El betabel y sus propiedades.

Es lo mejor para curar el hígado por la similitud del color con él. Lo ayuda a
fabricar una sangre de alta calidad y a cualquier otro problema en la circulación.
Comer durante 40 días betabel y hojas de betabel, con Yogui thé.

……………………………………………………………………………………………………………………
CACEROLA DE ZANAHORIA Y BETABEL

12685229065_e486f35151_c
Este plato es bueno para hacer una limpieza al hígado y al tracto digestivo.

Ingredientes para 4 a 6 personas
Remolachas
1 lb. zanahorias
2 cebollines finamente picados
3 dientes de ajo picados
Ghee
Salsa de soya
Pimienta negra
Queso rallado
Preparación
Limpie la remolacha y las zanahorias. Prepare las remolachas al vapor enteras (no
corte las raíces o tallos). Después de 15 a 20 minutos agregue las zanahorias.
Prepárelas al vapor hasta que estén suaves pero firmes. Luego quite la piel de
zanahorias y remolachas. (Deben quitarse fácilmente). Ralle usando un rallador de
huecos grandes. Mantenga separadas las remolachas de las zanahorias. Saltee
con ghee los cebollines y dientes de ajo hasta que estén suaves. Mezcle con las
remolachas, zanahorias y pimienta negra. Colóquelas en un plato y rocíe con
salsa de soya, cubra con queso rallado y llévelas a asar en el broiler hasta que el
queso se derrita y dore.

Cinco pasos para tener intenciones poderosas

Una intención es el punto de inicio de cualquier sueño. Es el poder creativo que satisface todas nuestras necesidades ya sea de dinero, relaciones, despertar espiritual, o amor.
Todo lo que sucede en el universo comienza con una intención. El decidir comprar un regalo de cumpleaños, el mover el dedo gordo del pie, el llamar por teléfono a un amigo, todo comienza con una intención.
Los sabios de la india observaron hace años que nuestro destino es finalmente forjado por nuestras más profundas intenciones y deseos. El texto Védico clásico conocido como Upanishads declara: “Eres lo que es tu más profundo deseo. Como es tu más profundo deseo, también es tu intención. Como es tu intención, también es tu voluntad. Como es tu voluntad, también serán tus acciones. Como sean tus acciones también será tu destino.”
Una intención es un impulso de conciencia dirigido que contiene la semilla de aquello que buscamos crear. Como todas las semillas, las intenciones no pueden crecer si nos aferramos a ellas. Sólo cuando liberas tus intenciones a las profundidades fértiles de tu conciencia podrán crecer y florecer. En mi libro, Las Siete leyes Espirituales del Éxito, la ley de la intención y del deseo establece los cinco pasos que debes seguir para explotar el poder de la intención y crear cualquier cosa que desees.
  1. Introdúcete en la brecha
    La mayor parte de nuestro tiempo nuestra mente está ocupada en pensamientos, emociones y memorias. Más allá de este diálogo interno está un estado de conciencia pura al que algunas veces se le conoce como “la brecha”. Una de las herramientas más efectivas que tenemos para entrar a la brecha es la meditación. La meditación te lleva más allá de la mente del ego, y te lleva al silencio y a la quietud de la conciencia pura. Este es el estado ideal en el cual tú plantas las semillas de la intención.
  2. Libera tus intenciones y deseos
    Una vez que te hayas asentado en un estado de conciencia en descanso, libera tus intenciones y deseos. El mejor momento para plantar tus intenciones es durante el período posterior a la meditación, mientras tu conciencia permanece centrada en un silencioso campo en donde caben todas las posibilidades. Después de restablecer una intención, déjala ir, simplemente deja de pensar en ella. Continúa este proceso unos minutos después de tu periodo de meditación cada día.
  3. Permanece centrado en un estado de conciencia en descanso
    La intención es mucho más poderosa cuando viene de un lugar de serenidad, que cuando proviene de un sentido de falta o de necesidad. Debes permanecer centrado y rehusarte a ser influenciado por los pensamientos, críticas o dudas de otras personas. Tu ser más elevado sabe que todo está bien y que todo estará bien, aún sin saber el momento o los detalles de cuándo es que eso sucederá.
  4. Desapégate del resultado
    Deja ir tu apego rígido a un resultado específico y vive en la sabiduría de la incertidumbre. El apego se basa en el miedo y la inseguridad mientras el desapego está basado en una creencia incuestionable en el poder de tu verdadero ser. Si tu intención es que todo salga como debe de salir, déjala ir y permite que las oportunidades y las aperturas se presenten por sí solas en tu camino.
  5. Deja que el universo maneje los detalles
    Tus intenciones concentradas ponen en movimiento el infinito poder organizador del universo. Confía en ese poder organizador infinito para orquestar la total satisfacción de tus deseos.No escuches a la voz que dice que tienes que estar al mando, que dice que la vigilancia obsesiva es la única manera de que algo se haga. El resultado de que intentes con tanta intensidad el forzar las cosas puede no ser tan bueno para ti como el que viene de manera natural. Has liberado tus intenciones al suelo fértil de la potencialidad pura, y van a florecer cuando la temporada sea la correcta.

Yoga para el dolor del nervio ciático.

El dolor del nervio ciático es un trastorno muy común que afecta la parte inferior de la espalda, pasando por los glúteos y la parte posterior de la pierna.

Este se produce por la irritación del nervio debido al exceso de presión, un traumatismo o el desarrollo de alguna enfermedad.

Suele venir acompañado con debilidad, sensación de hormigueo, ardor y, algunas veces, limitación en el movimiento de la persona.

El dolor se manifiesta de forma lenta y tiende a empeorar tras haber estado sentado mucho tiempo, por la noche al dormir, al estornudar o después de caminar.

Por fortuna, existen algunos métodos naturales para sobrellevar sus síntomas y acelerar su recuperación.

En esta ocasión queremos revelar algunos estiramientos de yoga que se centran en trabajar esta parte del cuerpo para calmar el dolor.

Postura tendida del dedo grande del pie

SUPTA PADANGUSTHASANA

La postura tendida del dedo gordo del pie o supta padangusthasana es una posición de yoga que trabaja las pantorrillas, los tendones y las caderas.

Sirve para estimular la circulación del flujo sanguíneo al torso y disminuye las molestias del síndrome premenstrual, la ciática y el dolor lumbar.

Se debe evitar en caso de lesiones en los isquiotibiales y presión arterial alta.

¿Cómo hacerlo?

  • Acuéstate sobre un tapete para yoga, con las piernas rectas y juntas.
  • Dobla la pierna derecha hacia el pecho y pon una cuerda en la parte exterior del pie.
  • Estira la pierna y sujeta la cuerda con ambas manos mientras haces la extensión tanto como te sea posible.
  • Con cuidado, deja caer la pierna derecha a la posición inicial y repite el ejercicio con la otra pierna.
  • Concéntrate en la respiración y trata de sostenerlo durante 30 segundos.

El perro hacia abajo

ADHO MUKHA SHVANASANA

El perro hacia abajo o adho mukha shvanasana es una de las actividades que más se realizan para calentar y estirar el cuerpo al comenzar la práctica de yoga.

Está enfocado en el trabajo de los músculos isquiotibiales, el dorso, los glúteos y los sinérgicos y estabilizadores.

Su práctica aumenta la fuerza en todo el cuerpo, sobre todo en los brazos, las piernas y los pies.

 ¿Cómo hacerlo?

  • Ponte en cuatro apoyos, con los pies separados al ancho de las caderas y las palmas de las manos apoyadas en el suelo.
  • Apoya los metatarsos y levanta el cuerpo en perro boca abajo.
  • Evita arquear demasiado la espalda hacia atrás para evitar la contracción inapropiada de los músculos.
  • Levanta las costillas para que le dén firmeza a los hombros y la columna.
  • Empuja el coxis hacia los talones y presiona a través de la parte interior y exterior de los pies.
  • Sostén el movimiento 30 segundos y descansa.

Postura del ángulo lateral extendido

PARSVAKONASANA

El ángulo lateral extendido o parsvakonasana es una postura que, además de estirar los dos lados del cuerpo, nos ayuda a trabajar los músculos de las piernas y la pelvis.

¿Cómo hacerlo?

  • Párate con los talones separados y gira los dedos del pie derecho de tal forma que quede perpendicular a la pierna izquierda.
  • Presiona hacia abajo la parte exterior del pie izquierdo y dobla la rodilla derecha, de modo que el muslo quede paralelo con el suelo y la rodilla sobre el tobillo.
  • Pon el codo derecho sobre la rodilla derecha y levanta el brazo izquierdo por encima de la cabeza.
  • Estira la parte izquierda del cuerpo, respira y mantén la postura durante 20 o 30 segundos.
  • Descansa 30 segundos y repítela con el otro lado.

Postura del puente

SETU BANDHASANA

La postura del puente o setu bandhasana es una posición popular que trabaja los glúteos, las piernas, el abdomen y la zona lumbar.

¿Cómo hacerlo?

  • Acuéstate sobre el tapete para yoga, flexiona las rodillas y pega los pies de los glúteos tanto como te sea posible.
  • Mantén los pies separados a la anchura de las caderas y los brazos a los costados del cuerpo.
  • Levanta la pelvis hacia arriba y asegúrate de mantener la columna recta.
  • Los muslos deben permanecer paralelos y la barbilla alejada del esternón.
  • Concéntrate en la respiración y mantén la postura durante 30 segundos.
  • Baja con una inhalación, descansa 20 segundos y completa 3 repeticiones.

Para finalizar, recuerda que debes evitar los sobresfuerzos físicos y trabajos pesados hasta que el dolor del nervio ciático se cure por completo.

Si las molestias no disminuyen con estos ejercicios, consulta al médico