Rituales para recibir el equinoccio de primavera

El 21 de marzo, conocido como equinoccio de primavera, debido a que el día dura exactamente lo mismo que la noche, es una fecha que ha sido señalada por diversas culturas milenarias como de un gran poder enérgetico, en la que es posible llegar a una conexión profunda con las fuerzas de la naturaleza.

Esta fecha en la mitología griefa marca el regreso de Perséfone del Hades, es decir, el florecimiento y la vida. Para limpiar tu casa de malas energías y recibir la primavera completamente renovado lleva a cabo este ritual purificador.

RITUAL PARA RECIBIR EL EQUINOCCIO DE PRIMAVERA:

Necesitas:

Un pandero, campana, flauta o cualquier instrumento musicalUn incienso de preferencia de sándaloSemillas y/o frutasUna vela

Pasos:

Inicia el ritual haciendo sonar tu instrumento por toda tu casaEnciende la vela en el centro de la casa y coloca las semillas y las frutas a su alrededorToma el incienso en tu mano y haz el mismo recorrido que con el instrumentoTermina con la siguiente oración:

“Que nuestra Madre Tierra Naturaleza lene de amor nuestros corazones y de luz nuestro entendimiento, que protega lo sagrado de nuestro hogar y nos permita habitar en paz. “

 

Al finalizar apaga la vela. Puedes guardar las semillas en un pequeño saco de tela del color que tu prefieras y llevarlas contigo como un amuleto durante toda la estación.

RITUAL “SALUDO AL SOL”, PARA EL EQUINOCCIO DE PRIMAVERA:

El saludo al Sol es una de las secuencias más conocidas de yoga, una serie de 12 posturas –en la versión tradicional– que forma parte esencial de toda práctica: a veces la usamos como calentamiento, otras como la base para crear progresiones más complejas y muchas más como la dosis perfecta de yoga que se adapta al tiempo que tengas disponible y te ofrece todos los beneficios físicos, mentales y emocionales que necesitas.

Por si todo eso fuera poco, detrás de esta rutina se encuentra un ritual energético muy especial.

Su nombre en sánscrito es Surya Namaskar, cuya traducción literal es adoración al Sol. Pero Surya es mucho más que el astro: en el macrocosmos es el dios que llena de vida con su luz, y en el microcosmos, ese eco universal que somos cada uno de nosotros; es nuestro corazón espiritual, el ojo que percibe lo verdadero y nos conecta con la energía divina.

Por lo tanto, cada que hacemos el saludo al Sol honramos al que nos ilumina y también nuestra luz interior.

Esta serie de asanas se practica desde hace más de 2 mil años y es también una meditación en movimiento cuyo poder se revela cuando encontramos el ritmo exacto en el que cada postura se corresponde con una inhalación o una exhalación, siempre por la nariz para evitar que se fugue la energía. Avanzar en la secuencia con plena conciencia de tu respiración permite que entres en una especie de danza en la cual todo estímulo exterior desaparece y la atención se concentra en tu interior.

A mí me encanta practicarlo con los ojos cerrados; te recomiendo que lo pruebes… ¡Es maravilloso!

Cuando se acercan nuevos ciclos o cambios de estación, como el equinoccio de primavera y el solsticio de invierno, se acostumbra hacer 108 saludos al Sol para sembrar decretos energéticos. Si eres principiante, no te preocupes por lograr tantos, simplemente descubre la secuencia, fija tu intención y haz los que sean buenos para ti.

Esta es la serie de 12 posturas que componen el Surya Namaskar Sivananda, uno de los más antiguos y tradicionales, y el ciclo de respiración que corresponde con cada una de ellas:

  1. Inhala – De pie, lleva tus manos juntas como una flecha hacia arriba.
  2. Exhala – Manos al piso y cabeza a rodillas para hacer Uttanasana.
  3. Inhala – Da un paso largo hacia atrás con el pie derecho (o izquierdo en la segunda vuelta), baja esa rodilla al piso y mira hacia el frente en Corredor.
  4. Exhala – Lleva atrás el pie izquierdo y eleva la cadera para hacer Perro mirando hacia abajo.
  5. Inhala – Deslízate a una plancha, cuida que tu cadera no se caiga sino que forme una línea recta con tu espalda.
  6. Exhala – Con los codos cerca de tu cuerpo baja rodillas, pecho y barbilla al piso; deja la cadera arriba en Ashtangasana.
  7. Inhala – Tus piernas y pelvis al piso, sigue con los codos junto al torso y eleva el pecho para hacer Cobra.
  8. Exhala – Activa metatarsos, lleva cadera arriba y atrás para volver a Perro mirando hacia abajo.
  9. Inhala – Regresa el pie derecho (o izquierdo en la segunda vuelta) entre tus manos y baja la rodilla izquierda (o derecha en la segunda vuelta) al piso, mira hacia adelante.
  10. Exhala – Dos pies juntos al frente, cabeza a rodillas y piernas extendidas en Uttanasana.
  11. Inhala – Manos juntas y brazos extendidos, como una flecha hacia arriba en Urdhva Hastasana.
  12. Exhala – Palmas juntas al centro del pecho.

RECOMENDACIONES PARA REALIZARSE EN 

EL EQUINOCCIO DE PRIMAVERA:
Siembra abundancia:

Se recomienda que siembres algunas plantas aromáticas en tres macetas de barro, pues atraerán bonanza a tu vida. Si buscas prosperidad económica, siembra una semilla de verbena en una de las macetas. Para la salud, una semilla de romero; y para el amor, una de clavo. Luego, visualiza cómo serán esas plantas cuando crezcan, y colócalas en el exterior. Tu misión será regalar una por semana, durante toda la primavera, concentrándote en lo que quieres que te conceda el Universo.

Limpieza energética:

El equinoccio es la oportunidad perfecta para hacernos una limpieza de primavera, con la que eliminaremos las cosas malas, para darle paso a todo lo bueno. En un cuenco con agua, pon unas plantas de hierbabuena, margaritas blancas, pétalos de rosa blanca y pétalos de clavel blanco. Luego, déjalas en el exterior toda la noche y, a la mañana siguiente, utiliza esa agua para bañarte. Con este ritual sencillo eliminarás todas las energías negativas que acumulaste en el invierno.

Baño de flores:

Este sirve para alejar todo lo malo, y me lo pasó una amiga a quien le funcionó muy bien. Antes de comenzar, prende una velita blanca para que el Espíritu Santo te ilumine. Luego, en una bañera con agua tibia, coloca un puño de sal de de grano marina. Sumérgete en ella por cinco a 15 minutos, visualizando que todo lo malo se va. Después, retira el agua de la tina y báñate. Finalmente, vuelve a llenar la bañera, y agrégale pétalos de flores frescas (las que tú quieras) y un chorrito de agua florida. Sumérgete en la tina por cinco a 15 minutos más, pidiendo que la vida te llene de cosas buenas, y expresa tu gratitud!. Vistete de colores claros o blanco de preferencia durante los 3 primeros dias a partir de la entrada del equinoccio de primavera.

Los 10 Mejores Consejos para la Gripe según el Ayurveda

¿Tienes gripe?

La temporada de la gripe está en plena vigencia este año, y para muchos es demasiado tarde para hablar sobre prevención. Pero Ayurveda tiene algunos consejos y trucos probados para que te mejores pronto.

1. Reduzca la fiebre y la congestión con el té de tulsi.

Tulsi es considerada una de las hierbas ayurvédicas más purificadoras. Cuando se trata de resfriados y gripes, el tulsi puede ayudar a reducir los dolores de cabeza y las fiebres, aliviar la congestión y ayudar a la digestión. El tulsi es conocido por calmar los nervios, apoyar las emociones saludables y mejorar la claridad mental. También es un gran té cuando atraviesas momentos difíciles en la vida. Carlson recomienda que las personas que combaten la gripe prueben beber una o dos tazas de tulsi al día. Nota: Evite el tulsi durante el embarazo o en condiciones de pitta alta como reflujo ácido o bochornos.

2. Haz una pasta de cúrcuma.

La cúrcuma es una especia que estimula el sistema inmune. Puede que no haya una hierba mejor que amplíe la inmunidad necesaria para combatir la gripe, ya que posee propiedades antivirales naturales y propiedades que aumentan la energía, el estado de ánimo y la digestión. A la primera señal de la gripe, simplemente mezcle por partes iguales miela y el polvo de cúrcuma. Tome 1 cucharadita de pasta cada pocas horas. “Para que la fórmula sea más potente, mezcle 16 partes de cúrcuma por 1 de pimienta negra y haga una pasta con miel  y obtendrá un remedio bastante sorprendente.

3. Queme las toxinas con té de jengibre.

El té de jengibre es bueno para más que su digestión; también es un poderoso expectorante y ayuda a eliminar la flema (kapha dosha). Pruebe una taza de este té picante y caliente para expulsar la congestión, reducir los gases y la hinchazón y favorecer la buena circulación. Es una excelente opción libre de cafeína para despavilarnos, mejorar el estado de alerta y enfocar con nitidez mientras estás atorado con la gripe . Para hacer tu propio té de jengibre agrega entre tres y cinco rebanadas de jengibre fresco al agua. Nota: Cualquier persona con úlceras, afecciones inflamatorias de la piel o trastornos hemorrágicos debe evitar el té de jengibre.

4. Toma Ashwagandha.

Se ha demostrado que esta hierba adaptogénica reduce el estrés y estimula el sistema inmunológico. Un adaptógeno, ayuda a restaurar la resistencia, la energía y la resistencia que necesitamos para combatir la gripe. No es, sin embargo, un estimulante. Es una hierba con beneficios generales energizando el cuerpo cuando lo necesita durante el día y calmando los nervios hiperactivos para un sueño tranquilo y reparador por la noche. Para combatir la gripe, tome 500 miligramos de la raíz completa después de las comidas. Tenga en cuenta que siempre es aconsejable consultar con su médico antes de tomar cualquier suplemento.

5. Respire y estire.

El yoga suave puede ayudar cuando te sientes mal. Practicar un pranayama vigoroso a menudo es demasiado irritante cuando estás enfermo, pero practicar la respiración consciente puede despejar la congestión, mejorar la circulación y restablecer un flujo de energía equilibrado en todo el cuerpo. Es recomendable completar de uno a tres minutos de pranayama de yoga completo o pranayama de tres partes (dirgha pranayama) varias veces al día. Así es como se hace: “Siéntate o acuéstate con la columna recta.”Dirija la inhalación hacia el vientre, luego tome más aire para inflar su diafragma y finalmente, tome un poco más de aire y mándelo a la parte superior del pecho (nunca fuerce ni se fuerce), exhale comience nuevamente. La respiración puede parecer pesada  al principio, pero con la repetición consciente, esta práctica simple puede ayudar a aclarar, purificar y aligerar el cuerpo y la mente cuando más se necesita.

6. Dese el auto masaje Ayurvédico todos los días.

La piel es el órgano más grande de su cuerpo y puede tener hasta mil millones de microbios por centímetro cuadrado. No solo eso, sino que las neuronas sensoriales de la piel pueden verse agravadas por muchos factores ambientales diferentes, como el clima, el estrés, los viajes, la ropa y más. “Aplicar aceite en la piel puede calmar estas neuronas y como resultado, el sistema nervioso central, que necesita un tanque lleno de combustible para combatir la gripe. La lubricación de la piel puede mantener el microbioma de la piel saludable, lo que a su vez respalda nuestra inmunidad y la comunicación activa entre los microbios de la piel, los microbios ambientales, los microbios intestinales y la función de todo el cuerpo”.

7. Obtenga más sol para aumentar la inmunidad.

La exposición al sol puede hacer maravillas para su sistema inmunológico. “Las personas que reciben menos exposición al sol tienen el doble de probabilidades de tener tos y tres veces más de tener secreción nasal, en comparación con las personas con mayor exposición al sol. La razón detrás de esto es la vitamina D3, que activa las proteínas que aumentan el sistema inmune. Para asegurarse de que está recibiendo una cantidad adecuada de vitamina D3, pase algún tiempo afuera o suplemente con 2,000 a 5,000 UI de vitamina D3 por día.

8. Haz una gárgara de agua salada tibia.

Este truco es un favorito ayurvédico simple y eficaz. Hacer gárgaras con agua salada tibia no solo ayuda a aflojar cualquier moco obstinado en la garganta, sino que también elimina las bacterias y los gérmenes. “Disuelva una media cucharadita de sal del Himalaya de alta calidad o sal marina en una media taza de agua tibia. Haga gárgaras durante al menos 30 segundos y repita dos veces al día mientras está enfermo, y al menos una vez al día durante toda la semana después de que la enfermedad haya desaparecido”. Nota: Se recomienda hacer esto  con el estómago vacío y consultar con su médico si está enfermo en una dieta restringida en sodio. Asegúrese de limpiar la taza que usa entre los enjuagues para evitar la acumulación de bacterias.

9. Come este súper alimento ayurvédico.

La gripe realmente puede atropellarlo y poner en peligro su sistema inmunológico, lo que hace que sea más difícil luchar contra el virus. “La capacidad de emplear su propia inmunidad puede mejorarse mediante la entrega de la nutrición que estimula el sistema inmune que necesitamos mediante la ingestión de una de las fórmulas de rejuvenecimiento más famosas de Ayurveda llamada Chyawanprash. Chyawanprash tiene más de 40 hierbas diferentes y está lleno de vitamina C y antioxidantes necesarios para ayudar a combatir la gripe.

10. Practique cocinar limpio.

Combate la gripe con alimentos saludables. “Ayurveda trata los síntomas con cualidades opuestas, por lo que cuando se empantana con una congestión espesa, fuerte y pegajosa, Ayurveda recomienda comer alimentos livianos y claros. Busque caldos claros, líquidos transparentes y vegetales que adquieran una calidad traslúcida una vez que estén cocidos, como puerros amargos, apio, col rizada y espárragos. Evite los alimentos que podrían ser más difíciles de digerir, como la carne, los lácteos y los panes procesados.

Carpe Diem”, el bello y encantador poema de Walt Whitman

Aprovecha el día.
No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz,
sin haber alimentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el
derecho de expresarte, que es casi un deber.
No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario…
No dejes de creer que las palabras y la poesía, sí pueden cambiar al
mundo; porque, pase lo que pase, nuestra esencia está intacta.

Somos seres humanos llenos de pasión, la vida es desierto y es oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra
propia historia.

Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa.
Y tú puedes aportar una estrofa…

No dejes nunca de soñar, porque sólo en sueños puede ser libre el
hombre.

No caigas en el peor de los errores: el silencio. La mayoría vive en un
silencio espantoso. No te resignes, huye…

“Yo emito mi alarido por los tejados de este mundo”, dice el poeta;
valora la belleza de las cosas simples, se puede hacer poesía sobre las
pequeñas cosas.

No traiciones tus creencias, todos merecemos ser aceptados.

No podemos remar en contra de nosotros mismos, eso transforma la

vida en un infierno.

Disfruta del pánico que provoca tener la vida por delante.
Vívela intensamente, sin mediocridades.

Piensa que en ti está el futuro, y asume la tarea con orgullo y sin
miedo.

Aprende de quienes pueden enseñarte. Las experiencias de quienes se

alimentaron de nuestros “Poetas Muertos”, te ayudarán a caminar por

la vida.

La sociedad de hoy somos nosotros, los “Poetas Vivos”.

No permitas que la vida te pase a ti, sin que tú la vivas…

El miedo, Osho

“La diferencia entre un valiente y un cobarde no radica en que el valiente no sienta miedo y el cobarde sí; no, esa no es la diferencia. Ambos sienten miedo, en la misma medida. Entonces ¿cuál es la diferencia? La diferencia es que el valiente sigue adelante a pesar de su miedo, y al cobarde le detiene el miedo. ¡Ambos sienten miedo!

Si encontraras una persona que no sintiese miedo, ¿cómo ibas a considerarla valiente? Sería una máquina, no un hombre. Solo las máquinas están exentas de miedo; pero no se puede decir que las máquinas sean valientes. ¿Cómo vamos a considerar «valiente» a una máquina?

Ser valiente es actuar a pesar del miedo. El miedo está ahí, el temblor está ahí, pero no te detiene; no te bloquea. Lo utilizes como un trampolín y, a pesar del miedo y del temblor, entras en lo desconocido.

Ambas posibilidades, el miedo y el valor, existen en todos los seres humanos. Todo dependerá de cuál de ellas elijas. Nunca elijas el miedo, el miedo mutila, paraliza, te destruye sin posibilidad de resurrección. El valor también te destruirá; te destruirá tal como eres, pero esa destrucción será creativa, te proporcionará un renacimiento.

Tanto el miedo como el valor, destruyen; pero el miedo solo destruye. La semilla, simplemente, se pudre. Cuando siembras la semilla del valor, también muere, pero no se pudre. Muere… muere para dar lugar a un nuevo fenómeno, de ella surge un retoño.

El valor, al igual que el miedo, también te matará; pero el miedo te matará y no te proporcionará una nueva vida. El valor sí te proporcionará una nueva vida. Elige el valor; elige siempre el valor.

Es duro, pero también aventurero. Es difícil, incómodo, inconveniente, pero también proporciona grandes éxtasis. Es el precio que hay que pagar por esos éxtasis…”

~ Osho.

La vida es inseguridad. Cada momento nos lleva a una inseguridad cada vez más profunda. Es un juego en el que nadie sabe cuál será el siguiente paso. ¡En esto radica la belleza de la existencia! Si fuera predecible, no valdría la pena vivir la vida; si todo fuera tal y como deseáramos que fuese y no hubiese lugar para la incertidumbre, no seríamos seres humanos sino máquinas, ya que solo para ellas todo es seguro y cierto.

El hombre vive en libertad. La libertad necesita inseguridad e incertidumbre.

Tips para transmutar el miedo…culpa, dolor…Si quieres leer más entra a http://mundodelyoga.com/3-maneras-detener-la-ansiedad-yoga/http://mundodelyoga.com/5-tecnicas-programar-subconsciente/

Posted by El Mundo del Yoga on Thursday, March 8, 2018

El número sagrado 108

El 108 es un número muy ligado a tradiciones orientales, especialmente al Bön, Budismo, Hinduismo y Jainismo. Se considera sagrado, y una vez que se constituyó en símbolo, su uso proliferó en todos los aspectos relacionados con la religión o la cultura en Asia. Por ello no nos extraña encontrarnos con referencias continuas al 108.

En la estupa de Borobudur (en la indonesia isla de Java) hay 108 Budas mirando a cada punto cardinal del monumento. En Muktinath (Nepal) hay 108 caños en la fuente sagrada. A muchos templos se accede por una escalera de 108 peldaños, o de dos tramos de 54, o tres de 36. No he tenido la curiosidad de contar los molinos de oración que circundan el monasterio de Tashilumpo y el templo de Jokhang en Tibet, ni los de las estupas de Boudanath y Sayambunath en Kathmandú, pero es muy posible que también sean 108

En los templos de Angkor Wat (Camboya) hay numerosas alusiones al 108, que desempeña un papel importante en el simbolismo de la estructura del mayor complejo religioso jamás construido.

108 es el número de cuentas del mala, o rosario budista de oraciones.

¿Por qué 108 y no cualquier otro número? 

Existen multitud de explicaciones al respecto, pero algunas de ellas no tienen un verdadero fundamento, otras son fruto de la pura casualidad, y las restantes tienen una base indiscutible, pero que a menudo tampoco resuelve el enigma de la elección de la sagrada cifra. Por eso, nuestra intención al escribir este artículo es que esté abierto a la colaboración de cualquiera que pueda aportar nuevos datos, confirmar o bien rectificar los expresados aquí.

Recuerdo que siempre que me preguntaban por qué el mala tenía 108 cuentas, respondía invariablemente algo que había oído o leído no sé dónde: “108 son las vidas del Buda, el número de sus reencarnaciones”, y me quedaba tan campante. Ahora, después de mucho indagar, admito que no he logrado ver reflejada esta afirmación en ninguna de las enseñanzas que conozco.

En algunas artes marciales, como el Karate, el 108 (Suparinpei) y varios de sus múltiplos, el 54 (Gojushi), el 36 (Sanseru) y el 18 (Seipai) constituyen secuencias de movimientos o Katas. Algo similar sucede en ciertos linajes del Tai Chi Chuan.

En la tradición Védica, según el cómputo clásico del Muktikopanishad, hay 108 Upanishads, o comentarios a los textos sagrados: 10 del Rigveda, 50 del Yajurveda, 16 del Samaveda y 32 del Atharvaveda.

Se dice que hay 108 deidades hindúes.

Krishna tiene 108 Gopis o consortes y otros tantos nombres.

108 templos sagrados dedicados a Vishnú

108 Divyadeshes o Tirtha, lugares divinos de peregrinaje en toda India y Nepal.

En el budismo se consideran 108 los arhats o santos realizados.

108 ilustraciones auspiciosas de la huella del Buda.

108 virtudes en el Jainismo.

En el chakra del corazón convergen 108 canales de energía.

El sagrado río Ganges se extiende por una longitud de 12 grados (79 a 91) y una latitud de 9 grados (22 a 31). Doce veces nueve es 108.

La lista de datos de este tipo resulta realmente copiosa, pero ninguno aporta fundamentos incuestionables acerca de la divinizada opción.

Analizando las propiedades aritméticas, el 108 se expresa como 1 centena, 0 decenas y 8 unidades. En la numerología hindú, 1 (bindu) o ser superior, 0 (shunyata) la vacuidad y 8 (ananta) el infinito. La suma de sus tres cifras 1 + 0 + 8 = 9, el dígito más alto, que simboliza los 9 Tattvas o principios del Jainismo.

108 es un número divisible por el valor de su función φ, que es 36. Es también divisible por el número total de sus divisores (12), por tanto se trata de un número refactorable. Al dividir por 2 la suma de sus dígitos vuelve a ser 9 (54: 5 + 4 = 9) y también cuando se multiplica por 2 (216: 2 + 1 + 6 = 9). Y así sucesivamente con cualquier número por el que se multiplique.

Es el hiperfactorial de 3, es decir: 1¹ x 2² x 3³ (1 x 2 x 2 x 3 x 3 x 3 = 108).

También se podría buscar una correspondencia con otro número apocalíptico, el 666 o número de la bestia, ya que 108 = 6² + 6² + 6², aunque esta relación bíblica sería intrascendente para las culturas hindú y budista.

Es un número Harsad, (en sánscrito significa “gran alegría”), es decir, divisible por la suma de sus dígitos (que es 9).

Podría ser de otra forma, pero da la especial casualidad que la distancia entre la Tierra y el Sol equivale a 108 veces el diámetro del Sol. La distancia entre la Tierra y la Luna es también 108 veces el diámetro de la Luna (aunque mediciones recientes más exactas se aproximan más a 107 y 109 respectivamente).

Casualmente también, el diámetro del Sol es aproximadamente igual a 108 veces el diámetro de la Tierra. Pero estos datos, calculados con semejante precisión, están sujetos a cambios cósmicos, y aunque se especula que hayan sido el motivo de la elección del 108 como número sagrado, no existe una certeza expresa de ello.

Una propiedad matemática intrínseca e inmutable es que 108 es igual a 9 x 12. Recordemos que el 9 es el número más alto de toda la secuencia y es la suma de 1 + 8. De vuelta a la astrología 9 son las particiones del Navamsha (literalmente significa “novena división”) del zodíaco, en donde existen, como no, 12 signos. Y en la astronomía hindú 9 es el número de planetas, representados en un cuadrado de 3 casillas a cada lado, con en sol en el centro y los otros 8 alrededor (Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Râhu y Ketu (de nuevo 1 + 8).

Esta concepción planetaria es pre-heliocéntrica, no cuenta a la Tierra como planeta, pero si al Sol, la Luna y sus eclipses. Casualmente, con la concepción y definición modernas, la lista es muy diferente, pero el número de planetas sigue siendo 9.

9 musas, 9 mundos en la cosmología germánica, 9 es considerado “el mayor”, el supremo. 9 son también los meses de gestación en la especie humana.

Cuando 9 se multiplica por cualquier otro número (al igual que sucede con el 108) el resultado es otro cuyas cifras suman 9 o un múltiplo de 9, pudiendo reducirse su suma de nuevo a 9. (9 x 365 = 3285; 3 + 2 + 8 + 5 = 18; 1+ 8 = 9).

En el cuadrado mágico de 9, hay un número en el centro, que es siempre el 5, rodeado de los otros 8 números. La suma de los periféricos es 40, por tanto la relación con el central es de 8 a 1. La suma de cualquier línea, ya sea vertical, horizontal o diagonal, es de 15 (3 números suman 3 veces 5). Una colocación, de las 4 posibles sería:

6 1 8

7 5 3

2 9 4

Sumando el número central y un número en mitad de los lados (contando sólo las unidades) da el resultado de una esquina adyacente: 5 + 1 = 6; 5 + 9 = 4 (10 + 4); 5 + 7 = 2 (10 + 2); 5 + 3 = 8. Si se dibujan las líneas de estas operaciones aparece la svástica, símbolo de buena fortuna en las culturas bön, budista, hindú y jainista.

Además, 9 = 3 x 3, es decir, triple trinidad, en donde la simbología del número tres resulta abrumadora (3 reyes magos, 3 mundos, 3 colores primarios, la regla del 3, etc.).

En cuanto al 12, se trata de un símbolo del orden lógico del universo: al 1 sigue el 2, a la unidad y el absoluto sigue la dualidad, la polaridad (ying-yang) etc.

El 12 se estructura como una decena y dos unidades (uno grande y dos pequeños), en donde continúa la libre asociación mental de unir en el 12 dos números de significado tan diferente como el 1 y el 2. La llamada docena ha tenido bastante éxito como sistema de conteo. El número 12 es también la suma de 9 + 3, por tanto es la conjunción de los símbolos anteriormente vistos.

En geometría, el dodecágono regular tiene 12 lados, 12 vértices y 54 diagonales (la mitad de 108) y su construcción con regla y compás resulta sencilla, algo imposible para el eneágono regular de 9 lados, 9 vértices y 27 diagonales (la cuarta parte de 108).

La segunda característica inmutable es que 108 es la suma de los 9 primeros múltiplos de 3, a saber: 0, 3, 6, 9, 12, 15, 18, 21 y 24.

Una propiedad contingente de 108 depende de la convencional división del círculo en 360º. Los ángulos interiores de un pentágono regular tienen 108º.

Cuando se inscribe en un círculo un pentágono regular y se trazan las diagonales aparece el pentagrama, que encierra a su vez otro pentágono regular, dentro del cual se podría volver a trazar otro pentagrama y así hasta el infinito, tanto hacia dentro como hacia afuera.

La relación entre la longitud del lado del pentagrama y la del lado del pentágono es la Sección de Oro o también llamada Divina Proporción. Esta proporción áurea no es un consenso, sino que está manifestada de forma abundante en la naturaleza (ramas de los árboles, capas de pétalos en las flores, conchas marinas, etc.).

Este canon perfecto, muy usado en el arte, (sobre todo en la arquitectura), es la proporción entre dos magnitudes diferentes, en donde la mayor es a la menor como la suma de ambas es a la mayor.

La fórmula matemática es: la mitad de la suma de 1 + la raíz cuadrada de 5, lo que da lugar a un número irracional (de infinitos decimales): 1,61803…(representado por φ, en honor al escultor griego Fidias).

Como vemos, hay una íntima relación entre 108, la sección de oro, el pentágono, el pentagrama y el número 5.

Pues bien, la Autocuración Tántrica (Ngal-So) II, del Lama Gangchen Rinpoché está ligada profusamente al 5 (5 elementos, 5 colores, 5 chakras, 5 Sílabas Semilla, 5 Símbolos, 5 Sanadores Supremos o Budas Dhiani, 5 repeticiones de mantras en cada chakra, etc.).

Del mismo modo que por convenio se tiende a elegir el sistema métrico decimal como referencia unificada que nos permite contar, pesar o medir según determinados patrones, el 108 es, en definitiva, otro sistema de medición.

¿Por qué 108?

Si recitar 108 mantras fuera mejor que recitar 100, habría que pensar que 110 sería aún mejor. Se trata de una referencia, al igual que el metro, el litro o el kilo, en este caso para calibrar la devoción espiritual y marcar una pauta a seguir.

Se podría aventurar que la elección del 108, y no de cualquier otro número, está influenciada por ese halo mágico que le aporta el ser una medida astronómica y astrológica importante, según la tradición védica, amén de esas otras propiedades aritméticas, geométricas, matemáticas y simbólicas que hemos analizado brevemente.

UTILIZANDO UN YAPA MALA O ROSARIO PARA CANTAR LAS 108 REPETICIONES DE UN MANTRA:

La primera vez que me recomendaron el uso de un mala me hizo mucho sentido. La recomendación fue: “mientras te encuentras esperando en la fila del banco, medita con un mala”. Puedes extender esta recomendación a cualquier lugar y espacio donde debas hacer tiempo de espera, ya sea un banco o cuando vas viajando en el metro o auto-bus. Rápidamente transformarás una tediosa fila en un crecimiento interno que te permitirá ver las cosas de otra forma. También puedes usarlo en la tranquilidad de tu hogar.

Meditar con mala o yapa mala es sencillo y efectivo. Es usado en muchas tradiciones, normalmente en occidente lo conocemos como rosario.

A continuación te informamos todo lo que necesitas saber para utilizarlo.

Usar un mala para meditar:

Un mala es una herramienta simple y eficaz que puede ayudar a reducir estrés, y a acrecentar la sabiduría, la paciencia y la salud. Un mala consiste en 108, 54, o 27 cuentas ensartadas en un hilo de seda con una cuenta más grande, llamada la cuenta gurú, de la cual cuelga una borla*. La borla simboliza un loto de cien pétalos.

Yapa significa ‘murmurar oraciones’,  ‘mālā‘ se traduce como ‘guirnalda’.

Existen muchos tipos de malas, los más usados y comunes son los de madera de sándalo y semillas Rudraksha. También los puedes encontrar en todo tipo de piedras como piedra luna, cuarzo, ámbar o lo que gustes. Cada una de estas piedras o semillas tienen diferentes propiedades, antes de comprar infórmate bien que es lo mejor para ti y lo que estás viviendo. Si no estás seguro te recomendamos comenzar con una mala de semillas de Rudraksha.

Cómo funciona

Al igual que en los mudras cada dedo conecta una parte dentro del cerebro. Al tocar una a una las cuentas estás activando una zona especifica en el cerebro. Cada dedo activa una cualidad diferente.

El uso de los diferentes dedos con el mantra

Cada dedo que usas se relaciona con una parte diferente del cerebro. Al recorrer el mala sobre el primer segmento de cada dedo, entre la yema del dedo y el primer nudillo, creas un resultado diferente.

Dedo índice (Júpiter): sabiduría, conocimiento y prosperidad.

Dedo medio (Saturno): paciencia.

Dedo anular (Sol): salud, vitalidad y un sistema nervioso fuerte.

Dedo meñique (Mercurio): habilidad comunicativa e inteligencia.

Un mala se puede usar con cualquier mano. Siempre inicia con la cuenta al lado de la cuenta gurú. Mientras repites el mantra, mueve cada cuenta con el pulgar en dirección al cuerpo, sobre el punto meridiano. Así, la cuenta gurú desciende y, finalmente asciende para ser la última cuenta de tu meditación. A la vez que sostienes la cuenta gurú, repite tu mantra y haz una oración. Para iniciar otra vez, voltea el mala con la ayuda de la otra mano. Mueve las cuentas hacia ti y continúa.

Usando un mantra con un mala

Cuando recites el mantra Sat Nam, mueve sólo una cuenta para ambas palabras. Con el mantra Wage Guru, mueve sólo una cuenta para las dos palabras. También puedes usar el mantra Sat Naam, Wage Guru, diciendo ambas con el movimiento de una cuenta. Puedes utilizar cualquier afirmación o mantra de tu preferencia. Generalmente, mueve una cuenta por cada repetición del mantra. La recitación de tu mantra puede ser hecha en silencio, en susurro o en voz alta.

Palabras de Yogi Bhajan sobre el uso del Mala:

La cosa más preciosa en este mundo que se esta perdiendo estos días es la relajación, así que pensamos, vamos a llegar a lo esencial y básico, lleguemos a la raíz de la tensión y eso es el cerebro y no hay manera de usarlo excepto que sabemos cómo. Y en tiempos antiguos solían tener el rosario o Mala cómo lo llamas, para ir a través del Japa (repetición) para relajarse, para llegar a un punto.

–.Yogi Bhajan

 

Fuente: karmayoga