10 Mantras de gratitud que te harán apreciar lo que tienes

Mientras estás sentado ahí leyendo estas palabras, haz una pausa y realiza una evaluación rápida de tu vida.

Lo más probable es que tengas acceso a alimentos, albergue y otras necesidades básicas. También puede que tengas familiares y amigos que se preocupan por ti.

En su mayor parte, vives una vida cómoda. Y la verdad es que la mayoría de nosotros que tenemos acceso a Internet para leer blogs como este compartimos estas misma buenas fortunas contigo.

Sin embargo, como seres humanos ocupados, rara vez vemos la vida de esta manera – estamos a menudo decepcionados por lo que tenemos, por lo que creemos que necesitamos más… más comodidad, más validación, más certeza, más posesiones, más comida, más emoción, etc. Angel y yo hacemos esto también, porque somos tan humanos como todos los demás. Así que no estoy criticando a nadie, sólo estoy siendo honesto.

Nuestro problema colectivo es este:

Si siempre queremos más, más y más… nunca creeremos que tenemos lo suficiente. Y esa no es verdad.

La verdad es que la vida es un viaje continuo, en constante evolución y cambio, y los recursos que poseemos en un momento dado son exactamente los que necesitamos para dar el siguiente paso adelante. En otras palabras, siempre tenemos suficiente (incluso si es apenas suficiente). Pero tenemos que ser conscientes de esto (debemos estar agradecidos por donde estamos y lo que tenemos) para sacar lo mejor de ello.

Eso, por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo.

Ser agradecido parece bastante simple, pero este estado de ánimo es increíblemente difícil de mantener cuando la vida nos enoja o decepciona. Sin embargo, cuando nos sentimos enojados o decepcionados, es de hecho cuando una dosis de gratitud es más beneficiosa.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Cuando Angel y yo discutimos la importancia de la gratitud con los estudiantes de nuestros cursos, a menudo recibimos una respuesta “Sí, sí, ya sé…”. Pero la verdad es que la mayoría de nosotros no lo sabemos, porque en el calor del momento somos terriblemente olvidadizos.

En la prisa de nuestra ocupada y estresante vida descuidamos muchos de los fundamentos de la gratitud, por lo que nos perdemos completamente de los beneficios más positivos de la gratitud.

Por lo tanto, los mantras de abajo pueden servirnos como buenos recordatorios para todos nosotros. Simplemente elige uno y repítelo silenciosamente durante 60 segundos cada vez que te encuentres pensando que necesitas algo más de lo que tienes en este momento.

1. Cuando la vida es buena, disfrútala. No vayas a buscar algo mejor. La felicidad nunca le llega a aquellos que no aprecian lo que tienen.

2. La persona más rica no es la que más tiene, sino la que menos necesita. La riqueza es una mentalidad. Quiere menos y aprecia más, hoy.

La persona más rica no es la que más tiene, sino la que menos necesita.

3. La felicidad llega mucho más rápido cuando dejas de quejarte de tus problemas y empiezas a estar agradecido por todos los problemas que no tienes.

4. El mayor secreto para la paz mental es dejar que cada situación de la vida sea como es, en lugar como piensas que debería ser, y entonces hacer lo mejor de ella.

5. La felicidad no empieza cuando “esto, aquello o lo otro” se resuelva. La felicidad es lo que sucede ahora, cuando aprecias lo que tienes.

6. Cuando la vida te de todas las razones para ser negativo, piensa en una buena razón para ser positivo. Siempre hay algo por lo que estar agradecido

7. No, no siempre obtendrás lo que quieres. Pero recuerda esto: Hay muchas personas que nunca tendrán lo que tienes ahora mismo.

8. Se agradecido por tu vida. Por tu salud, tu familia, tus amigos y tu hogar. Muchas personas no tienen esas cosas.

9. Recuérdate lo afortunado que eres de estar experimentando este momento aquí, ahora mismo. Cuanto más lo aprecies, mejor será.

10. Elige sonreír hoy tomando la vida momento a momento, quejándote muy poco, y siendo agradecido por las pequeñas cosas que significan mucho.

5 meditaciones para dormir mejor

La meditación es una excelente manera de conectarnos con nosotros mismos y liberarnos del estrés y de la ansiedad. Además, está comprobado que la práctica de esta disciplina diariamente ayuda a conciliar el sueño. En esta ocasión, queremos enseñarte cuáles son las 5 meditaciones para dormir mejor.

#1 Respiración consciente

Esta es una de las técnicas de meditación más sencillas que te ayudará a conciliar el sueño. Simplemente deberás concentrarte en el flujo de tu respiración y canalizar tus pensamientos hacia ello, dejando de lado todo lo que está en tu mente que no te deja dormir.

#2 Escáner corporal

Comienza con la respiración consciente y dirige tu atención a cada parte de tu cuerpo, comenzando por la parte superior de la cabeza hasta llegar a los dedos de los pies. Es probable que sientas una especie de cosquilleo en cada parte en la que centres tus pensamientos y que comiences a sentir tu cuerpo mucho más pesado y como que se está hundiendo. Si es así vas por muy buen camino, solo resta que sigas meditando de esta forma hasta conciliar el sueño.

#3 Cuenta regresiva

Mientras estés en tu cama, mira hacia arriba para relajar tus ojos. A continuación, inhala, mantén el aire en tu estómago y pulmones y exhala mientras dejas que todo tu cuerpo se relaje. Repite esto nuevamente e imagínate bajando por una escalera mientras comienzas a contar desde el número 20 en forma descendente. Cada número corresponde a un movimiento, que debes acompañar con la respiración.

#4 Meditación consciente

Para esta manera de meditar para dormir mejor, es necesario que aprendas a concentrarte en tus problemas y pensar en ellos uno por uno, pues si miras una cosa a la vez, los dilemas se ralentizan y puedes dejarlos ir. Una forma de lograr esto puede ser mediante el uso de un diario, en el cual durante el día puedes volcar todos los problemas que deseas que desaparezcan de tu mente por la noche al meditar.

#5 Meditación guiada

Para esta forma de meditar puedes imaginar algún lugar, como una playa o la montaña, que te produzca tranquilidad, o si lo prefieres puedes centrarte en un objeto. Elige lo que te haga sentir la seguridad de que vas a poder conciliar el sueño. Esta técnica de meditación puede ser empleada con la ayuda de un especialista o también a solas, pues existen innumerables cintas y CD que te pueden guiar en el camino de la relajación y la meditación.

 

Deja tus pensamientos fluir

Un estudiante de zen, se quejaba de que no podía meditar: sus pensamientos no se lo permitían. Habló de esto con su maestro diciéndole: “Maestro, los pensamientos y las imágenes mentales no me dejan meditar; cuando se van unos segundos, luego vuelven con más fuerza. No puedo meditar. No me dejan en paz”. El maestro le dijo que esto dependía de él mismo y que dejara de cavilar. No obstante, el estudiante seguía lamentándose de que los pensamientos no le dejaban en paz y que su mente estaba confusa. Cada vez que intentaba concentrarse, todo un tren de pensamientos y reflexiones, a menudo inútiles y triviales, irrumpían en su cabeza…

El maestro entonces le dijo: “Bien. Aferra esa cuchara y tenla en tu mano. Ahora siéntate y medita”. El discípulo obedeció. Al cabo de un rato el maestro le ordenó: ”¡Deja la cuchara!”. El alumno así hizo y la cuchara cayó obviamente al suelo. Miró a su maestro con estupor y éste le preguntó: “Entonces, ahora dime ¿quién agarraba a quién, tú a la cuchara, o la cuchara a ti?.

Ciertamente, este cuento de la tradición zen nos invita a pensar en la importancia de estar en estado de presencia permanente, en el aquí y ahora, para poder liderar nuestros pensamientos, y no que ellos nos mantengan cautivos, sin poder salir de esa “prisión” mental que en ocasiones nos encerramos… La gran mayoría de esos pensamientos están constituidos por juicios que hacemos de la realidad, de lo que nos pasa, juicios de valor sobre la perspectiva de los otros, juicios que constantemente están comparando lo que pasa con lo que pasó, o lo que podría pasar… Hacemos suposiciones, inferencias, “viajando” del pasado al futuro, y viceversa, en donde la imaginación juega un papel fundamental, aportando ideas y pensamientos para sacar conclusiones, que se basan muchas veces en los juicios previos (prejuicios), proporcionando una falsa sensación de fundamentación que carecen de sustento (ya que nadie puede, por ejemplo, saber a ciencia cierta ni tan siquiera lo que acontecerá de aquí a unos pocos minutos…)

Pero hay una forma de manejar nuestros pensamientos. A continuación te comparto, por si los quieres practicar, algunos ejercicios para conectar con el momento presente:

1. Conectar conscientemente con tu respiración: Enfoca tu pensamiento pura y exclusivamente en tu propia respiración. De esta manera despejarás tu mente de todo otro pensamiento que no sea estar presente al inspirar y expirar, una y otra vez, durante algunos minutos. Para este ejercicio (y para todos los que siguen): Si aparece algún otro pensamiento obsérvalo, no lo juzgues y deja que pase, vuelve a concentrarte en el ejercicio.

2. Practicar el ejercicio STOP. La palabra stop en inglés significa “Para”, y sirve como regla memotécnica para recordar los 4 pasos: S = stop [Detente] / T= take a breath [Respira profundamente] / O = observe [Observa qué pasa en tu interior] / P = proceed [Prosigue con tu actividad].

3. Observación Consciente: Concentra tu atención en algún objeto de uso cotidiano (un lápiz, un cepillo de dientes, una manzana, etc.) colócalo en tus manos y permite que toda tu atención se centre en él y solo en él. Percibe el objeto con todos los sentidos.

4. Señales de atención: cada vez que pase “algo”, te concentras en la respiración del momento presente, ej.: cada vez que suba a un ascensor, cada vez que encienda una lámpara, cada vez que abra una puerta, cada vez que reciba un llamado telefónico, harás el ejercicio 1.

5. Sentir tu cuerpo, hasta en los más pequeños detalles: Dirige tu atención a alguna parte de tu cuerpo (incluso puede ser de algún órgano del interior de tu cuerpo). Pon atención a cómo se siente esa parte, cuál es su temperatura, cómo es su nivel de tensión, qué color tiene, etc. Esto te traerá al momento presente además de ponerte en contacto con tu estado corporal.

6. Hacer una sola cosa a la vez: En variadas ocasiones, por cuestiones de ahorro de tiempo u otros recursos, solemos hacer varias cosas al mismo tiempo. Será entonces un buen ejercicio observar qué sucede al hacer una –y solo una– cosa a la vez.

7. Caminata consciente: Elige en algún momento del día trasladarte de a pie (preferentemente en alguna plaza o lugar parquizado). Enfoca tu atención en cada uno de los músculos que estás moviendo para desplazarte. Siente la presión de la planta de tu pie al pisar el suelo. Escucha los sonidos de tus pasos.

Saludo a la Luna.

Chandra Namaskar

Mitología. Chandra significa literalmente Brillo Lunar y se identifica con la Deidad Lunar Védica Soma. Chandra representa a un Ser Brillante Creativo y Bello que sabe manejar la fluctuación de los Estados Mentales y de la Energía de Vivir, para Crear. Namaskar significa Saludo con Respeto, con reverencia.

 

Filosofía. Chandra Namaskar nos quiere conectar con los Aspectos Lunares, es decir, la fluctuante Luna que vemos cada mes llena, o menguante o creciente. La Luna influye en mucho de nuestra Naturaleza, influye en las mareas de los océanos, en las floraciones. Influye en nuestra Naturaleza Interna, en nuestro estado mental: cuántas veces oímos la palabra “lunática”, nos altera ¿verdad? En algunos Estilos de Yoga el día de Luna Llena está prohibido practicar Yoga… En la Filosófia Yóguica, Chandra representa a la Luna como nuestro aspecto más sensitivo (femenino) y sutil, representa la Mente Subconsciente, la Intuición y Percepción Extrasensorial, el Mundo Interior. Se la relaciona con la Manas Shakti, es decir, el aspecto elevado de la Shakti, la Energía que nos capacita para Crear, activando la mente creativa, dando forma a esos Pensamientos. Activa nuestro potencial creativo aunque relajado y controlado. Está relacionada con Ida Nadi, o el Canal Izquierdo de la energía que ingerimos a través de la respiración que se produce por la fosa nasal izquierda.

 

Aspectos anatómicos. Al ser un flujo dinámico integrado con la respiración (Vinyasa), se parece en algo al Saludo al Sol. Aquí sin embargo haremos hincapié en comenzar la práctica con el lado izquierdo del Cuerpo, en vez con el derecho, como haríamos en el Saludo al Sol. Déjate llevar, fluye y disfruta.

Beneficios del Saludo a la Luna:

Físicos:

  • Tonifica la musculatura.
  • Estimula los nervios del cuerpo.
  • Favorece la circulación sanguínea.
  • Masajea los órganos internos.
  • Aumenta la capacidad de resistencia del cuerpo.
  • Favorece la relajación, elimina tensiones y estimula el sueño.
  • Disminuye la ansiedad, estrés y depresión.
  • Equilibra las alteraciones menstruales.
  • Combate problemas digestivos.
  • Normaliza las glándulas endocrinas.

Mentales:

  • Estimula la creatividad.
  • Potencia la concentración.
  • Serena la mente.

Saludo de la Luna paso a paso:
Asana 1: Pranamasana.
Respiración: Exhalar.
Llevar manos al centro del pecho, sentir los pies bien apoyados en el suelo, mantener piernas activas, pelvis basculada, espalda alineada y pecho en expansión.
Chakra: Anahata – Centro del Pecho
Asana 2: Hasta uttanasana.
Respiración: Inhalar.
Llevar el peso del cuerpo hacia los talones, mirar hacia arriba y llevar los brazos, cabeza y pecho hacia atrás.
Chakra: Vishuda – Garganta.
Asana 3: Padahastasana.
Respiración: Exhalar.
Llevar el tronco hacia delante, tratar de llevar frente a rodillas, tratar de apoyar las manos en el piso adelante de los pies, si es necesario flexionar las rodillas.
Chakra: Swadhisthana – Región de los Genitales.
Asana 4: Anjaneyasana
Respiración: Inhalar.
Llevar pierna derecha hacia atrás, apoyar rodilla en el suelo, levantar brazos paralelos entre ellos a la altura de las orejas, llevar cuerpo hacia atrás, bajar caderas.
Chakra: Anahata – Centro del Pecho.
Asana 5: 
Respiración: Exhalar.
Apoyar manos en el piso, llevar pierna izquierda hacia atrás, glúteos a talones, metatarsos apoyados en el suelo, rodillas flotan en el aire, espalda completamente estirada.
Chakra: Swadhisthana – Región de los Genitales.
Asana 6: Anjaneyasana
Respiración: Inhalar.
Llevar pierna derecha hacia adelante y apoyar rodilla en el suelo, levantar brazos paralelos entre ellos a la altura de las orejas, llevar cuerpo hacia atrás, bajar caderas.
Chakra: Anahata – Centro del Pecho.
Asana 7: Bhujangasana.
Respiración: Retener.
Apoyar ambas manos en el piso, llevar pierna derecha hacia atrás, apoyar empeines en el suelo, levantar cabeza, arquear espalda, mirada hacia atrás, el resto del cuerpo está elevado. Sentir el pecho en expansión como si los omóplatos se juntaran en la espalda, el cuello se mantiene estirado, los codos están cerca del cuerpo.
Chakra: Swadhisthana – Región de los Genitales.
Asana 8: Utthita Balasana
Respiración: Exhalar.
Llevar caderas hacia atrás, apoyar glúteos en talones, rodillas en el piso, brazos hacia delante, espalda estirada (abdomen acercar a muslos, pecho al piso), llevar frente a suelo.
Chakra: Ajna – Entrecejo.
Asana 9: Vajrasana, con brazos estirados hacia arriba.
Respiración: Inhalar.
Levantar cuerpo y brazos, estos deben permanecer estirados a la altura de las orejas y paralelos entre ellos, pelvis basculada, espalda recta, mirada hacia delante.
Chakra: Muladhara- Perineo
Asana 10:
Respiración: Exhalar.
Apoyar manos en copas en el piso, apoyar metatarsos, levantar rodillas del suelo, espalda estirada, mirada hacia delante.
Chakra: Swadhisthana – Región de los Genitales.
Asana 11: Hasta uttanasana.
Respiración: Inhalar.
Levantar el cuerpo, llevar peso hacia los talones, mirar hacia arriba y llevar los brazos, cabeza y pecho hacia atrás.
Chakra: Vishuda – Garganta.
Asana 12: Pranamasana.
Respiración: Exhalar.
Llevar manos al centro del pecho, sentir los pies bien apoyados en el suelo, mantener piernas activas, pelvis basculada, espalda alineada y pecho en expansión.
Chakra: Anahata – Centro del Pecho

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Ladrones de Tu Energía y Cómo Sacarlas De Tu Vida

1. Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para echar su basura, procura que no sea en tu mente. Si eres tú quien se queja frecuentemente, pon atención para aprender a relacionarte de otra manera.

2. Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle. Las deudas no caducan con el tiempo, aunque la ley te proteja; sé responsable, es mejor hacer un plazo de céntimo a céntimo, que perder tu preciada energía y tu palabra.

3. Cumple tus promesas. Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a renegociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el retrasar algo que no quieres hacer, es aprender a decir NO desde el principio. Si eres de las personas a las que les cuesta trabajo decir “no”, mira el costo que has pagado a lo largo de tu vida y lo que puedes seguir perdiendo en los próximos 20 o 40 años y procura cambiarlo.

4. Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas. Aunque no debes de huir de responsabilidades y no todo el tiempo es factible, muchas veces por puro control o por no darnos el permiso, seguimos perdiendo tiempo en nimiedades y abandonando lo verdaderamente significante en nuestras vidas.

5. Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad. La naturaleza, tiene ritmos y tu vida también. No actuar en el momento erróneo te quita energía y no parar cuando lo necesitas, también. No descansar lo suficiente puede afectar tu salud si lo haces por periodos prolongados. Recuerda que el descanso es una necesidad, no un capricho.

6. Tira, recoge y organiza, pues hay pocas cosas que te roban más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas. Uno por uno, toma cada papel, cada recuerdo y hasta cada sueño y elige.

7. Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Toma sol por las tardes, medita, respira, báñate en el mar, haz ejercicio en la naturaleza, escucha tu cuerpo y elimina las toxinas. Haz una cita médica y mira si te faltan minerales o vitaminas. Aliméntate con comidas sanas y frescas; trabaja en la prevención para evitar la crisis de una enfermedad (aviso de un cuerpo sin energía).

8. Enfrenta las situaciones que no te están aportando en la vida. Puede ser algún disgusto con un amigo, tu pareja o un familiar. Quizás sea alguna tarea que no haz cumplido y has dejado “pendiente”, todos los “pendientes” quitan mucha energía, lo mejor es enfrentarlos y sacarlos de nuestro camino lo antes posible.

9. Acepta y perdona. Aceptar no es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar. Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo. Especialmente perdónaTE, pues seguro tu, como todos los seres humanos, te has equivocado muchas veces y eso duele, pero reprocharte sólo te desgasta. Empieza a perdonarte hoy.

10. Estar conectados con nuestro amor propio, con el amor por los demás y con el amor por la vida es la fuente más grande de energía. Los miedos, la vergüenza, la culpa, el rencor y la ira son los bloqueadores más frecuentes. Enfócate en el presente, pues vivir en el pasado o vivir en el futuro sólo te drenan tu energía.

Via: Psicólogos Mx