La gratitud como camino a la abundancia

Quisiera hoy enfocarme en la gratitud como forma para atraer la abundancia en nuestras vidas, entendiendo la abundancia como todo aquello que nos produce bienestar y crecimiento tanto material como espiritual, todo lo que nos hace sentir plenos, libres y en equilibrio con el dar y el recibir. Hay conceptos en nuestro sistema de creencias que deben ser re-aprendidos e interiorizados para que se incorporen en nuestras vidas no solo mentalmente, sino a un nivel más profundo de consciencia que permita sembrar pensamientos de amor y gratitud hacia todas las cosas que suceden en nuestras vidas, desde una mente neutral, sin juicios, culpa o miedo.

Se trata de apropiarnos del momento presente, con las fortalezas y debilidades que nos acompañan y con las situaciones que se estén presentando, desde un lugar en el que  la práctica de la gratitud ayude a transformar el conflicto en comprensión y el miedo en amor. Simplemente, anota al finalizar el día al menos tres cosas o más de las cuales estés agradecido. Puedes llevar un diario de gratitud o un registro de notas donde te harás consciente de todos los motivos que tienes para agradecer en el día a día. Aprovecha para bendecir cada situación que se te presente, sin calificarla de buena o mala, solo bendice, porque lo que se bendice se multiplica.

¿Cómo ser abundante instantáneamente?

¿Cómo ser abundante instantáneamente?Entra en el link para ver una meditación de gratitud para generar gratitud: http://mundodelyoga.com/la-gratitud-camino-la-abundancia/

Posted by El Mundo del Yoga on Monday, August 14, 2017

Recuerda evitar quejarte, pues las quejas desgastan y generan escasez, y es a partir de los pensamientos de escasez que se limita la mente e inconscientemente vamos anulando el potencial creativo y abundante que se nos ha dado a todos. El Universo es infinito e infinitas son las posibilidades de expansión que tenemos todos los seres humanos, hay que conectar con la claridad de nuestra Alma y, a partir de ahí, el Universo responde con abundancia y amor a tus peticiones.

En el kundalini yoga, el dar y el recibir deben estar en equilibrio, porque, si das y no recibes, se crea una descompensación energética entre el que da y el que recibe, y también cuando recibes y no das. Claro que no todas las veces se recibe de la misma persona a quien se le da, sino que esta ley del equilibrio entre el dar y el recibir, a veces, se compensa cuando recibimos de otras personas que llegan a nuestras vidas o compartimos tiempo o aprendizajes con alguien que no se lo esperaba. Así actúa él Universo, él se encarga de equilibrar ese dar y recibir en nuestras vidas.

Sin embargo, para quienes sientan que quieren equilibrar este aspecto en sus vidas, hay una meditación de kundalini yoga con el mantra: Ek ong kar Sat gur prassad, Sat gur prassad Ek ong kar.

Meditación para equilibrar el dar y el recibirM

Te sientas en postura fácil. Las palmas de las manos van a la altura del pecho, los bordes internos de las manos se tocan, como sosteniendo un cuenco. Puedes cantar el mantra y mientras lo cantas con los ojos cerrados, vas visualizando lo que quieres que llegue a tú vida. Duración: 11min.

Que tengas días llenos de gratitud, paz y abundancia.

Via Yoga para todos.

Cúrcuma: Usos, Propiedades y Beneficios

La cúrcuma, palillo, azafrán de raíz o yuquilla (Curuma longa), es una especie aromática muy popular en Asia sur oriental, de donde es originaria. Su nombre deriva de la palabra Kurkum que en árabe significa “azafrán”, y se denomina así por el color amarillo intenso que posee.

La parte utilizada de la planta son sus rizomas, que molidos se suele emplear como especia y colorante (tanto alimentario, ya que es el componente principal del curry, como textil). En la Unión Europea este aditivo se esconde bajo el nombre de E-100.

Propiedades de la cúrcuma

La cúrcuma posee propiedades antitumorales, antioxidantes, antiartríticas y antiinflamatorias.

Beneficios de la cúrcuma

La cúrcuma es beneficiosa para los problemas hepáticos, biliares y para las indigestiones. Es un tónico estomacal.

Gracias a su componente principal, la curcumina, tiene poderes antioxidantes y es beneficioso para el Alzheimer.

 

 

Para qué sirve la cúrcuma

Es muy recomendable para aliviar el dolor ya que tiene un buen poder antiinflamatorio. Las personas con artritis encuentran en la cúrcuma un buen aliado ya que calma el dolor y favorece la eliminación de toxinas.

Ideal en la lucha contra la formación de coágulos en la sangre ya que limita la agregación plaquetaria mejorando así la circulación y previniendo la arterosclerosis.

Favorece el buen funcionamiento del hígado ya que lo protege de toxinas, disminuye el colesterol, ayuda a que la bilis sea más fluida y puede colaborar, en algunos casos, en la lucha contra la hepatitis.

Puede reducir los niveles de glucosa en los diabéticos.

Es muy conveniente su uso en inflamaciones de la boca (enjuagues con el polvo). En caso de encías muy sensibles podemos cepillarlas con un poquito de polvo.

También puede ayudar en el control del crecimiento de los tumores, ya que ayuda a controlar los diferentes factores que favorecen su crecimiento.

En Oriente se suele usar también en casos de resfriados, gripes, infecciones y diarreas.

Las personas con asma y con mucha mucosidad bronquial se beneficiarán de su efecto expectorante.

En caso de enfermedades de la piel como dermatitis, hongos y psoriasis también se suele aplicar a nivel externo.

Ideal en problemas digestivos (digestión lenta, falta de apetito, gases, exceso o falta de ácidos gástricos, etc).

Ventajas de la cúrcuma

La curcumina contenida en la cúrcuma se absorbe relativamente poco en el intestino, y lo que es absorbido se elimina rápidamente por vía biliar; tiene además una toxicidad muy pequeña.

Parece ser también que la cúrcuma ayuda a la digestión, estimulando el flujo de la bilis, con lo que se facilita la digestión y absorción de nutrientes.

Por otro lado, es una de las especias más baratas y es muy fácilmente disponible.

Investigaciones médicas han revelado que la curcumina disminuye la inflamación de los tejidos, ayudando a los pacientes con artritis, colon irritable, asma y otras enfermedades inflamatorias.

Además, se ha comprobado que la curcumina ha revertido lesiones precancerosas de la boca, mediante el incremento de la actividad antioxidante de las células sanas. Hay resultados de investigación que indican una posible inhibición del virus de la inmunodeficiencia humana, VIH.

Efectos Secundarios de la cúrcuma

La cúrcuma en general no produce efectos secundarios significativos; sin embargo, algunas personas pueden experimentar náuseas o diarreas.

Contraindicaciones de la cúrcuma

La ingesta de cúrcuma por vía oral en cantidades medicinales probablemente no es seguro durante el embarazo. Podría hacer que empezara la menstruación o estimular el útero poniendo en riesgo el embarazo. No se debe tomar cúrcuma en caso de embarazo.

No hay suficiente información para determinar la seguridad de la cúrcuma durante la lactancia. Es mejor no usarla.

La cúrcuma puede empeorar los problemas de la vesícula biliar. No use cúrcuma si tiene cálculos renales u obstrucción del conducto biliar.

La cúrcuma podría retardar la coagulación sanguínea. Puede causar más pérdida de sangre durante y después de una cirugía. Deje de tomar cúrcuma por lo menos dos semanas antes de someterse a un procedimiento quirúrgico.

Via: Mis remedios

Exhalando el dolor y la tensión muscular: 3 beneficios de la respiración yóguica (más un ejercicio de muestra)

Para reflexionar: la respiración es una poderosa herramienta para la autocuración y para promover el bienestar general.

Para muchas personas, el dolor y / o la tensión muscular es simplemente una parte de la vida. Puede surgir por muchas razones, como estar sentado durante largas horas, una lesión pasada o presente, mala postura o estrés no deseado. Sin embargo, con la respiración consciente, este dolor y tensión puede ser un recuerdo fugaz en lugar de un hecho de la vida.

La respiración puede tener un profundo efecto en nuestras mentes y cuerpos y si bien la respiración es un elemento esencial de la vida, es algo que a menudo se pasa por alto como una herramienta para el manejo del dolor. La práctica de la respiración es el corazón del yoga. Practicar el trabajo de la respiración por sí mismo o sincronizarlo con posturas de yoga es lo que permite a las personas lograr la conexión mente-cuerpo que los yoguis luchan por lograr. La respiración consciente calma la mente y relaja el cuerpo. Cuando se trata de aliviar el dolor o la tensión en el cuerpo, la práctica de pranayama también puede ser una poderosa herramienta de curación. (Para obtener información sobre pranayama, consulta 3 formas de controlar Prana con más que la respiración tradicional).

Aquí hay tres formas en que la respiración consciente ayudará a reducir el dolor y la tensión muscular, así como un simple ejercicio de respiración con el que puede comenzar.

Beneficios de la respiración consciente

La importancia de la respiración no puede ser subestimada. En el yoga, el prana se considera nuestra fuerza de vida, que fluye en nuestros cuerpos a medida que respiramos y nos llena de energía. La tensión y el estrés comienzan a desvanecerse a medida que nuestras mentes y cuerpos se relajan. Unos minutos de respiración profunda y consciente pueden tener un efecto poderoso e inmediato. Cuando respiramos profundamente, ocurren muchas cosas simultáneas en nuestros cuerpos. Nuestra sangre se oxigena y esa sangre rica en oxígeno se transmite por todo nuestro cuerpo y hasta nuestros músculos. Nuestras mentes liberan el estrés, nuestros músculos liberan la tensión y nos quedamos con una sensación de calma y una profunda relajación.

Cuando se trata de reducir el dolor, la práctica del trabajo de respiración hace varias cosas importantes:

Reduce la tensión inducida por el estrés

Si bien el estrés en realidad es una respuesta positiva cuando se desencadena en ciertas situaciones, puede llegar a ser debilitante cuando tu cuerpo está en constante lucha. El estrés puede provocar o ser el resultado de un dolor muscular. Cuando experimentamos dolor, desencadena una reacción de estrés, que de hecho puede amplificar la forma en que nuestras mentes perciben el dolor. La respiración puede ayudar a aquietar y controlar nuestra respuesta de lucha o huida y también puede cambiar el modo en que nuestras mentes y cuerpos perciben el dolor.

Alternativamente, el estrés puede provocar dolor y tensión. El estrés constante ejerce mucha presión sobre nuestros cuerpos, lo que hace que nos tensemos y a menudo respiramos rápido y superficialmente (lo que reduce el flujo de oxígeno a nuestros músculos). El resultado es a menudo rigidez en los grupos musculares en todo el cuerpo. Abordar el estrés, ya sea que cause dolor o sea el resultado del dolor, es una parte importante del proceso de curación. (Obtén más información sobre cómo desbloquear el estrés en su cuerpo).

Promueve un buen sueño

Muchas personas con dolor crónico luchan por dormir durante la noche, lo que inicia un círculo vicioso de dolor, estrés e insomnio. El cuerpo necesita descansar para sanar, y practicar pranayama por la noche puede preparar la mente y el cuerpo para un sueño profundo y reparador.

Crea un mejor entorno de curación

Si experimentas dolor o tensión, los músculos afectados se inflaman. Para deshacerse de esa inflamación, crear un entorno en el que esos músculos puedan relajarse y sanar es muy importante. Practicar la respiración profunda, con o sin posturas de yoga que funcionen con los grupos musculares específicos que causan dolor, ayudará a llevar oxígeno a esos músculos y creará el mejor ambiente de curación.

Un simple ejercicio de respiración profunda

La respiración profunda simple es algo que se puedes hacer por tu cuenta y varias veces a lo largo del día según tu dolor o niveles de estrés. Sin embargo, hay más en la respiración profunda que simplemente tomar una inhalación y exhalación largas; es una técnica que requiere algo de práctica.

Primero, colócate en una posición cómoda (acostado de espaldas, en una meditación sentada o, si estás en movimiento, trata de sentarte en una posición cómoda y erguida). Coloca una o ambas manos sobre tu estómago y toma una profunda “respiración abdominal”, respirando profundamente y llevando el aire a tu abdomen, en lugar de hacerlo a tu pecho. Inhala por la nariz y exhala por la boca con una pausa en la parte superior. Puedes comenzar con una inhalación de tres a cinco segundos, unos segundos de pausa en la parte superior y una expiración de tres a cinco segundos, trabajando finalmente para extender la exhalación hasta que tenga el doble de duración que la inhalación.

Mientras respira, trata de mantener tu mente tranquila y relajada. Las personas cuyas mentes deambulan a menudo se benefician al repetir un mantra para usar junto con la respiración. (Para información sobre cómo hacer esto: Uniendo la respiración y el Mantra).

Completa tu restauración con Asana

La respiración profunda también se puede combinar con posturas curativas y restauradoras de yoga que ayudan a relajar y estirar los músculos inflamados. Para encontrar las posturas de restauración correctas para su tensión o dolor, habla con un instructor de yoga calificado. Una vez que aprendas las posturas correctas, puedes practicar en casa usando tu respiración en conjunto con estas posturas para sanar tu cuerpo.

 

Vinculando la respiración y el mantra

Para reflexionar: Cuando unimos nuestra respiración con la repetición calmante de la recitación de un mantra, podemos profundizar nuestro estado de meditación. Ayuda a silenciar las fluctuaciones de los pensamientos en nuestra mente, lo que nos permite acceder a nuestra conciencia superior.

La dicha de la Conciencia

Los yoguis antiguos nos dicen que, en esencia, somos conscientes de la dicha y que sufrimos como almas encarnadas porque perdemos contacto con este estado de conciencia eterno e ilimitado. En lugar de mirar hacia nuestra verdadera naturaleza, miramos hacia afuera, hacia el mundo material para la felicidad. Esto solo nos lleva más adelante al camino de la miseria. Nuestra mente de mono tiende hacia memorias pasadas o fantasías futuras, alejándonos del momento presente, donde reside nuestra consciencia de dicha.

Afortunadamente, estos mismos yoguis desarrollaron herramientas para ayudarnos a volver a nuestra verdadera naturaleza. La meditación es clave para ayudarnos a entrar en contacto con nuestra esencia, nuestra naturaleza búdica. Pero calmar las fluctuaciones de los pensamientos de la mente no es una tarea fácil. Cuando nuestra mente está dispersa, lleva más tiempo llegar al lugar donde reside la consciencia de dicha.

La respiración.

Cuando comenzamos a meditar por primera vez, a menudo se nos ordena que centremos nuestra atención en nuestra respiración. La respiración es el vínculo más accesible al momento presente porque nuestra respiración siempre está sucediendo en el momento presente. Y mientras vivamos, siempre tenemos la respiración a la que recurrir cuando necesitamos enfocarnos en algo. Por lo tanto, la respiración se utiliza a menudo como una herramienta, a veces a través de técnicas de respiración (pranayama) y a veces simplemente poniendo nuestra atención en ella, para la meditación.

(Aprende sobre la práctica de Pranayama).

Meditación con Mantras

Los mantras son otra herramienta esencial para la meditación. Son conocidos por ser vehículos poderosos para calmar las ondas de pensamiento fluctuantes con el fin de alcanzar el punto inmóvil que estamos buscando. Los mantras son sonidos de la divinidad, que contienen energía sagrada, y pueden considerarse como una especie de oración condensada. (Leer más en Beneficios curativos de los mantras)

So’ham

Se podría decir que el mantra más universal de todos es el mantra So’ham, que está inextricablemente vinculado a la respiración. Poner nuestra atención en la respiración, es decir, “así” mientras inhalamos y “golpeamos” al exhalar, nos lleva a un estado de conciencia puro. Nos volvemos relajados y presentes. So’ham es el mantra perfecto para que los principiantes practiquen porque es fácil alinear nuestra respiración con este sonido sutil. So’ham nació de las enseñanzas de los Upanishads. Se deriva del sánscrito sah, que significa “eso” y aham, o “yo soy”. Cuando traducimos So’ham al español, obtenemos “Yo soy eso”.

Aparte del mantra So’ham, normalmente sincronizamos nuestra respiración con un mantra. Mientras nos preparamos para practicar la meditación mantra, también conocida como japa, primero encontramos un asiento de meditación cómodo y comenzamos a atraer la atención hacia adentro. Comenzamos llevando nuestra atención a nuestra respiración, viéndola entrar como una brisa fresca a través de las fosas nasales, abriéndose camino en los centros de nuestro corazón, y luego viéndola salir de la misma manera en que entró al exhalar. Al establecernos en la quietud, podemos practicar varias respiraciones profundas de esta manera.

Idealmente, la respiración es tranquila y relajada, y si estamos practicando So’ham, la respiración fluye lentamente – “so” en una inhalación y “ham” en una exhalación. Esta es una gran práctica para principiantes ya que nos ayuda a estabilizar nuestra concentración y enfocarnos.

Mantras avanzados

¿Pero qué sucede si estamos cantando un mantra como el mantra Gayatri o el mantra budista, Om Mani Padme Hum? Estos mantras contienen más que solo las dos sílabas de So’ham. No tiene sentido vincular la respiración con estos mantras. En cambio, simplemente permitimos que la respiración se respire sola. Dejamos ir nuestro enfoque en él y ponemos nuestra atención únicamente en el mantra. La respiración fluye libremente mientras el mantra se convierte en el punto focal. Esto es un refinamiento de la práctica del mantra, y como tal, también es más avanzada porque no tenemos un punto de enfoque externo: la respiración.

Usando Malas

Al practicar con mantras más complejos, un conjunto de cuentas mala se vuelven bastante útil. Usamos cuentas mala para mantener la mente enfocada en las repeticiones del mantra particular. Los mantras toman su ritmo a medida que el practicante se vuelve más avanzado, y finalmente pueden volverse casi inaudibles, sonando más como impulsos de energía que el tejido de sílabas. (Obtenga más información en Meditando con Malas.)

La belleza de esta práctica es que es sistemática y metódica. Nos da un enfoque sólido y delineado a la práctica interna de la meditación. Sin eso, acceder a ese punto fijo sería muy, muy difícil. Necesitamos herramientas concretas para guiarnos hacia estados más profundos de conciencia. Y debido a que todos respiramos, todos tenemos acceso a estos estados de conciencia trascendentes. ¡Qué práctica tan simple pero profunda!

Meditando con Malas

Para reflexionar: los yoguis que deseen profundizar su práctica de meditación deberían considerar encontrar su propio conjunto sagrado de cuentas de mala.

La meditación ciertamente no es el esfuerzo más fácil que uno emprende. Requiere una concentración optimizada y un enfoque máximo para elevarse por encima de la corriente incesante de pensamientos de la mente. Nos pide ir contra la naturaleza misma de la mente, cuya función central es pensar. Es dificil.

Entonces, para facilitar la meditación, podemos usar un mala. Esta herramienta de meditación cierra la brecha entre la “mente de mono” errante y el proceso de concentración sin esfuerzo.

El significado de Mala

Mala es una palabra sánscrita que significa “guirnalda” en español. Es una cadena de cuentas hechas específicamente para el propósito de la meditación, al igual que un rosario se utiliza para la recitación de oraciones. A los yoguis occidentales se les ve a menudo usando malas envolviendo sus muñecas.

Meditar con un mala viene bajo el sistema de yoga llamado japa. Japa es otra palabra sánscrita que significa “girar”. Utiliza la repetición del mantra para rotar la conciencia y finalmente despertar un estado de profunda meditación. Japa es quizás la forma más fácil de meditación porque induce rápidamente un estado de pratyahara o abstinencia. de los sentidos. Es bueno para todos, en cualquier momento, una forma verdaderamente universal de meditación. Y la forma más fácil de practicar japa es usar un mala.

El diseño Mala

Las Malas tradicionalmente tienen 108 cuentas más un nudo adicional o cuenta adicional. Cada cuenta es redonda, por lo que puede deslizarse fácilmente entre los dedos. Están separados por nudos especiales atados en sus cordones de seda o algodón llamados Brahma granthi, o “nudos de la creación”. Las cuentas provienen de todo tipo de materiales: tallos y semillas de mango terrosos y rusticamente tallados, hasta cuentas de rudraksha (una semilla arrugada que se origina en los árboles del Himalaya y se cree que previene las energías negativas), semillas de loto y maderas medicinales. Las Malas incluso se puede hacer con gemas preciosas personalizadas. Dependiendo del material, las malas en la India pueden costar entre 20 centavos y cientos de dólares.

El adorno de las malas de 108 cuentas es muy significativo. El número, 108, es considerado por los yoguis como un número sagrado. Representa los 108 Upanishads, los 108 puntos marma (centros de energía sagrada en el cuerpo) y otros fenómenos sagrados en la naturaleza. Por ejemplo, la luna y el sol son 108 veces su diámetro en distancia a la Tierra. Hay muchas otras creencias sobre lo sagrado de este número, la mayoría de ellas cuidadosamente guardadas en la tradición yóguica.

El nudo extra o cuenta (el 109) se llama sumeru. Esta “cumbre del mala” tiene un significado especial. Al meditar, la mente puede distraerse fácilmente con pensamientos y perder su enfoque en el mantra. Meditar con un mala incluso puede volverse robótico a medida que los dedos pasan sin pensar de un cordón al siguiente. Pero cuando los dedos sieten el sumeru, se recuerda suavemente a la mente que se vuelva a enfocar en el mantra. Es una llamada de atención para la mente errante.

Cómo usar un Mala
Elige uno

Primero debes elegir un mala, que es un poco como elegir un cristal. Encuentra uno que resuene contigo, recogiéndolo, sosteniéndolo en sus manos, deslizando tus dedos sobre algunas cuentas para medir cómo se sienten. En una situación ideal, un mala sería elegido para ti y bendecido por tu gurú. Si eliges uno tu mismo, elimina tu aura dándole Reiki, aireándolo al sol o bendiciéndolo con una oración antes de usarlo.

Forma y postura

Siéntate en una postura de meditación cómoda, ya sea la posición de loto completo avanzado o una posición más fácil con las piernas cruzadas. Descansa el mala en la palma de tu mano izquierda. Luego apoye la mano en tu regazo o con tu antebrazo apoyado en tu muslo.

Con tu mano izquierda soportando la mayor parte del mala, realmente usarás tu mano derecha para rotar las cuentas. Sosten con cuidado el primer cordón a la izquierda del cordón sumeru con el dedo medio y el pulgar. Evite tocar cualquiera de las cuentas con tu dedo índice, que se cree que tiene una energía negativa, o con tu dedo meñique.

Canta tu mantra

Mientras tus dedos descansan sobre cada cuenta, canta suavemente un mantra. Este podría ser una sola sílaba, como Om (que es apropiado para todos), o un mantra bija (semilla). Podría ser un mantra más largo con el que estás trabajando o incluso un mantra destinado a armonizar el efecto de un planeta en particular. Cualquiera que sea el mantra, debe resonar contigo y vibrar dentro.

Canten este mantra como si estuvieran infundiendo la cuenta con su vibración. Después de haber cantado en el primer cordón, deslice el pulgar y el dedo medio al siguiente cordón. Canta el mantra, luego pasa al siguiente cordón, y así sucesivamente. No te apresures al pasar por cada cuenta. Trata de encontrar una concentración sin esfuerzo, aceptando que los pensamientos vendrán, pero permitiendo que floten con la misma facilidad.

Mantén tu conciencia enfocada sin fuerza; como un “observador despreocupado de este proceso espontáneo” (Saraswati, 154). Puedes cantar el mantra en voz alta, que se llama vaikhari, o japa audible. Este método ayuda a los principiantes a calmar la mente. A continuación, puedes pasar a upanshu o susurrar el mantra. Aquí moverías tus labios, pero cantas el mantra para que solo te sea audible a ti. Esto entrena la mente para la siguiente forma de japa: manásica o mental japa. Esto generalmente ocurre una vez que el yogui se siente cómodo con el mantra vaikhari y upanshu. Requiere una mente estable, pero es la forma más poderosa de repetición del mantra.

Repetir

Cuando hagas todo el camino alrededor del mala y vuelvas al talón de sumeru, cambia de dirección y canta otra ronda. O puedes optar por simplemente hacer una ronda, dependiendo del tiempo y tu nivel de enfoque. Este es un objetivo que debe establecerse antes de sentarse a japa mantra.

Postmeditación

Guarde tu mala en una bolsa de seda o tela cuando no la estés usando. No debe ser usado. Está infundido con las vibraciones sutiles de tu mantra y debe honrarse como una herramienta sagrada.

Manifestación consciente con Mala

Usar un mala es tan útil en la meditación porque nos proporciona un medio tangible para conectarnos con la mente. Con la práctica, la mente aprende a desprenderse de sus pensamientos omnipresentes y a alcanzar una manifestación más tranquila y pura.