¿Cuál es el número de tu alma?

Este número nos habla de cómo es la relación que tenemos con nosotros mismos. Porque el alma, al ser el vehículo de nuestro espíritu, nos muestra cómo somos -en realidad- por dentro.

Saber este número es muy útil, porque cuando no estamos bien con nosotros mismos, aunque todo esté bien por fuera, no logramos ser felices, porque no tenemos paz interior.
Normalmente todas las personas tienen problemas con su “aspecto alma”. Les cuesta mucho ir hacia adentro, hacia su propia fuente; por lo tanto, no pueden encontrar su verdadero ser.
Si quieres saber cuál es el número de tu alma , busca el día de tu nacimiento aquí.

niños felices

Tu número del alma es 1 ( Día de nacimiento: 1-10-19-28)
Las personas que tienen el número uno en su alma deben permanecer enfocados en su yo interior para estar centrados; por lo tanto, deben conocerse.
Como viven desde el corazón, pueden alcanzar su paz interna y externa a través de la humildad.
En general, son personas muy creativas, que se guían más por lo que sienten que por lo que piensan.
Claro que cuando el uno se manifiesta en su aspecto negativo, se transforman y son:
Analíticos y cuadrados
Se meten en problemas en cuanto salen de su corazón.
No son creativos.
Al centrar su energía en la mente, el temor y la rabia bloquean el flujo del alma.

Tu número del alma es 2 ( Día 2-20)
Las personas que tienen un dos en su alma, deberán tener la capacidad de calcular las consecuencias de sus actos, para no dañar a su alma.
Su alma siempre está buscando el crecimiento espiritual, ya sea consciente o inconscientemente.
Ellos deberán ser muy selectivos con el mundo que lo rodea, porque son muy influenciables.
Obedecerán a su conciencia para ser felices.
Necesitan mucho amor y compañía.
No les importa pasar inadvertidos.
No les interesa brillar ni destacarse.

Tu número del alma es 3 ( Día 3-12-21-30)
Los que tienen un tres en su alma se caracterizan porque son idealistas y compasivos con los hombres y animales.
Ellos tienen la capacidad para detectar la mentira.
Son independientes.
Son optimistas, siempre le ven el lado bueno de las cosas.
Les molesta cualquier tipo de insensibilidad.
Su actitud nunca es neutra frente a lo místico.
Aman a su prójimo como a sí mismos.
Son caritativos, participan en toda obra de servicio.
No se dejan impresionar por lo externo, por ejemplo, dinero y apellidos.
Necesitan ver la igualdad dentro de si mismos y con los demás.
Son buenas personas. Cuando hacen algo indebido se sienten culpables.

Tu número del alma es 4 ( Día 4-13-22-31)
Las personas que tienen un cuatro en su alma se caracterizan porque nunca se auto engañan.
Su mente tiene una gran capacidad para entender problemáticas filosóficas y sicológicas.
Para que su alma esté en paz, necesita servir a su prójimo.

Tu número del alma es 5 ( Día 5-14-23)
Los que tienen un cinco en su alma son equilibrados y disciplinados, lo que les permite entrar en contacto con su alma con mucha facilidad.
Ellos deben sentirse y verse bien físicamente, para estar bien internamente. Cualquier daño en su cuerpo afecta a su alma, a su paz interior.
Los cinco tienden a entregarse de lleno al trabajo equilibrado.
En general, ellos necesitan mantener su equilibrio, de lo contrario pierden el dominio en el plano físico.

Tu número del alma es 6 ( Día 6-15-24)
Los que tienen un seis en su alma se caracterizan porque son: Introvertidos
Profundos
Internos
Pero cuando el seis se manifiesta en su aspecto negativo son:
Superficiales
Egoístas
Tienen una vida superficial, sólo subsisten.

Tu número del alma es 7 ( Día 7-16-25)
Los que tienen un siete en su alma tienen la capacidad de guiarse a si mismos.
Ellos se caracterizan porque su presencia es poderosa. Su aura es lo suficientemente fuerte para que no sean botados al suelo.
Estas personas siempre están al frente de las cosas.

Tu número del alma es 8 ( Día 8-17-26)
Estas personas se caracterizan porque poseen un alma pura.
Tienen la capacidad de auto sanación.
No temen, y persisten hasta alcanzar sus objetivos internos.
Son expansivos, siempre van más allá y más lejos.
Nunca terminan de cuestionarse el conocimiento de si mismos.
Se expanden con profundidad.
Una vez que se encuentran con su alma, percibirán cómo esta expansión les permite relacionarse con Dios.

Tu número del alma es 9 ( Día 9-18-27)
Los que tienen un nueve en su alma estarán en paz con ellos mismos, en el momento en que logren profundizar con su Yo interior.
El arte de estas personas consistirá en ser constantes con aquello que deciden emprender, logrando así la maestría de sí mismos, la sutileza, y la calma.
Fluyen, está en armonía.
Claro que cuando el nueve se manifiesta en aspecto negativo, las personas son:
Duras consigo mismas.
Su alma será un misterio para ellas.
No se conocerán mientras sigan siendo superficial.
Ingenuas.

Tu número del alma es 11 ( Día 11-29)
Las personas que tienen un once en su alma, se caracterizan porque fluyen, tienen gran conexión con Dios. Ellos están seguros de que todo proviene de Dios y todo vuelve a él.
Saben que su alma es grande, y que esto se debe a la conexión permanente con la divinidad.
Claro que a veces el once se manifiesta en su aspecto negativo, y entonces las personas son:
Conflictivas, tienen una gran frustración interna.
Conocen sus cualidades, pero como no se entregan a Dios, no pueden plasmarlas ni proyectarlas.

Ejercicio de autosanación para usarse todos los días

Hay una práctica de autosanación, simple pero poderosa, que puedes realizar cuando sientas la necesidad de fortalecer tu sistema inmunológico.

Es especialmente eficaz si la utilizas cuando percibes los primeros síntomas de una enfermedad, pero también funciona con enfermedades que ya están instauradas si la usas con la suficiente frecuencia y concentración.

Asimismo, contrarrestará las alteraciones sufridas por tu campo energético a causa de cualquier negatividad.

Cuando tengas unos minutos libres, y especialmente por la noche antes de dormir y a primera hora de la mañana antes de levantarte, inunda tu cuerpo de conciencia. Cierra los ojos. Túmbate de espaldas. Ve llevando la atención, sucesivamente, a las distintas partes del cuerpo: manos, pies, brazos, piernas, abdomen, pecho, cabeza, etc. Siente la energía dentro de esas partes con toda la intensidad posible. Mantente en cada una de ellas durante 15 segundos aproximadamente.

A continuación, deja que tu atención recorra el cuerpo unas cuantas veces como una ola, de los pies a la cabeza y de la cabeza a los pies. Con dedicar un minuto a esta parte es suficiente.

Seguidamente, siente la totalidad de tu cuerpo energético como un campo de energía unificado. Mantén la sensación durante unos minutos. Permanece intensamente presente durante ese tiempo, presente en cada célula de tu cuerpo.

No te preocupes si tu mente consigue apartar tu atención del cuerpo ocasionalmente y te quedas perdida/o en algún pensamiento. En cuanto te des cuenta de que eso ha ocurrido, reorienta tu atención hacia el cuerpo.

Recordemos que la clave de la sanación radica en profundizar en nuestras raíces internas. Manos a la obra amados a empoderarnos de nuestro trabajo interior con ¡constancia y dedicación!

7 enseñanzas fundamentales que Gandhi nos dejó

Más allá del lugar común de las frases de Gandhi, estos 7 consejos resumen en buena medida lo que hace a un hombre valeroso.“Su pacifismo, su lucha por la verdad y su fe en la no violencia son como un faro”, dijo alguna vez la escritora Verónica Murguía sobre Mahatma Gandhi, “sobre todo porque sabemos que, a la larga, esa voz fue escuchada”.

Vertidos en el molde de nuestra realidad actual, los consejos de esta histórica figura tienen la paz y perseverancia que sufren tanta sed entre nosotros.

Y mucho más allá de que Gandhi se haya convertido en un meme que circula en redes sociales portando mensajes de superación personal fuera de contexto, si prestamos cuidado a sus palabras hay valiosas posibilidades políticas y espirituales.


Los siguientes son algunos de los puntuales y sabios consejos de este hombre de apariencia frágil que, sabemos, era al mismo tiempo poderoso.

1. Nadie puede lastimarme sin mi permiso.

Lo que sientes y cómo reaccionas ante algo es siempre tu decisión. Muchas veces el orgullo y la importancia personal juegan un papel demasiado soberano en nuestras reacciones, y ello es enteramente en detrimento propio.

2. El débil nunca puede perdonar. El perdón es un atributo del fuerte.

Es verdad que para perdonar hay que ser mejores personas de la que somos comúnmente, pero para ello tenemos la capacidad de decidir ser humildes en lugar de orgullosos.

3. Una onza de práctica vale más que toneladas de sermones.

Muy poco se puede lograr sin tomar acción. Sin embargo, esto es muy difícil cuando tendemos a resistirnos casi inconscientemente al hecho de llevar a cabo; y por ello recurrimos al sermón.

4. No es sabio estar demasiado seguro de la sabiduría de uno. Es sano que le recuerden a uno que el más fuerte puede debilitarse y que el más sabio puede errar.

Cuando uno comienza a “mitologizar” a personas exitosas, o incluso a uno mismo, corre el riesgo de desconectarse por completo de lo humano. Mantener a personas en estándares irrazonables solo genera conflictos innecesarios y negatividad. Todo hombre es igual de humano que el que está a lado, y uno debe recordarlo siempre que quiera estar centrado y sano.

5. Primero te ignoraran, luego se ríen de ti, luego luchan contra ti, luego ganas.

La persistencia es lo único que nos queda después de tener en cuenta la consigna anterior. Si todos erramos sin importar nuestro estatus o erudición, lo que queda es persistir: es lo que al final del día sobrevive.

6. Supongo que el liderazgo algún día significó músculos; pero hoy significa llevarse bien con la gente.

Al fortalecer las habilidades sociales e intentar empatizar con los demás es más fácil salir motivado de la ecuación. Estar al servicio de los otros es el verdadero liderazgo, tomando en cuenta lo mencionado antes (decidir cómo reaccionamos, perdonar, llevar a cabo, humanizar y persistir).

7. El constante desarrollo es una ley de vida, y un hombre que siempre trata de mantener sus dogmas para parecer consistente se conduce a una falsa posición.

Para los vivos no hay descanso, nunca dejamos de transcurrir y cambiar de opinión; y aceptarlo es lo que nos hace honorables. Walt Whitman lo dijo bien: “¿Que yo me contradigo? Pues sí, me contradigo. Y ¿qué? (Soy inmenso, contengo multitudes)”.

Mantra para eiminar el miedo al cambio: Chattr Chakkr Vartee

Todos somos capaces de sentirlo justo en este momento. Nuestro cuerpo cambia constantemente, la comida se transforma en energía, nuestras acciones y pensamientos generan un cambio en este mundo.

La humanidad está atravesando un período de cambios increíbles. Muchas tradiciones creen que estamos cambiando de la Era de Piscis a la Era de Acuario y ese cambio está trayendo un nuevo conjunto de desafíos y oportunidades para nosotros como planeta y como especie. En este momento estamos en la cúspide entre las dos edades … y la cúspide puede ser un período de tremendo cambio, ansiedad e incomodidad.

El cambio puede ser incómodo para nosotros. Piensa en la serpiente, ya que está mudando y atravesando un período de tremenda transformación, sus ojos se nublan y la serpiente ya no puede ver. Es ciego Arremete con furia, lanzando chispas contra cualquier cosa que se acerque. Luego, a medida que su piel se desprende, emerge de su yo anterior con calma y aplomo, deslizándose fuera de su incómodo período de transición hacia un yo más cómodo y expandido.

Los humanos somos como serpientes porque durante los períodos de transición y cambio, nos volvemos irritables y nerviosos. Atacamos a nuestros seres queridos, nos comportamos de manera irracional y nos preocupamos. Pero no tenemos que ser de esta manera. El cambio puede ser un momento hermoso y emocionante. Podemos mirar hacia un futuro incierto con valentía y espíritu de aventura.

Hay un mantra para ayudarnos a pasar del miedo al cambio a la audacia y el coraje. Elimina la sensación de ansiedad, depresión y fobias, dejando en su lugar coraje y victoria. Al igual que la serpiente deja atrás su vieja piel.

Prueba este mantra por miedo al cambio:

Chattr chakkr vartee, chattr chakkr bhugatay

Suyumbhav subhang sarab daa sarab jugtay

Dukaalang pranaasee dayaalang saroopay

Sadaa ung sungay abhangang bibhootay

¡Estas palabras fueron escritas por el guerrero santo Guru Gobind Singh y traen la victoria durante los tiempos de cambio! Canta junto con una grabación o ¡mantenla en tu casa!

 

Té helado de Fresa y Albahaca.

Las fresas y la albahaca dan un matiz al tomar el té helado. Las dos poseen grandes propiedades para la salud y son deliciosas. La bebida se sirve en un frasco de vidrio, añadiendo hielo justo antes de servir.

Fresa

Este alimento constituye una importante ayuda en las dietas de adelgazamiento. Tiene un excelente sabor y es ligera, ya que el 85% de su composición es agua. De hecho, su aporte calórico es muy escaso: sólo 37 calorías por 100 gramos. En 100 gramos de fresas encontramos 0,7 gramos de proteínas, 7 gramos de hidratos de carbono y sólo 0,3 gramos de grasa. Su principal valor es el alto contenido en vitamina C: 100 gramos cubren la cantidad diaria recomendada.

También contienen vitamina A (5 microgramos por 100 gr.), vitamina E (0,23 miligramos por 100 gr.) y menores cantidades de otras vitaminas como las B1, B2, B3 y B6. Entre sus minerales, las fresas aportan fundamentalmente potasio y magnesio, aunque también hierro, fósforo, yodo y calcio. Tienen 2,2 gramos de fibra por 100 gramos de producto, lo que supone un aporte moderado.

Albahaca

Es diurética
Mejora el funcionamiento renal.
Es antiespasmódica: Evitando la hinchazón abdominal.
Mejora la digestión: Estimulando el metabolismo gástrico.
Es depurativa: Por ser un vegetal, contiene fibra, que ayuda a eliminar toxinas.
Es antiséptica, ayuda a combatir las bacterias y hongos.
Ayuda a controlar la caída del pelo.
Actúa como relajante.

Ingredientes:

– 8 bolsas de té negro
– 1kg de fresas, desinfectadas y cortadas a la mitad (en cuartos si son grandes)
– 4 tazas de agua (para el té negro)
     – 1 taza de agua (para calentar con azúcar)
– 3/4 taza de azúcar mascabado
– 1 taza de albahaca fresca, y más para servir
– Hielo, para servir

Instrucciones:

1.- Lleva 4 tazas de agua a hervir en una cacerola mediana. Añadir las bolsitas de té y dejar reposar 
     durante  5 minutos
2.- Coloca las fresas en un tazón. 

3.- Lleva la taza de agua y el azúcar a hervir en una olla pequeña, revolviendo hasta que el azúcar se
     disuelva.
4.-  Retira del fuego, agregar la albahaca y deja reposar durante 10 minutos. Después de eso cuela sobre
       las fresas.
5.- Descartar albahaca. Mezcla para cubrir. Dejar reposar hasta que se enfríe, aproximadamente 25
       minutos. 
6.- Combina las fresas (con el jarabe del azúcar) y el té en una jarra. Refrigera hasta que esté frío. Servir
      sobre hielo y decorar con albahaca. ¡Disfruta!