La Respiración Cuadrada Samavritti Pranayama

Hoy vamos a aprender una nueva técnica de respiración, la denominada “respiración cuadrada” (samavritti pranayama). Es una técnica sencilla y poderosa para equilibrar y calmar la mente, así como para oxigenar el cuerpo y potenciar la musculatura respiratoria.

En un post anterior hablamos sobre las 4 fases de la respiración; la respiración cuadrada trata de equilibrar esas cuatro fases haciendo una respiración completa con una duración igual en cada fase. Esto se ilustra mejor con una imagen:

Ejecución:

1- Nos sentamos con la espalda erguida en una postura de pranayama o de meditación.

2- Una vez estamos cómodos en la postura, cerramos los ojos y respiramos de forma amplia un par de minutos, sin forzar y sin preocuparnos demasiado por la técnica.

3- Comenzamos a hacer la respiración cuadrada. Inspiramos contando mentalmente hasta 3, retenemos el aire con los pulmones llenos contando hasta 3, espiramos contando hasta 3, retenemos con los pulmones vacíos contando hasta 3 y volvemos a repetir el ciclo sin interrumpirlo. Podemos empezar haciéndolo 4 veces e ir aumentando con el tiempo.

Es muy importante mantener el mismo tiempo para las 4 fases de la respiración. Si ves que al terminar un ciclo sientes la urgencia de parar y respirar amplio, es que has forzado, reduce el tiempo en cada fase.

Para principiantes, el cuadrado más sencillo es 2x2x2x2, es decir, 2 segundos por cada fase.
Puedes ampliar la proporción cada dos semanas o cuando veas que puedes hacerlo sin forzar, de la siguiente forma:

3x3x3x3
4x4x4x4
5x5x5x5
6x6x6x6
….
Pero recuerda, las 4 fases siempre iguales, si una es diferente ya no hay cuadrado. El cuadrado es el símbolo del equilibrio (4 lados y 4 ángulos identicos).
¡Un truco para contar los tiempos!: Mentalmente cuenta con la sílaba om delante del número. Om uno, om dos, om trés… Om uno, om dos, om trés… Om uno, om dos, om trés… Etc, etc.

 

Observaciónes:
– Respiramos siempre por la nariz y concentrados en lo que hacemos.
– La inspiración la hacemos utilizando la técnica de la respiración completa.
Beneficios:
La palabra clave de esta técnica es equilibrio, tal como hemos dicho antes al hablar sobre el cuadrado. Equilibrio del sistema nervioso, equilibrio de la mente, calma y paz, más el añadido de oxigenar la sangre y potenciar la concentración. Sí, al contar mentalmente los tiempos, aparte de igualar las fases de la respiración, estamos trabajando la concentración de la mente, ya que si nos distraemos, perdemos el hilo y rompemos el cuadrado.
Practícala unos minutos dos o tres veces por semana; empieza con cuadrados fáciles y auméntalos a medida que vayan aumentando tus capacidades. Verás como esta técnica sencilla te sienta de maravilla.

Las 4 fases de la respiración

La respiración normal del ser humano medio suele ser superficial, desorganizada, arrítmica y poco eficaz.

Hoy vamos a hablar sobre las cuatro fases de la respiración: inspiración, retención con los pulmones llenos, espiración y retención con los pulmones vacíos. El Yoga tiene un nombre para cada una de estas fases: Puraka, Kumbhaka, Rechaka y Suniaka, respectivamente.

Parece que en este mundo material casi todos los procesos físicos tienen cuatro fases: las 4 estaciones, las 4 fases de la Luna, las 4 edades del hombre (infancia, adolescencia, madurez y vejez), las 4 fases de la vida (crecimiento, plenitud, decadencia y muerte), las 4 fases del metabolismo (ingestión, digestión, absorción y excreción), las 4 fases de la materia (sólido, líquido, gaseoso y plasma)… Seguro que me dejo más ejemplos, pero la respiración también posee 4 fases, como antes hemos señalado.

Hay algo que me llama la atención: mucha gente no sabe ni cómo respira, ni para qué respira, ni cómo funciona el proceso de la respiración. Afortunadamente la ignorancia no mata, ya que la naturaleza ha previsto ese hecho y ella sigue funcionando igual. No obstante, el conocimiento nos da el poder de mejorar.

Puraka:

Inspirar es lo que mejor conocemos y lo que mejor sabemos hacer, dentro de lo mal que respiramos. Consiste en tensar la «musculatura inspiradora» (la llamaremos así para simplificar), llenar un poco los pulmones de aire, y ya está.

La inspiración es la fase activa. Cogemos oxígeno, energía, vitalidad, nos llenamos, recibimos el don de la vida.

Kumbhaka:

Una vez llenos, retenemos el aire para que, en esa plenitud, se pueda producir en los pulmones el intercambio gaseoso. En los alvéolos pulmonares se produce la respiración interna, la más importante. Respirar no sólo es coger aire y soltarlo, respirar es un intercambio gaseoso. Al retener el aire con los pulmones llenos, se produce el máximo intercambio, así como el mayor nivel de energía y vitalidad. Inconscientemente, cuando vamos a hacer un gran esfuerzo, o requerimos de gran concentración, mantenemos los pulmones llenos.

¿Qué hay que hacer para retener el aire? Simplemente mantener tensa la musculatura respiratoria. En niveles avanzados se utilizan llaves o bhandas. Es importante no retener el aire demasiado tiempo a no ser que estemos entrenados. 10 segundos es el tiempo máximo recomendado para los principiantes.

Rechaka:

Espirar es más que soltar el aire. Espirar es dejar marchar aquello que ya ha cumplido su función, aquello que ha pasado a lo pretérito. Espirar es una fase pasiva, pero que igualmente requiere del trabajo de los músculos espiratorios. Lo que hacemos la mayoría de nosotros es inspirar y soltar la tensión de la musculatura, de esta forma se produce una espiración corta. La clave está en mantener tensa cierta musculatura para alargar y controlar la espiración.

En esta vida todo tiene su crecimiento, su madurez y su decadencia. Hay que aceptarlo. La espiración corresponde a ese proceso catabólico en el que nos desprendemos de lo que sobra, pero que a su vez da vida, ya que vaciar permite de nuevo volver a llenar. Si no soltamos el aire, nos morimos de asfixia. Si no dejamos marchar aquello que sobra en nuestra vida, aquello que fue, nos ahogaremos igualmente en nuestra aflicción; nos convertiremos en estatuas de sal.

Suniaka:

Esta es tal vez la fase más desconocida y la que menos se practica. Retener el aire con los pulmones vacíos. ¿Qué produce esto? A nivel físico se sigue produciendo el intercambio gaseoso con el aire residual. A nivel interno se produce el momento de mayor sensibilidad. Inconscientemente cuando necesitamos del máximo de nuestros sentidos, como por ejemplo escuchar un sonido a bajo volumen o enterarnos de algo importante, lo hacemos con los pulmones vacíos. Es la fase vacía que precede lo lleno.

Esta fase, no obstante no debe alargarse demasiado.

El Yoga posee técnicas específicas en las que intervienen alguna o varias de estas fases. Ya las iremos viendo poco a poco mediante técnicas de pranayama o mediante asanas que requieren el uso de ellas.

Después de esto te surgirá una pregunta: ¿hay que respirar todo el día con las 4 fases? No, sólo cuando aplicamos algunas técnicas.

En el día a día reina la dualidad, no el cuaternario. Día y noche, luz y oscuridad, vida y muerte, inspirar y espirar…

Dar y recibir constantemente es lo que hacemos al respirar. Llenarnos y vaciarnos.

¿Qué te cuesta más, dar o recibir? ¿Qué te cuesta más, inspirar o espirar? Ambas cosas están relacionadas. ¿Qué es mejor? El equilibrio, inspirar bien y espirar bien. Llenar bien los pulmones y vaciarlos bien.

En los próximos artículos veremos técnicas específicas de inspiración, retención y espiración.

El Poder de la Atracción: 50% Del Éxito Lo Alcanzas Con Solo Creer

Sólo hace falta una persona para cambiar tu vida: tú. – Ruth Casey

Hace algunos años ya que la frase “eres lo que piensas” viene haciendo un fuerte eco en nuestras vidas.

Las tradiciones espirituales afirman que aquello que damos, es lo que recibimos de vuelta. De este modo, los maestros nos enseñan que todo lo que sucede en nuestra vida, lo que “atraemos”, es un reflejo de nuestro mundo interior: es un reflejo de nuestros pensamientos.

Si lo meditas por un momento, te darás cuenta que esto significa que tienes un gran poder en tu interior, el conocido Poder de la Atracción. Este poder te permite dejar atrás el victimismo y asumir la responsabilidad de lo que sucede en tu vida. No con culpa, pero sí con decisión. Su importancia radica en que demuestra que hacer un cambio siempre es posible y que alcanzar el éxito que tanto anhelas también.

¿Sabías que existe variada evidencia científica que respalda el Poder de Atracción que tiene tu mente? El CEO del GrupoNeuroBusiness, Srinivasan Pillay, cuenta que las regiones de nuestro cerebro involucradas en la “intención” están íntimamente conectadas con aquellas involucradas con la “acción”. Esto significa que, si queremos llevar a cabo una acción, necesitamos que nuestra intención sea fuerte y sostenida.

¿Te has fijado que hay personas que, sin mover un solo dedo, consiguen todo lo que quieren?

Es como si la vida los llenara de regalos, uno tras otro. Los miras con algo de recelo preguntándote cómo lo hacen. ¿Cuál es su secreto? Ellos creen que pueden. En su pensamiento ellos están seguros que conseguirán lo que quieren y esto los lleva a realizar acciones certeras. Su intención y seguridad les permiten atraer a su vida todo lo que sueñan.

Para llegar al éxito que tanto anhelas, el esfuerzo y las ganas no son suficientes. Hay otro complemento esencial que debes incluir y cultivar en tu vida: necesitas creer en ti mismo.

La psicóloga de la Universidad de Stanford, Carol Dweck, realizó un estudio en el cual confirmó que aquellas personas que “creen que pueden”, consiguen sus objetivos; mientras que aquellas que piensan que “no lo lograrán”, efectivamente fallan.

Haz la prueba y te darás cuenta del poder de la atracción, pero siempre mantén en mente algo clave: confiar en tus habilidades. Cuando logras creer en ti mismo, cuando logras cambiar la forma en que piensas, el éxito toca a tu puerta. Antes de realizar cualquier acción, es muy importante que te enfoques en tu intención.

Revisemos a continuación algunas técnicas, que te permitirán creer más en ti mismo y te acercarán mucho más a tus sueños:

1. Cambia tu foco: Desde este momento, quiero que cambies tu foco. Deja de pensar en tus errores o en las cosas que te faltan, y enfócate en todo lo bueno que tiene tu vida. Piensa en las personas que amas, y en los pequeños logros de tu día a día.

2. ¡Nada de comparaciones!: Uno de los errores más grandes que cometemos es compararnos con las demás personas. Para creer más en ti mismo, debes dejar a un lado las comparaciones. Eres una persona maravillosa y única.

3. Visualiza: Tómate un momento cada día para visualizar el éxito. Imagina y siente que todo lo deseas ya es tuyo, en este mismo momento.

Recuerda: el 50% del éxito lo alcanzas con solo creer que puedes. Confía en tus habilidades, ¡y cumplirás tus sueños!

5 Consejos para decirle adiós a la Ansiedad

La ansiedad excesiva es una condición cada vez más frecuente en adultos, jóvenes e incluso niños. Se calcula que en las últimas décadas, en todo el continente americano, los niveles de ansiedad han aumentado en un 1.200%.

Aunque esta cifra es alarmante y de más en más nos estamos acostumbrando a vivir bajo enormes cantidades de estrés, por suerte sabemos que existen formas de combatir la ansiedad y tomar el control de nuestra salud psicológica. Pon en práctica estos 5 consejos y mejora tu calidad de vida desde hoy.

La ansiedad es producto de un exceso de miedo al futuro. El ser humano desarrolló la capacidad de anticipar y preveer como una herramienta evolutiva que le da ventajas sobre otras especies y le permite solucionar problemas incluso antes de que estos aparezcan.

Sin embargo, esta capacidad puede jugar en contra de nosotros. Nos sentimos ansiosos cuando nuestra mente está siempre en el futuro, intentando preveer y controlar las variables de lo que podría suceder. Por esto sufrimos episodios de ansiedad durante la noche, antes de dormir, ya que este es el momento en que nuestro cerebro se proyecta hacia el día siguiente. Es muy común que justo cuando deberíamos descansar aparezcan pensamientos intrusivos del tipo: “qué pasará mañana“, ”cómo voy a hacer para resolver esta situación…”. Sentimos que si pensamos en los problemas podremos encontrar una solución anticipada, y en realidad solo estamos agrandando su dimensión y no llegamos a ninguna conclusión.

1. Intercepta y combate los pensamientos ansiosos.

La ansiedad se alimenta de ansiedad. Si le das rienda suelta a los pensamientos ansiosos, acabarás enloqueciendo. La angustia que produce la ansiedad funciona como una bola de nieve y el único que puede detenerla eres tú. En primer lugar debes interceptar los malos pensamientos. Esto quiere decir, identificarlos en el momento en que ocurren. Cuando te descubras alimentando ideas intrusivas y ansiosas, detente. Intenta enfocar tu pensamiento en el momento presente, piensa en el pasado y no en el futuro; enfócate en revivir algún recuerdo feliz y tranquilo. Si esto no funciona, haz una lista. Toma papel y lápiz y escibe las cosas que te preocupan y una posible solución (concreta y práctica) para cada una. El ejercicio de escritura te ayudará a racionalizar los problemas y darles una dimensión real, en otras palabras, no les permitirá seguir creciendo y dando vueltas dentro de tu cabeza.

2. Medita y respira.

Este es el consejo más frecuente para combatir la ansiedad, y es uno de los que más funciona. Si tienes frecuentes episodios ansiosos intenta inscribirte a un curso de meditación, adquirir este hábito mejorará enormemente tu calidad de vida. Si definitivamente lo tuyo no es meditar, o los episodios de ansiedad no son frecuentes en ti, cuando el exceso de futuro aparezca en tu mente, respira. Pero no se trata de respirar de cualquier manera, una técnica de respiración inadecuada para la situación podría ser contraproducente. Concéntrate en el aire que entra en tu cuerpo y permítele llegar a la parte más baja de tus pulmones. Si sientes que al inhalar se infla tu vientre, lo estás haciendo bien. Si estás muy estresado es posible que el aire que respiras esté entrando superficialmente a tu organismo y no te esté brindando la oxigenación necesaria. Por eso es importante que hagas una pausa para llenar tus pulmones, hasta el fondo, de aire renovado. Cuando haces esto estás liberando dióxido de carbono represado y cargado de estrés, y oxigenando tus órganos y sangre. Tu cuerpo te lo agradecerá.

3. Libera endorfinas y distensiona tu cuerpo.

Para lograr esto, lo mejor que puedes hacer es ejercitarte. Cuando haces ejercicio liberas endorfinas y serotonina, dos enzimas que tu cerebro asocia con la sensación de placer y bienestar, pero además calientas todo tu cuerpo y te permites distensionar tus músculos. La sensación de calor puede alterar los circuitos neuronales que controlan el estado de ánimo. Ejercitarte es una buena manera de enfocarte en el “aquí“ y el ”ahora”. En otras palabras, te ayuda a combatir el exceso de futuro que genera ansiedad.

4. Prueba estos antídotos naturales.

Además de todo lo anterior, puedes prepararte una infusión de manzanilla (camomila) o valeriana o disfrutar en calma de un té verde. Estos tres ingredientes naturales contienen propiedades relajantes que ayudarán a tu cuerpo a distensionarse y calentarse.

5. Evita la cafeína.

Cuando estás ansioso puede que sientas que necesitas un café para darte energía y así poder solucionar todos los problemas a los que te anticipas. ¡No! La cafeína acelerá más tu cuerpo, será el combustible que los pensamientos ansiosos necesitan para crecer. Nunca busques acelerarte cuando estés ansioso. Por el contrario, serénate y avanza un paso a la vez.

10 Consejos de Uno de Los Maestros Budistas Más Nobles

Diez consejos del Lama Kalu Rimpoché

El Lama Vajradhara Kyabje Kalu Rimpoché nació en 1904 en las montañas de Tretchö, en la provincia de Kham, Tíbet oriental. Su nacimiento fue acompañado por numerosos signos y presagios extraordinarios. Desde su infancia mostró naturalmente las marcas de un ser santo y, de un aprendizaje anterior, el desinterés por el ciclo de las existencias, la compasión hacia los seres y el respeto por el dharma y los lamas. Aprendió la escritura, la lectura y el sentido del dharma sin esfuerzo, por el mero hecho de recibir la enseñanza.

Murió el 10 de mayo de 1989 y quedó en la historia como uno de los maestros de la meditación y estudiante y profesor del dharma más reconocidos en el budismo. Además su gran legado fue el ser uno de los primero maestros budistas en traen las enseñanzas a occidente. 

1 ) Busca en ti mismo la fuerza del propósito, la fe en la propia regeneración. Tu divinidad te espera. Esfuérzate en hallarla y actualizarla.

2) Practica en todo momento la religión universal del bien sin distinción de creencias, de clases, de partidos, de intereses, de nacionalidades, de razas, de reinos de la naturaleza.

3) Relega a olvido tus faltas y limitaciones pasadas, para renacer con renovados estímulos a una vida mejor. Entonces, tácitamente serás merecedor de la invisible ayuda.

4) Practica la simpatía y adquiere el hábito del contento a través de todas las circunstancias. Decídete a realizar el leve esfuerzo de prescindir de los pequeños defectos. Lucha con todas tus fuerzas contra la depresión, contra la tristeza, contra el tedio, contra el mal humor. Combate los métodos dominantes de acritud e imponte la condición de ser siempre y con todo el mundo amable.

5) Procura dar todas las facilidades posibles a los demás. Ayúdalos a descubrir su camino más noble y a seguirlo. Haz de la generosidad de pensamiento y acción, tu ley silenciosa.

6) Proponte firmemente no censurar a nadie, ni aún de pensamiento. ¿Qué sabemos de las verdaderas causas de los actos ajenos? Esfuérzate, por el contrario, en comprender.

7) Adopta una divisa solar, de alegría, a todas horas. Entonces, la luz oculta que guía al mundo te la incrementará y te sorprenderán a ti mismo los resultados.

8) Procura no auto-exaltarte ni auto-compadecerte. O sea, no pensar demasiado en tí mismo, si no es con el fín de perfeccionarte.

9) Invoca la armonía como fórmula de salud integral, de equilibirio del cuerpo y del espíritu. Porque la armonía es la ley suprema del Universo.

10) Irradia con humildad tu mensaje viviente de belleza, de espiritualidad y de paz, en un mundo atormentado, materializado, desorientado. El necesita de tu eficaz contribución. Ofrécesela. Ofrécele tu mente positiva, tu cuerpo puro, tu aura armoniosa, tu contentamiento irradiante, tu fe sin límites en la bondad de la vida y en las leyes que conducen a un alto fin, la evolución humana.