Yoga para soltar.

Soltar

¿Qué es soltar?  ¿por dónde empezar a hablar de la idea de soltar? Una acción tan pequeña y tan profunda a la vez. Invisible, necesaria, liberadora.
Enseguida pienso en un opuesto: “retener”, que por contraposición la define. Según el Kybalion*, los sieste principios de sabiduría hermética, principio de polaridad, los opuestos son la misma cosa en diferente grado.
Busco “soltar” en el diccionario, rápidamente me encuentro estas acepciones:

soltar

tr.-prnl. Desatar o desceñir.
Desasir [lo que estaba sujeto].
Dar salida [a lo que estaba detenido o confinado].
esp. Dar libertad [al que estaba detenido o preso].
tr. Romper en una señal de afecto como [la risa, el llanto].
fam.Decir.
prnl. fig.Adquirir agilidad en la ejecución de las cosas.
p. ext.Abandonar el encogimiento, dándose a la desenvoltura.
Entonces, si existe la posibilidad de soltar, antes hemos sido capaces de retener, de ceñirnos a algo, de apretar y detener o apresar, de no decir o no expresar, evitar la ejecución de las cosas, por las razones que fueran.
Tan contrapuesto a todo esto es “Soltar”, una palabra que en su sonoridad y su cadencia nos invita a fluir, a dejar ir. Una palabra que nos baña de simpleza, porque justamente se asocia a la idea de “No hacer” o ” Dejar de hacer”, para que las cosas “Sean”.
Me atrevo a decir que el camino para soltar, entonces es, gran parte de la veces, “dejar de hacer” y ceder. Esto lo podemos aplicar a situaciones en la vida, a la inseguridad y a la desconfianza que oponemos a la naturaleza en la que se suceden los acontecimientos. Al creer que aferrandonos, vamos a retener, lo que logramos es evitar que suceda lo que debe suceder.

¿Que es retener en sentido psicológico?
Por naturaleza biológica, la retención es un acto más femenino, y el soltar un acto masculino**. La mujer genera nido, biologicamente debe retener su ovulo un esperma, para gestar una vida. No siempre es negativo retener, sino que es necesario ser capaces de hacerlo en cierta medida, sino estariamos perdiendolo todo, a cada instante y seria agotador no poder acumular, sumar y construir aspectos positivos, logros, experiencias.
Emocionalmente asociamos la retención en su justa medida, al poder sumar y acumular y en exceso, a la ira, la bronca, el miedo, el poseer, la avaricia, la envidia.
Físicamente respondemos a estas emociones excesivas con tensión, estreñimiento, y bloqueos físicos que pueden traducirse en infinidad de problemáticas que limitan la movilidad de la columna, en muchos casos extremos, o simplemente limitaciones y dolores musculares que nos envian un mensaje digno de escuchar.

¿Por qué evitamos Soltar?
Si es tan lindo y es tan bueno, ¿por qué es tan común que no sólo no lo hagamos, sino que hagamos lo contrario?
Seguramente una cantidad de pautas mentales y hábitos sostienen nuestra retención en varios aspectos. Hábitos y demandas propias y ajenas sobre el “deber hacer”, que cuando se extreman limitan nuestra posibilidad de “ser” una versión mas relajada y fluida de nosotros mismos, sin dejar de lado nuestras responsabilidades y esa sana excigencia, que nos permite evolucionar. Estas pautas son dinámicas y en la medida en que las concienticemos podremos ser capaces de liberarlas.
A veces no podemos ver qué pauta nos lleva a evitar el soltar, pero si empezamos a oir las señales del cuerpo podemos iniciar un diálogo más que enriquecedor. Un diálogo que nos puede acompañar por los procesos de la vida de una forma hipernutritiva y revalorizandonos, como posibles sanadores de nosotros mismos. Escuchar estos mensajes a tiempo, nos puede evitar lesiones y malestares físicos importantes o nos puede ayudar a mejorarnos agilmente, cuando ya el cuerpo se encuentra comprometido.

Soltar en la practica de Yoga 
En la práctica de Yoga empezamos por ser conscientes de nuestros puntos de retención. El camino indicado, es no hacer juicios de valor de esos puntos, sino simplemente identificarlos.

Vivimos tomando, asimilando, dando y soltando, en varios procesos de nuestra naturaleza fisiológica. Los sistemas del cuerpo, desde el respiratorio hasta el digestivo, son claros ejemplos de estos procedimientos.
Lo mismo se puede reflejar en nuestra vida emocional y en las posturas de yoga, que están basadas en la naturaleza.
En una clase debemos recibir beneficios, ajustar la tensión y evitar que sea excesiva y encontrar el punto de liberación. Para esto, en Hatha Yoga, usamos la técnica de opuestos: de una postura pasamos a su contraria, de una fase calma a una dinámica, de tensionar todo el cuerpo, que aparece su máxima relajación.
Yoga es unión y practica. Siempre estamos intentando y trabajando con nosotros mismos.
Para aprender a soltar, aprendemos a ceder a la fuerza de gravedad, fluir con lo natural, que es lo que solemos evitar porque mentalmente hay una pauta de alerta, que aconseja “hacer” algo diferente a entregarse, ser mas activo y tomar las riendas en vez de aprovechar los beneficios de ser llevados por la circunstancia, la postura, la naturaleza, la tierra.
Al usar la fuerza de gravedad, en ciertas posturas, como la mas sencilla: “Tadasana” postura de la montaña o postura de pie consciente, empezamos a entender que siempre hay dos fuerzas actuando. Una que nos lleva hacia arriba y sin la cual no estaríamos erectos, y otra que nos permite tener los pies en contacto con la tierra, hacia abajo obviamente. Los brazos deben caer cómodos a los costados del cuerpo, pero la cabeza busca el cielo separando las vertebras y encontrando lugar para cada una. Los hombros ceden peso, pero el abdomen tiene la tensión necesaria para que la cintura aparezca y la columna se extienda a lo largo del eje.
Todo tiene su justo equilibio.
Cuanto mayor es la superficie de apoyo del cuerpo en la tierra, mayor es la experimentación física del “soltar”. En “savasana” , postura del cadáver, muchas veces usada para el relax final, el cuerpo yace en el piso entregado completamente a la fuerza de gravedad. Nada se debería oponer a la entrega de peso, a la confianza en que la tierra nos sostiene y nos recibe, la musculatura puede apagar su tono a cero y podemos percibir el esquema oseo y los fluidos del cuerpo circulando, permitiendo la asimilacion de los beneficios de toda una practica anterior realizada.
A su vez, cada dia, cada nuevo desafío en la practica y fuera de ella nos invita “soltar” expectativas, para estar abiertos a que empiece a atravesarnos la experiencia real que surge en el “aquí y ahora”, ya que la expectativa es la retención de una imagen ideal, que nunca sera equivalente a la real.

Sobre el retener-soltar y otros binomios. 

El que dice: hermoso
está creando: feo.
El que dice: bien
está creando: mal.
Resistir determina: no resistir,
confuso determina: simple,
alto determina: bajo,
ruidoso determina: silencioso,
determinado determina: indeterminado,
ahora determina: otrora.
Así pues, el sabio
actúa sin acción,
dice sin hablar.
Lleva en sí todas las cosas
en busca de la unidad.
Él produce, pero no posee
perfecciona la vida
pero no reclama reconocimiento
y porque nada reclama
nunca sufre pérdida.
Laotsé


¿Qué es lo que conservo, suelto y creo?***

Dice Marianne Costa que queremos mejorar pero no cambiar, ya que cambiar es morir, para mi, esto es en un sentido extremo…personalmente creo que siempre estamos muriendo y volviendo a nacer nuevamente. Considero que una forma saludable de vivir es la filosofía que condensa el titulo de un tema musical dado a conocer por los Gun´s Roses: “Live and let die” / “Vive y deja morir”.
La primera pregunta que Milton Erickson hacía a algunos de sus pacientes cuando se presentaban en la consulta era: “¿Está usted dispuesto a hacer cualquier cosa para conseguir el cambio?”. Si el paciente decía que no, o dudaba, Erickson le despedía diciéndole que volviera cuando estuviera dispuesto a ello.

Un deseo sobre el soltar-abrir-retener-soltar
Que soltemos dióxido de carbono, toxinas y pensamientos innecesarios,
Sufrimientos inncesarios, modos dañinos de relacionarnos, habitos que no ayuden a nuestra evolucion.
Que estemos abiertos para similar lo bueno, a reconocer los avances y
que seamos capaces de retenerlos sanamente, de hacerlos propios, sin aferrarnos ciegamente,
sabiendo que cada dia es nuevo, y nuestras expectativas se estrellan en la práctica,
para que aprendamos a captar lo verdaderamente bueno que ofrece el momento actual y su realidad.

Si llegaste hasta aqui, amerita regalarte el tema musical de esta nota: “Live and let die” de Paul y Linda Macartney. 1973, escrito para la pelicula del mismo titulo, y conocido por muchos en la version de los Gun´s Roses.
Que disfutes, que vivas y dejes morir!

3 técnicas de yoga para evitar pensamientos negativos.

El yoga no es más que aprender a respirar. Puede practicarse también para buscar equilibrio espiritual, para tonificar nuestro cuerpo y para relajarnos, pero cualquier yogui o yoguini (maestro o maestra de yoga) nos dirá que lo más importante es traer la conciencia al acto de respirar. A esto se le llama pranayama, y consiste en largas inhalaciones seguidas de exhalaciones activas. Al seguir el tránsito del aire por nuestro cuerpo aumentamos la conciencia sobre el mismo, porque observamos el proceso a través de las diferentes posturas, además de volvernos conscientes de la calidad misma del aire y de nuestro entorno.

Algunos practicantes de yoga creen que al respirar de esta manera el universo llena nuestros cuerpos de prana, una energía vital que está en todas las cosas. Para que el prana entre en nuestro cuerpo debemos limpiarlo de desechos energéticos: físicamente, este desecho es dióxido de carbono, y energéticamente se trata de las emociones negativas.

A continuación daremos un recorrido por tres técnicas respiratorias usadas en yoga:

Respiración por chakras

Esta respiración nos ayuda a balancear la energía en cada uno de los siete centros energéticos del cuerpo. Estando sentados en una silla o con las piernas cruzadas en el suelo, debemos mantener la columna recta y las muñecas descansando en las rodillas o las piernas, con las palmas hacia el techo. Respira naturalmente y trae tu conciencia a alguno de los siete chakras. Mantén tu atención sólo en uno de ellos durante el ejercicio. Pon atención en los sentimientos que aparecen en tu conciencia y mientras lo haces sigue este proceso:

1. Mantén tu atención consciente en el chakra.

2. Al inhalar, imagina que tu energía va al interior de el chakra elegido.

3. Al exhalar, nota los cambios en las sensaciones provenientes de ese chakra.

4. Repite varias veces antes de pasar a otro chakra o volver a tu respiración natural.

Técnica Ujjayi

“Ujjayi” significa victorioso. Esta técnica se utiliza en las prácticas de Asana Yoga, y sirve para mantener la mente alejada de pensamientos no deseados. La respiración funciona aquí como mantra y como guía, y es la respiración indicada para sesiones físicamente demandantes, como Vinyasa o Ashtanga. También puede ser útil en ocasiones cotidianas, cuando necesites traer la atención a la mente consciente. Luego de la fase de calentamiento, realiza este proceso:

1. Mientras inhalas y exhalas por tu nariz, cierra parcialmente la garganta hasta que el aliento se vuelva un suave rumor sonoro en la parte posterior de la garganta. La forma en que está la garganta y las cuerdas vocales se parece al que usamos al susurrar. El sonido se describe como el rumor de las olas oceánicas o el movimiento del viento a través de los árboles.

2. Sonríe suavemente con cada respiración, permitiendo que la respiración se deslice desde el fondo de la garganta antes de bajar a los pulmones.

3. Mantén la misma respiración durante toda la práctica.

Técnica de limpieza Kapalabhati

Esta técnica respiratoria se basa en cortas exhalaciones voluntarias. Sus beneficios para el cuerpo son muchos: revitaliza la respiración, además de los sistemas nervioso y digestivo; tonifica los músculos abdominales y mejora el metabolismo. En términos energéticos, hace que salgan los pensamientos negativos, el dolor físico, las enfermedades y los hábitos nocivos. Para empezar, siéntate cómodamente y respira normalmente un par de veces y relajar paulatinamente el cuerpo, comenzando por la cabeza, los hombros y el torso hasta las piernas. Posteriormente realiza este proceso:

1. Inhala profundamente por la nariz hasta que llegues al límite de tu capacidad.

2. Comienza con pequeñas y cortas exhalaciones a través de la nariz, al mismo tiempo que comprimes el abdomen siguiendo el ritmo de las exhalaciones.

3. Permite que la inhalación se desarrolle pasivamente, sin mucho énfasis.

4. Al practicar, visualiza aquello que estás dejando salir de tu cuerpo (problemas, dolores, pensamientos negativos).

5. Luego de 20 o 30 segundos, inhala profundamente por la nariz hasta tu máxima capacidad y luego exhala naturalmente.

6. Observa la calma de tu mente por unos 20 segundos mientras continúas respirando con naturalidad.

7. Repite 2 o 3 veces.

Podemos iniciar la práctica de la técnica Kapalabhati en dos sesiones de veinte segundos cada una, e ir aumentando la intensidad hasta tres sesiones de 30 segundos. Es un ejercicio poderoso que está contraindicado en caso de padecer enfermedades del corazón, alta presión arterial, hernia, asma o si al practicarla te mareas o sufres dolor abdominal o de espalda.

¿Cómo aumentar tu autoestima?

El primer paso hacia la consecución de una autoestima alta, es ser honesto contigo mismo. Debes tener siempre presente, que sin importar lo que hagas o dejes de hacer, siempre serás humano.
Y por tanto, los errores, defectos y fallas, estarán presentes en tu vida y en la de todos los que te rodean. Sin duda, es humano equivocarse, pertenece a la naturaleza humana errar. Entonces, porque deberías tomártelo tan a pecho?
No puedes ser perfecto, tu vida no dependerá de que tantos o que tan pocos errores cometas. Más bien de cuales de ellos aprendas, y qué tanto. Si descubres cuales son tus principales defectos, debes aprender a vivir con ellos mientras desarrollas los hábitos necesarios para eliminarlos. Y ten en cuenta que este es un proceso cíclico que nunca acabará.
Pero podrás estar seguro de que mejorarás como persona y los demás lo notarán. Y más importante que los demás lo noten, es que te tendrás un poco más de aprecio a ti mismo, por lo que tu autoestima finalmente, se incrementará.
Ahora bien, no todo en tu vida tiene porque ser malo. Y esta es la parte interesante.
Conocer cuales son tus cualidades o virtudes, es quizás una de las tareas más enriquecedoras que podrías realizar. A pesar de ello, a muy pocos se les ocurre. Toma papel y lápiz y prepárate para emprender un viaje al interior de ti mismo.
No escatimes en cuanto a tus virtudes o cualidades, tú sabes que eres excelentemente bueno(a) en muchas cosas, sabes que eres mejor que los demás y los superas en múltiples ámbitos. Y comprendes perfectamente, que estás por encima de una gran cantidad de personas.
Sin embargo, muchas veces se nos ha dicho que creerse más que los demás esta mal. Y de hecho lo está. Lo que no esta mal, es tener la convicción de que nuestras virtudes nos permiten destacarnos y lograr el éxito en nuestras vidas. Esto aumenta nuestra competitividad.
Personalmente puedo decir que desde que empecé a tomar en cuenta más fuertemente mis virtudes, me siento más confiado, seguro y mi autoestima va por las nubes. Esa confianza te ayuda a crear excelentes impresiones en las demás personas, a ser admirado y a tener menos problemas en tu vida
Aunque no lo creas, la autoestima es un gran valor que deberías cultivar desde ya, pues de ella se desprenden montones de cualidades más y siendo realistas (sin caer en el egocentrismo), ningún defecto.

” Convierte el negativismo en positivismo “

Si estudias con detalle tu forma de hablar, pensar y mostrarte ante los demás, podrías sorprenderte de cuan negativo eres. Te reto a que lo hagas, y me cuentes si tengo o no la razón.
En muchas ocasiones, sin darnos cuenta, nos tratamos más mal de lo que deberíamos, y por tanto nos dejamos de apreciar lo suficiente. Es importante que todo aquello que piensas de ti mismo, sea positivo.
 
Convierte pensamientos negativos en pensamientos positivos. En vez de decir: estoy gordo, di: estoy en proceso a ser una persona más atractiva. No digas: todo me sale mal, di: cada uno de los errores que cometo, es una enseñanza que me encuentro en el camino.
Y sucesivamente, para cada pensamiento e idea negativista existirá un recíproco positivo, por lo que siendo realista y consciente de la situación, podrás incluso sentirte mejor que muchos de los que no tengan tus problemas.

” Identifica los factores que te afectan “

Como lo mencionaba anteriormente, tu autoestima puede verse afectada por factores externos. Ahora bien, conociéndote a ti mismo, y siguiendo los pasos anteriores, solo te queda examinar cuales son aquellos factores que sinceramente te hacen sentir mal, te deprimen o disminuyen tu autoestima.
 
Puedes también hacer una lista. Acaso se trata de aquella persona que te trata mal?, o de tus compañeros de estudio o trabajo, que te hacen hacen sentir por debajo de los demás?
Que es lo que te hace pensar que no eres la persona que quisieras ser? Que te diferencia de lo que eres ahora, con respecto a lo que quieres llegar a ser dentro de algunos años?
Debes tener muy en cuenta los factores que te hacen tener una autoestima baja, para de esa manera intentar neutralizarlos.
Recuerda que debes hacer caso omiso al concepto que tengan los demás de ti mismo, a menos que este sea bueno. Porque si no lo es, es muy posible que se equivoquen.

” No te compares “

 
Finalmente me gustaría agregar un consejo clave para la autoestima. Y es que las personas con una gran dosis de autoestima, ni siquiera se preocupan por como le ven los demás. Aquellos que logran apreciarse a sí mismos sobremanera, no se comparan con nadie y por tanto no tienen competencia.
Tú no tienes competencia! la única persona que podría suponer un reto para ti, eres tú mismo!
En vez de intentar superar a otros, supérate a ti mismo. Debes saber que eres único, y que compararte, no te llevará muy lejos.
Es muy sencillo, tan solo piensa en mejorar como persona y desarrollarte cada vez como un individuo mejor. De esa manera lograrás no solo beneficiarte a ti mismo, sino que en el camino ayudarás a otros! Incluso podrás servir como ejemplo para aquellos que quieran mejorar su autoestima.

¿Cómo soltar?

Recuerda no hay una forma correcta y única de hacer las cosas. Lo realmente importante no es el cómo porque siempre aparece cuando sabemos el por qué/para qué y sentimos la determinación.

El dejar ir implica ser conscientes de un sentimiento, dejarlo crecer, estar con él, y dejar que siga su curso sin querer que sea diferente o hacer nada en relación con él. Significa dejar que el sentimiento esté ahí y centrarte en dejar escapar la energía tras él. El primer paso es permitirte a ti misma/o tener la sensación sin resistirla, airearla, temerla, condenarla o moralizar sobre ella. Abandonar el juicio y ver que solo es una sensación. La técnica consiste en estar con la sensación y entregar todos los esfuerzos por modificarla de alguna manera. Dejamos de querer resistir la sensación. Es la resistencia la que mantiene activa la sensación. Cuando renuncias a resistir o tratar de modificar la sensación cambiará a un nuevo sentimiento que será acompañado de una sensación más ligera. Una sensación que no es resistida desaparecerá a medida que la energía tras ella se disipe.

Podemos dividir el proceso de soltar en los siguientes pasos:

1) Dirige tu mirada al interior y date cuenta de la sensación. Respira y siente. Reconoce los sentimientos a medida que van surgiendo. Déjalos aflorar.

2) Ponte en contacto con la sensación. Es posible que la identifiques en alguna parte de tu cuerpo. Déjala crecer, deja que los sentimientos estén ahí y que sigan su curso.

3) Abandona toda intención de querer modificar los sentimientos, todo juicio sobre la sensación y todo intento de resistencia. En algunas ocasiones nos resistimos a la sensación porque queremos un resultado determinado o una solución concreta a nuestra negatividad. También encontramos resistencia porque en el fondo no queramos aceptar lo que esta pasando.

5) Céntrate en la sensación, no en los pensamientos. No son más que racionalizaciones de la mente para intentar explicarte la presencia de la sensación. Si los prestas atención se auto-reforzaran creando más pensamientos. Deja ir toda expectativa. Siente libremente sin ataduras.

6) Desvía tu atención de los sentimientos (es algo opcional). Ya has reconocido y aceptado la sensación en ti misma/o. Estás eligiendo soltarla porque quieres libertad, felicidad y soluciones. Como ejemplos puedes tomarte una taza de café, ir al baño, colocar algo, abrir y cerrar las cortinas… Estas simples acciones permiten pasar de modo negativo a modo positivo.

7) Enfócate en soltar la energía y deja ir los sentimientos. Estate dispuesta/o a permitir esta liberación, a ampliar tu visión y permanecer en la apertura mental. Una vez liberada la tensión interna, tu mente creativa (previa a todos tus mapas y actitudes mentales) puede fluir dándote nuevas ideas, perspectivas más amables de ti misma/o y del entorno junto con soluciones que no podías ver porque permanecías aferrada/o a los sentimientos.

Cuando permites soltar la sensación, la energía se libera y se produce un descenso de la tensión interna. Te sientes mejor, más ligera/o, más tranquila/o. No me creas ponlo en práctica.

Consejos para afrontar el dolor emocional

Cada persona siente el dolor emocional a su manera, y como ya he dicho puede ser causado por distintos fenómenos: una ruptura de pareja, un cambio de ciudad, el despido de un trabajo, etc. Sea cual sea el motivo, se suele originar por no saber gestionar el cambio de vida y por no disponer de los recursos necesarios para afrontar la nueva situación. Y claro, como cada uno afronta la situación a su manera, algunas personas pueden decirse a sí mismas que ese dolor está justificado, sin hacerle frente. Otras, en cambio, se lo toman en serio e intentan salir de la situación en la que se encuentran lo antes posible.

La experiencia suele hacernos ver el dolor emocional como parte del aprendizaje para la vida, pero, ¿cuál es la mejor manera para superar el dolor emocional? A continuación puedes aprender diez formas para superar el dolor emocional.

1. Reconoce el dolor que estás sintiendo

El primer paso para cambiar es reconocer lo que te ocurre. La sociedad nos presiona de tal manera que hemos llegado a creer que el dolor emocional sólo le ocurre a las personas débiles. Eso es falso, el dolor emocional es parte de la vida. Algunos individuos intentaran quitarse los problemas del medio sin afrontar la realidad, algo que sólo enmascara el sufrimiento emocional, porque, en realidad, seguirá estando ahí. Por tanto, reconocer el dolor emocional es necesario para avanzar.

2. Sé cariñoso contigo mismo

En varios artículos ya hemos hablado de los beneficios de quererse a uno mismo, porque eso te convierte en una persona mucho más preparada para afrontar los problemas. Y quererse a uno mismo, significa que te tratas con cariño y que entiendes que no eres perfecto. De hecho, las personas perfeccionistas sufren un gran dolor emocional. Ser cariñoso contigo mismo es el segundo paso para superar el dolor emocional.

3. Sé honesto contigo mismo y con los demás

Ser honesto contigo mismo y reconocer que tienes un dolor emocional intenso que afecta a tu bienestar, puede no ser suficiente. En ocasiones, también necesitarás el apoyo de la gente que te rodea. El dolor emocional, cuando no se ha superado, puede provocar comportamientos que otras personas quizás no entiendan. Por ello, puede ser bueno compartir tus sentimientos con la gente más cercana. Te apoyarán y te comprenderán para que superes esta situación lo antes posible.

4. Es normal que haya gente que no te comprenda

Algunas personas puede que no comprendan tus sentimientos ni por qué estás sufriendo. Generalmente, la gente sensible o las personas que han pasado por situaciones similares son más entendidos en el tema. No te preocupes, esto también es normal. La inteligencia emocional es una habilidad que no domina todo el mundo y, además, hay personas que no son todo lo emocionalmente maduras. Pero tranquilo, seguro que habrá personas empáticas que sabrán ponerse en su lugar.

5. Guarda como un tesoro a aquellos que te comprenden y te quieren de manera incondicional

Estas situaciones dolorosas pueden tener su parte positiva. Una de ellas es que realmente te das cuenta de las personas que merece la pena conservar. Así que, en esos momentos malos, reconoce a tus verdaderos amigos y conservarlos. Porque si los necesitas en futuro, seguirán estando ahí para ti.

6. Cuando estés preparado, tomate tu tiempo para averiguar el motivo del dolor

Ya has reconocido que te existe el dolor emocional y que es algo normal, por lo que lo has aceptado y te tratas con cariño. Tienes a gente alrededor que te quiere y que va a estar a tu lado. Ahora toca saber exactamente qué es lo que te causa el dolor emocional. Si tiene solución, haz lo posible para remediarlo.

7. Si no puedes hacer nada al respecto, acéptalo y sigue queriéndote más que nunca

Pero no siempre tendrá remedio lo que te causa dolor emocional, y esas son las situaciones más complicadas de superar. Aún y así, si no esta a tu alcance remediarlo, debes aceptar las cosas tal y como son para seguir queriéndote. Recuerda que, en los momentos más complicados, debes practicar la autocompasión. Esto parece simple pero no es fácil. La meditación puede ayudar en estos casos.

8. Superarlo requiere voluntad propia

Como he comentado en el punto anterior, tratarse uno mismo con cariño requiere voluntad. Algunas crisis pueden marcar nuestra existencia y nuestra vida, lo que puede provocar que sintamos que hay un antes y un después de estas situaciones amargas o dolorosas. Pero, aunque sean momentos duros, hay que extraer las enseñanzas que encierran estas etapas de crecimiento. Esto requiere voluntad.

9. Toma el control de tu vida

Cuando estas pasando una mala etapa, sueles creer que todo lo malo te ocurre a ti. También puedes pensar que no vales nada. Deja de lado estos pensamientos negativos que te destruyen y toma las riendas de tu vida. Empodérate frente al dia a dia. Realiza actividades que te gusta realizar y que tal vez hayas abandonado y, además, busca metas realistas y lucha por ellas. Solamente de esta manera encontrarás sentido a tu vida.