9 cosas que aprendí desde la muerte de mi mamá

El día domingo 3 de noviembre del año 2013 fue el día más desgarrador de mi vida. Fue como que la vida hubiese metido su mano dentro de mi cuerpo y me hubiese robado lo último que quedaba de esperanza dentro de mi.

Ese fue el día que perdí a mi madre.

No tengo muy claro si se puede explicar la intensidad de las emociones que uno siente, la pena que parece infinita, la sensación de desamparo y la soledad profunda que viene de la muerte de una madre.

De un momento a otro me encontré sofocada en un mundo lleno de ruido blanco, y no importaba si estaba rodeada de gente o sola, siempre sentía una separación visceral con la realidad, lo único que era cierto era la perplejidad que me ocasionaba el sentir que mi madre ya no estaba conmigo, y que nunca más lo estaría…

Sentía rabia. Ese día se había llevado a mi más gran soporte en la vida y a mi fan número uno de mi lado. Quería rendirme. Las palabras no alcanzan para articular la dolorosa separación entre una madre y una hija… o el tener que escribir el discurso funerario para tu madre a los 24 años… o el darse cuenta de que nunca, nunca más volverás a escuchar su voz.

Perder a alguien tan significativo, inspirador e influyente es una experiencia que ningún libro ni novela puede hacer que comprenda. Ahora que se acerca un año desde ese día, he dejado de contar los momentos en base a mis respiraciones y he vuelto a contarlos primero por minutos, luego por horas y ya cada vez es más fácil hacerlo por días.

Sobreviví. Y en el proceso aprendí mucho acerca de la sobrevivencia. Esto es:

1. Aprendí que el mundo no se detiene por ti.

Hay muchos días en los que aún me siento vencida, pero la vida no es una película. No puedes poner pausa cuando quieras y no puedes rebobinar para revivir alguna escena. Y claramente no tienes un infinito número de vidas. Se te ha dado una vida, y el mundo continuará siempre sin parar, a pesar de que tu sientas que todo tu mundo se detuvo. La única manera de sanar es seguir hacia adelante.

2. Aprendí que tus problemas no siempre serán la mayor preocupación de las otras personas.

Cuando estás teniendo tus propias luchas internas, se siente surreal como nadie más se da cuenta de la tormenta que está ocurriendo justo debajo de tu piel. Puedes sentir que gritas y gritas contra las barreras que te pone la vida, pero igual, nadie te escucha.

Es a través de esta experiencia que aprendí que las personas por lo general superan las cosas más rápido que uno. La simpatía es temporal cuando no eres tú quien tiene un ala rota – pero eso está bien. Así uno también aprende a avanzar, por algo vivimos en sociedad, quizás de quedarse sólo uno se quedaría congelado en la emoción del dolor… Gracias a Dios no es así.

3. Aprendí que el amor no conoce fronteras.

Antes temía que alejarme de aquellas personas que amaba dificultaría mis relaciones y que el amor se iría difuminando con la distancia física. Luego, cuando murió mi mamá, empecé a temer que la comunicación que tenía con la persona que más he amado en este mundo se difuminaría como humo, junto con nuestros recuerdos, en su ausencia…

Pero era un temor infundado, he descubierto que el amor- al menos el amor verdadero- no conoce fronteras; nunca lo pierdes, nunca desaparece y siempre te acompaña, independiente de la distancia en el tiempo y en el espacio.

4. Aprendí que, a pesar de que las personas no se puedan reemplazar, uno igual encuentra paz.

Buscarle una explicación a la muerte te embarca en un viaje donde sólo hay una puerta giratoria. Es infinito y nunca para de dar vueltas. No importa cuanto implores, llores y grites, nada vuelve en bien lo mal que te sientes. Es por eso que decidí dejar de buscar explicaciones y comencé a buscar paz. El camino hacia la paz no es inalcanzable y no tiene puertas giratorias, va hacia adelante y sana todo lo que va tocando en su camino.

La vida nunca me engañó en decirme que mi madre estaría ahí por siempre, de hecho, siempre supe que algún día ella partiría, como lo harán todas las personas que conozco, como lo haré yo misma algún día… El día que logré aceptar eso, fue el día que di mi primer paso en el camino hacia la paz.

5. Aprendí que percibir fuera del propio metro cuadrado es algo muy potente.

Podrías pasar años preguntándote por qué la vida decidió plagarte de miseria y mala fortuna o podrías levantar la cabeza y ver que el mundo está lleno de personas como tú, y que todos sufren en algún grado. Y tal como tú darías mucho por tener la fortuna de otro, muchas personas darían mucho por tener la fortuna que tu pasas por alto en tu vida. Darse cuenta de eso realmente ensancha la mirada y cambia tu perspectiva de manera muy potente.

6. Aprendí a estar agradecida por lo que aún tengo.

Las personas más felices son aquellas que valoran lo que tienen en vez de fijarse en lo que no tienen. A pesar de que sí, murió mi madre, la verdad es que no la he perdido, aún tengo 24 años llenos de recuerdos y de amor infinito, creo que no todos tienen esa suerte. Ahora siento que aprecio mucho más todas las cosas que tengo en mi vida, buenas, malas, grandes y pequeñas, todas son cosas que puedo experimentar porque aún tengo lo más importante que uno puede tener, la fortuna de vivir.

7. Aprendí que aún uno tiene el control de su vida.

Entender que uno tiene control y voluntad sobre sus emociones y acciones es el primer paso para superar cualquier obstáculo. Quizás no puedas cambiar muchas de las cosas que suceden en tu vida, pero puedes cambiar cómo te tomas cada una de esas cosas y puedes elegir hacia donde quieres ir con ellas.

8. Aprendí que la adversidad no es una excusa para darse por vencido.

Motivación. Sueños. Metas. Concentrarte en el movimiento hacia adelante no solamente te ayuda a no quedarte pegado en el pasado, sino que te ayuda a limpiar tus pensamientos y a seguir adelante. Al final, cuando uno va superando los obstáculos, miras hacia atrás y ves mucha fuerza en tu dolor. Rara vez recuperas lo que perdiste, pero todavía tienes todo por ganar.

9. Aprendí que nunca un adiós es un verdadero adiós, es un hasta siempre.

Tengo una certeza tan clara en mi corazón que es inexplicable, mi madre nunca se habrá realmente ido, incluso cuando yo sea vieja y esté cerca de mi propio fin. Es la única persona que es verdaderamente irremplazable en mi vida y siempre la traigo dentro de mí, aunque no me de cuenta. Ella sigue viviendo dentro mío, y con eso me basta para sonreír. Entonces, no es un adiós mamá, es un hasta siempre…

Via: Alyssa Samson

Yoga para el dolor de espalda

Los dolores en la espalda son de las afecciones mas comunes en la sociedad. Desafortunadamente tendemos a “aprender a vivir con ello” deteriorando nuestro bienestar día con día. Solo cuando llegamos a un punto crítico es que decidimos tomar cartas en el asunto.

Te sugerimos que no llegues a esa situación. Escucha tu cuerpo, atiéndelo y tratalo bien. Es tu mejor y mayor herramienta para moverte en esta vida.

Dedicamos esta secuencia a todas aquellas personas que pasan mucho tiempo en una sola posición, ya sea de pie, sentadas, inclinadas, o bien, que sufran continuamente dololres en la espalda baja, les tenemos una buena noticia: esa incomodidad tiene remedio.

1. Inicia buscando un lugar donde practicar. No necesitas un tapete de yoga, basta que estés en un lugar de preferencia con algún tapete -para no lastimar tus rodillas- ponte ropa cómoda y prepárate sintiendo tu respiración para dar comienzo a la primera postura conocida como GATO / VACA.

Pon tus manos y tus rodillas en el piso. En la inhalación lleva la mirada hacia arriba y encorva la espalda hacia abajo, es decir, como si tu ombligo quisiera alcanzar el piso. En la exhalación realiza el movimiento opuesto, tu mirada al ombligo y la espalda hacia el techo.

Realiza los movimientos despacio. Trata de sentir el movimiento de todas tus vértebras. Hazlo 5 respiraciones. 

2. Postura del niño. Esta postura es un clásico, entre algunos de sus beneficios están, el alivio de los músculos de la espalda y su efecto en calmar la mente. Trata de apoyar tu cadera sobre los talones, si te cuesta trabajo puedes separar ligeramente las rodillas para acercar tu cabeza al suelo mientras estiras los brazos hacia el frente.

Relaja tus hombros y estira la espalda. Permanece 8 respiraciones aqui. 

 

YOGA-PARA-EL-DOLOR-DE-ESPALDA

 

3. Cobra. Acuéstate por completo en el piso, coloca tus brazos al frente a modo de esfinge. Levanta el pecho. Sentirás una leve presión en la espalda baja.

Si la presión es muy fuerte no realices la postura. Quédate 5 respiraciones.

4. Paloma. Dobla una de tus rodillas y colócala al frente. La otra pierna se queda extendida y suavemente inclínate al frente para estirar tu espalda. Repite con ambas piernas. Quédate 8 respiraciones en cada lado. Procura relajarte y alargar tu respiración. 

5. Pierna extendida. Pon la espalda en el piso, dobla una rodilla llevándola hacia el pecho. Coloca una cinta, cinturón o alguna tela que te permita sostener tu pie mientras estiras la pierna. Es importante que tu espalda se mantenga en el piso y que respires conscientemente mientras estás en la postura.  5 respiraciones de cada lado. 

6. Pierna cruzada. Cruza una pierna por encima de la otra -como lo harías si estuvieras sentado- toma la pierna contraria y jala hacia tí. Al mismo tiempo la rodilla opuesta empuja levemente al lado contrario y tu espalda presiona el piso. Este movimiento libera la tensión de la cadera y la espalda baja, es como si por unos momentos esta parte de tu cuerpo estuviera en un Spa.

Cambia de lado y realiza 8 respiraciones en cada uno.  

7. Giro con piernas dobladas y juntas. La imagen es bastante explicativa. Necesitas doblar tus rodillas y dejarlas caer hacia un lado, al mismo tiempo tus brazos se extienden y tus hombros tratan de tocar el piso – los dos hombros-. Tu cadera queda en el aire y tu espalda se relaja con esta torsión.

Quedate 5 respiraciones de cada lado. 

8. Piernas hacia arriba. Este es un ejercicio básico para tratar las piernas cansadas. Pero sus beneficios van mas allá de las piernas. El mantener esta posición permite que tu espalda tenga la presión suficiente para que logre relajarse. Así que escoge la pared de tu preferencia, acercate lo mas que puedas y levanta las piernas.

Puedes poner una canción que te relaje, taparte los ojos con algún pañuelo y simplemente relajarte por 5 minutos. 

Yoga para la ansiedad

El estrés, el temor, la ansiedad…¡ si comenzamos a enumerar todos los momentos de la vida en que hemos experimentado estas emociones, podemos perder la cuenta!  La ansiedad ante el resultado de un examen o por la reacción de nuestros padres ante nuestras calificaciones; los nervios del día de la primera cita o del primer día de trabajo – todos hemos pasado por momentos como éstos. Un poco de temor es normal; en realidad, es como la sal en la comida, se necesita de modo que permanezcamos atentos, disciplinados, enfocados y dinámicos.

El problema comienza cuando este temor se hace persistente y tan intimidante como para comenzar a interferir en nuestra vida diaria. Entonces se convierte en un problema de ansiedad, un estado de inquietud excesiva, o de temor a lo desconocido, lo cual necesita ser tratado, y es aquí donde el yoga puede ayudar.

Es conveniente saber que el yoga por sí solo no debería ser considerado como única opción. Debería complementarse con medicación adecuada, después de la consulta médica con el especialista. El doctor lo guiará respecto del tema y ayudará a comprender qué tipo de ansiedad puede tener – pánico, desorden obsesivo- compulsivo, estrés postraumático, fobia social, o ansiedad generalizada – por nombrar algunos.

Nota: la medicina alopática puede tener efectos colaterales; usted puede tener en cuenta líneas alternativas de tratamiento, tales como la homeopatía y la medicina ayurvédica.

¿Cómo saber si sufre de ansiedad?

  • –  Se siente inusualmente en estado de pánico, asustado e inquieto.
  • –  Tiende a descontrolarse, tiene pensamientos obsesivos respecto de experiencias            traumáticas.
  • –  Despierta con pesadillas frecuentes.
  • –  Tiende a lavarse repetidamente las manos.
  • –  Tiene problemas para dormir.
  • –  Sus manos y pies están inusualmente transpirados.
  • –  Tiene palpitaciones frecuentes.

¿Cómo puede la yoga ayudar a superar la ansiedad?

La práctica regular del yoga puede ayudar a estar calmado y relajado en la vida diaria, y puede también darle fortaleza para afrontar los eventos como lleguen, sin restarle calma. La práctica del yoga idealmente incluye un paquete completo de asanas (posturas del cuerpo), pranayamas (técnicas de respiración), meditación y la antigua filosofía yoga, todo lo cual ha ayudado a recuperarse a múltiples pacientes con ansiedad, y a afrontar la vida con espíritu positivo y fortaleza.

Shares Sushama Goyal, ama de casa, dice: “Yo siempre estaba tensa y preocupada por pequeñas cosas en mi vida. Cada suceso grande o pequeño me sobresaltaba. Mi esposo decidió consultar a un médico, quien nos confirmó que yo padecía de ansiedad generalizada. Comencé un tratamiento para ello, y al mismo tiempo con prácticas regulares de yoga y meditación durante seis meses”. Hoy siento que he nacido de nuevo. Mis pensamientos han cambiado, me siento mucho más equilibrada interiormente, y tengo la seguridad de que cualquier cosa que suceda, será para bien. ¡No me asusta más el futuro! Yoga me dio esta Fortaleza.”

Como Sushama, también usted puede dar la bienvenida a una vida positiva y libre de temores on las prácticas de yoga. La siguientes técnicas de yoga le ayudarán a calmar una mente inestable.

#1: Mueve el cuerpo y libera la mente del estrés con asanas.

Estas posturas de yoga pueden ayudar a lograr una mente y un cuerpo feliz y saludable. Las asanas ayudan a relajar la tension y la negatividad del sistema.

  • Dhanurasana (Posición de Arco)
  • Matsyasana (Posición de Pescado)
  • Janu Shirsasana (Una pierna doblada hacia adelante)
  • Setubandhasana (Posición del PuenteBridge)
  • Marjariasana (Posición del Gato)
  • Paschimottanasana (Dos piernas dobladas hacia adelante)
  • Hastapadasana (Pararse inclinándose hacia adelante)
  • Adhomukha Shwanasana (Posición del Perro)
  • Shirshasana (Pararse sobre la cabeza)
  • Shavasana (Posición del cuerpo)

Nota: Al finalizar la sesión de posturas de yoga, descansa en la posición de Yoga Nidra para dar al cuerpo y la mente unos minutos de verdadera relajación. La técnica es saludable para exudar toxinas del cuerpo, causa primera del estrés en el sistema.

#2: Respirar bien con pranayamas para liberar la ansiedad

Llevando la atención a la respiración puede ayudar a liberar la mente de la invasion de pensamientos que causan ansiedad. Pruebe las siguientes prácticas:

Kapal Bhati Pranayama (Técnica del rostro iluminado)
Bhastrika Pranayama
Nadi Shodhan Pranayama (Respiración de fosas nasales alternadas) – efectiva para liberar el estrés del sistema (la exhalación es más larga que la inhalación)
Bhramari Pranayama (La respiración de la abeja)

#3: Meditar para disfrutar el regalo de una mente relajada

La meditación puede ser una excelente técnica para relajar una mente distraída, para otorgar una sensación de calma y paz, y también para observar, con la práctica diaria, cómo funciona la mente para mantenernos alejados de cosas pequeñas, insignificantes. Puede también ayudar a no preocuparse demasiado o se ponerse ansioso por el futuro desconocido.

Quizá ha escuchado hablar del “efecto adrenalina”.  Este sucede cuando nos ponemos demasiado ansiosos ante un desafío potencial.  Por ejemplo, mientras realizamos un paseo de aventuras. En ese momento, el nivel de adrenalina aumenta, hacienda que nuestro corazón lata más fuertemente, tensando los músculos y provocando que nuestro cuerpo transpire más. La investigación científica ha demostrado que la práctica regular de la meditación puede ayudar significativamente al nivel de estrés hormonal.

#4: Aplique la filosofía yoga a su vida; esté feliz y disfrute de cada momento.

Conocer y aplicar la sabiduría yoga antigua en la vida diaria, la cual habla sobre principios simples pero muy profundoa (yamas y niyamas), puede ser el secreto para una vida feliz y saludable. Por ejemplo, el principio Santosha (niyama) enseña el valor del contentamiento. El principio Aprigraha puede ayudarnos a sobreponernos a la codicia o al deseo de poseer más cosas, lo cual puede ser razón de estrés y de ansiedad. También, el principio Shaucha que habla sobre la limpieza del cuerpo y de la mente. Esta regla puede ayudar particularmente si usted tiende a ponerse muy ansioso respecto de contraer enfermedades infecciosas.

Las yamas y niyamas del yoga también pueden ayudarnos a consumir comida nutritiva y a vivir un estilo de vida feliz que ayude ampliamente a sobreponerse a la ansiedad y al estrés laboral. Para comprender la filosofía yoga, puede leer los Comentarios de Sri Sri Ravi Shankar sobre los Yoga Sutras de Patanjali.

#5: Rece, mantenga su fe y sonría!

Rezar es la mejor forma de asegurar y mantenerse libre de ansiedad. Desarrolar hábitos de plegarias diarias, cantar bhajans (canciones devocionales) nos llena de energía positiva, y al mismo tiempo mantiene estable la mente. Esto brinda un sentido de profunda fe respecto de que todo sucede para bien, y que hay una fuerza divina que nos protege. Más aún, hágase el propósito de sonreir cada vez más. Le aportará confianza, calma y positividad de manera instantánea. ¡Compruébelo ahora mismo!

#6: Piense en lo que puede hacer por otros

Cuando nos quedamos pegados a “mí” y “mío”, damos lugar al estrés y a la ansiedad. Nos lamentamos de lo que nos sucede. En cambio, dirijamos nuestra atención a cómo podemos ser útiles a otros a nuestro alrededor. Energizarnos a nosotros mismos con actividades de servicio puede proporcionarnos profunda satisfacción e inmensa alegría.

#7: Reconozca lo efímero del mundo

Cuando nos damos cuenta de que todo lo que nos rodea es temporario y va a cambiar, nos relajamos y nos calmamos interiormente. Aparece en nosotros un sentimiento de que “todo esto pasará y no durará para siempre” que nos libera de la ansiedad. La meditación puede ayudarnos a ver este principio básico de la vida.

#8: Recuerde una situación similar del pasado en la que pudo sobreponerse a la ansiedad

Esto lo llenará de inmenso valor respecto de que también podrá superar la situación presente. Recuérdelo una y otra vez.

#9: Rodéese de compañías positivas

Mientras más tiempo pase con gente positiva, se sentirá influenciado por pensamientos similares, los cuales se reflejarán en su actitud frente a la vida. Sólo una mente positiva puede traer alegría, paz y relajación.

Fuente: El arte de vivir

¿Qué es la meditación?

Muchos piensan que meditar significa sentarse con las piernas cruzadas, los ojos cerrados, sin pensar en nada. Sería como decir que la vida es despertarse a la mañana, trabajar e ir a dormir.

La meditación, como la vida, es mucho más que un conjunto de prácticas.

Hoy jugamos a describir la meditación con un acrónimo: meditación es…

M como MOTIVACIÓN

¿Cuantas veces por día ponemos el piloto automático?

Nos pasa a todos, la mente es una computadora biológica, funciona según lo que sabe, aprendió patrones y los actua. La meditación nos invita a buscar nuevas rutas, a tomar el comando del manejo de nuestras vidas, aprender donde está el freno, donde el acelerador, entender que es lo qué nos mueve y por qué.

E como ENCANTO

La meditación es un es­tado donde nuestra atención está completamente cautivada y experimentamos un estado de magia, como un hechizo, de conexión con el Universo.

D como DARSE CUENTA

La medita­ción es ser consciente de lo que estás haciendo, ser consciente de lo que te está pasando. Cada situación es una oportunidad pa­ra la meditación.

La contemplación y la meditación, poco a poco, te vuelven más atento a tus propias reacciones que a las de los demás.

I como INTELIGENCIA

¿Sabías que poseemos una inteligencia interior? Nos permite conectarnos con nuestras emociones y estado de ánimo.

A través de la meditación desarrollamos la conexión con esta inteligencia y empezamos a ser más positivos, auto-motivados, aprendemos a buscar apoyo y transformar las sensaciones negativas en positivas. Conectamos con la sabidurìa de nuestra intuición.

TRANSFORMACIÓN

El psicoanalista francés Jacques Lacan hablaba de “etapa del espejo” para describir la fase de desarrollo en la cual el niño se encuentra por vez primera capaz de percibir su imagen corporal. Por ejemplo, si ponemos un niño frente a un espejo y le dibujamos un puntito rojo en la nariz, llega un momento en el que el niño en lugar de tocar el espejo, toca su nariz. En esta fase, de acuerdo a la teoría lacaniana, se desarrollaría el yo. Practicando la meditación te miras día tras día, hasta que no te ves y te reconoces por primera vez, como el niño frente al espejo. Te transformas, cambias de forma manteniendo tu identidad: eres el capullo y la mariposa.

ALEGRÍA

Una carcajada. Una fiesta. Una música para bailar. El fluir de un río. La risa de un viejo. el canto de un pájaro. Un abrazo. Una declaración de amor. Una comida rica. Los amigos. Un niño que juega en la orilla de mar, juntando caracoles y piedras de colores.

Meditar es disfrutar de lo hermoso que es existir sin ningún otro fìn.

COMPRENSIÓN

En la meditación se trata de cum- (con, unión) y -prehendere (atrapar) los patrones recurrentes en nuestra vida: agruparlos, observarlos y entender cuales son los sutiles meca­nismos que guían nuestras acciones.

INTERVALO

Entre los fotogramas de una película hay intervalos. Cuando un proyector pasa la cinta en cámara len­ta, los puedes ver. La mente es como una película, pasan pensamientos sin parar. Pero, como en las películas, los intervalos están allí. A través de la meditación te entrenas a prestar aten­ción a tu mente, y te haces más presente para observar estos momentos de vacío.

ORIGEN

Para hacer una mesa se necesita madera. Para hacer la madera se necesita leña. Para hacer leña se necesita un árbol. Para hacer un árbol se necesita una semilla. Para hacer una semilla se necesita un fruto. Para hacer un fruto se necesita una flor.

Para hacer una mesa se necesita una flor.

Meditar es sacarse capas para llegar a la esencia.

Al hombre le pa­rece que volverse hacia el interior es como entrar en un caos, a una mesa volverse a su interior la hace llegar a ser una flor.

NATURALEZA

El estado de meditación no es un logro, no es necesario adqui­rirlo, si no reconocerlo y recordarlo. No tiene na­da que ver con las acciones, es contemplación y nos acompaña desde siempre. La meditación es tu naturaleza in­trínseca: eres tú, es tu ser.

Fuente: SomosUno

Meditación y la Ley de la Atracción

Si estas comenzando a conocer y aplicar la Ley de Atracción en tu vida o si llevas un tiempo y no has logrado los resultados o las cosas que deseas que la Ley de Atracción manifieste en tu vida, tienes que leer este articulo porque si aplicas correctamente esta poderosa herramienta, vas a poder controlar tud pensamientos negativos, que a través de la ley de la Atracción Universal, están atrayendo a tu vida lo que no quieres.

Lo que te voy a compartir es una técnica de la Meditación y que se utiliza para callar y controlar la mente.  

La meditación la puedes realizar en tu casa o en tu sitio de trabajo, no necesitas nada especial solo tu deseo de hacerla con una intención específica que te beneficie a ti y a muchas personas más.

Hay algunas recomendaciones que debes tener en cuenta para  crear un ambiente favorable para su realización, como escoger un lugar alejado de ruidos, tranquilo y en lo posible que elimines cualquier tipo de interrupciones, por eso te recomiendo  que apagues los teléfonos y tu celular.

La Meditación  se realiza básicamente en  cuatro  pasos o etapas que son las siguientes:

  1. LA POSTURA. Es necesario que adoptes una postura correcta que debe ser de la siguiente forma: Tus rodillas deben tocar el piso, si se te dificulta, puedes usar un cojín. Tus piernas deben estar cruzadas, formando un triangulo que te de estabilidad y no pierdas el equilibrio mientras realizas la practica. Tus brazos deben caer sobre tus costados y tus manos descansando sobre tu regazo, colocando tu mano izquierda abajo, tu mano derecha arriba y los pulgares que se toquen. Tu espalda debe estar recta pero no rígida, la lengua debes tenerla pegada al paladar superior, tus ojos deben estar entreabiertos y no es necesario enfocarlos hacia alguna cosa u objeto. Tu cuello debe estar relajado y para esto puedes inclinar levemente tu mentón contra tu pecho y tu cabeza también debe estar relajada.
  2. LA MOTIVACION. Que es la intención positiva objeto de la meditación. Esta debe ser altruista o sea que no solo te beneficie a ti sino a muchas otras personas. En esta etapa es donde le informas a tu mente, qué es lo que se va a hacer y para lo que se esta haciendo. La motivación puede ser lo que tú quieres que la Ley de atracción manifieste en tu vida como por ejemplo Amor, prosperidad, autoestima, paz, armonía, crecimiento espiritual, etc.
  3. LA MEDITACION. Se realiza es dos partes, en la primera lo que tienes que hacer es centrarte o enfocarte en un objeto como la respiración que te ayude a alcanzar el grado de concentración requerida. Comienzas a respirar lenta y profundamente, inspirando por tu nariz y sintiendo como el aire entra a tus pulmones y oxigena cada célula de tu cuerpo, luego expiras lentamente sintiendo como liberas todas las toxinas de tu cuerpo y liberas las tensiones. Esto lo debes repetir las veces que sea necesario hasta que no pienses sino únicamente en tu respiración. Luego comienzas a generar lo sentimientos y pensamientos de la motivación que hayas escogido. Si por ejemplo escogiste la paz, comienzas a visualizar un mundo, donde reina la paz y todo el mundo, incluyéndote tu, disfrutan de ella, en sus casas, en su familias, en el trabajo y empiezas a sentir una paz inmensa que llega a ti y la puedes transmitir a otras personas.
  4. DEDICACION. En esta última etapa te enfocas en la energía que te genero esta intención de paz y se la dedicas o se la entregas a  personas que la están necesitando porque están sufriendo el flagelo de la guerra o viven situaciones de violencia en sus familias.

Los grandes maestros, recomiendan practicar la meditación dos veces al día, en la mañana al levantarse, para energizarte y comenzar bien el día y en la noche al acostarte, para terminar el día con un gran sentimiento de gratitud.

Que tal si comienzas a crear el habito de practicar esta poderosa herramienta todos los días para eliminar todos los pensamientos negativos que te están materializando por medio de la Ley de la Atracción las cosas que hoy quieres cambiar.

Cuéntame por favor tus comentarios sobre este articulo y tus frustraciones al aplicar la Ley de Atracción a tu vida.

Gracias, que tengas un feliz día, Namaste.