No permitas que nadie apague tu luz

Tenemos que partir del principio de que todos somos absolutamente responsables de la vida que nos construimos, que todas las limitaciones que podemos sentir provienen netamente de nuestra mente y en esta misma onda somos responsables de generar un entorno saludable para nuestro ser, donde podamos desarrollarnos sin que nadie nos opaque.

Lo que debemos procurar en todos los casos es garantizarnos mantener relaciones que enriquezcan nuestro espíritu, que nos impulsen a alcanzar nuestros sueños, que nos den la posibilidad de ser quienes somos, sin siquiera pensar en que serán justamente las personas a las cuales les damos acceso a nuestras vidas, las que opaquen nuestra vida o intenten apagar nuestra luz.

La luz que irradiamos puede encandilar a quienes suelen vivir en oscuridad. Las cosas buenas que nos ocurren no siempre alegran a quienes nos rodean, nuestras buenas intenciones, nuestros sueños, nuestras metas, pueden perturbar a aquellos que se sienten mejor teniendo cerca un lucero apagado.

Evalúa a quiénes les has dado cabida en tu vida o quiénes forman parte de ella de manera natural, por algún vínculo no seleccionado, comprueba que si existen personas que intentan de cualquier manera apagarte, las tengas bajo control y que no tengan ningún alcance a hacerte daño, a quererte hacer sentir menos, a quererte hacer ver que aquello que sueñas no tendrás manera de alcanzarlo o que aún te falta mucho para llegar a ser aquello que te inspira.

 

No necesitamos este tipo de personas, ésas que a través del control, de la superioridad, pretenden desestimar nuestro valor, sino lo contrario, necesitamos personas que nos sumen, que agreguen valor a nuestra vida, o al menos en su defecto que nos dejen con el mismo saldo, que no resten.

Al parecer todos tenemos a alguien cerca que de manera consciente o inconsciente no se siente cómodo con nuestra superación y depende de nosotros darle alcance o no en nuestras vidas. Todos merecemos brillar a través de nuestra propia luz, sin robársela a nadie y sin que intente ser apagada por alguien.

 

Tu sonrisa es un indicador de esa luz, si sientes que alguien intenta borrarla de tu rostro, debes hacerte una idea de por dónde debes comenzar la limpieza de tu entorno. Es cierto que acompañado se llega más lejos, pero eso no significa que cualquier compañía aplique para avanzar  y tampoco significa que no puedas llegar solo.