donde se requiera hacer trabajos que requieran concentración, como por ejemplo, el estudio de un escritor, oficinas etc.
AMARILLO:

El amarillo es el color del sol, de la luz, del día, del optimismo y de la claridad. Pero el amarillo es sensible a los cambios de tonalidad, ciertos tonos pueden recordar envejecimiento, enfermedad, o traición.

SI: es un color magnífico para llevar alegría a un ambiente, es excelente para la cocina, especialmente si la familia suele comer allí, y también para el cuarto de los niños. Compensa la falta de luz natural en ambientes oscuros.
NO:

el amarillo es rechazado por las edades extremas: los bebés lloran más en habitaciones amarillas y las personas mayores tienden a rechazar el amarillo.
BLANCO:

La suma de todos los colores. El blanco lo refleja todo y nada esconde. Irradia pureza y limpieza, en ciertos casos puede generar una sensación de vacío y frialdad.
SI:

Cuartos de baño y dormitorios.

NO: Climas muy fríos (recuerda a la nieve) y habitaciones de niños pequeños (el blanco exige un comportamiento muy cuidadoso).

VERDES: El color de la vida vegetal y de la primavera evoca crecimiento, expansión, tranquilidad y rejuvenecimiento. En algunos casos se asocia a la inmadurez, la envidia, y la inestabilidad.

SI: Si hay buena luz natural en dormitorios, salas de estar, baños, habitaciones de niños pequeños y lugares donde haya que generar ideas nuevas y creativas.

NO: Lugares oscuros, habitaciones de adolescentes (por algo la vestimenta de Peter Pan, el niño que nunca crece, es verde).
PÚRPURA:

Un color raro en la naturaleza y difícil de lograr, expresa exclusividad y autoridad.

SI: oficinas de personal jerárquico, habitaciones de adolescentes.

NO: salas de estar, comedores, play-room.

Cuarto Paso: Llevar a la Naturaleza al Interior del Hogar.

No sólo los colores son importantes, la experiencia positiva de un espacio requiere de la adecuada estimulación de los cinco sentidos. La armonía se logra cuando el color, las texturas, los sonidos y los aromas confluyen hacia un mismo objetivo.

Ejercicio:

Haz una lista de cualquier tipo de planta (árbol, arbusto o cualquier otro) que recuerdes de tu infancia y que te evoque asociaciones positivas (por ejemplo: una planta con una flor determinada puede hacerte recordar al jardín donde jugabas en tu infancia).

Haz una lista de las texturas que te agrada sentir sobre la piel.

Haz una lista de aromas que te evoquen emociones positivas.

Al igual que todo organismo vivo, toda casa necesita de un corazón, un centro de reunión que nutra y favorezca el intercambio social informal entre los miembros de la familia. Cualquier grupo humano que no se reúna periódicamente en un espacio físico termina desintegrándose.

¿Cuáles son los sonidos de la naturaleza que más te gustan?(por ejemplo, el sonido de las olas o el ruido del viento entre las hojas)

¿Están presentes estas plantas, sonidos, aromas y texturas en tu hogar?

Con muy pocas excepciones, todos encontramos algo profundamente armonioso en los paisajes naturales. Sentimos que esos paisajes están en perfecto balance y que su contemplación nos nutre, nos vivifica, nos lleva a un equilibrio y a un estado interno muy especiales. Y es que nosotros somos también parte de la naturaleza. Sin embargo, nuestras ciudades parecen diseñadas para privarnos sistemáticamente del contacto con la naturaleza. Se ha calculado que el habitante de una gran ciudad pasa, en un día normal de trabajo, menos de una hora diaria a la intemperie. Estamos convirtiéndonos en criaturas de interior, vivimos expuestos a iluminación artificial, a campos electromagnéticos de una intensidad exagerada y posiblemente insalubre, al contacto con materiales artificiales durante al menos 23 horas diarias. Añoramos la tibieza del sol en la piel, las fragancias naturales, la caricia de una brisa fresca en el rostro, el sonido de un arroyo, la hierba bajo los pies, la textura de una roca o un árbol. Cada fin de semana nos precipitamos hacia los espacios abiertos en busca de recuperar el equilibrio perdido. Un aspecto esencial del Feng Shui será, entonces, recuperar la experiencia sensorial de la naturaleza dentro de nuestro hogar. Un lugar agradable se caracteriza por la variedad de estímulos que provee a nuestros sentidos, experimentamos la monotonía como algo negativo, como un desierto donde la vida tiene pocas posibilidades de prosperar.

LA NATURALEZA ESTÁ LLENA DE PERFUMES

Todos sabemos que al aspirar un aroma familiar nos transportamos inmediatamente hacia alguna experiencia particular. Y es que el sentido del olfato está asociado a las emociones. Podemos utilizar esta propiedad del olfato para despertar emociones positivas, utilizando la fragancia adecuada para cada ocasión, según la siguiente tabla:

Fragancia Dónde Cuándo

Limón Estudios, lugares de trabajo Cansancio mental.

El limón vigoriza y revitaliza

Cedrón Dormitorios Calma los nervios

Eucaliptus Dormitorios Después de un día agotador

Naranja o Bergamota Salas de estar Para entrar en confianza

Canela Salas de estar Para despertar emociones fuertes

Lavanda Dormitorios, cuartos de baño.Armoniza, equilibra, calma

LA NATURALEZA ESTA LLENA DE SONIDOS:

El sonido nos conecta con el mundo circundante de manera permanente (a veces aún cuando estamos durmiendo) y adquiere especial importancia allí donde la vista está bloqueada u ocupada con otras cosas. Las vibraciones del sonido crean la “atmósfera” apropiada para cada ocasión. ¿Qué sería de una boda sin el sonido?

Además de la buena música, el sonido del agua, de las hojas mecidas por el viento o de los móviles sensibles a la brisa (tipo campanas tubulares) son los más apropiados para el hogar. Donde falta el movimiento natural del viento, pequeños ventiladores ocultos cerca de cortinas o plantas pueden aportar la brisa necesaria.

LA NATURALEZA ESTA LLENA DE TEXTURAS

Pocas cosas son tan frustrantes y antipáticas como encontrar un cartel que nos diga “No Tocar”. Cuando vemos un objeto o un mueble que nos gusta, inmediatamente queremos extender la mano para tocarlo. El tacto completa nuestra experiencia perceptual y es el sentido que nos hace sentir que realmente “estamos allí” y que algo nos pertenece. El éxito de algunos comercios depende de la posibilidad que brindan al cliente de tocar libremente aquello que desea comprar. Los casas modernas suelen ser bastante pobres en cuanto a variedad de texturas, todas las superficies se sienten más o menos igual. Siempre que sea posible, recurre a los materiales naturales: lana, algodón, esterilla, madera, cuero, metales, mármoles y granitos, cerámicos etc. aportan variedad de texturas y estimulan positivamente el sentido del tacto.

EJEMPLO DE APLICACIÓN:

Impedirle a alguien tocar algo es lo mismo que decirle a ese alguien que es ajeno a ese lugar y que no le pertenece. Por lo tanto, el color, las texturas y la condición de fragilidad de lo que nos rodea están directamente relacionadas con el sentido de “bienvenida” de un lugar. Fernanda eligió el color blanco para la ambientación de su casa y tiene una cantidad de grandes objetos de vidrio, dispuestos por toda la sala de estar. Nos consulta porque no logra establecer una relación de pareja duradera. Le explicamos que la ambientación de su sala de estar (el lugar de la comunicación) es precisamente: “¡No Tocar!” y le aconsejamos agregar algunos almohadones y otros objetos de texturas rústicas y colores naturales, así como colocar los objetos de vidrio en lugares donde no puedan ser fácilmente derribados.

Quinto Paso: Activar El Area de Poder Personal

Hemos aprendido los Tres Principios Fundamentales del Feng Shui, el Tao, el Yin-Yang y el Chi. Hemos aprendido a conducir a las energías positivas hacia nuestro hogar, activando el corazón de la casa y utilizando colores, sonidos, texturas y aromas. Ahora, en este último paso, vamos a plantearnos un desafío: conseguir un objetivo, realizar un deseo a través de la aplicación del Feng Shui. ¿Cómo lo haremos? Aprendiendo a activar el Area de Poder Personal.

Aunque en el feng shui los espacios se dividen en nueve áreas, cada una con un significado específico, en favor de la simplicidad definiremos solamente lo que llamamos el Area de Poder Personal, que es, en cualquier habitación, el área más alejada de la puerta.

El Area de Poder Personal es el área que domina el espacio, ya que desde allí se tiene una visión completa de la habitación y de la puerta. Recordemos el principio”: Nuestra casa es una representación física de las fuerzas que operan en nuestro mundo interno. Si queremos saber cuál es el miembro más influyente en una familia o grupo, preguntemos quién se sienta más cerca del Area de Poder Personal a la hora de reunirse a comer.

Si queremos saber qué tipo de intereses son predominantes en la vida de una persona, observemos qué tipo de objetos se ubican en el Area de Poder Personal. Pero aquí viene lo más importante: podemos utilizar el Area de Poder Personal para aumentar la influencia de una persona, simplemente ubicándola en este sector. Más aún, podemos orientar nuestras energías hacia un determinado aspecto de la vida colocando en el

Area de Poder Personal objetos que tengan que ver con nuestras aspiraciones.

Reservemos este sector para los objetos que representen nuestros más importantes éxitos: diplomas, trofeos, premios, fotografías.

Cómo activar el Area de Poder Personal

En un estudio u oficina, el escritorio debe ubicarse de modo que la persona sentada quede mirando hacia la puerta de la habitación y de espaldas al Area de Poder. Detrás del escritorio se pueden colocar diplomas, premios etc., todo lo que tenga que ver con logros profesionales.

En un dormitorio, la posición ideal de la cama, la que provee la mayor sensación de seguridad, es con la cabecera hacia el Area de Poder.

En un comedor (o en una sala de reuniones, en el caso de una oficina) se puede alentar a las personas más tímidas a expresarse mejor si se les asigna el lugar en la mesa más cercano al Area de Poder.

En una sala de estar, el Area de Poder es el lugar ideal para colocar fotografías de momentos especiales, recuerdos de viajes, objetos costosos y apreciados adquiridos por uno mismo, lámparas y plantas exóticas, en fin, todo lo que transmita una sensación de éxito y prosperidad. La presencia de estos objetos en el Area de Poder sintonizará nuestras vidas hacia lo positivo. No colocar objetos demasiado viejos, que nos recuerden cosas “que ya no volverán”, ni objetos heredados o regalados (no adquiridos con el propio esfuerzo).

En la habitación de los niños, reservar el Area de Poder para trofeos deportivos, dibujos hechos por ellos mismos o cualquier cosa de la cual se sientan orgullosos.

En ningún caso se debe dejar el Area de Poder vacía o llena de objetos en desorden.

Desafiar El Envejecimiento

Para ello, para desafiar el envejecimiento, y siguiendo el libro de Deepak Chopra, “Cuerpos sin edad, mentes sin tiempo”, vamos a descartar diez supuestos y adoptar diez nuevos. Lo que nos hace envejecer es un edificio de creencias erróneas que debemos derrumbar del todo y comenzar a pensar con unos nuevos cimientos de creencias liberadoras y sanadoras:

1. Existe un mundo objetivo, independiente del observador, y nuestros cuerpos son un aspecto de este mundo objetivo.

2. El cuerpo está compuesto por masas de materia, separadas entre sí en el tiempo y el espacio.

3. Mente y cuerpo son cosas separadas e independientes la una de la otra.

4. El materialismo es primario, la conciencia es secundaria. En otras palabras, somos máquinas físicas que han aprendido a pensar.

5. La conciencia humana puede ser explicada por completo como producto de la bioquímica.

6. Como individuos, somos entidades desconectadas y autosuficientes.

7. Nuestra percepción del mundo es automática y nos brinda una imagen adecuada de cómo son realmente las cosas.

8. Nuestra verdadera naturaleza queda totalmente definida por el cuerpo, el yo y la personalidad. Somos briznas de recuerdos y deseos encerrados en paquetes de carne y huesos.

9. El tiempo existe como absoluto y somos cautivos de ese absoluto. Nadie escapa a los estragos del tiempo.

10.El sufrimiento es necesario; forma parte de la realidad. Somos víctimas inevitables de la enfermedad, el envejecimiento y la muerte.


Empecemos el nuevo edificio:

1. El mundo físico, incluidos nuestros cuerpos, es una reacción del observador. Creamos el cuerpo según creamos la experiencia de nuestro mundo.

2. En su estado esencial, el cuerpo está compuesto de energía y de información, no de materia sólida. Esta energía e información es un afloramiento de infinitos campos de energía e información que abarcan el universo.

3. La mente y el cuerpo son inseparablemente uno. La unidad que soy yo se separa en dos corrientes de experiencia. Experimento la corriente subjetiva como ideas, sentimientos y deseos. Experimento la corriente objetiva como mi cuerpo. Sin embargo, en un plano más profundo las dos corrientes se encuentran en una sola fuente creativa. Es a partir de esta fuente desde donde debemos vivir.

4. La bioquímica del cuerpo es un producto de la conciencia. Creencias, pensamientos y emociones crean las reacciones químicas que sostienen la vida en cada célula. Una célula envejecida es el producto final de la conciencia que ha olvidado cómo mantenerse nueva.

5. La percepción parece ser automática, pero en realidad es un fenómeno aprendido. El mundo en que vives, incluida la experiencia de tu cuerpo, está completamente inspirado en el modo en que aprendiste a percibirlo. Si cambias tu percepción, cambias la experiencia de tu cuerpo y de tu mundo.

6. Hay impulsos de inteligencia que crean en tu cuerpo formas nuevas a cada segundo. Lo que túeres equivale a la suma total de estos impulsos y, al cambiar sus esquemas, cambiarás tú.

7. Aunque cada persona parezca separada e independiente, todos nosotros estamos conectados a patrones de inteligencia que gobiernan el cosmos entero. Nuestros cuerpos son parte de un cuerpo universal; nuestras mentes, un aspecto de la mente universal.

8. El tiempo no existe como absoluto; sólo la eternidad. El tiempo es eternidad cuantificada, atemporalidad cortada por nosotros en fragmentos y trozos (segundos, horas, días, años). Lo que llamamos tiempo lineal es un reflejo de nuestro modo de percibir el cambio. Si pudiéramos percibir lo inmutable, el tiempo dejaría de existir tal como lo conocemos. Podemos aprender a re-comenzar a metabolizar lo inmutable, la eternidad, lo absoluto. Al hacerlo estaremos listos para crear la fisiología de la inmortalidad.

9. Cada uno de nosotros habita una realidad que se encuentra más allá de todo cambio. En lo más profundo de nosotros, sin que lo sepan los cinco sentidos, existe un íntimo núcleo de ser, un campo de inmutabilidad que crea la personalidad, el yo y el cuerpo. Este ser es nuestro estado esencial; es quien realmente somos.

10. No somos víctimas del envejecimiento, la enfermedad y la muerte. Éstos son partes del escenario, no del espectador, que es inmune a cualquier forma de cambio. Ese espectador es el espíritu, la expresión del ser eterno.

Lecciones para vivir, de Facundo Cabral

Nacemos para vivir, por eso el capital más importante que tenemos es el tiempo, es tan corto nuestro paso por este planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante, con el favor de una mente que no tiene limites y un corazón que puede amar mucho más de lo que suponemos.”

Facundo Cabral.

***

“Borra el pasado para no repetirlo, para no tratarte como te trataron ellos;

pero no los culpes, porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas”.

Facundo Cabral.

***

Lecciones para vivir, de Facundo Cabral:

-Como los budistas, sé que la palabra no es el hecho. Si digo manzana no es la maravilla innombrable que enamora el verano, si digo árbol apenas me acerco a lo que saben las aves, el caballo siempre fue y será lo que es sin saber que así lo nombro. Sé que la palabra no es el hecho, pero sí sé que un día mi padre bajó de la montaña y dijo unas palabras al oído de mi madre, y la incendió de tal manera que hasta aquí he llegado yo, continuando el poema que mi padre comenzó con algunas palabras.

-Nacemos para encontrarnos (la vida es el arte del encuentro), encontrarnos para confirmar que la humanidad es una sola familia y que habitamos un país llamado Tierra.

-Somos hijos del amor, por lo tanto nacemos para la felicidad (fuera de la felicidad son todos pretextos), y debemos ser felices también por nuestros hijos, porque no hay nada mejor que recordar padres felices.

-Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Además, el universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias.

-Cada mañana es una buena noticia. Cada niño que nace es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor es un soldado menos, por eso hay que cuidarse del que no canta, porque algo esconde. Eso lo aprendí de mi madre que fue la primera buena noticia que conocí. Se llamaba Sara y nunca pudo ser inteligente porque cada vez que estaba por aprender algo, llegaba la felicidad y la distraía, nunca usó agenda porque sólo hacía lo que amaba, y eso se lo recordaba el corazón. Se dedicó a vivir y no le quedaba tiempo para hacer otra cosa. De mi madre también aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo, ahora mismo, le puedes decir basta a la mujer (ó al hombre) que ya no amas, al trabajo que odias, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida, ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo.

-Me he transformado en un hombre libre (como debe ser), es decir que mi vida se ha transformado en una fiesta que vivo, en todo el mundo, desde la austeridad del frío patagónico a la lujuria del Caribe, desde la lúcida locura de Manhattan al misterio que enriquece a la India, donde la Madre Teresa sabe que debemos dar hasta que duela. Caminando comprobé que nos vamos encontrando con el otro, lenta, misteriosa, sensualmente, porque lo que teje esta red revolucionaria es la poesía. Ella nos lleva de la mano y debajo de la luna, hasta los últimos rincones del mundo, donde nos espera el compinche, uno más, el que continúa la línea que será un círculo que abarcará el planeta. Esta es la revolución fundamental, el revolucionarse constantemente para armonizar con la vida, que es cambio permanente, por eso nos vamos encontrando fatalmente para iluminar cada rincón.

-Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría ni sufriste el más grande dolor. Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día. Vive de instante en instante porque eso es la vida. Me costó 57 años ¿cómo no gozar y respetar este momento? Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, ¿porqué te preocupas tanto?. No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la Tierra.

-En la tranquilidad hay salud, como plenitud dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate, recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos, pero no los culpes porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas.

-Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo. Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante, pero no digas no puedo ni en broma porque el inconsciente no tiene sentido de humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo intentes.

-Si quieres recuperar la salud abandona la crítica, el resentimiento y la culpa, responsables de nuestras enfermedades. Perdona a todos y perdónate, no hay liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica que te hace juez (agotadora y vana tarea) y cómplice de lo que te disgusta. Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella.

-El bien y el mal viven dentro de tí, alimenta más al bien para que sea el vencedor cada vez que tengan que enfrentarse. Lo que llamamos problemas son lecciones, por eso nada de lo que nos sucede es en vano. No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas ya son ganancia.

-Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida.

-Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser será, y sucederá naturalmente.

Facundo Cabral.