Trucos para mantener el balance en las posturas de Yoga

Encontrar el balance es aprender a esperar. Lo mas difícil de mantener el equilibrio es controlar la ansiedad, es evitar poner la mente en “me voy a caer” o en lo que va a pasar después, es mantenerte y respirar, mantenerte en el verdadero aquí y ahora sin impaciencia ni incomodidades.
No estamos acostumbrados a no hacer nada. Y en las posturas de balance eso es lo que buscamos no hacer nada, solo respirar, y existir; llegar a un punto en el que sentimos que flotamos, que no tenemos ni que estirar más ni hacer más fuerza, es buscar el punto cero, con los pensamientos  y con el cuerpo.
Aquí algunos Trucos que utilizo en mi práctica personal para llegar y sobre todo mantener el punto cero, el balance:
Paso 1: Creación de una Fundación
Sin base no hay nada. No podemos pararnos de cabeza, ni de manos ni hacer contorciones si no tenemos un base firme. La alineación del cuerpo, sin importar si la postura es de pie, sentado, acostado o invertido, siempre buscamos hacer línea recta entre caderas, rodillas, talones, manteniendo esa distancia de separación y lo mismo con las manos, codos y hombros.
Es el primer paso, la distancia a la que separo las extremidades del cuerpo es lo que va a dar la base. La parte del cuerpo que toca el piso debe estar siempre arraigada a él.
Paso 2: Drishti
Hacia donde se dirije la mirada es parte de la postura, y en los asanas de balance es la parte más importante, por lo general va ir al entrecejo. Siempre descansar la mirada en una dirección sin emitir juicio mental de lo que vemos. Si se nos es más fácil cuando somos principiantes podemos buscar un punto fijo al cual ver mientras entramos en la postura y lo mantenemos hasta que salimos del asana.
Paso 3: Abdomen
En el Abdomen (Core) es donde esa la fuerza de todas las posturas, mantener las Bandhas activas en todo momento, pero en especial contraer el abdomen en las posturas de balance va a hacer una gran diferencia entre mantenernos sin caernos.
Paso 4: Pensamientos
Deja ir de largo todos los pensamientos que vengan a tu mente, no te detengas ni le prestes atención a ninguno. Tu única intención es respirar. Mantente enfocado todo el tiempo en tu Ujaji y en tu abdomen. No descuides la respiración por la postura. Al respirar fluidamente la postura se va armar sola, el cuerpo va a tener la libertad de en entrar en la postura sin resistencia.

10 consejos para practicar yoga en casa

Practicar yoga en casa nunca ha sido tan fácil. Si eres principiante en yoga o relativamente nuevo y quieres establecer una práctica de yoga en tu propia casa, es importante hacer un poco de trabajo preliminar antes de lanzarse al ruedo. Para evitar lesiones y maximizar la potencia de tu experiencia yóguica, una cuidadosa preparación y una pequeña inversión pueden hacer que tu aprendizaje de yoga en el hogar sea viable, eficiente y divertido.

Aquí te mostramos diez consejos para ayudar a establecer una práctica de yoga en casa.

1) Crea un espacio

Establece un espacio dedicado a la práctica del yoga. Asegúrate de que está libre de muebles que puedan suponer un riesgo para ti cuando haces las diferentes asanas de yoga. Tu espacio debe ser limpio y sereno. Decóralo con imágenes y objetos que creen una sensación de paz en tu corazón.

2) Invierta en herramientas de trabajo

Si aún no tienes una esterilla de yoga, comprate una. Hay esterillas de yoga para todos los bolsillos y gustos. Asegúrate de que tienes dos bloques y una correa para las modificaciones y considera hacerte con una manta de yoga. No sólo te va a mantener caliente cuando te relajas en savasana sino que también pueden ser enrolladas para ayudarte a modificar posturas. Puede que necesites 2 almohadas para ponerte debajo de las rodillas, y probablemente querrás al menos uno de estilo zafú o cojín de meditación.

3) Toma precauciones para prevenir lesiones

Cuando practicas yoga en casa, es tu responsabilidad asegurarte de que no te haces daño a ti mismo. Mantén tu espacio libre de obstáculos como muebles y juguetes de los niños, y si es posible, haz yoga en una habitación con suelo de madera. Las superficies blandas pueden provocar lesiones en las articulaciones y una alfombra gruesa hace que el equilibrio sea difícil.

Christel Pierron (Seva Simran Kaur), un experimentado profesor de Hatha Yoga, Yogadanza y Kundalini Yoga en Cape Cod, advierte: “Nunca fuerces una postura. Si vas a buscar tus límites, es mejor tener un maestro que te pueda ver y ayudarte a ir más lejos. En casa, tómatelo con calma. No compitas con tu cuerpo. Ama a tu cuerpo, nutre tu cuerpo, y entrégate. Entrégate, calienta, practica las posturas que ya conoces … así es como en una práctica en casa debe ser. Para las posturas más difíciles deberías ir a una clase, donde el profesor puede crear un ambiente seguro para ti.”.

4) Elige tu estilo de Yoga

Hay tantos estilos de yoga para elegir que puede ser un poco intimidante al principio. Pero en lugar de sentirte abrumado, ¡emociónate! Hay tantas formas para elegir, que si no te gusta una, tienes un montón más para probar. El Hatha Yoga es la forma más común de yoga, pero hay varias escuelas de Hatha yoga donde elegir. Pierron recomienda que los principiantes tratan algo así como Yoga Iyengar o Yoga Kripalu para ayudarles a aprender la mecánica de una postura. Si el movimiento dinámico y la meditación profunda es lo que de verdad amas, el Kundalini Yoga puede ser el estilo perfecto para ti. Busca maestros y estilos que se ajusten a tus necesidades, que te sirvan de inspiración para tu práctica en casa.

5) Consigue una enseñanza

Una vez que encuentres un estilo y un maestro que te guste, ve a unas clases de yoga. Puedes trabajar con un maestro para encontrar una serie adecuada que después puedas hacer en casa. Dice Pierron: “Nada sustituye a un profesor que te da una enseñanza personal.”

6) Haz más investigaciones

Si no puedes encontrar un maestro en tu ciudad, o si quieres seguir formándote tú mismo acerca del yoga, invierte en algunos libros de yoga en casa. Te pueden servir como referencias útiles para aprender a dominar las asanas.

En Internet hay una gran cantidad de recursos para una práctica de yoga en casa. Puedes buscar en iTunes algún podcast de yoga que se adapte a tu nivel e intereses. También puedes buscar videos en Youtube con instrucciones y consejos sobre la práctica de yoga en casa.

7) Llévate el yoga contigo

Aun cuando no estés en casa, puedes mejorar tu práctica de yoga en casa. Hay aplicaciones para smartphones y tablets que te pueden servir para estudiar asanas de yoga cuando estés de viaje, o incluso practicar el pranayama. Muchas aplicaciones de yoga son gratuitas y otras, son muy asequibles.

8) Se suave

“Si eres un principiante en yoga, comienza como tal, estés en forma o no”, aconseja Christel Pierron. Comienza con pequeños incrementos de tiempo. Tomatelo con calma al comenzar una práctica de yoga. El Yoga no fue diseñado como una rutina de ejercicios, sino como una forma de lograr la unión espiritual con lo divino y purificar el cuerpo para prepararlo para la meditación. Respeta la disciplina y tu cuerpo lo suficiente como para darle tiempo para adaptarse a su práctica.

9) Establece un estado de ánimo

Para muchos, la buena música durante el yoga es una de las mejores partes de la práctica. Considere tener un reproductor de música en tu espacio de yoga. Comienza a coleccionar música que conduzca a una hermosa experiencia de yoga y haz una lista de reproducción sólo para tu práctica.

10) Medita

El propósito del yoga es apoyar la meditación. En tu práctica de yoga en casa, no te olvides de tomar un tiempo después de tu entrenamiento para meditar y relajar la mente mientras se relaja el cuerpo. Hay muchas formas de meditación. Prueba algo simple, como sentarte con la columna recta, cerrar los ojos y concentrarte en la respiración. Los beneficios de la meditación incluyen desde la reducción de la presión arterial a mejorar tu estado de ánimo.

Recuerda que el yoga es una práctica de honrarte a tí mismo y a tu cuerpo. Tómate tiempo para redescubrir el cuerpo y el alma de un modo enriquecedor. Trata de encontrar el tiempo en tu ocupada vida para tomar aunque sea diez minutos para tí mismo en tu nuevo espacio sagrado. Las tensiones del día y del mundo fuera de tu espacio de yoga puede parecer apremiantes y urgentes, pero en última instancia, si los platos están limpios o la lavadora está lista no es tan importante como que te sientas a gusto con tu cuerpo y contigo mismo. Comienza tu práctica de yoga en casa poco a poco y sigue de manera constante y suave.

Fuente: Yogateca

Posturas de yoga después de una operación de espalda

Después de una operación en la columna, la zona de la espalda a menudo se debilita por el trauma.

Merece la pena invertir tiempo en la recuperación  ya que los pequeños músculos que sostienen la columna vertebral estarán débiles e inactivos.

Además de caminar y nadar , las posiciones de yoga para la espalda son una buena forma de fortalecer los músculos y dar a la columna vertebral un apoyo adicional en su estado debilitado.

Sin embargo, es muy importante estar informado sobre cuándo y cómo trabajar en una clase de yoga.

Algunas posturas para la columna vertebral implican una torsión profunda que puede ser demasiado intensa después de una operación de espalda.

Conviene centrarse  en  posturas que hacen trabajar  la musculatura que sostienen y rodea la columna vertebral .

Perro boca abajo

En esta postura, comienza por flexionar las caderas y asegúrate de que tus pies están alineados.

Lleva las manos a la esterilla en frente de ti no más allá de los hombros.

Presiona la espalda suavemente en las caderas, creando un profundo estiramiento en la parte posterior de los muslos y los brazos.

Durante esta postura, la columna vertebral elimina toxinas y es rejuvenecida por el flujo de oxígeno que recibe.

La cobra

Este es un movimiento más intenso para la columna vertebral y se debe hacer con un gran cuidado.

En cuanto sientas la más pequeña sensación de dolor , déjalo por hoy, esto es muy importante.

Con paciencia, volverás a tener la misma flexibilidad en la columna vertebral que tenías antes.

Comienza la postura en el suelo con los pies apuntando hacia fuera con la parte superior tocando la esterilla.

Asegúrate de que ambas manos se colocan a cada lado de tus hombros.

Al exhalar , empuja lentamente tu mitad superior usando sólo la fuerza en los hombros y bíceps.

Si lo haces correctamente, debes sentir una profunda flexión de la columna vertebral hacia arriba.

Levantar una sola pierna

Después de una operación de espalda, las posturas de yoga que se centran en el abdomen también son muy beneficiosas.

Comienza acostado boca arriba con la parte inferior arraigada a tu esterilla.

Centra tu atención en los músculos de la pierna derecha y levántala, manteniéndola recta.

Poco a poco, prestando atención a tu respiración, baja la pierna sin que tu espina dorsal se separe de la esterilla. Siente como el abdomen se contrae y se fortalece.

Cambia y repite con la otra pierna. Puedes hacer esto de tres a cinco veces .


 

Estas excelentes posturas de yoga van a ser muy beneficiosas para fortalecer la columna vertebral y los músculos que la rodean.

Fuente: Yogateca

¿Quieres un postparto feliz? ¡Practica yoga!

¡Ha llegado el postparto! Después de la gran aventura del embarazo por fin tienes a tu bebé, pero toca recuperarse. ¿Cómo podemos empezar? Lo mejor es conseguir realizar una actividad que permita trabajar tanto la parte emocional como la parte física, y el yoga es una práctica que aúna ambos aspectos.

Si has practicado yoga durante el embarazo podrás retomarlo en pocas semanas, tu matrona te indicará cuando estás preparada. Y si es la primera vez que lo haces, ¡tranquila! Has escogido una buena opción, seguro que te engancha desde la primera clase.

¿Qué beneficios puedes encontrar en practicar yoga durante el postparto?

  • Puedes practicarlo con tu bebé si lo deseas. En muchos centros especializados dan clases para mamás y bebés.
  • Al reunirte con otras mujeres en tu misma situación te sentirás muy integrada y podrás compartir tu vivencia con ellas, pues están en la misma fase que tú. El apoyo en estos momentos es de suma importancia.
  • Favorece el vínculo de apego con el bebé. Es importante comprobar que podrás seguir realizando diferentes actividades, esta vez con tu bebé al lado.
  • El yoga conlleva técnicas de relajación, las cuales te vendrán de perlas en este especial momento de tu vida. Los cambios físicos y emocionales propios del postparto no son siempre fáciles de sobrellevar, contar con técnicas que te permitan relajarte es un valor añadido a tener en cuenta.
  • Te ayudará a recuperar tu figura. Las asanas del yoga aportarán a tus músculos elasticidad y fortaleza, perfecto para que tu cuerpo, poco a poco, vuelva a su ser.
  • Te ayudará igualmente a recuperar tu suelo pélvico gracias a las posturas específicas que trabajan esta zona.

¿Qué te parece? ¿Crees que sería buena idea comenzar a practicar yoga en este momento? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Fuente: El club de las madres felices